República Centroafricana: las familias desplazadas mantienen la esperanza

Post de Patrick Flynn, UNICEF en República Centroafricana.

"Mataron a mi hija, a su marido y luego a mi hermano pequeño. Salvajemente. No se podía reconocer el cuerpo", dice Nurumuhamat.

Nurumuhamat vive con otras 92 personas en el precario barrio PK5 de Bangui. Su hermana Nasafatu está también en el grupo.

601.000 personas se han visto desplazadas por toda la República Centroafricana. Algunos se han refugiado en casas particulares, otros han encontrado una relativa seguridad en los campos de desplazados.

Los niños que viven en el mismo recinto que Nurumuhamat dicen: "Nos gustaría ir a Chad o Camerún."

Nurumuhamat es de la República Centroafricana y está profundamente arraigado a Bangui, la capital. No quiere irse de allí.

República Centroafricana: buscar la Seguridad en un monasterio

"Las milicias llegaron, empezaron a disparar a la gente yarrojaron sus cuerpos al río. Tuvimos que llamar a la Cruz Roja para sacar del río los cuerpos de nuestros padres. Fue terrible ", dice Marie Louise.

Marie Louise y su familia también han dejado su casa en busca de seguridad, en el monasterio Boy-Rabe. Allí se encuentran más de 37.000 personas que se han refugiado detrás de las paredes de ladrillo rojo del monasterio, en una bucólica ladera fuera de la ciudad.

Las familias de Boy-Rabe se refugian en tiendas improvisadas. Han colgado cuerdas entre los árboles y han puesto lonas sobre ellos. Sin embargo, las tiendas no ofrecen mucha privacidad ni aislamiento del frío. Los niños duermen en esterillas en el suelo. 

Marie Louise dice que los niños estánasustados. "Incluso si hubiera escuelas abiertas, los profesores tendrían miedo de reunir a los alumnos por miedo a que pudieran ser asesinados", dice esta ex maestra de escuela.

Los campos paradesplazados -como el monasterio Boy-Rabe - proporcionan la seguridad básica para las personas como Marie Louise  y su familia.

Un largo camino por recorrer

Hay cerca de 601.000 personas desplazadas como Nurumuhamat y Marie Louise y sus familias en toda la República Centroafricana.

UNICEF y sus aliados están realizando acciones para salvar vidas. 

149.000 niños han sido vacunados contra elsarampión. Más de 138.000personas desplazadas tienen acceso a agua potable.Y 23.000 niños participan en las actividades de los espacios temporales de aprendizaje impulsados por UNICEF.

Pero todavía queda un largo camino por recorrer.

A pesar de su situación actual, Nurumuhamat y Nasafatu son optimistas. Nasafatu confía en que "todo va a estar biencuando regrese la paz".

“No busco venganza”, dice Nurumuhamat. "Pienso en cómo vamos a vivir juntos". Al otro lado de la ciudad, Marie Louise  dice: "Los niños son el futuro. Y tenemos que pensar en el hecho de que no están en la escuela. ¿Qué pasará con nuestro país si se mantiene de esta manera?"

Todas las comunidades se enfrentan a los desplazamientos. Los niños son los que están expuestos a un mayor riesgo.