El futuro se llama Anei

Ojalá en un futuro no haya ni una sola guerra. Ojalá en un futuro seamos capaces de parar una sequía. Ojalá no surja ninguna pandemia.

Pero hasta ese momento, lo que si podemos hacer es enfrentarnos a sus consecuencias. Como hacemos cada día para evitar que mueran millones de niños y niñas por desnutrición.

Los Testamentos Solidarios a favor de UNICEF son una herramienta clave para construir a futuro y para estar preparados ante situaciones devastadoras como la que está ocurriendo ahora en Cuerno de África.

Testamento

Personal de UNICEF enseña a detectar la desnutrición con un medidor de brazo en Sudán del Sur.

Etiopía, Sudán del Sur, Eritrea o Kenia se están enfrentando a una tormenta perfecta: se han unido varios años de sequías prácticamente ininterrumpidas, las consecuencias de la pandemia y las bombas que caen sobre Ucrania. Sí, has leído bien, la guerra de Ucrania está deteniendo las exportaciones de grano, provocando que el precio de los alimentos se haya disparado en la región llevando a muchísimas familias a pasar hambre.

Los niños y niñas se están encontrando con falta de agua potable, hospitales saturados y desabastecidos y con que sus familias no pueden comprar comida. Todo esto está provocando enfermedades como la diarrea y la fiebre que, junto al hambre, están multiplicando los casos de desnutrición aguda grave. Una terrible enfermedad que puede acabar con la vida de un niño en un visto y no visto.

1 de cada 5 muertes entre los niños menores de 5 años se atribuyen a esta causa. Pero tiene una parte positiva, para esta enfermedad existe un tratamiento sencillo, económico y con una eficacia que permite que más del 90% de niños tratados se recuperen. Déjanos contártelo con un ejemplo: el caso de Anei.

Testamento

Anei en brazos de su madre Nawir, recién llegado al Centro de Nutrición apoyado por UNICEF en Juba, Sudán del Sur.

Anei Mariak, de 6 meses de edad, llegó con fiebre y diarrea a uno de los Centros de Nutrición que apoya UNICEF en Sudán del Sur. El bajo peso que presentaba ofreció un diagnóstico rápidamente, Anei sufría desnutrición aguda grave y su vida corría peligro.

Primero le administraron leche nutritiva a través de una sonda, además de medicamentos. Una vez estabilizado procedieron a darle alimento terapéutico y, en poco más de un mes, se había recuperado, había subido de peso y estaba tan activo como un niño de su edad debe estar.

Testamento

Anei, un mes después de comenzar el tratamiento, ya es capaz de sentarse y jugar.

Gracias al apoyo de UNICEF, en esta clínica de Juba consiguen salvar al 95% de niños y niñas con desnutrición. Pero aún nos falta llegar a muchos más y las cifras de desnutrición no paran de elevarse. Unos 2 millones de niños pueden estar en peligro ahora mismo en Cuerno de África.

Con los recursos que nos brindan los Testamentos Solidarios a favor UNICEF podemos crear estructuras que nos permiten ser líderes en la distribución de alimento terapéutico. También nos permiten actuar rápidamente ante crisis alimentarias como la de Cuerno de África donde ya hemos movilizado personal y recursos en la zona.

Testamento

Un pequeño sonríe mientras recibe su tratamiento de alimento terapéutico suministrado por UNICEF.

Pero ahora mismo, se está dando la misma situación en Sahel o en Asia Meridional. Tenemos que prepararnos para salvar vidas. No podemos abandonarles ya que tenemos la solución y sabemos que funciona.

Gracias a personas como tú, podemos enfrentarnos a la desnutrición aguda grave. Gracias a personas como tú y al Testamento Solidario UNICEF podemos estar preparados ante emergencias futuras. Gracias a personas como tú, niños como Anei tienen un futuro.