Tifón en Filipinas: "No ha habido nada comparable"

Por Maya Igarashi Wood, Oficial de Emergencias UNICEF Asia y Pacífico

En los últimos meses tuvimos la temporada de monzones en Asia y el Pacífico. Como miembro del equipo regional de emergencias de UNICEF, estuve evaluando inundaciones y tifones en muchos países (como parte de la respuesta de UNICEF y los gobiernos). Y no obstante, me aterrorizó la magnitud del super tifón que golpeó Filipinas la semana pasada, y me impactaron sus consecuencias. No hubo nada comparable ni siquiera, si sumo el impacto en otros países, a lo largo de este año.

 

Tifón en Filipinas: "Sabíamos que sería grave"

Desde principios de septiembre, cuando estalló el conflicto en los pueblos costeros próximos a la ciudad deZamboanga, al sur de Filipinas, nuestro equipo de emergencias preparó su apoyo técnico y se coordinó con la oficina de UNICEF en Filipinas y su responsable de emergencias en Cotabato, Nonoy. Un mes después, un terremoto de magnitud 7,2 golpeó Visaya, cerca de la ciudad de Bohol, y afectó a 3,2 millones de personas. Seguimos el mismo proceso: recopilar y analizar la información disponible, contactar con el responsable de emergencias para obtener la perspectiva desde el terreno, y establecer las medidas y la acción de UNICEF. Y, luego un mes después de aquello, el super tifónHaiyan segó varias provincias del centro de Filipinas. A diferencia de las dos emergencias anteriores, sabíamos que sería grave antes de que aconteciera. Empezamos a coordinarnos con la oficina para la preparación de suministros y el despliegue de personal. Nada más pasar el tifón, el responsable de emergencias, Nonoy Fajardo ya estaba en un avión de camino al área más afectada, Tacloban. Aunque el gobierno de Filipinas y UNICEF tienen una amplia capacidad y experiencia para afrontar emergencias, está claro que tanto dicha capacidad como los recursos si vieron superados por esta situación detres emergencias consecutivas. Por eso,UNICEF decidió movilizar a todas sus oficinas a nivel mundial. Con todos los miedos y preocupaciones, comenzó nuestra primerasemana frenética tras la devastación. Dos compañeros de mi equipo fueron enviados a Filipinas, y los demás comenzamos con nuestras tareas. Mantuvimos reuniones y llamadas día y noche para comunicar la información más reciente y coordinar nuestra respuesta entre las diferentes oficinas: ¿cuanta gente estaba afectada?, cuantos niños? ¿Donde? Cuáles son sus necesidades? ¿Quien está disponiblepara apoyar a la oficina de UNICEF en Filipinas y coordinar nuestra respuesta con otros aliados humanitarios y el Gobierno? Cuándo pueden volar las Filipinas? Cuáles son las mejores maneras de pedir ayuda para los niños y sus familias?

AyUDA a Filipinas: UNICEF LIDERA lA PROVISIÓN DE AguA POTABLE y SANEAMiENTO

Sobre a base de estas conversaciones, cada uno de nuestros departamentos trabajó al máximo para apoyar la respuesta en el terreno. En este momento las necesidadesinmediatas son comida, refugio y agua, saneamiento e higiene. De ellas, UNICEF es la agencia que lidera la provisión de agua potable y saneamiento adecuado a las personas afectadas. Nuestro especialista regional en agua y saneamiento voló la Manila a principios de semana para coordinar la respuesta de UNICEF en varias áreas afectadas.Los suministros de agua y saneamiento ya están llegando a la gente afectada en varios lugares. Hablé con nuestro experto, Chander Badloe: "el equipo de UNICEF de agua y saneamiento en el terreno está haciendo un gran trabajo para identificar las necesidades y movilizar los suministros". No obstante, admite el continuo reto que supone llegar a todos aquellos que lo necesitan, debido a los problemas logísticos, el creciente problema de la seguridad y los escombros en las carreteras. Nuestras actividades de asistencia empezaron, con la distribución de artículos de agua y saneamiento a las áreas afectadas. Nuestra asesora regional de emergencias, Carmen van Heese, es prudente: "Hay áreas a las que nadie llegó. Hay mucho que no sabemos aun", me dijo. "Seguiremos recopilando información y luchando para apoyar la respuesta deUNICEF y nuestros aliados en el terreno de todas las maneras posibles". A punto de terminar la primera semana, tengo sentimientos encontrados. Por un lado, estoy más tranquila al saber que más suministros de emergencia de UNICEFestán llegando a la gente afectada, especialmente a los niños. Pero por otro lado, las necesidades son abrumadoras y nos gustarías y necesitaríamos hacer mucho más. Me preparo para otra semana frenética.

Ayuda a Filipinas: cómo colaborar con los niños y familias afectadas

 

Si quieres colaborar en esta emergencia, puedes hacerlo:

A través de nuestra web.
 
Enviando un SMS* con la palabraUNICEF al 28028
 
Llamando al 900 907 900
 
En las siguientes cuentas bancarias:
 
BBVA          0182 2370 40 0208517159
Caixabank  2100 5731 70 0200005001
Santander  0049 1804 16 2610410756
Banesto      0030 8301 78 0000046271
ING Direct   1465 0100 95 6000000000
 
* COSTE DEL MENSAJE 1,20 € ÍNTEGRO PARA UNICEF. Válido para Movistar, Vodafone,Orange, Yoigo y Euskaltel. Número sin fines comerciales. Operado por UNICEF n.atn.clte:902080900