Una mañana con Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF

Hace aproximadamente un mes empecé mi labor como voluntaria en UNICEF Comité Español, con la ilusión de poder aportar mi granito de arena para mejorar la vida de muchos niños vulnerables en el mundo.

En este mes, entre otras cosas, he colaborado en la organización de la visita de nuestro director ejecutivo a nivel internacional, Anthony Lake, con motivo de la renovación de la alianza entre UNICEF FC Barcelona por cuatro años más, y su investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad Camilo José Cela.

A pesar de su apretada agenda, en los cuatro días que estuvo en España, Lake hizo un hueco para venir a la sede de UNICEF Comité Español, conocer a todos los trabajadores y voluntarios y agradecer personalmente su importante trabajo para la organización, así como el apoyo de todos los socios donantes españoles.

Después de haberle visto tantas veces en las noticias, de haber traducido sus declaraciones y leído sobre su impresionante carrera profesional y su entrega total a los niños, me sentí muy afortunada de poder conocerle en persona

ANTHONY LAKE: "LO QUE HACEMOS CADA DÍA MARCA LA DIFERENCIA PARA MILLONES DE NIÑOS

El viernes por la mañana llegó pronto y estuvo con nosotros aproximadamente una hora. En todo momento mantuvo una sonrisa y una actitud de cercanía que creó un ambiente mucho más relajado del que uno esperaría tener con un personaje público tan importante.

Entre chistes anécdotas, el director nos dijo unas palabras muy emocionantes, inspiradoras y llenas de agradecimiento y motivación para seguir trabajando por crear un mundo mejor para todos los niños: "Gracias a cada uno de vosotros por lo que estáis haciendo por los niños que vemos en las fotos y en los vídeos. Lo que hacemos cada día marca la diferencia en la vida de millones de niños en el mundo. Así que espero que todas las mañanas, cuando vengáis a trabajar con entusiasmo, recordéis que lo que hacéis es extremadamente importante”.

A pesar de estar algo cansado, Lake no dudó en hacerse fotos y charlar con todos antes de dirigirse a la ceremonia donde iba a ser investido como Doctor Honoris Causa por la Facultad de Educación de la Universidad Camilo José Cela.

Durante el acto de investidura mencionó que el galardón era desproporcionado para él, pero se mostró muy agradecido por poder formar parte de una “institución que comparte el espíritu de pazsolidaridad responsabilidad. Una responsabilidad para mejorar el mundo de los más vulnerables y desfavorecidos; una responsabilidad para la generación actual de niños que, después de todo, son los que construirán el mundo de mañana”.

Después de volver a hacerse fotos y de saludar a los invitados nos despedimos de él, que, con su permanente sonrisa, se montó en el coche en dirección al aeropuerto para coger un avión hacia su próximo destino: Siria.

ANTHONY LAKE, UNA INSPIRACIÓN PARA SEGUIR TRABAJANDO POR LOS NIÑOS

Haber estado una mañana con Anthony Lake realmente ha significado más de lo que podría haberme imaginado. Sus mensajes dejaron entrever la sencillezhumildad cercanía de un hombre que cada día pone todo su esfuerzo e ilusión en conseguir que los derechos de la infancia se cumplan para todos los niños.

Creo que todos deberíamos contagiarnos de su alegría energía para seguir trabajando en un mundo que lo necesita más que nunca: la mayor crisis de refugiados desde la II Guerra Mundial, nivel 3 de emergencia declarado por Naciones Unidas en cuatro crisis mundiales (SiriaIrakSudán del Sur Yemen) y miles de niños en el mundo que sufren pobrezadesnutriciónenfermedades y los efectos de estas crisis y otras emergencias.

Las palabras de agradecimiento de Anthony Lake estaban dirigidas no solo a los miembros de UNICEF sino a toda la sociedad española, que contribuye a que la organización crezca y que llegue cada día a más niños. Porque aunque creamos que una pequeña ayuda no puede arreglar los problemas del mundo, UNICEF no salvaría tantas vidas si no fuera por esas pequeñas, pero importantes, contribuciones.

Después de esta visita me siento incluso más afortunada, si cabe, de poder formar parte de UNICEF y trabajar cada día por la infancia

Post por Mercedes Negueruela, voluntaria en UNICEF Comité Español