Tifón en Filipinas: "los niños necesitan toda nuestra ayuda"

Por Kent Page, portavoz de UNICEF en Filipinas 
 
Hoy fui con un equipo de UNICEF a Tacloban, estoy seguro que todos habéis oído ese nombre: es la ciudad de más de 200.000 habitantes que fue destrozada por el súper tifón Haiyan y desde la que están informando la mayoría de los medios.
 
Y con razón, porque la gente de Tacloban necesita toda la ayuda posible. Sobre todo los niños.
 
Pero quizá no hayáis oído hablar de la ciudad de Tanauan, que tiene una población de más de 50.000 personas. Tanauan está a unos 30 kilómetros al sur de Tacloban.
 
Hasta donde alcanza la vista, no hay un solo centímetro que se haya librado de la destrucción a lo largo de 30 kilómetros de carreteras. Y la destrucción total continúa mucho más allá de Tanauan. Es difícil procesar elimpacto en la vida de la gente, especialmente de los niños.
 
Paramos en el ayuntamiento de Tanauan. Ahora es un centro de salud. El representante del departamento local de Bienestar Social y Desarrollo había pedido materiales de refugio y nosotros distribuimos más de 100 lonas de plástico que ayudan a proporcionar cobijo de la lluvia torrencial y del sol abrasador.
 

Ayuda a Filipinas: kits de higiene y bidones de agua

 
También evaluamos con ellos algunas de las necesidades más inmediatas, comokits de higiene y bidones de agua. Estamos además preocupados por el posible brote de enfermedades y trabajamos con el gobierno y con nuestros aliados. UNICEF dará apoyo a las campañas de emergencia contra el sarampión, en los puntos de evacuación donde está la gente que lo ha perdido todo.
 
He estado en muchas emergencias en todo el mundo y es difícil compararlas. Pero el alcance de los daños aquí es casi imposible de procesar o de entender. Está en todas partes. Es total. El camión con bolsas de cuerpos continúa siendo cargado a medida que se quitan los escombros y el olor que deja a su paso es abrumador.
 
Pero hayesperanza y sonrisas en las caras de los niños, y sabemos que invertir en los niños ahora contribuye a su aumentar su capacidad de recuperación y la de sus familias y comunidades.
 
Queda mucho por hacer aquí, en Tanauan, en Tacloban y en tantas otras comunidades. Y estamos haciendo avances, con nuestros aliados y con el gobierno. Deberíamos tener más buenas noticias mañana.
 
UNICEF trabaja todo el día, y es increíble formar parte del equipo. Del equipo en Tacloban, enFilipinas, y el equipo mundial deUNICEF. Todo el mundo está jugando su papel.