UNICEF y la Fundación Probitas: dos años juntos por la infancia indígena de Perú

2 años. 730 días. 17.520 horas. Tiempo suficiente para conseguir cambios reales, impacto, mejoras en la salud de niños, niñas y población indígena peruana.

Ese es el tiempo que hemos necesitado para ejecutar el proyecto de fortalecimiento de los servicios de salud de las provincias de Condorcanqui Datem del Marañón en la amazonia de Perú

Dos años que han contado con el imprescindible apoyo técnico y financiero de la Fundación Probitas, a través de la iniciativa Global Laboratory Initiative (GLI). Dos años que no terminan, porque en 2016, durante todos sus días y sus horas, vamos a seguir trabajando.

Perú ha realizado grandes avances en los últimos años: el país ha alcanzado el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducción de la mortalidad infantil. Un éxito, una diferencia en la vida de millones de niños. El trabajo de UNICEF ha sido arduo pero no termina: las inequidades están presentes en el país y afectan, especialmente, a la población indígena, a los niños que viven en las zonas aisladas de la región amazónica.

UNICEF Y PROBITAS: TRABAJANDO DESDE LO LOCAL A LO GLOBAL

Un estudio realizado muestra que el 42% de los niños y niñas de la provincia de Condorcanqui sufre desnutrición crónica y que solo la mitad de los partos que se producen en las zonas rurales de la amazonía son atendidos por personal sanitario. Una realidad a la que se suma un número creciente de casos de transmisión del VIH/SIDA.

En este contexto, hemos trabajado desde lo local hasta lo global, tomando en consideración las necesidades de los laboratorios clínicos y los centros de salud, la formación del personal sanitario, la sensibilización y formación de las comunidades y, por supuesto, la implicación del gobierno del país para garantizar cambios sostenibles. Hoy podemos celebrar que contamos con dos laboratorios clínicos mejor equipados y dispuestos para diagnosticar y tratar enfermedades prevalentes, como el VIH/SIDA.

Hemos reformado los laboratorios y los hemos dotado con los equipos más necesarios teniendo en cuenta la epidemiología de la zona: citómetros portátiles, pipetas, analizadores hematológicos, espectrofotómetros… Los laboratorios de los Centros de Salud de San Lorenzo y Santa María de Nieva ofrecen ahora una mejor atención a niños, madres y población general. Y su personal está más formado para atender de forma integral a los pacientes que viven con VIH/SIDA y a las personas en riesgo de contraer la enfermedad.

UNICEF Y PROBITAS: cambios reales en las comunidades PERUANAS

Pero nuestro trabajo no se ha quedado dentro de las paredes de los laboratorios y centros de salud. Durante dos años hemos trabajado estrechamente con las comunidades y las organizaciones indígenas. Hemos organizado reuniones y sesiones de sensibilización en las comunidades más afectadas por el VIH/SIDA, alcanzando a más de 5.000 pobladores con información sobre la enfermedad, sus modos de transmisión, prevención y tratamiento, y promocionando, en cada comunidad a la que hemos acudido las pruebas rápidas para detectar nuevos casos.

Todas estas acciones bastarían por sí solas para defender el éxito del proyecto: pero la realidad es que este proyectono ha conseguido solo resultados, sino cambios. Antes de llevar a cabo el proyecto, la gente de las regiones donde estamos trabajando que se realizaban la prueba rápida tenía que desplazarse hasta Bagua, la mayor ciudad de la zona, para realizarse pruebas adicionales, confirmar el diagnóstico y, a partir de ahí, recibir el tratamiento en su caso. Los costes en tiempo y dinero de desplazarse desde las comunidades hasta Bagua son altísimos y la gente no se los puede permitir. Como resultado,muchas personas con VIH no recibían tratamiento

UNICEF Y PROBITAS: UNA NUEVA FORMA DE ATENDER A PERSONAS CON VIH/SIDA

730 días de trabajo han generado un cambio: el apoyo técnico que hemos recibido ha cristalizado en una nueva norma técnica de atención a personas con VIH/SIDAaprobada por el Ministerio de Salud. Ahora, los niños, hombres y mujeres de las zonas indígenas pueden ver confirmado el diagnóstico a nivel local, sin necesidad de desplazarse iniciar el tratamiento inmediatamente. Y esto se traduce en cerca de 100 personas que ya están recibiendo el tratamiento necesario.

La Fundación Probitas ha renovado su compromiso con la atención de salud de calidad en las zonas amazónicas de Perú esta misma semana. El próximo año de ejecución es una oportunidad para maximizar los logros alcanzados: vamos a implementar un nuevo laboratorio en el distrito de Cenepa, una laboratorio local, de menor capacidad que aquellos en los que hemos trabajado hasta ahora, pero fundamental puesto que se encuentra en los puestos de salud más cercanos a lapoblación de las comunidades indígenas. Y vamos seguir trabajando en formación y capacitación y con comunidades indígenas: Perú se ha establecido como meta eliminar la transmisión vertical del VIH/SIDA, pero siguen existiendo barreras que lo dificultan.

Tenemos por delante 365 días. Podemos hacerlo

Post de Elena Filella, Técnico de Programas del Área de Cooperación de UNICEF Comité Español