Tifón en Filipinas: suministros que llegan a las áreas afectadas más difíciles de alcanzar

Por Diana Valcárcel, Coordinadora de Proyectos de Comunicación de UNICEF Comité Español

En nuestro camino a Guiuan, a 130 kilómetros de Tacloban, hemos visto una devastación total en todos los bangalays (los distritos filipinos) por los que hemos pasado. 

 

En la carretera muchos niños sostenían carteles escritos a mano con mensajes de socorro. “Ayudadnos. Necesitamos comida y agua”. En los tejados de muchas casas hay más mensajes con la esperanza de que los aviones o helicópteros puedan ayudarles pronto. “Por favor rescatadnos porque tenemos hambre”.   
 
“Mi casa está destruida. Estoy tratando de arreglar esta que el ayuntamiento me ha permitido usar”, me cuenta Editha Luceño, madre de siete hijos, mientras sostiene un martillo en su mano. “Hemos recibido algo de comida, arroz y sardinas, pero sólo dos veces desde el tifón”. Desde entonces, Editha y su familia han estado en el centro de evacuación de la ciudad. 
 
La destrucción en Guiuan esenorme. En esta ciudad de 47.000 habitantes, 23.000 personas están desplazadas. 
 
UNICEF ha proporcionado a la población de esta ciudad costera2.000 kits de higiene y  2.000 bidones. Un camión con toldos, kits recreativos para niños y más bidones está en camino. 
 
Los kits de higiene sirven para 6 personas de una familia y contienen jabón, pasta de dientes, cepillos de dientes, cortaúñas, toallitas sanitarias, dos sábanas y un cubo. 
 
“Dos de mis hijos tienen diarrea, en el centro de evacuación les ha visto un médico y se han recuperado”. Evitarla propagación de enfermedades es una de las prioridades de UNICEF, y la mejor manera de hacerlo es proporcionaragua potable. Se están distribuyendo tabletas purificadoras de agua, depósitos de agua y unidades de tratamiento de agua para cubrir las necesidades de la población. UNICEF está también organizando una campaña de vacunacióncontra el sarampión que empezará dentro de poco.
 
“130 kilómetros de devastación, árboles sin hojas, casas destrozadas… pero la gente está empezando a reconstruir sus vidas. Tenemos que ayudarles”, dice Dan Toole, director regional de UNICEF Asia Este y Pacífico en su visita a las familias de Guiuan. 
 
No importa la distancia ni lo difícil que sea el acceso. UNICEF está trabajando para llegar a todas las comunidades donde los niños han sido afectados por el tifón, para que puedan sobrevivir y volver a tener una vida normal lo antes posible.