El derecho a la libertad de expresión de Millie Bobby Brown (y de todos los adolescentes)

¿Por qué cuando nos habla un adolescente nos fijamos en la forma y no en el mensaje? ¿Por qué nos cuesta tanto escuchar?

 

Intervenciones de varios niños, niñas y adolescentes en la Asamblea General de la ONU durante el Día de la Infancia, 20 de noviembre de 2019 -- © UNICEF

 

"El acoso y las amenazas por Internet nunca son actos inofensivos. Nunca son sólo palabras".
Millie Bobby Brown

 

El pasado día de la infancia, Millie Bobby Brown, de 15 años, hizo un discurso brillante sobre el bullying y el acoso en redes en la sede de la ONU, frente a cientos de personas, muchos de ellos diplomáticos, jefes de Estado y dirigentes de organizaciones. Se requiere capacidad y mucha valentía y aplomo para hablar en una ocasión así: debe de ser difícil incluso para un embajador o para cualquier persona adulta, por más experiencia en discursos que tenga. Su aparición pública tuvo mucha repercusión pero, lamentablemente, la mayoría de los adultos que hablaron sobre el tema no analizaron sus palabras o admiraron su coraje: criticaron su peinado, su ropa y sus gafas

Esta fue su intervención:

Y este uno de los cientos de tuits que circularon ese día criticándola:

Millie Bobby Brown - Ciberacoso

 

Ya que hablamos de redes sociales, por favor, hagamos todos un enorme facepalm:

 

Millie Bobby Brown no es sólo una de las actrices de la exitosa serie Stranger Things, es también la Embajadora de Buena Voluntad más joven de la historia de UNICEF y lo es, más allá de su fama, por su capacidad de transmitir a otros niños y niñas como ella la necesidad de conocer los derechos de la infancia, defenderlos y respetarlos. Como muchos otros escolares, sabe por experiencia propia lo que es el bullying en el colegio y ha tenido la valentía de contarlo para darle ánimos a otras chicas y chicos en su situación. Además, en su intervención hizo un contundente alegato contra el ciberacoso. Sus palabras fueron inspiradoras, pero las imágenes de este discurso han servido para que, irónicamente, las redes "ardan" criticando su aspecto físico.  ¿Cómo podemos entender cuál es la experiencia de una adolescente frente al ciberbullying si, cuando nos habla de ello, no la tomamos en serio?

Por más que no todos los adultos nos comportemos así, viendo esto, parece que no estamos en posición de dar muchas lecciones de madurez a los adolescentes. ¿Qué está fallando?: quizás aún nos cuesta respetar el derecho a la participación de niños, niñas y adolescentes y, al no hacerlo, ponemos en peligro otros derechos. Por ejemplo:

 

El derecho a ser escuchados y la no-discriminación

Es posible que muchas de las personas que se burlaron en redes del aspecto de Millie Bobby Brown no escucharan sus palabras: se unieron a la broma y al cotilleo en redes sin darse cuenta de que el discurso era precisamente sobre ciberacoso. Quizás ni siquiera se pararon a pensar que Millie podía tener algo importante que decir. Como metedura de pata en redes sociales está en nivel "epic fail" y como respeto a los derechos de la infancia, también. Puede parecer una torpe casualidad pero lo cierto es que una queja habitual de niños, niñas y adolescentes es que no se les escucha: No quieren ser oídos, quieren que se les escuche. Y no les falta razón: la Convención sobre los Derechos del Niño reconoce el derecho a opinar y ser escuchados de todos los niños, niñas y adolescentes.

Asumir que una persona, simplemente por su edad, no va a poder aportar opiniones o ideas válidas y respetables es una forma de discriminación. Se llama edadismo y afecta tanto a los niños y jóvenes como a las personas mayores. La discriminación daña a quienes la sufren y también a la sociedad, porque perdemos la oportunidad de conocer las aportaciones de personas a las que ni siquiera tenemos en cuenta.

 

El derecho a la propia imagen y a la protección frente al acoso

Lo mismo ocurre con el derecho a la propia imagen: todos los niños, niñas y adolescentes lo tienen. Forma parte de su libertad de expresión y de su derecho al respeto de su vida privada. Que silenciemos el potente mensaje de una chica sobre ciberacoso hablando sólo de su "look" (para bien o para mal) es, en sí mismo, ciberacoso. No le ha ocurrido sólo a Millie: le ha pasado también a otras jóvenes que han querido alzar la voz, como a la activista medioambiental GretaThunberg (16 años) o a la cantante y compositora Billie Eilish (17 años).  Es necesario tomar en serio a los niños y niñas aunque no aprobemos sus elecciones estéticas, suena obvio y no habría que decirlo, pero a menudo se nos olvida. Su aspecto forma parte de su libertad de expresión, dentro de los límites lógicos de la protección de salud. Podemos pensar que el aspecto físico no es tan importante, pero entonces, ¿porqué criticarlo? Se vista como se vista o se peine como se peine un niño, niña o adolescente, centrar el discurso su aspecto siempre será un freno a lo que realmente importa: ¿Qué quiere expresar con esa imagen?

Actualmente nos preocupa mucho el bullying y el ciberacoso y sabemos que, en muchas ocasiones, el aspecto físico es utilizado como excusa para agredir. ¿Cómo podemos educar a niños, niñas y adolescentes en el respeto a los demás si ven cómo otros niños son criticados en redes y medios de comunicación por adultos? 

Greta Thunberg y Billie Eilish - Ciberacoso

Tanto Greta Thunberg como Billie Eilish son adolescentes con muchas cosas importantes que decir y que inspiran a millones de chicas y chicos de su edad. Sin embargo, para algunos adultos, es más importante burlarse en redes sociales de su aspecto.  -- (Imágenes: CC-SA 4.0. Anders Hellberg y CC-A 3.0. MTV International)

 

El derecho a desarrollar el pleno potencial

Los humanos no nos hacemos adultos de golpe a los 18 años. Necesitamos aprender, desarrollarnos y evolucionar para llegar a esa edad con unas competencias que nos permitan vivir la vida adulta. De hecho, seguiremos desarrollándonos y aprendiendo durante toda nuestra vida, por larga que sea. Un aspecto clave de la educación en derechos de infancia es la noción de que todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a alcanzar su máximo potencial y a adquirir los conocimientos, competencias y actitudes necesarios que les permitan ser dueños de su aprendizaje y desarrollo a lo largo de su vida. Para que lo logren es necesario guiarles, protegerles y darles alas: para pensar por sí mismos, para opinar, para probar cosas y para meter la pata y aprender de los errores. Si nos reímos de los adolescentes por algo tan normal como jugar con la ropa, el peinado o el maquillaje o si dudamos de lo que dicen por el modo en que se expresan, no estamos contribuyendo a fomentar su autonomía ni motivándolos a que tomen sus propias decisiones en temas que nos parecen importantes.

Asumir que los niños, niñas y adolescentes están desarrollando sus capacidades y que, a pesar de su juventud, algunos ya superan a muchos adultos en algunos aspectos no es "adultizarlos" ni "robarles la infancia", como a veces se dice. Al contrario: al negarles su individualidad, su criterio y el respeto a sus puntos de vista, los cosificamos y les negamos su esencia humana y su dignidad. Y eso sí que es un robo a la infancia.

Millie Bobby Brown en la central de suministros de UNICEF - © UNICEF/UN0272377/Tachman

Otra imagen de Millie, aprendiendo sobre la distribución de suministros de UNICEF y los factores tecnológicos y culturales que hay que tener en cuenta. En la vida de los adolescentes hay tiempo para aprender y también tiempo para compartir lo aprendido e incluso enseñar a otros. --(Imagen: © UNICEF/UN0272377/Tachman)

 

Resumiendo: Los niños tienen algo importante que decir

Si queremos conocer qué le pasa a una persona, qué siente, cómo ve la vida, cuáles son sus temores y sus sueños, lo lógico es escucharla. Nadie mejor que esa persona puede relatar su punto de vista. Sin embargo, cuando nos relacionamos con niños, las cosas cambian: preguntamos a sus familiares o a otros adultos: médicos, profesores, psicólogos, influencers, expertos de Internet... pero quizás no escuchemos al propio niño o niña. Las excusas son variadas: "aún no se expresa bien", "no entiende lo que ocurre a su alrededor", "le cuesta abrirse" o "no se centra", entre otras. En el caso de los adolescentes, los pretextos son más sutiles porque los anteriores ya no sirven y a veces somos crueles con ellos: utilizamos su creciente necesidad de autonomía en su contra, criticando su rebeldía, su imagen, sus intereses o sus problemas como "signos de inmadurez", cuando lo inmaduro es esperar que los adolescentes piensen, sientan y se comporten como adultos, porque no lo son. 

 

Reflexión para el aula

Ideas para el aula

Este post puede ayudarte a iniciar un debate entre tus alumnos y alumnas y a proponer ideas para abordar cuestiones sobre participación y libertad de expresión. 

 

  • ¿Nos parece sorprendente esta historia o nos resulta familiar? ¿Cómo nos afecta? ¿Cuáles son sus protagonistas? ¿Qué puntos de vista tienen?
  • Todas las personas tienen derecho a que se respete su imagen, su vida privada y a no recibir tratos humillantes o degradantes. ¿Sabemos ponernos en el lugar del otro cuando tiene un problema de este tipo?
  • Cuando alguien trata mal a otra persona en las redes sociales, ¿por qué creemos que lo hace?: ¿No se da cuenta de los sentimientos de otras personas? ¿No sabe distinguir una broma de un ataque? ¿Es por maldad?... ¿Qué diferentes soluciones proponemos en cada caso?
  • ¿Qué ideas se te ocurren para acabar con el ciberbullying en tu entorno? ¿Qué apoyo necesitas de la escuela o de las familias para proponer soluciones a este problema?
  • ¿Qué importancia damos a nuestra imagen? ¿Nos esforzamos por que nuestra imagen exprese algo sobre nosotros? ¿Cómo nos sentimos cuando otros critican nuestra apariencia?
  • La actividad didáctica para Educación Secundaria "Yo soy yo", permite profundizar en clase sobre el tema del acoso. La propuesta está acompañada de un corto de animación que narra el problema desde el punto de vista de las víctimas de acoso. ¿Qué significado damos a ser "nosotros mismos"? ¿Qué importancia damos a "encajar" en un grupo?
  • El vídeo #2entuclase, protagonizado por Miguel Bernardeau para UNICEF, también puede servir para hablar sobre este tema en el aula.

 

Descubre más sobre las posibilidades de la participación en la escuela

 

Participación infantil y adolescente

Ideas para que la participación en el aula y el centro educativo contribuya a desarrollar el máximo potencial de cada estudiante.

Descúbrelas