Sudán del Sur: una carrera contra el tiempo

Post de Ted Chaiban, director del programa de Emergencias de UNICEF. 

Es desgarrador ver la devastación sufrida por la gente de Sudán del Sur desde el estallido de la luchahace dos meses. Más de 850.000 sur sudaneses se han visto obligados a huir de sus casas; sus familiares han sido asesinados o heridos; han perdido sus hogares y sus medios de vida. Más de 150.000 han abandonado el país.Niños que deberían estar yendo al colegio han quedado huérfanos, perdidos, atacados y reclutados por grupos armados. Incluso los que permanecen con sus familias han visto cosas que no deberían haber visto, han experimentado unaviolencia de la que no deberían haber sido testigos. Cientos de miles de niños estándesplazados, viviendo a la intemperie, enfrentándose a la enfermedad y a la desnutrición. No tienen un lugar al que ir y en el que sentirse seguros. No tienen un colegio que les devuelva una sensación de normalidad.

Y por si esto no fuera suficiente, la temporada de lluvias empezará dentro de unas seis semanas. En el mejor de los casos, las lluvias traen inundaciones, pero con más de 700.000 personas desplazadas a lo largo de todo el país –muchas de ellas acampadas en zonas que pronto estarán anegadas- estamos en una carrera contra el tiempo paraprevenir una catástrofe. Estamos llegando a los niños y sus familias con agua y saneamiento. Además estamos tomando medidas para elevar los pozos y las letrinas antes de que lleguen las inundaciones.

Estamos llegando a los niños con servicios desalud y nutrición. Estamosvacunándoles contra enfermedades como el sarampión, que puede ser rápidamente mortal en situaciones como ésta. Estamos proporcionándoles lugares seguros en los que aprender y jugar, y estamos reunificando a los niños separados con sus familias.

Estamos trabajando contrarreloj para llegar a más familias que necesitan nuestra ayuda. Para ello necesitamostener suministros en el terreno, antes de que la temporada de lluvias empiece y haga las carreteras intransitables.

Sudán del Sur: se necesitan fondos

Necesitamos fondos para que esto sea posible. Necesitamos 75 millones de dólares (unos 54 millones de euros) para nuestro trabajo en Sudán del Sur, y hasta el momento solo hemos recibido el 15%. No podemos lograrlo sin estos recursos. Puedo aseguraros que UNICEF hará su parte. Los miembros del personal de UNICEF que está trabajando enprimera línea son héroes. Y no utilizo esta palabra a la ligera. Trabajan noche y día, y a menudocon gran peligro en lugares como Malakal, Bentiu y bor.

En Malakal, donde el control de la ciudad era disputado entre las fuerzas gubernamentales y antigubernamentales, nuestro personal dejó la seguridad de la base de Naciones Unidas para ir a la ciudad a conseguir suministros esenciales de nuestros almacenes, incluso cuando estos almacenes estaban sufriendo saqueos.Hay oportunidades para Sudán del Sur. Los actores humanitarios se han unido de una manera impresionante para poder proporcionar asistencia urgente a la gente que más lo necesita. Con ayuda de nuestros donantes, UNICEF y sus aliados puedenevitar una tragedia mayor cuando llegue la temporada de lluvias.

Y a largo plazo, durante mi visita planteé la necesidad de avanzar hacia la reconciliación con los líderes políticos y de la sociedad civil con los que me reuní. Le deben al pueblo unasolución pacífica