UNICEF

Menores y refugio: una visión en primera persona

Fecha: 
Vie, 11/06/2010 (Todo el día)
Actualizado el 11/04/2011 a las 14:48 |
UNICEF España

Por Jimena Cañedo Portillo, Comunicación UNICEF España.

Cuando trabajas en una organización de Derechos Humanos como UNICEF, lees habitualmente historias de terreno sobre niños soldado, matrimonios prematuros y otras formas de maltrato infantil. Pero… es muy diferente cuando escuchas ese testimonio en primera persona.

 

Hacía tiempo que nada me llegaba tanto como los testimonios que escuchamos ayer en el trascurso del Congreso Internacional sobre Refugiados que tuvo lugar en Madrid, y en el que UNICEF participaba, junto a ACNUR, CEAR y otras organizaciones del sector. Comenzó contando su testimonio un joven iraní que tuvo la mala suerte de nacer en la época en que su país estaba en guerra contra Irak. De familia afortunada e hijo de un militar, contaba Arash (nombre ficticio), que durante esos tiempos en Irán, cuando cumplías 14 años, te quitaban el pasaporte para que no perdieras la oportunidad de servir a tu país como soldado. Por esta razón, cuando Arash  tenía 13 años, sus padres decidieron sacarle del país,  para lo cual prepararon un itinerario que pasaba por Turquía, hacia escala en España, luego pasaba por Canadá, y finalmente acababa en Estados Unidos donde el niño tenía familiares.  Tras Estambul donde estuvo un tiempo, el niño apareció solo en España con un pasaporte falso que afirmaba que había nacido en Quebec. Casi le sale bien la historia porque, según decía, en Irán le enseñaron bien inglés, pero a alguien se le ocurrió preguntarle algo en francés- idioma oficial de la provincia- y eso le delató. Pasó a la habitación de tránsito del aeropuerto, desde donde llamó a su padre para contarle lo ocurrido. El consejo que recibió de su padre fue que “se cortara las venas o lo que fuera”, con tal de que le llevaran a territorio español para poder pedir asilo. Tras estar varias veces a punto de ser deportado, llegando a estar subido en un avión pensando que era el final de sus días (el recibimiento de un desertor de vuelta en Irán no debía de ser muy agradable) finalmente pudo quedarse en España al cuidado de la Orden de la Merced. Imagino la presión que debió sentir ese niño, que no había cumplido los 14, en aquel avión, después de que sus padres se esforzaran por sacarlo del país, por darle una vida mejor. Después de aconsejarle que se autolesionara para conseguir salir de territorio internacional y cruzar algunos metros más hasta territorio español (que tus padres te recomienden eso debe de impresionar) el sentimiento de miedo, de final y de fracaso debe de ser aplastante. La parte buena es que los padres Mercedarios le dieron una buena educación. Consiguió una beca (estudiar una carrera sin el apoyo económico de nadie, es difícil) y acabó siendo ingeniero, con un buen puesto y, ahora está felizmente casado, a punto de ser directivo de una empresa. El segundo testimonio, el de un ex niño soldado de Angola fue impactante. Su camión fue asaltado cuando era niño y después de ver cómo los guerrilleros mataban a sus tíos se convirtió en esclavo de la guerrilla. Cuando se hizo mayor, tuvo la oportunidad de unirse a ella (y dejar así de ser pisado continuamente) así que lo aceptó. Contó la primera persona que mató…y luego vinieron más. No le gustaba esa forma de vida así que cuando se convirtió en un mando más alto, en vez de arrasar poblados enteros, sacaba cadáveres de las fosas comunes, les pedía a los del pueblo que les cambiaran las ropas y luego les dejaba huir. Esto llegó a los oídos de los altos mandos así que, después de convencer a sus hombres, todos se  entregaron para su rehabilitación. Estaba seguro de que nada les ocurriría, y así lo trasladó a sus hombres, pero en vez de eso, los fueron matando a todos delante de él permitiéndole vivir, para que delatara otros altos mandos de la guerrilla. “Me torturaron”, contaba. “Un día eran muy amables conmigo, al día siguiente me pegaban una paliza de muerte, al día siguiente como si nada…Me pegaron un tiro en un pié.” Y, como si no tuviera importancia, levantó una mano desde donde estaba y añadió “Y me cortaron un dedo.” La historia de cómo acabó en España sería demasiado larga. Pasó por Congo, de ahí a Marruecos y de ahí a España. “Ahora soy electricista – concluyó- estoy casado…Muchas gracias a todos los que me han ayudado.”

Relaciones

Mauritania, el encuentro con la realidad

Fecha: 
Jue, 10/06/2010 (Todo el día)
Actualizado el 11/04/2011 a las 14:56 |
UNICEF España

Por Toté Moreno, Presidente del Comité de Castilla-La Mancha y Patrono de UNICEF España.

El avión salió puntual de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas. Puntual hasta que se detuvo en un cruce de las pistas. Tras media hora de espera, el comandante de la aeronave comunicó que la culpa era de… los controladores aéreos. Ése iba a ser el último contacto con la realidad española, al menos durante los próximos nueve días.

Mauritania, un país de arena y sol, de pobreza y miseria, de nómadas y tribus, nos esperaba.

El pequeño grupo lo formamos Lorena Cobas, Técnico de Cooperación en la Sede Central;  Inma Sánchez, Técnico de Cooperación y Comunicación en el Comitéde Castilla-La Mancha; y yo, que hemos tenido la oportunidad de poder ver de primera mano la realidad de este país, aprovechando un hueco en la apretada agenda y lejos de las intensas reuniones técnicas.

Tras ocho horas de escala en Casablanca, salimos hacia Nouakchott, capital mauritana, el sábado por la noche. En el pequeño aeropuerto nos espera Christian Skoog, representante de UNICEF en Mauritania, con el que tuve la suerte de compartir una semana en Haití hace ya tres años. Junto a él, Inés Lezama, infatigable trabajadora y fantástica anfitriona, que ha trabajado en UNICEF España durante varios años. La estancia está siendo mucho más amable y fácil gracias a su predisposición y amabilidad… Nos sentimos como sus invitados personales en este caluroso rincón de África.

El trabajo está siendo intenso. La primera parte del viaje la hemos dedicado a conocer la Oficina de UNICEF en Mauritania y a que el personal de aquí conozca el funcionamiento de UNICEF España. Para los que hemos oído mil veces las palabras: “pbas”,  “factura única”, “formulación”, “justificación”, pero nunca hemos sido capaces de entenderlo en profundidad, esto es como un cursillo acelerado e intensivo de todo el proceso de programación, financiación, ejecución y justificación de proyectos de cooperación.

En estos tres días también hemos tenido la oportunidad de visitar al responsable de la Agencia Española de Cooperación, uno de los financiadores más fuertes en estos momentos en Mauritania. Hemos mantenido una reunión con el equipo de Intermon Oxfam, que enterados de nuestra vista quisieron conocernos; y de recorrer las instalaciones del Centro de Salud de Sebkha, donde hemos empezado a tomar contacto con la realidad mauritana en lo que se refiere a atención y necesidades sanitarias.

Sin duda emociona la capacidad de trabajo de los profesionales sanitarios, exprimiendo al máximo los escasos recursos de los que disponen para atender a la población. Sala de consultas, vacunación, planificación familiar, ecografías, odontología, área de malnutrición, de tuberculosis… con lo mínimo y con mucho ahínco parece que las cosas salen adelante.

No obstante, en esta visita, cargada de colorido por las vestimentas del gran número de mujeres y niños que esperan pacientemente para ser atendidos, las imágenes del centro han sido muy duras, al ser conscientes de la escasez de medios, sobre todo la visión de la sala de partos: un espacio donde las paredes y los techos ya casi no aguantan en pie, donde se antoja excesiva la suciedad y donde las camillas en las que las mujeres se tumban para dar a luz parece que se fueran a venir abajo por el óxido que las corroe…

Los próximos días serán de viaje por el sur, muy cerca del río Senegal. Nos esperan proyectos de repatriados, de saneamiento, de protección y de lucha contra la ablación genital femenina, un grave y dramático problema en el país, y del que sólo al oír algunos testimonios, se te parte el corazón.

Todo contrastes, mientras escribo estas líneas vuelvo a pensar en las inmensas playas mauritanas (que ya hemos visitado porque hay que aprovechar el tiempo), en paseos interminables con la calma del Atlántico bajo nuestros pies, esa calma que desprende este país, situado a un puñado de kilómetros de nuestras paradisíacas Islas Canarias.

Relaciones

La Isla Espíritu Santo, protagonistas de su futuro

Fecha: 
Lun, 07/06/2010 (Todo el día)
Actualizado el 11/04/2011 a las 14:58 |
UNICEF España

Por Marta Navarro, cooperante vasca en UNICEF El Salvador

 

Por Marta Navarro, cooperante vasca en UNICEF El Salvador

Dos horas en coche en plena madrugada (con amanecer incluido), hasta llegar al Puerto del Triunfo, y, una vez allí, media hora de viaje en lancha, acompañados de hermosos manglares y multitud de aves que habitan en este lugar. Finalmente, llegamos al estero de la Isla Espíritu Santo, más conocida como la Isla de los Cocos. Tanto el nombre como el camino prometían algo impresionante y, a pesar del calor insoportable y el polvo pegado a la piel y las ropas, la Isla y su gente no decepcionan y han hecho que me convierta en una de sus defensoras y amante del lugar.

A partir de este texto, voy a relatar nuestro trabajo en este paraíso, donde tengo el inmenso placer de trabajar. En él, viven 303 familias, la mayoría de las cuales subsiste gracias al trabajo en la cooperativa del coco que hay ubicada en la Isla.

La población de la zona se enfrenta a situaciones difíciles, a las que UNICEF está intentado poner solución. Entre la población infantil hay un alto grado de abandono escolar y los isleños tienen que enfrentarse a problemas como el alcohol y los abusos sexuales.

El primer objetivo de UNICEF ha sido crear una base de datos completa a través de encuestas realizadas a todas las familias de la Isla para poder establecer un diagnóstico y, posteriormente, planificar los proyectos que se ajusten a sus necesidades.

Como cooperante, he tenido la suerte de vivir todo este proceso participando en la formación y supervisión de los encuestadores. Fue un momento difícil por el contraste entre las bellezas de la Isla -amaneceres y atardeceres preciosos en el mar, marisco fresco, los deliciosos dulces de coco de la señora Virginia, la sencillez y gentileza de sus habitantes…- y la dureza de los relatos de quienes contestaban nuestras preguntas. Fui consciente de la falta de oportunidades a las que estaban sometidas aquellas personas, algunas de las cuales ya han dejado de ser anónimas para pasar a ser compañeras y compañeros de trabajo.

Una de las experiencias más sorprendentes ha sido comprobar cómo, generación tras generación, se repetían las mismas historias, en las que niñas de 12 años embarazadas relataban un futuro similar, sin esperanza, como si ya supieran lo que les iba a ocurrir, como si lo tuvieran escrito, sin posibilidad de cambiarlo.

Terminada la primera fase de diagnóstico, el área de Educación de UNICEF comenzó a trabajar con el Ministerio de Educación de El Salvador en un proyecto que busca fortalecer procesos educativos innovadores en el centro escolar, centrado en aspectos como la convivencia, habilidades para la vida y talleres ocupacionales desde unas metodologías participativas, vivenciales y tecnológicas.

El proceso está siendo muy participativo y gracias a él nos estamos enriqueciendo todos los participantes. Al principio, realizamos un taller DAFO (Análisis de Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades), que se completó con la creación de un equipo que ha coordinado las acciones de mejora, todo ello incluido en un plan de mejora elaborado por la comunidad.

Cada mes aproximadamente debo viajar a la Isla para ver los avances que se están dando y es sorprendente observar cómo se ha empoderado parte de la población, sacando a relucir las capacidades que tienen y que durante tanto tiempo no han tenido oportunidad de demostrar.

Aún nos queda mucho trabajo por hacer y nos encontramos con obstáculos, pero al final del proyecto, el balance del proyecto estoy segura que será siempre positivo, ya que las mejoras que se lleven a cabo siempre serán resultado de las decisiones y acciones de la propia comunidad.

Relaciones

Orfeo Suárez firma ejemplares de Hablamos de Fútbol en la Feria del Libro

Fecha: 
Vie, 04/06/2010 (Todo el día)
Actualizado el 13/04/2011 a las 15:05 |
Ildefonso González

El periodista Orfeo Suárez, autor del libro Hablamos de Fútbol, estará firmando ejemplares este domingo 6 de junio, de 12:00 a 14:00 horas, en la caseta número 23 (Sgel) de la Feria del Libro de Madrid.

 Hablamos de Fútbol es un libro con 50 entrevistas a las grandes figuras del fútbol español e internacional de la mano de Orfeo Suárez, Redactor Jefe del diario El Mundo. Tanto los derechos de autor como todos los beneficios comerciales de esta obra, que ha sido editada por UNICEF y la Fundación You First, y que cuenta con el patrocinio de BBVA, se destinarán al programa Escuelas para África en Sudáfrica. Escuelas para África es una alianza entre UNICEF y la Fundación Nelson Mandela que busca la escolarización de ocho millones de niños en once países del continente africano para 2013. Hasta la fecha, Escuelas para África ha conseguido que casi cinco millones de niños de Angola, Malawi, Mozambique, Ruanda, Zimbabwe y Sudáfrica ya puedan ir a la escuela. En ella, además de recibir una educación de calidad, los menores se encuentran en un entorno protegido y con  los servicios esenciales cubiertos: agua, salud, nutrición, y material educativo y deportivo necesario.

Relaciones

El deporte, derecho esencial de los niños

Fecha: 
Mié, 02/06/2010 (Todo el día)
Actualizado el 13/04/2011 a las 15:09 |
Marta Arias

Por Marta Arias, Directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF España

 

Los días 1 y 2 de junio, UNICEF ha estado presente en el Simposio Europeo del Deporte, en el que he tenido la oportunidad de participar como ponente. El principal objetivo de este evento ha sido debatir "el rol de los organismos deportivos y los deportistas de élite (...) como referentes en la transmisión de los valores éticos". En este contexto, nuestra presencia se ha centrado en dos actividades principales: un taller para alumnos de la ESO  sobre Deporte para Desarrollo y una sesión de debate centrada en la inclusión y protección social de los deportistas menores de edad.

El taller para alumnos de 1º de la ESO ha contado con la colaboración muy especial de dos deportistas de máximo nivel: Amaya Valdemoro (campeona de europa de clubes de baloncesto) y David Barrufet (campeón mundial de balonmano). En él, los alumnos han reflexionado sobre la importancia del deporte en un país como Angola, a través de la experiencia de la visita al país de Pau Gasol como embajador de UNICEF.   En la sesión de debate, donde se ha hablado sobre la inclusión y protección social de los deportistas menores de edad, hemos tenido la oportunidad de compartir mesa con Andoni Zubizarreta (ex futbolista, campeón de Europa de clubes) y Marisol Casado (Presidenta de la Unión Internacional de Triatlón y miembro del COI).

El debate ha girado en torno a diversos temas, como los valores que a día de hoy transmite la sociedad en relación con el deporte, la presión sobre los niños y niñas deportistas, la conexión entre deporte y escuela o el uso del deporte como factor clave para el desarrollo en los países más desfavorecidos.   Como UNICEF, hemos insistido en un punto de partida que nos parece fundamental: el deporte forma parte de los derechos esenciales de todo niño, pero no entendido como actividad profesional de alto rendimiento, sino como parte del derecho de niños y niñas al "descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad". En ese contexto, no hay que olvidar que:

  1. Antes que deportistas, cualquier menor de 18 años es considerado un niño por la Convención sobre los Derechos del Niño, y como tal debe ver protegidos sus derechos.
  2. El deporte es una herramienta muy potente para promocionar valores claves a los más jóvenes, pero mal orientado puede hacer precisamente lo contrario, fomentando antivalores, con los que a menudo nos encontramos en nuestro entorno.

Precisamente por eso, es clave el papel simultáneo de una gran cantidad de actores: padres, entrenadores, educadores, medios de comunicación, clubes y federaciones, administraciones, y público en general. De todos ellos (en definitiva, de todos nosotros) dependerá que seamos capaces de aprovechar el inmenso potencial del deporte para formar auténticos ciudadanos responsables.

Relaciones

Reto solidario de Pau Gasol, Embajador de UNICEF

Fecha: 
Mié, 05/05/2010 (Todo el día)
Actualizado el 13/04/2011 a las 15:21 |
UNICEF España

Pau Gasol, jugador de baloncesto de la NBA y Embajador de UNICEF España, participa esta semana en la iniciativa de la NBA Cares Reto solidario, junto a otras tres estrellas de la liga estadounidense de basket (Steve Nash, Carmelo Anthony y Dwyane Wade). El español está haciendo campaña por UNICEF, demostrando, una vez más, su compromiso con los derechos de todos los niños y niñas en cualquier parte del mundo.

Pau Gasol, jugador de baloncesto de la NBA y Embajador de UNICEF España, participa esta semana en la iniciativa de la NBA Cares Reto solidario, junto a otras tres estrellas de la liga estadounidense de basket (Steve Nash, Carmelo Anthony y Dwyane Wade). El español está haciendo campaña por UNICEF, demostrando, una vez más, su compromiso con los derechos de todos los niños y niñas en cualquier parte del mundo. El jugador que resulte ganador del concurso se llevará 10.000 euros (unos 7.500 euros) para su causa, mientras que el resto recibirá unos 5.000 dólares (3.800 euros).

Durante toda la semana, hasta las 23:59 horas del domingo 9 de mayo, los aficionados podrán votar por uno de los vídeos de los jugadores en la página de fans de la NBA en Facebook.  En su vídeo, el ala-pívot de los Angeles Lakers explica que los fondos recaudados se destinarían a la construcción de varias escuelas y a su equipamiento para que niños de zonas rurales que ahora no pueden ir a la escuela tengan acceso a la educación. Desde su implicación como Embajador de UNICEF España en 2003, Pau Gasol ha visitado el trabajo de UNICEF en Sudáfrica y Angola, donde participó en el corto Mensajero del Sur, dirigido por Roberto Lozano. En estos siete años ha apoyado distintas campañas de UNICEF en su firme compromiso con el progreso de la infancia, como la Campaña Triple contra el VIH/SIDA o Gotas para Níger. Gasol apoya también la iniciativa de UNICEF Deporte para el Desarrollo.

Relaciones
Embajadores: 

La escasez del agua en Honduras, una cuestión paradójica

Fecha: 
Mié, 24/03/2010 (Todo el día)
Actualizado el 13/04/2011 a las 16:01 |
UNICEF España

Escribe Ianire Molero, cooperante vasca en UNICEF Honduras Se escucha el sonido del agua como si fuera un manantial. Estamos en el lavandero público del barrio de La Cabaña, uno de los tantos de la capital de Honduras que cada día recibe a mujeres, niñas y niños que lavan sus ropas aquí para ahorrar agua en sus casas.

Este líquido, que brota a una velocidad de 2.300 metros cúbicos por segundo en el país centroamericano, se ha convertido en un diamante en bruto en Tegucigalpa, donde las dos represas que nutren a la ciudad se han reducido a niveles históricos por la sequía del último año, la falta de conciencia ambiental y el deterioro de los recursos hídricos. Honduras vive un estado de emergencia por la escasez de agua. El resultado es un férreo calendario de racionamiento y unas previsiones poco halagüeñas: en abril, el 40% de los capitalinos no tendrá agua. Quienes más lo sufren son los barrios marginales, que no disponen de sistemas de almacenamiento que bombeen la reserva cuando la empresa nacional de agua raciona. Además, estos mismos vecindarios, con crisis o sin ella, forman parte de ese 35% que se abastece con los camiones cisterna que pasan dos o tres veces por semana.

Gloria Isabel explica, con las manos enjabonadas, que no tiene agua en casa y, por eso, “para tomar y cocinar” se la compra a una de las vecinas adscritas a la red del Servicio Nacional de Acueductos y Alcantarillados, SANAA,  que sí la recibe. Para acopiarla hace todo tipo de malabarismos, desde galones de cinco litros hasta botellas de plástico. El baño y el aseo de la ropa lo llevan a cabo en este espacio, que recibe el agua de una vertiente natural y cuya instalación cubre el estado. Gloria viene acompañada de su hijo, Samuel, que con cuatro años ya levanta cubos para hacerlos llegar a su vivienda. “De momento es muy chiquito, pero cuando crezca un poquito más me ayudará a jalar más”, explica la mujer, sin levantar la mirada de la tabla donde se afana en borrar las manchas de una camiseta. Giorgina y María Fernanda suelen acompañar a Gloria Isabel en el aseo. Las tres son vecinas y presumen sonrientes de la organización comunitaria en La Cabaña, donde aseguran que entre todos ayudan a cuidar “el tesoro”: “Aquí nos conocemos. Los hombres mantienen el lavandero limpio y vigilan para que los taxistas no laven sus carros, sería un desperdicio. Nosotras somos las que lavamos la ropa”. Mientras, algunos de los hombres del barrio se aglomeran sentados en las rocas que bordean el lavandero mientras las mujeres trabajan. Aproximadamente, 500.000 personas en Tegucigalpa utilizan desde hace años estas alternativas. Sin embargo, pagan el metro cúbico más caro que en un hotel de cinco estrellas. “Es la inequidad que vivimos en el país. El pobre paga más por el agua. Por ejemplo, si usted tiene poder adquisitivo y está conectado a la red del SANAA paga ocho lempiras por metro cúbico de agua –1,30 dólares-. Si usted es un pobre conectado paga un lempira por un metro cúbico–0,60 dólares-. Hasta ahí se respeta el nivel socioeconómico. Ahora, si usted vive en una colonia marginal y compra el agua a un camión, paga más de cien lempiras por metro cúbico –5,30 dólares-. Están cubriendo el diésel”, argumenta el ingeniero Moncada, ex gerente del SANAA y director del ERSAP (Ente Regulador del Servicio de Agua Potable). ************** UNICEF España, así como sus comités autonómicos, provinciales y locales, está desarrollando múltiples actividades, en el marco del Día Mundial del Agua, con el objetivo de sensibilizar a la población, especialmente a los más jóvenes, sobre la importancia del agua para la salud y el desarrollo.

Relaciones

Conflicto y escasez de agua: una mala combinación para la infancia en Mindanao

Fecha: 
Mar, 23/03/2010 (Todo el día)
Actualizado el 13/04/2011 a las 16:04 |
UNICEF España

Escribe Clara Gómez, cooperante vasca en UNICEF Filipinas Todavía hoy, después de un año y medio viviendo en Filipinas, el aspecto que más me impacta de la pobreza es la falta de adecuadas condiciones higiénicas. La escasez de agua potable y de servicios de saneamiento como desagües y letrinas, unido a una falta de conciencia sobre la importancia de vivir en un ambiente limpio, provoca que miles de familias vivan rodeadas de basura. Hoy, pasear por Manila, supone cruzar un canal tras otro atestado de basura, polución e insectos cubriendo el agua.

La primera reacción de cualquier persona es taparse la nariz para evitar que el hedor que ríos y canales desprenden no consiga entrar en los pulmones. La segunda reacción es de rabia y tristeza al ver, que esos mismos canales, están rodeados de casas y que miles de familias viven en ese ambiente. Resulta paradójico pensar que Filipinas es un país rico en recursos acuíferos; sin embargo, el Gobierno no invierte lo suficiente en la construcción de sistemas de saneamiento y potabilización del agua. De hecho, solo el 7% de la población del país está conectada a sistemas de alcantarillado y a sistemas de saneamiento.

Si en las zonas densamente pobladas la situación es precaria, hay un área del país donde el agua potable y los sistemas de saneamiento son especialmente escasos: Mindanao o las zonas de conflicto armado. En febrero de 2003, el Gobierno de Filipinas comenzó una de las más devastadoras campañas militares contra el Frente Moro de Liberación Islámica o MILF por sus siglas en inglés, en la ciudad de Pikit. La Guerra de Pikit dejó a más de 400.000 personas sin hogar y más de 300 muertos. El 40% de la población afectada eran niños. Forzados a escapar de las zonas de combate y abandonar sus hogares destruidos, ahora se encuentran en campos de desplazados donde hay una escasez extrema de agua segura. En la última evaluación realizada por UNICEF en los campos de desplazados por el conflicto en Mindanao, se comprobó que sólo existen 61 puntos de distribución de agua y 165 letrinas a disposición de 8.390 familias. Las medidas mínimas de higiene, como lavarse las manos y los dientes no son aplicadas, principalmente porque hay escasez de agua y porque no existe la conciencia, entre los desplazados, de la importancia de mantener la higiene y los sistemas de saneamiento para prevenir enfermedades. En especial, los niños de menos de cinco años son muy vulnerables a enfermedades asociadas a la escasez de agua. De las 226 muertes registradas en Mindanao de agosto de 2008 a julio de 2009, 80 eran niños menores de cinco años. Las primeras causas de muerte son la diarrea, enfermedades respiratorias como la neumonía y enfermedades de la piel como la sarna, derivadas de la escasez de agua para el baño. El saneamiento: una cuestión de género Otro aspecto esencial es la seguridad de mujeres y niños en relación con el uso de las instalaciones de saneamiento. En muchos centros, estas están situadas en lugares sin una apropiada iluminación y cerca de puestos militares. Esta situación aumenta el riesgo de violaciones y ataques a mujeres y niños. Con el fin de mejorar la situación de los niños y niñas en los campos de desplazados por el conflicto, UNICEF implementa el programa WASH, que tiene como objetivo instalar sistemas de agua a pequeña escala y letrinas. Además de esto, se llevan a cabo campañas informativas para dar a conocer la importancia de beber agua potable y adoptar normas mínimas de higiene, como lavarse las manos con agua y jabón. También, las condiciones higiénicas y sanitarias están estrechamente ligadas a la capacidad de aprender de los niños en las escuelas.  En Filipinas, alrededor de la mitad de los estudiantes tienen caries dentales por no lavarse los dientes y alrededor del 7% tienen diarrea. Este hecho reduce enormemente el rendimiento académico de los estudiantes. Un elemento importante en el proyecto consiste en evitar que las escuelas se conviertan en campos de desplazados por largos periodos de tiempo, puesto que impide que los niños y niñas puedan asistir a clases formales en las escuelas. UNICEF responde a estos dos problemas asegurando que los niños y niñas de los campos de desplazados cuentan con alternativas a la educación formal y con acceso a sistemas de agua y saneamiento. En concreto, UNICEF trabaja con socios locales y otras agencias de Naciones Unidas para proveer métodos de purificación del agua y contenedores con agua limpia. Para que el proyecto sea asimilado por las comunidades locales, los desplazados son consultados y diferentes tareas son asignadas a los miembros de la comunidad. Estas acciones son coordinadas y planeadas junto con las unidades de gobierno local, comunidades locales y líderes religiosos. El conflicto en Mindanao ha impedido durante mucho tiempo que la infancia en la zona pueda disfrutar de todos sus derechos y soñar con un futuro mejor. Recientemente, se ha negociado un proceso de paz entre los pobladores cristianos y los llamados “moros”, para que estos últimos tengan derechos sobre sus territorios ancestrales. Sin embargo, la Corte Suprema de Filipinas ha declarado este pacto anticonstitucional, lo que ha provocado nuevos ataques de MILF que han desplazado a más de 300.000 personas desde 2008. Una vez más, miles de niños y niñas se ven afectados por el conflicto. Hasta que no se logre la paz, la infancia en Minadano verá negado uno de sus derechos básicos: el derecho al agua y a un ambiente saludable.

UNICEF España, así como sus comités autonómicos, provinciales y locales, está desarrollando múltiples actividades, en el marco del Día Mundial del Agua, con el objetivo de sensibilizar a la población, especialmente a los más jóvenes, sobre la importancia del agua para la salud y el desarrollo.

Relaciones

A través de la música

Fecha: 
Mié, 17/03/2010 (Todo el día)
Actualizado el 13/04/2011 a las 16:05 |
UNICEF España

Por Lara Dopazo, cooperante  vasca de UNICEF en México A veces, medio en broma medio en serio, digo que me gustaría volver a la adolescencia. Lo digo desde que llegué a México y conocí un poquito de cerca los proyectos de participación juvenil en los que colabora UNICEF México. Esta semana se celebró la final del primer Concurso de Expresión Musical Construye T**, en el que está UNICEF junto con la Secretaría de Educación Pública, otras agencias de las Naciones Unidas y organizaciones de la sociedad civil.

Fue uno de esos momentos en los que querría volver al instituto y poder ser parte de alguno de los grupos que llegaron a la final.

Eran diez, de diferentes estados del país. Los estilos eran muy distintos, lo mismo que los grupos: desde la banda de casi cuarenta músicos al solista con su guitarra, pasando por pequeñas incursiones en el hip-hop o en el rock suave. La competición estuvo reñida, porque la calidad era realmente buena. La intención, también: no sólo implicar a las escuelas en la participación, sino también el compromiso manifiesto en las letras de las canciones que los chicos y chicas de los grupos habían compuesto. Las ganadoras resultaron ser Sweet Sunday, cinco chicas de la ciudad norteña de Monclova, con una canción de reivindicación ecológica. “Esperamos que la gente haga conciencia, que nos escuchen, escuchen la letra y la sientan; que no sólo digan ‘sí vamos a cuidar al medio ambiente’ y al otro día se les olvide”, decían. Y lo cierto es que conseguían transmitir ese compromiso y esa sinceridad. Y añadían: “Estar aquí es ser ganadoras. Esta es una experiencia única que no se nos va a olvidar nunca”. Es fácil creerlas. Es fácil creer que la vida en los años de la adolescencia son determinantes. Una adolescencia comprometida en la participación significa ser parte de una ciudadanía activa, saber que eres importante y usar las herramientas a tu alcance para aportar mejoras a tu entorno. Sin duda, entrar en contacto con estos chicos y chicas es no dejar nunca de sorprenderse y de aprender. Y confiar en que es cierto: sí hay alternativas para los jóvenes en México. ** Construye T es un programa de la Secretaría de Educación Pública en colaboración con UNICEF, UNESCO y el PNUD, para educación media superior, que tiene como objetivo el desarrollo de los adolescentes en ambientes educativos de inclusión, equidad y participación democrática, y que involucra a alrededor de un millón y medio de estudiantes de todo México.

Relaciones

Que todo vuelva a la normalidad

Fecha: 
Mar, 16/03/2010 (Todo el día)
Actualizado el 14/04/2011 a las 07:57 |
UNICEF España

Francisca Palma, Oficial de Comunicación de UNICEF Chile, cierra su trilogía de historias de vida sobre el terremoto de Chile para 'Cuaderno de Terreno' “Para mí no ha sido incómodo acampar, puesto que en verano mi familia arrendaba nuestra casa y armaba para nosotros una carpa grande en el patio”, comenta Ignacia Robles Valdebenito, de 10 años de edad, que reside con sus padres en el balneario de Dichato, en la costa de Concepción, epicentro del terremoto ocurrido el pasado 27 de febrero. Su padre provee de agua a los vecinos del campamento en un camión.

“Puedo tomar agua cuando quiera y las comidas siempre han sido distintas gracias a estos señores”, comenta Ignacia, al referirse a los voluntarios y funcionarios de instituciones que han demostrado gran preocupación por cumplir de buena forma en la atención de las familias damnificadas por el terremoto y el tsunami.

Ignacia dice sentirse serena y en paz, aun cuando siente miedo de que la tragedia vuelva a  repetirse. Ella fue testigo presencial del tsunami que destruyó su comunidad, cosa que cree le marcará para toda la vida. Otra percepción de la vida La niña tiene ahora otra percepción de las cosas. “He pensado que no se debe pedir tanto en la vida y hay que valorar lo que se tiene. Antes podía jugar todo el día, ahora ayudo mas a mis papás”. A Ignacia le llama la atención que dentro de todo lo mal que su gente lo puede estar pasando, el ánimo no decae. Cuenta que nunca había escuchado tantas historias divertidas y que han sucedido situaciones de humor. Probablemente lo más negativo es que en el campamento casi no tiene amigos de su edad. En estos días se ha divertido con una agenda en la que dibuja y puede leer. Ignacia está ansiosa por que reconstruyan su casa, y ya piensa en el color que tendrá su nuevo cuarto. “Lo que más quiero es que todo vuelva a la normalidad”, opina, mientras su madre le llama para almorzar. UNICEF, en coordinación con instituciones de gobierno y ONG, inmediatamente después del terremoto ha distribuido pañales para niñas y niños, así como alimentos para adolescentes en centros de detención, y ha lanzado campañas educativas para los padres en temas de salud y apoyo pisco-emocional. Ahora se dispone, en coordinación con el gobierno, a apoyar la recuperación psico-emocional de las y niñas y niños afectados por el terremoto y la situación de agua y saneamiento de las comunidades.

Relaciones