UNICEF protege a los niños de Siria que llegan solos a los campos de refugiados

Por Melanie Sharpe, UNICEF.

UNICEF y sus aliados trabajan para identificar y proteger a los niños de Siria que han llegado solos, sin sus padres o familiares adultos, al campamento de refugiados de Za’atari, en Jordania, el segundo campo de refugiados más grande del mundo que acoge hoy a más de 120.000 personas

 

En un centro de protección de la infancia para niños de Siria que han llegado solos al campo deZa’atari encontramos a, Ahmad*, de 12 años, que se frota sus ojos hinchados. Nos cuenta que sus ojos le han molestado desde que era pequeño, cuando empezó a trabajar.  “Pero aquí me han dado medicinas, así que se pondrán mejor”, dice.
 

AHMAD, DE 12 AÑOS, LLEGA SOLO AL CAMPO

Hace unas semanas, Ahmad caminaba solo alrededor del campo. Los trabajadores sociales le llevaron al centro especializado de UNICEF para menores no acompañados o separados de sus familias.  Desde que el campo de Za’atari abrió en julio de 2012, se han identificado más de 1.000 niños no acompañados o separados
 
Originario de Dara´a, Ahmadexplica: “Vine aquí porque, cuando estaba en mi ciudad, nuestra casa se sacudía cuatro o cinco veces al día debido a los bombardeos".
 
Ahmad no cuenta por qué dejó a su abuela, pero, por alguna razón, viajó él solo 70 kilómetros en autobús desde Irbid hasta el campo de Za’atari. 
 
Sus dos actividades favoritas son nadar y jugar al fútbol, me cuenta. Por ahora, Ahmad está al cuidado constante de los trabajadores sociales. Asiste a los espacios amigos de la infancia y está apuntado para volver a la escuela este mes
 
Estoy deseando volver a la escuela. Quiero tener un futuro. Me gustaría ser médico, o maestro, o ingeniero”, dice.
 

HERMANOS REUNIDOS

Hassan ha estado en el campo de Za’atari menos de 24 horas. Tiene 16 años y llegó solo al campo. 
 
Originario de Homs, abandonó la escuela en el octavo grado y se trasladó a Líbano, donde trabajaba en un restaurante para poder mantenerse y enviar dinero a su familia. La vida cambió cuando empezó la guerra. “Empezaron a bombardear mi ciudad, así que mi familia abandonó Siria y fueron a Jordania”, cuenta. “Después de que se fueran, perdimos el contacto. Estaba tan preocupado que caí enfermo. Todo lo que quería era venir aquí y reunirme con ellos”.
 
Hassan viajó solo por la frontera con Jordania durante tres días. Antes de marcharse, Hassan le dijo a su hermano Bilal, de 21 años, que estaba en camino.
 
“Los trabajadores del Comité Internacional de Rescate me llamaron anoche y me dijeron que mi hermano estaba aquí”, cuanta Bilal. “La última vez que lo vi fue hace tres meses. Estoy muy contento de que esté aquí, ahora podré cuidar de él”. 
 
Hassan se quedará en el centro de protección de UNICEF las próximas 24 horas, hasta que los trabajadores sociales terminen con el proceso de reagrupación familiar, para cerciorarse de que Hassan está seguro al cuidado de su hermano. 
 

PROTECCIÓN 24 HORAS AL DÍA

Hay muchas razones por las que los niños de Siria están escapando solos de su país.
 
Algunos lo hacen por el miedo que tienen a los grupos armados, o a ser arrestados por tener a algún miembro de la familia luchando. Otros quieren alejarse de la violencia constante que viven, y han sido forzosamente separados de sus familias. Otros han visto morir a sus familiares. 
 
“Hemos encontrado a niños de tan solo 9 años llegando al campo solos”, cuenta la representante de UNICEF en Jordania, Dominique Hyde. “Todos ellos han visto enormes atrocidades y se han enfrentado a un peligro inmenso al huir del conflicto sin su familia. Estos niños son extremadamente vulnerables al abuso y la explotación”. 
 
UNICEF y el Comité Internacional de Rescate ofrecen apoyo especializado 24 horas al día para identificar y proteger a estos niños. 
 
Un proceso muy riguroso verifica los lazos familiares antes de que los niños se reúnan con sus familias.  En los casos en los que no se pueden encontrar los lazos familiares, los niños se quedarán con familias de acogida en el campo de Za’atari que han sido cuidadosamente seleccionadas, informadas y aprobadas. Los trabajadores sociales llevarán a cabo un seguimiento diario de estos niños.
 
Como la crisis de refugiados continúa en toda la región, es probable que más niños como Hasaan y Ahmad empiecen un peligroso viaje ellos solos. 
 
UNICEF y sus aliados trabajan para asegurarse de que estos niños, los más vulnerables, están protegidos, de forma que su peligroso viaje  de huida acabe bien. 
 
Cualquier persona puede colaborar enviando un mensaje de texto con la palabra UNICEF al 28028, o realizando un donativo a través de la web: www.unicef.es/siria
 
*Los nombres se han cambiado.