Vacunación entre las balas

En los lugares en guerra, los niños no están recibiendo las vacunas que necesitan para proteger sus vidas.

Cualquier persona que vea la televisión o utilice un smartphone tiene acceso a miles de imágenes que muestran la destrucción que los conflictos armados provocan en todo el mundo. Podemos ver los detalles de la guerra y cómo amenaza lavida de millones de niños.

Sin embargo, los conflictos también tienen un impacto directo en cosas menos visibles. Aunque no está tan presente en las noticias, la guerra también destruye los servicios de salud,nutrición, agua,saneamiento e higiene

El acceso a la vacunación esencial es una de las consecuencias más habituales de la interrupción de losservicios e infraestructuras. El resultado de esto es que, durante los conflictos, millones de niñosno reciben las vacunas que necesitan para mantenerse sanos y tener una oportunidad justa en la vida. 

SEMANA DE LA VACUNACIÓN: 18,7 MILLONES DE BEBÉS NO ESTÁN VACUNADOS

La Semana Mundial de la Vacunación, que se extiende desde el 24 hasta el 30 de abril, es la oportunidad perfecta para hablar de todos aquellos niños que viven en lugares en conflicto y que no están siendovacunados.

En todo el mundo, 18,7 millones de bebés no reciben el lote completo de vacunas que les protegerían deenfermedades muy peligrosas. Alrededor de1,5 millones de ellos morirán antes de cumplir los 5 años por enfermedades que se podrían evitar convacunas.

Todos los niños, sin importar dónde vivan o cuáles sean sus circunstancias, tienen derecho a sobrevivir y prosperar. Los niños en situación de conflicto tienen altas probabilidades de ver cómo se les niega ese derecho. Alrededor de dos tercios de los niños sin vacunar en el mundo viven en zonas en las que hayguerra.

Entre los casos más graves se encuentra Sudán del Sur, que tiene la tasa de vacunación infantil más baja del mundo: solo el39% de los niños están vacunados. Especialmente preocupante es la situación en Siria, donde después de 5 años de conflicto, la tasa de vacunación infantil ha caído del 80% al 43% y ha habido un rebrote de polio.

SEMANA DE LA VACUNACIÓN: MÉDICOS Y ENFERMEROS SE JUEGAN LA VIDA

Pero los niños en conflicto no se enfrentan solo a laausencia de vacunas, sino que, si caen enfermos, no pueden recibir la atención que necesitan. En estas condiciones, los niños tienen más probabilidades de sufrir complicaciones incluso de morir a causa de enfermedades que podrían prevenirse y tratarse en unentorno sin guerra.

Por ejemplo, en algunos campos de refugiados, hasta un 30% de los niños con sarampión ha muerto. En tiempos de paz, solo una pequeña parte de los niños afectados por esta enfermedad están en riesgo de morir.

También tenemos que recordar a los médicos yenfermeros que arriesgan sus vidas para poder vacunar a los niños en este escenario de violenciay guerra. Muchos de ellos son objetivo deliberado de las partes en conflicto y han llegado a perder la vida por este motivo. Una gran parte del trabajo que hacemos en UNICEF es asegurar que pueden desarrollar su labor sin poner en peligro su integridad física.

SEMANA DE LA VACUNACIÓN: 3 MILLONES DE VIDAS SALVADAS AL AÑO

La vacunación es capaz de salvar hasta 3 millones de vidas al año. Desde 1990, lasvacunas han sido una de las principales causas de la reducción de la mortalidad infantil. Sin embargo, 1 de cada 5 niños en el mundo, normalmente, los más vulnerables, no reciben lasvacunas que necesitan para sobrevivir.

Los niños que viven en países en guerra se ven empujados a unaespiral de deprivación que les roba lasalud y, por extensión, sufuturo. Las vacunas puede ayudar a romper estecírculo vicioso y, además, refuerzan los sistemas de salud allí donde llegan.

Con la financiación necesaria y elcompromiso internacional de proteger a lostrabajadores sanitarios, los programas de vacunación pueden salvar vidas en guerras yconflictos, así como ayudar a reconstruir los sistemas que protejerán a los niños en el futuro.

Post por Robin Nandy, jefe de vacunación de UNICEF