UNICEF continúa apoyando a la infancia en Pakistán un año después de las inundaciones

UNICEF ha suministrado agua a diario a 5,1 millones de personas, 22,1 millones de vacunas, 760.000 materiales escolares y a revisado a 2 millones de niños para evitar su desnutrición.

Un año después de que las inundaciones del devastador monzón golpearan Pakistán, muchos de los más de 18 millones de personas afectadas – casi la mitad de las cuales eran niños – están luchando para reconstruir sus vidas, que quedaron destrozadas, mientras disminuye la ayuda humanitaria a pesar del miedo a nuevas inundaciones por el monzón.

Las inundaciones – que cubrieron una quinta parte del país y causaron daños por valor de casi 7.000 millones de euros – han puesto a las comunidades en una situación límite, forzando a millones de personas a desplazarse desde sus casas hasta campamentos o refugios temporales. Muchas de estas personas desplazadas ya eran los más pobres entre los pobres de Pakistán.

Según un informe lanzado hoy por UNICEF, el impacto de las inundaciones seguirá sintiéndose durante los próximos años, especialmente en los niños que son los más vulnerables a los efectos de los desastres. Cuando los niños desplazados y sus familias regresaron a sus lugares de origen, encontraron sus casas, su modo de vida e infraestructuras – incluyendo instalaciones de salud y casi 10.000 escuelas – dañados o destruidos.

Las inundaciones pusieron de manifiesto una tragedia ya existente de desnutrición crónica, prácticas sanitarias poco saludables, un bajo índice de asistencia escolar (especialmente de niñas) y problemas de protección infantil. El informe advierte que se necesita más asistencia y de forma continuada para asegurar que los niños y las familias afectadas por las inundaciones no entren en una espiral de creciente vulnerabilidad. Si se sigue sin dar tratamiento contra la desnutrición a los niños, por ejemplo, serán más susceptibles a enfermedades así como a una discapacidad cognitiva y atrofias de por vida.

El Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake dice en el informe: “Yo, como otros, me quedé horrorizado cuando vi la devastación de las inundaciones de 2010 y su impacto en los niños de Pakistán. A lo largo del año pasado, la comunidad global, incluyendo UNICEF, lanzó una respuesta masiva, beneficiando a millones de personas con agua potable, nutrición vital, inmunización, educación y otros servicios esenciales para proteger a los niños y sus familias”.

La respuesta de UNICEF fue una de las más grandes de su historia, en términos de despliegue de recursos financieros y humanos, y se llevó a cabo en estrecha coordinación con el Gobierno de Pakistán, otras agencias de Naciones Unidas y aliados de la sociedad civil. 

Entre sus mayores logros, UNICEF ha suministrado agua potable de forma diaria a 5,1 millones de personas, ha vacunado a 11,7 millones de niños de polio y a 10,4 millones de niños de sarampión, ha efectuado revisiones del estado de desnutrición a más de dos millones de niños menores de cinco años; ha establecido centros de aprendizaje temporales para casi 300.000 niños; ha apoyado Espacios Amigos de la Infancia para cerca de 400.000 niños; y ha provisto a 761.000 niños con suministros escolares para permitir que continúen su educación y se recuperen con más rapidez del desastre.

UNICEF también ha liderado grupos sectoriales de emergencia y niveles sub-nacionales y continúa su papel de liderazgo en los Grupos de Trabajo para la Rápida Recuperación, coordinando para mejorar la eficiencia tanto de la respuesta humanitaria como la respuesta para una rápida recuperación.

“A día de hoy, aún queda mucho por hacer para atender las condiciones subyacentes que hicieron a estas comunidades tan vulnerables, y para ayudarles a aumentar su capacidad de recuperación. Juntos podemos cambiar la situación de las vidas de los niños y las familias de Pakistán que han sufrido de una forma tan terrible”, ha afirmado Anthony Lake.

El Representante de UNICEF en Pakistán, Dan Rohrmann, asegura que las secuelas del desastre han abierto varias puertas para mejorar la vida de los niños en diversas áreas que incluyen salud, saneamiento y educación.

“Muchos niños han podido acceder a la escuela por primera vez en su vida y los servicios de nutrición están llegando ahora a más niños que nunca. En cierto sentido, el reloj del desarrollo se ha reiniciado y requiere de un apoyo continuado para cubrir unas expectativas más altas. Así, UNICEF continuará cubriendo las necesidades de los niños más vulnerables y desfavorecidos como parte de nuestro “compromiso principal con los niños” y seguirá defendiendo y concienciando sobre los derechos de la infancia”.

Rohrmann dice que las estructuras de las escuelas transitorias que UNICEF está construyendo para cubrir el hueco dejado por la destrucción de los colegios, son un buen ejemplo del camino a seguir.

“Estas escuelas se han diseñado para proveer un puente entre las clases en carpas de emergencia y las escuelas permanentes. A los niños les gustan y muchos estudiantes pueden ir al colegio por primera vez en sus vidas gracias a estas escuelas. Nos gustaría construir un gran número de ellas, permitiendo a más niños y niñas -incluyendo aquellos que nunca han ido al colegio- acceder a una educación segura”.

UNICEF se enfrenta a una escasez de fondos de casi 35 millones de euros para cubrir las necesidades esenciales para una recuperación temprana de los niños y las familias afectadas por las inundaciones. Las áreas principales con escasez de fondos son agua, saneamiento e higiene (25.429.625 de euros), educación (5.674.379 de euros) y salud ( 3,4 millones de euros). Además, se necesitan 4,3 millones de euros para intervenciones relacionados con el nivel humanitario de desnutrición global aguda continuado. 

Los medios pueden descargarse fotografías en alta resolución y videos con calidad de televisión sobre la situación actual en Pakistán

https://unicefweb.unicef.es/com/pakistan

Usuario:     Refcom

Contraseña:   uce442087

Más información:

Dailo Allí

Jefe de Prensa de UNICEF España, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55

E-mail: dailo.alli@unicef.es