Conflicto en Siria

Siria: 7 años de un conflicto interminable

La población siria lleva 7 años de sufrimiento, desesperación y violencia. No hay un solo niño que no esté padeciendo por esta guerra que parece no tener fin. 

En Siria y en los países vecinos, 13,1 millones de personas necesitan ayuda humanitaria, incluidos 5,3 millones de niñas y niños, de los que 1,2 millones viven en zonas de difícil acceso y 170.000 en zonas sitiadas de Siria. Además, 2,6 millones de personas se encuentran refugiadas en Líbano, Jordania, Irak, Turquía y Egipto.

A causa del recrudecimiento de la violencia en el país, solo en los dos primeros meses de 2018 unos 1.000 niños murieron o resultaron heridos. Otros muchos han sido torturados, secuestrados, víctimas de violencia sexual o reclutados en grupos armados: sólo en 2017 se reclutaron tres veces más niños que en 2015 para participar en el conflicto.

En algunas zonas de Siria se sigue denegando la distribución de ayuda humanitaria y en otras continúa siendo extremadamente difícil debido a los constantes ataques, la poca seguridad, la limitación de movimiento y la imposición de restricciones. Denegar el acceso humanitario priva a los niños de alimentos, atención médica, educación y protección.

Dona ahora

Conflicto en Siria: 7 y no más

7 y no más. Jalal

7... 7 y no más".

¡Se acabó! ¡¡Hasta aquí!! No queremos seguir contando. Porque los niños no pueden más. Un nutrido grupo de niñas, niños, mayores, estudiantes, profesores, diseñadores, periodistas, doctoras, activistas… más de 40 personas en 13 idiomas distintos se han sumado a nuestro grito: ¡#7yNOmás!

La crisis en Siria no tiene precedentes en su complejidad, brutalidad y duración. Los 7 años de violencia, pobreza y desplazamiento están teniendo consecuencias devastadoras para millones de niñas y niños: las familias no tienen recursos para cubrir sus necesidades básicas de alimentación y abrigo, las niñas y niños con discapacidad corren el riesgo de ser excluidos y olvidados, los ataques a instalaciones médicas y educativas han diezmado los sistemas de salud y educación del país… 7 años de conflicto, 7 años de dolor y pérdida para millones de niñas y niños.

En UNICEF no queremos, ni podemos, dejar que las necesidades, las vidas y el futuro del pueblo sirio desaparezcan de la conciencia del mundo. Estamos apoyando los esfuerzos de reconstrucción y recuperación al dar prioridad a los niños, incluyendo los que tienen discapacidad.

El conflicto de Siria necesita una solución inmediata. Hay que intentar acabar con todas las restricciones a la entrega de ayuda humanitaria y dar asistencia a todos los niños que se encuentran en situaciones tan delicadas.

La población resiste con una capacidad asombrosa, pero las violaciones de derechos  siguen siendo muy altas, sobre todo para la infancia. No podemos permitir que sigan soportando tanto horror.

Conflicto en Siria: consecuencias devastadoras

  • Desplazados para huir de la guerra: hay 6,1 millones de personas desplazadas dentro de Siria y 5,5 millones viven como refugiados en los países vecinos. Muchos de ellos han huido hasta 7 veces para esquivar el horror de la guerra y sobrevivir.
  • Hacer frente al duro invierno: la intensificación de la violencia ha obligado a las familias a huir con pocas o ninguna posesión. Las familias luchan por comprar los bienes más básicos como ropa de abrigo, bufandas, guantes y zapatos para proteger a sus hijos del frío.
  • Excluidos y olvidados: En 2017, más de 360 niños resultaron heridos y a muchos de ellos se les causó una discapacidad. Unos 3,3 millones de niños dentro de Sira están expuestos a artefactos explosivos. Más de 1,5 millones de personas viven con discapacidades relacionadas con la guerra.
  • El agua, como arma de guerra: las infraestructuras para el suministro de agua son atacadas o inutilizadas. Se calcula que 14,6 millones de personas carecen de acceso a agua potable.
  • La salud en peligro: solo la mitad de los hospitales siguen operativos. La cobertura de inmunización se ha reducido a la mitad: de un 90% antes de la guerra a un 70% ahora, lo que pone en riesgo la salud de millones de niños.
  • Educación interrumpida: unos 2,8 millones de niños no pueden ir a la escuela en Siria y la región. Uno de cada 3 centros educativos está destruido, dañado o se utiliza como refugio.
  • Pobreza: el desempleo prolongado, los desplazamientos y el aumento de los precios del combustible y los alimentos han provocado que el 85% de los sirios vivan por debajo del umbral de la pobreza. Los niños y niñas tienen que trabajar en más del 75% de los hogares. En algunos casos, su sueldo es el único recurso para las familias.

¿Qué hacemos desde UNICEF?

Ayuda a los niños de Siria a recuperar su futuro

 

Elige tu aportación

Si prefieres, contacta con nosotros en el 900 907 500 de lunes a viernes de 9:00h a 21:00h y sábados de 11:00h a 17:00h | socios@unicef.es

Donar por transferencia bancaria:

Banco Santander ES67 0049 0001 59 2810100005
BBVA ES14 0182 2370 40 0208517159

Noticias relacionadas