Henry y Pablo: hermanos de sentimientos

Esta es la evidencia de que los niños miran el mundo con otros ojos.

Pablo es un bebé de un año. Como todos los bebés, muestra poco interés por la cosas, cambia de actividad constantemente, captar su atención es difícil y como todos sabéis sus prioridades son jugar, comer y dormir.

Lo sorprendente de Pablo es que desde los tres meses de edad, cuando le daba el biberón y escuchaba la sintonía del anuncio de UNICEF, él paraba de comer y volvía la cabeza para identificar de donde venían el tenue lloro de otro niño. Pasaron los meses y lo seguía haciendo, solo exclusivamente con ese spot. Créanlo, ni otros anuncios de bebés, ni dibujos animados.

Siguió pasando el tiempo y si estaba jugando con sus juguetes y escuchaba la sintonía se quedaba hipnotizado mirando al televisor. Veía el spot de principio a fin. Incluso pasaban unos segundos una vez terminado el anuncio como reflexionando mirando al televisor, y después nos miraba como intentando decirnos algo, su madre y yo nos quedábamos perplejos.

Lo sorprendente de todo es que ahora que ya anda que tiene mas autonomía, si escucha la sintonía del spot y a Henry llorar, aunque esté en otra habitación sale corriendo con sus torpes andares y no para hasta clavarse delante de la tele. Escucha en silencio todo el anuncio como siempre pero ahora cuando termina parece que está hablándole a Henry. Ya no nos mira a nosotros, ahora le habla a él.

COMPARTIR EL AMOR CON LOS MENOS FAVORECIDOS

Así que, después de haber visto todo este año los sentimientos que despertaba en Pablo la historia de Henry, queremos deciros que Pablo nos ha dado su primera lección de vida. Los niños tienen sentimientos más puros, más básicos y por eso él desde bebé captó la necesidad que tienen otros niños de ser ayudados.

Los adultos ponemos tantos filtros en nuestro cerebro ante campañas solidarias para no sentirnos culpables por no ayudar que no vemos, no escuchamos, no entendemos lo evidente, así que, gracias a estos dos bebés hermanados, Henry y Pablo, hemos aprendido a entender.

Así que hoy hemos decido hacer socio a Pablo de UNICEF para que él comparta con los menos favorecidos el amor que nosotros le tenemos.

Queremos trasmitiros también nuestra admiración por la labor que realiza UNICEF en el mundo con los seres más indefensos y agradecidos que hay: los niños.

¡Muchas gracias de parte de Pablo, de Raquel y Javi!

Post de Javier Martínez Zafra, padre de uno de los socios más jóvenes de UNICEF Comité español