Siria: ayudar a los niños a superar el conflicto

Post de Lorena Cobas, responsable de Emergencias de UNICEF Comité Español

“Niños, no os peleéis. Vamos, daos un abrazo y haced las paces”. Cuántas veces hemos repetido frases como esta a nuestros hijos, sobrinos, nietos… y, de repente, les vemos jugando y riendo juntos otra vez.

 
Esta escena, que para nosotros es normal y natural, es posible cuando la pelea es por quién se come la última gominola o quién juega con el coche verde. Es posible porque estos niños no cargan con una pesada mochila de experiencias violentas en su memoria y en su corazón.
 
Sin embargo, ¿cómo hacer esto mismo con unniño que lleva tres años viviendo en medio de un conflicto como el deSiria? La frase “haced las paces” tiene un sentido muy diferente cuando los niños sirios han incorporado en sus vidas el sonido de las bombas a la puerta de su casa, la violencia como manera de relacionarse; cuando han visto que se mataba gente a su alrededor, a veces incluso amigos y miembros de su familia. 
 

Los niños de Siria han perdido todo lo que tenían

Es difícil ponerse en la piel de estas madres que intentan que sus hijos no queden marcados por la guerra, cuando ellas mismas están marcadas, cuando muchos de esos niños han tenido que huir de sus casas a escondidas, con lo que llevaban puesto y con mucho miedo; cuando han perdido todo lo que tenían: sus casas, sus juguetes, su escuela y hasta sus sueños de futuro. 
 
En UNICEF sabemos que si no apoyamos a las familias para que los niños curen estas cicatrices invisibles, corremos elriesgo de que haya toda una generación perdida. Ahora es el momento de redoblar nuestros esfuerzos para evitarlo, para que los niños que sufren esta guerra recuperen sus sueños y su felicidad, y cuando sean adultos tengan la capacidad de ser los verdaderos agentes de la reconciliación en la región. 
 

EDUCACIÓN Y PROTECCIÓN, CLAVE PARA LOS NIÑOS DE SIRIA

Y también sabemos que las claves son la protección y laeducación. Educación para que tengan los conocimientos, capacidades, valores cívicos y de convivencia para la reconciliación en una sociedad dañada por la violencia. Y protección porque para ello tienen que sentirse seguros y superar el trauma vivido, antes de que la guerra les haga creer que la violencia es normal y antes de que caigan en los horrores de un conflicto tan doloroso.
 
UNICEF trabaja con sus aliados en estas dos áreas desde que empezó el conflicto. Durante 2013 hemos dado acceso a programas derecuperación psicosocial a más de 660.000 niños. Y durante los últimos meses, la campaña devuelta a la escuela ha estado en el centro de nuestro trabajo: actualmente más de 465.000 niños están matriculados.
 
Pero aún hay más de 2,2 millones de niños en Siria fuera del colegio. Entre los refugiados la situación no es mejor porque 7 de cada 10 niños no puede estudiar. 
 
Queremos apoyar a los niños sirios, para que también puedan “hacer las paces”, para que puedan superar los traumas, para que sean agentes de recuperación y así no repliquen en el futuro su trágico presente. Por eso en UNICEF renovamos y reforzamos nuestro compromiso con la educación y la protección, porque estamos convencidos de que hacerlo es posible.