SOS Kenia, dos emergencias paralelas

Por Lorena Cobas, Responsable de Cooperación y Emergencias de UNICEF España

Estoy escribiendo desde la oficina de UNICEF en Kenia donde estoy apoyando en todo lo necesario el trabajo de nuestra organización en una de las emergencias más graves de los últimos tiempos: la del Cuerno de África.

La situación en el país es compleja porque Kenia está viviendo dos emergencias paralelas, aunque una de ellas está pasando bastante desapercibida. Por un lado, el país alberga el mayor campo de refugiados del mundo, donde cada día llegan más somalíes escapando de la hambruna, la guerra y la sequía. Por otro, el hambre también está masacrando las regiones áridas y semiáridas de esta bella región.  

Millones de personas luchan por sobrevivir

En Kenia también hay millones de personas que luchan por sobrevivir, millones de familias que no pueden dar de comer a sus hijos,millones de personas que se desplazandesesperadamente de un sitio a otro buscando lo más esencial:comida, agua, escapar a la enfermedad. Tanto entre los somalíes que llegan al campamento de Dadaab como entre los desplazados internos, el viaje es duro y no podemos dejarles caer en el olvido.

Llevo apenas una semana de trabajo en la emergencia en Kenia y sigo tan ilusionada como al principio de formar parte de manera directa en algo tan importante y esencial como salvar la vida de millones de niños. La vida en una emergencia pasa tan rápida y tan lenta a la vez que asusta. Mientras  un operativo de emergencia está funcionando perfectamente a pocos kilómetros de distancia, la vida cotidiana de este país continúa su ritmo.

La mayor parte de mi tiempo ha trascurrido entre trámites de identificación  y reuniones de seguridad. Una cuestión de especial importancia si tienes previsto viajar a la frontera (por ejemplo a Dadaab), donde seguramente iré a finales de este mes. Conocer la situación y las medidas que hay que tomar en caso de peligro puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.