Niños soldado

Actualmente hay unos 300.000 niños y niñas soldado que participan en más de 30 conflictos en todo el mundo. Niños y niñas que se ven abocados a vivir la guerra de verdad, convirtiéndose en combatientes involuntarios. Muchos de estos niños están directamente en la línea de combate y otros son obligados a ejercer como cocineros, mensajeros, esclavas sexuales, para realizar ataques suicidas…

Durante el tiempo en el que estos niños están vinculados a las fuerzas y grupos armados, son testigos y víctimas de terribles actos de violencia e incluso son obligados a ejercerla. Los traumas emocionales que esto les puede provocar son difíciles de superar.

Algunos son secuestrados; a otros, la pobreza, los malos tratos, la presión de la sociedad o el deseo de vengarse de la violencia contra ellos o sus familias les llevan a unirse a grupos armados y empuñar un arma. Son víctimas inocentes de las atrocidades de la guerra. Para ellos, el regreso a su vida y la recuperación de su infancia es tan difícil que puede parecer casi imposible.

En los últimos años, las guerras cada vez son más brutales y más largas. Algunas están en los medios de comunicación de forma más o menos estable, como Siria, un conflicto que está a punto de cumplir 6 años, pero otras son invisibles para la mayoría de nosotros, como Yemen, Sudán del Sur, República Centroafricana, Nigeria y muchas otras.

Hazte socio

James John, niño soldado

"Nuestros enemigos asesinaron a mi hermana, mi tío y a otros familiares, así que me incorporé a una facción armada. Pero la vida con ellos no era nada buena; a veces teníamos que caminar durante 3 o 4 días cargando con equipos muy pesados”.

 

James John [nombre ficticio para proteger su identidad] tiene 13 años y es uno de los miles de niños soldado que hemos contribuido a liberar en Sudán del Sur durante los últimos años. Ahora tiene bien claro que quiere dejar atrás el pasado y apostar por un futuro de paz de la mano de UNICEF

“Nunca he ido a la escuela. Por eso quiero ir y, cuando termine, quiero ayudar a la gente de mi comunidad, ayudarlos a conseguir comida. Si tengo hijos, jamás los dejaría ser soldados”.

 

Las peores consecuencias del uso de niños soldado

  • Secuelas físicas: pueden ser causadas por la propia batalla o ser fruto de las torturas y abusos por parte de sus jefes. Muchos niños son mutilados, sufren desnutrición o incluso enfermedades de transmisión sexual. En el caso de las niñas, muchas se quedan embarazadas por abusos sexuales.
  • Traumas emocionales: el hecho de haber presenciado actos de violencia terribles o tener que cometerlos directamente les puede atormentar si no se les da apoyo psicológico. Muchas veces el primer acto que les obligan a cometer es matar a sus propios padres para romper el vínculo familiar.
  • La dificultad de salir de la espiral de violencia y volver a casa
  1. Porque pasan en el grupo o fuerza armada los años en los que desarrollan su personalidad, y aprenden a convivir en un entorno jerárquico y de violencia.
  2. Porque no saben dónde está su familia y comunidad y, cuando por fin se encuentran, a veces la familia los rechaza por su pasado, ya que tienen miedo a que los ataquen o no aceptan a las niñas cuando vuelven con hijos que han tenido durante su ausencia.
  3. Porque no han podido ir a la escuela y esto hace que sus oportunidades de un futuro mejor se reduzcan enormemente. 

¿Qué hace UNICEF?

Hazte socio y ayúdanos a proteger a los niños más vulnerables

 

Elige ahora tu aportación mensual

Con 12€ al mes 20 niños en Haití pueden participar en los Espacios Amigos de la Infancia para protegerlos de la violencia.

Con 20€ al mes podemos dar asistencia legal a 40 niños víctima de violencia durante un año en República Democrática del Congo

Con 30€ al mes podemos dar asistencia médica a 45 niños víctimas de explotación laboral en Benín

El importe mínimo para donar es de 3€, por favor introduzca otra cantidad

Si prefieres donar por teléfono contacta con nosotros en el 900 907 066 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | socios@unicef.es