República Dominicana: "¡Todo se puede, en equipo se puede!"

Post de Claudia Bogdanov, de Alianzas Corporativas de UNICEF España
 
A finales de mayo tuve el privilegio de viajar a Santo Domingo para visitar un proyecto de educación apoyado por Orange. Hace unos días que he vuelto a Madrid, y aún está latente, como si la tuviera delante, la sonrisa de Wascar, un niño de 11 años con ciertas limitaciones motrices causadas por una parálisis cerebral.
 
En República Dominicana, los niños con alguna discapacidad que viven en las zonas rurales o urbano-marginales son los más invisibles. Por miedo o vergüenza, muchas familias retienen a sus hijos en casa.
 
Sin embargo, Wascar se niega a quedarse en casa. Cada mañana a las 06:00 horas, Wascar despierta a su hermano Arturo, de 18 años, para que lo lleve en bicicleta a la escuela donde le esperan sus amigos (entre ellos Carolyn) y sus profesoras.
 
Como nos comenta Angela Peña, Directora de la Escuela José Reyes, ubicada en una de las zonas más “calientes” de Santo Domingo, en su centro se acepta a todos los niños sin excepción. Para que Wascar y otros niños asistan a la escuela y no se queden en sus hogares, lo más importante es el trabajo en equipo con las familias, los profesores, y los otros niños y niñas: “Todo se puede, ¡en equipo se puede!”. 
 
De eso trata el programa integral de Educación Inclusiva que UNICEF tiene en República Dominicana. Se pueden construir mejores escuelas, y dotar a los centros de más libros y más juguetes.
 
Sin embargo, como nos explica la Oficial de Educación de UNICEF, Lissette Nuñez, lo más importante (y sostenible a largo plazo) es apoyar a los docentes para motivarlos y que tengan herramientas para responder mejor a las necesidades de cada niño. Así, niños como Wascar puedan estar totalmente integrados en el aula. Todos los profesores que conocimos estaban inmensamente agradecidos por esta formación.
 
Durante los tres días que estuve en Santo Domingo, vi cómo UNICEF está apoyando a centros para niños menores de cinco años, edad fundamental para el desarrollo de un niño o una niña; a los padres, a las madres, especialmente las madres solteras; a los docentes de 7 centros de atención especial…
 
Se trata de un verdadero trabajo en equipo para conseguir que esas sonrisas contagiosas, esos sueños que los niños han compartido con nosotros de que quieren convertirse en abogados, profesores, escritores, jefes de empresa, saloneras (peluqueras), actrices de telenovela, etc., sean algún día una realidad. 
 
La frase de Josefina, una de las profesoras de la escuela de Wascar, se me queda grabada: “Cada uno aporta su grano de arena, no nos dejéis solos” 
 
 
Conscientes de la importancia de la educación para que todos los niños tengan la oportunidad de disfrutar de una vida mejor, Orange se unió en 2012 a UNICEF España para apoyar la iniciativa Construye su futuro, cuyo objetivo es la escolarización y la calidad de la enseñanza de más de 220.000 niños que viven en zonas fronterizas y barrios marginales de República Dominicana.