La educación de las niñas: una asignatura pendiente

A pesar de todos los avances que se han producido en el acceso a la educación de las niñas, la pandemia ha vuelto a poner de manifiesto que nos queda mucho por hacer para lograr la igualdad de oportunidades entre niños y niñas. Gracias a personas como tú, en UNICEF, no dejamos de trabajar para que todas las jóvenes tengan una oportunidad.

Imagen de una riendo durante una clase

Ahora que nos encontramos en plena vuelta al cole y que nuestros niños y niñas regresan a las aulas, la pregunta más repetida estos días en las escuelas de nuestro país es "¿Qué tal han ido las vacaciones?”. Sin embargo, si nos damos un paseo por los colegios del continente africano, la pregunta más habitual es muy diferente. Cuando una maestra entra en clase y ve prácticamente la mitad de los pupitres vacíos, le surge la duda de “¿Dónde están las niñas?”, una pregunta aún más habitual en educación secundaria y en bachillerato.

Las niñas tienen que superar multitud de escollos que les impiden acceder a una educación básica: el matrimonio infantil, los embarazos precoces, la violencia de género, la mutilación genital femenina, la explotación sexual o el trabajo infantil. Además, la pandemia de la COVID-19 no ha hecho sino acentuar aún más todas estas barreras.

Imagen de tres niñas mirando a la cámara

Los sistemas educativos necesitan ser más sensibles a las cuestiones de género y dar prioridad a la seguridad, la protección y el aprendizaje de las niñas, todo ello desde una perspectiva de igualdad e inclusión. 

El cierre de las escuelas debido a la COVID-19 podría ocasionar que otros 20 millones de niñas en edad de ir a la escuela secundaria no puedan acceder a la educación. 

En UNICEF, hemos estado dando soporte a alumnas, profesores y colegios para que los confinamientos y el cierre de las escuelas no dejarán sin educación a ninguna niña. 

Ahora, seguimos impulsando la educación de la infancia y elaborando planes de actuación para ayudar a las más pequeñas a adaptarse a la nueva realidad educativa.

Estos son solo algunos de los proyectos en los que hemos participado recientemente: 

  • Ghana: cuando la COVID-19 provocó el cierre de las escuelas de todo el país, UNICEF participó junto con el gobierno nacional en programas de radio para fomentar el aprendizaje a distancia, incluidas clases de STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) con enfoque de género para estudiantes desde infantil hasta secundaria.
Imagen de un grupo de jóvenes atendiendo a clase
  • Sudán del Sur: UNICEF y el gobierno han realizado una campaña integral de regreso a la escuela y programas que se centran en el desarrollo de habilidades para las madres adolescentes que dejaron temporalmente sus estudios.
Imagen de una niña sonriendo
  • Zimbabue: UNICEF, junto con el gobierno del país y Microsoft, ha participado en el desarrollo de Learning Passport, una plataforma global innovadora que ofrece contenido educativo con perspectiva de género en varios idiomas de manera online y offline.
Imagen de una niña estudiando con un portátil

Gracias a tu aportación al programa Unidos por la educación, estamos garantizando que las niñas tengan una oportunidad el día de mañana. De esta manera, podrán adquirir los conocimientos y las habilidades necesarias para ser independientes y para protegerse a sí mismas del matrimonio precoz y de la explotación sexual.

Así, cada vez que alguien se pregunte dónde están las niñas, les diremos que están preparándose para un futuro lleno de esperanza.