10 preguntas infantiles sobre el hambre en el mundo

El objetivo de esta guía es orientar a docentes y familias en la elaboración de respuestas que, sin ocultar el problema, ayuden a niños, niñas y adolescentes a reflexionar sobre el hambre y la desnutrición que afectan a millones de personas en el mundo, de manera acorde a su nivel madurativo.
10 preguntas infantiles sobre el hambre en el mundo

 

Aproximadamente, mil millones de personas en el mundo padecen malnutrición. Algunas de ellas sufren los devastadores efectos de las hambrunas, mientras que la mayoría viven en un estado permanente de desnutrición leve o moderada.

Al ver las imágenes de estas personas, muchos niños, niñas y adolescentes se hacen preguntas. Son dudas aparentemente sencillas pero difíciles de responder, porque las causas profundas de la desnutrición son incomprensibles, injustas y, a menudo, brutales. El objetivo de esta guía es orientar a docentes y familias en la elaboración de respuestas que, sin ocultar el  problema, ayuden a los más pequeños a reflexionar sobre esta situación, de manera acorde a su nivel madurativo.

Cada pregunta tiene dos tipos de respuesta: una más sencilla, para los niños y niñas de infantil y primeros cursos de primaria, y otra más elaborada para preadolescentes y jóvenes de secundaria.

El hambre como un problema social

Algunas preguntas están relacionada con la capacidad de entender el hambre como algo que está más allá de la capacidad de solución de la persona afectada. Dar respuesta a estas preguntas ayuda a niños y niñas a entender la desnutrición como un problema social.

1.    ¿Por qué no comen si tienen hambre?

Preguntas de niños sobre el hambre en le mundo

 

Esta puede ser una pregunta típica de los niños y niñas más pequeños, porque aún no entienden la diferencia entre la sensación pasajera de "hambre" y la desnutrición. Es importante explicarles la diferencia entre tener “un poco de hambre” un día y tener “mucha hambre todo el tiempo”. A estas edades es necesario saber que alimentarse bien es fundamental para crecer con salud y que muchos niños y niñas en el mundo no pueden crecer, jugar, estudiar o estar sanos porque sus familias no pueden darles suficientes alimentos.

Los más mayores no formulan la pregunta con estas palabras pero pueden tener dificultades para entender que no todas las dietas son igualmente saludables. Por ejemplo, para muchas familias del mundo, la variedad de alimentos disponible es muy limitada, lo que les pone en riesgo de sufrir déficits nutricionales. La pregunta en este caso sería más bien del tipo “¿Por qué se dice que tienen "hambre" si están comiendo?”. En estos casos es útil recurrir a documentos como las ruedas de alimentos o a gráficos de elementos nutricionales. Con estos apoyos se puede trabajar con ellos en la elaboración de menús saludables y también en la de menús deficitarios, abordando las posibles consecuencias para la salud de dichos menús.
 

2.    ¿Por qué no comen plantas del campo?

Preguntas de niños sobre el hambre en el mundo

 

Esta pregunta tiene doble respuesta, por un lado enlaza con la anterior, ya que la mayoría de las plantas que hay en el campo no se pueden comer. Muchas no nos sirven como alimento y algunas son incluso venenosas para los humanos. Acercar el problema a la realidad cotidiana puede ser de ayuda para los más pequeños: “¿Crees que una familia aquí podría alimentarse sólo de las plantas de los parques?”.

Los mayores están más preparados para reflexionar sobre la otra vertiente de este problema: las consecuencias ecológicas de la recolección indiscriminada de plantas silvestres y de la caza de animales salvajes. De hecho, este es un problema en varios lugares del planeta donde la población se enfrenta a desplazamientos forzosos, sequías o, simplemente, la pobreza. La degradación del medio ambiente tiene un fuerte impacto negativo sobre el desarrollo, empeorando a medio y largo plazo la situación de las poblaciones afectadas por la malnutrición.

3.    ¿Por qué no cultivan el campo o crían animales?

Preguntas de niños sobre el hambre en el mundo

 

Para que los niños más pequeños entiendan la desnutrición como un problema social además de individual, tienen que ver el cuadro completo. Las personas que padecen desnutrición viven en entornos “desnutridos” a consecuencia de la pobreza: si tienen animales de granja también estarán desnutridos, al igual que los campos de cultivo. Es posible que sus vecinos y familiares también padezcan desnutrición y que vivan en comunidades pobres donde el acceso al trabajo y el mantenimiento de un medio de vida sea difícil.

Los adolescentes pueden reflexionar sobre los problemas derivados de la titularidad de las tierras de cultivo, la desprotección jurídica, el acceso a la educación, la seguridad alimentaria, el comercio internacional, el precio de los alimentos y otros temas que influyen en el hecho de que muchos campesinos no dispongan de los medios para superar el umbral de la pobreza.
 

El hambre como una cuestión de salud

 

Las siguientes preguntas están más relacionadas con la salud y el acceso a servicios médicos:

4.    Si tienen hambre ¿Por qué están gordos?

Preguntas de niños sobre el hambre en el mundo

 

Algunas de las imágenes de niños y niñas con desnutrición muestran uno de los problemas asociados a la desnutrición aguda grave: la aparición de edemas en las extremidades y en el vientre. Esta es una de las manifestaciones de dos enfermedades graves asociadas a la carencia de proteínas y calorías en la dieta: el kwashiorkor y el marasmo. Los estudiantes de secundaria y de últimos cursos de primaria pueden apoyarse en los libros de conocimiento del medio y en Internet para investigar más sobre esta situación, también son útiles los gráficos sobre las distintas formas de malnutrición y sobre los efectos de la desnutrición calórico-proteica. Los más pequeños no tienen los conocimientos científicos suficientes para entender el problema pero sí se les puede explicar que en realidad estos niños no están gordos, sino que están muy enfermos porque no comen lo suficiente y que eso ha hecho que se les hinche la tripa, los brazos o las piernas.

5.    ¿Se pueden curar? ¿Van a tener hambre toda su vida?

 

Preguntas sobre el hambre en el mundo

 

Sí, se pueden curar, pero es necesario que reciban tratamiento médico y que ayudemos a sus familias para que puedan vivir mejor y se alimenten mejor en el futuro”, es una respuesta que quizás pueda aliviar la ansiedad de los más pequeños. Los mayores merecen un poco más de reflexión sobre las conexiones que existen entre la desnutrición, la pobreza, la falta de servicios médicos, la desigualdad y otras carencias graves que concurren cuando una población está desnutrida o cuando se declara una hambruna. La ayuda de emergencia es imprescindible y puede salvar muchas vidas, pero para lograr luchar contra la desnutrición a largo plazo es necesario mejorar las condiciones de vida de la población y que dispongan de herramientas que les permitan trabajar en su propio desarrollo, como la educación, el acceso al agua potable, la atención sanitaria adecuada, etc.

 

6.    ¿Yo también me puedo morir de hambre?

Preguntas sobre el hambre en el mundo

 

Tanto los mayores como los pequeños pueden tener dos tipos de reacciones muy diferentes respecto a su propia nutrición: bien pueden asustarse al ver la situación de otros niños y niñas en el mundo y pensar que este problema es más cercano de lo que realmente es o bien pueden tener una falsa sensación de invulnerabilidad, al considerar que es un problema muy lejano. Es necesario explicar la diferencia entre la situación social y la situación individual:

  • Como individuos todos somos vulnerables a distintas formas de malnutrición y a sus efectos negativos sobre la salud. En los países ricos también nos alimentamos mal y a veces seguimos dietas deficitarias que pueden causarnos trastornos o enfermedades. Usar una rueda de alimentos o un gráfico de micronutrientes con los más mayores puede servir para profundizar sobre este tema.
  • Como sociedad, quienes vivimos en países desarrollados disfrutamos de unos niveles de protección a los que la gente de otros países no tiene acceso. Aunque las familias pobres tienen mayores dificultades para  cuidar la alimentación y la salud de sus hijos, cuentan con una red protectora (escuela, hospitales, asistencia social…) que hace prácticamente imposible que puedan sufrir desnutrición grave.

Qué podemos hacer

A continuación ofrecemos orientaciones de respuesta a preguntas relacionadas con las soluciones al problema y sobre el papel de distintos actores en la solución.

 

7.    ¿Por qué no les damos la comida que nos sobra?

Preguntas infantiles sobre el hambre en le mundo

 

Esta pregunta, quizás una de las más difíciles por sus implicaciones éticas, es una buena oportunidad para reforzar en los más pequeños normas básicas de convivencia y ayudarles a definir la idea de compartir. Podemos apoyarnos en una historia como la siguiente: “Imagínate que vas a una fiesta de cumpleaños con una tarta. La tarta se reparte entre los cinco que primero llegan a la fiesta y los demás comen tarta de lo que sobre de los platos. ¿Te parece justo? ¿Crees que es justo que alguien se alimente siempre así?”.  En el caso de la pobreza y la desnutrición, la idea es la misma: lo justo es que todas las personas dispongan de los medios de vida adecuados y de las oportunidades para  desarrollarse. Además, hay otras razones de tipo práctico:

  • El envío de alimentos a lugares remotos tiene dificultades técnicas que lo hacen insostenible a largo plazo.
  • Algunas formas de desnutrición requieren de alimentos terapéuticos específicos, no siendo útiles los alimentos comunes.
  • Las diferencias culturales pueden hacer que la comida que es apreciada en un lugar del mundo sea rechazada en otro. Por ejemplo: aquí no comeríamos saltamontes, mientras que en algunos lugares del mundo sería un alimento aceptable. Del mismo modo, lo que aquí nos parece comestible a la gente de otros países puede no parecérselo.


Estas cuestiones plantean importantes aspectos éticos que pueden compartirse con los chicos y chicas de mayor edad: ¿Es adecuado producir más de lo que necesitamos? ¿Es sostenible que comunidades enteras dependan de los excedentes de otras? ¿Es justo que vidas humanas dependan de la coincidencia de un exceso de producción? A partir de aquí se puede profundizar sobre los modelos de ayuda humanitaria, de cooperación al desarrollo y de solidaridad, así como sobre la interdependencia que existe entre la riqueza de unas personas y la pobreza de otras. Puede ser útil apoyarse en textos de geografía e historia que ayuden a ver las raíces históricas de problemas actuales (el colonialismo es un ejemplo claro, pero también es útil reflexionar sobre temas como la esclavitud o las causas y consecuencias de las guerras).

8.    ¿Por qué no se vienen aquí y les damos de comer?

 

Preguntas infantiles sobre el hambre en le mundo

 

La televisión y las películas pueden llevar a menudo a que los niños y niñas se confundan respecto a la dimensión real de los problemas y a la capacidad de solución individual. En las películas parece que los rescates espectaculares son normales y eficaces, pero la realidad es muy distinta. Según la FAO, mil millones de personas padecen desnutrición, un número difícil de imaginar incluso para un adulto. Estas personas tienen derecho a poder desarrollar sus vidas en el lugar en el que nacieron y viajar a otros lugares si lo desean, no porque se vean obligados. A los más mayores se les puede hablar de la situación en la que viven los millones de refugiados y desplazados internos que hay actualmente en el mundo. La ley internacional acepta el derecho a pedir asilo, pero no obliga a ningún Estado a concederlo, por lo que muchos de ellos viven en una situación en la que tienen pocas posibilidades de ganarse la vida. Por ejemplo: el campo de refugiados de Daadab, en Kenia, alberga en la actualidad a unos 400.000 refugiados somalíes que huyen de la sequía y el conflicto en Somalia. Kenia es a su vez un país pobre y con altas tasas de desnutrición, por lo que no puede ofrecer a estos refugiados los medios de vida que necesitan para salir de su situación.

9.    ¿Por qué su gobierno no les da de comer? ¿Por qué no les ayudan los ricos?

Preguntas sobre el hambre en el mundo

 

Para los más pequeños puede ser difícil asumir que las personas no siempre obtienen de sus gobiernos y de otras instituciones la protección a la que tienen derecho. En algunos países la población es muy vulnerable a distintas violaciones de los derechos humanos, incluida la desnutrición. Una respuesta positiva a esta pregunta es que no hace falta ser rico para ayudarles, ya que existen maneras de colaborar casi al alcance de cualquier persona. La solidaridad es una responsabilidad de todas las personas pero debe ser ejercida libremente por cada individuo. Para esta pregunta vuelve a ser útil recurrir a los conocimientos sobre historia que los más mayores ya hayan adquirido en clase. A lo largo de la historia tenemos muchos ejemplos de gobiernos fallidos y de grandes injusticias sociales que nos muestran que la humanidad ha recorrido un largo camino hasta el reconocimiento de los derechos humanos y de los derechos de la infancia. Afortunadamente podemos aprender de esos errores para evitar que sigan ocurriendo injusticias como la pobreza y el hambre. Las cosas, buenas o malas, que hagamos ahora son las que aparecerán en los libros de historia del futuro

La pregunta más importante

La última duda que planteamos quizás no sea formulada por los niños como pregunta, sino como una exclamación: “¡No es justo!”.

 

10.    ¿Qué pasa con sus derechos?

 

Preguntas de niños sobre el hambre en el mundo

Esta es una pregunta que no tiene una respuesta concreta pero puede favorecer la discusión en torno a los derechos. Si los niños no la hacen se la podemos plantear nosotros, porque es una cuestión sobre la que es necesario que niños y niñas de todas las edades reflexionenLas formas de malnutrición asociadas a la pobreza son una injusticia y una violación de derechos humanos fundamentales. Aunque estos derechos son universales y están reconocidos por distintos tratados internacionales, millones de personas ven cada día como son vulnerados de distintas formas. La pobreza y la malnutrición producen una pérdida de derechos en cadena y someten a millones de personas a un círculo vicioso de falta de salud y de oportunidades de desarrollo. La carencia de alimentos adecuados merma la salud de las personas afectadas, lo que es una traba para su capacidad productiva y su economía. Además, en niños y bebés, la malnutrición puede producir problemas en el desarrollo con consecuencias irreversibles que afectan a derechos como la educación. La pobreza, que es a la vez causa y consecuencia del hambre, puede llevar a situaciones de abuso, explotación, falta de protección y otras vulneraciones graves de derechos humanos.

Restituir el derecho a la nutrición y a un nivel de vida adecuado no garantiza por sí sólo el cumplimiento de otros derechos, pero permite el acceso a ellos. Esto no quiere decir en ningún caso que haya que esperar a que todo el mundo esté bien alimentado para afrontar otros problemas de derechos. No funcionaría: los derechos están interrelacionados y sólo trabajando en ellos en conjunto puede lograrse su cumplimiento pleno. Afrontar el problema del hambre como un tema de derechos humanos es un punto de partida para buscar soluciones justas y sostenibles al problema. Se dice que la generación actual es la primera que puede acabar con el hambre en el mundo, pero para que los logros sean sostenibles es necesario que las soluciones prácticas a esta situación vayan acompañadas de una reflexión axiológica. La malnutrición y el hambre pueden abordarse desde una perspectiva de Educación en Derechos de Infancia y Ciudadanía Global, enfocando el problema desde cinco perspectivas de análisis distintas. Esto hace que tengamos que plantear a niños, niñas y adolescentes preguntas nuevas:

  • Interdependencia: ¿Cómo se relaciona el derecho a la nutrición con otros derechos? ¿Cómo afecta la realidad económica, política, ecológica y social a la nutrición?
  • Imágenes y percepciones: ¿Qué vemos y qué no vemos sobre las personas afectadas por malnutrición? ¿Cuál es nuestra visión de ellos? ¿Las ignoramos o victimizamos? ¿Tenemos en cuenta su dignidad por encima de sus circunstancias?
  • Justicia social: ¿Qué cosas deben cambiar en el mundo para que la nutrición no sea un derecho incumplido? ¿Qué debemos cambiar en nosotros mismos?
  • Cambio y futuro: ¿Qué cosas deberían haber sido distintas en el pasado para que ahora no hubiera hambre en el mundo? ¿Qué cosas podrían ser distintas ahora para que no haya hambre en el futuro?
  • Conflictos y su solución: ¿Qué tipo de controversias suscita la desnutrición? ¿Qué opiniones enfrentadas puede tener la gente sobre el hambre en el mundo? ¿Cómo crees que podrían ponerse de acuerdo? ¿Hay gente con opiniones distintas a la tuya sobre este tema? ¿Puedes entender su posición? ¿Cómo crees que podrías hacerles entender  tu punto de vista?

     

    Participa en el blog

    Cada semana pasan cosas nuevas en los centros educativos que colaboran con UNICEF: este es el lugar para compartir vuestras experiencias. También encontrarás aquí las últimas noticias sobre educación en derechos de infancia y ciudadanía global. ¡Contribuye con las noticias sobre las actividades que se desarrollen en tu centro! (Recuerda iniciar sesión para poder publicar tu noticia).

    Publica