La lucha para prevenir el cólera en Haití

Por Virginia Pérez, Especialista en Protección de la Infancia La semana pasada recibí un email de el director de una de nuestras contrapartes, un estudiante universitario de 26 años, decía algo así: “los niños y sus padres confían en mí y hago lo posible por no decepcionarles.

Por Virginia Pérez, Especialista en Protección de la Infancia La semana pasada recibí un email de el director de una de nuestras contrapartes, un estudiante universitario de 26 años, decía algo así: “los niños y sus padres confían en mí y hago lo posible por no decepcionarles. Como director de la ONG,trabajo todos los días por un cambio a mejor en Haití, tengo fe en un futuro mejor para los niños y jóvenes vulnerables de mi país”. La motivación de Maxcen es la misma que la de miles de jóvenes y menos jóvenes que se movilizaron rápidamente para educar y sensibilizar sobre el cólera. Desde octubre las ONG haitianas contrapartes de UNICEF han trabajado sin descanso para que más de 300.000 niños sepan cómo prevenir el cólera, o qué hacer en caso de contagio. A través del juego, de canciones, teatro o mímica los niños han aprendido alavarse las manos con jabón, beber solo agua tratada y prestar mucha atención a lo que comen. Los niños y jóvenes han regresado a sus casas explicando a sus padres lo aprendido, y se han asegurado, además, de que también los adultos ponen en práctica los consejos recibidos. La creatividad de los haitianos, una vez más, se ha puesto al servicio de la protección de los menores. Durante una reunión de evaluación que tuvo lugar a finales de diciembre, las contrapartes haitianas confirmaron que tanto los niños como sus padres han cambiado sus hábitos de higiene y son más conscientes de cómo protegerse. Tres meses después del comienzo de la epidemia, todos nos tomamos  un respiro, pero aunque ya no es emergencia, la educación a la higiene y laprevención del cólera se ha integrado en lasactividades normales del programa de protección, que sigue trabajando tanto con el gobierno como con las comunidades para prevenir la violencia, el abuso y el tráfico de niños y niñas, mientras el país, poco a poco, va recuperando la vida normal.