#elviajedesuvida: un camino largo, incierto y peligroso

En septiembre de 2015, Fatima y su hija Zarah, alcanzaron la costa de Lesbos, en Mithymna, Grecia.

Como ellas, solo en 2015, más de 1 millón de refugiados llegaron al Viejo Continente huyendo de la guerra. Una cifra que, en lo que llevamos de 2016, supera los 184.500.

Fatima y Zarah probablemente siguieron la ruta de los Balcanes. Si hoy intentasen hacer el mismo camino estarían bloqueadas en Grecia por el cierre de fronteras, y se les habría aplicado el reciente acuerdo con Turquía.

Hoy Fatima y Zarah probablemente tomarían una ruta mucho más peligrosa. Como hemos visto en los últimos días, esta ruta puede disparar, y aún más durante el verano, el número de niños ahogados en el mar.

#ELVIAJEDESUVIDA: UNA REALIDAD PARA MILES DE FAMILIAS

Para miles de familias, como la de Fátima y Zarah, este es un viaje:

  • Largo. Muchos de estos niños han recorrido 3, 4 o más países antes de llegar a su destino y han tardado meses, incluso años, en conseguirlo, ya sea porque se les agotó el dinero o porque les devolvieron varias veces a la última frontera que cruzaron. Suelen llegar con un estado de salud física y mental muy precario, dadas las circunstancias del viaje y las condiciones en las que sobreviven desde que abandonaron su hogar.
  • Incierto. Difícilmente saben qué va a ser de su vida. Tienen un proyecto, unas expectativas, quizás la esperanza de reunirse con algún familiar en un país determinado, pero no saben si van a conseguirlo ni cuándo sucederá.
  • Peligroso. A pesar del éxodo casi constante de personas que vienen a Europa, siguen sin abrirse vías seguras y ordenadas para llegar. Por eso, muchos niños y familias siguen acudiendo a traficantes de personas, que cobran mucho dinero y que esquivan los controles fronterizos a través de rutas cada vez más peligrosas, como la que une Libia con Italia. El mar no es el único peligro. Para poder continuar el viaje, muchos niños y niñas se han visto obligados a trabajar, a casarse o a realizar favores sexuales. Otras veces, han sido víctimas de actos de violencia o han caído en manos de redes de trata de personas.

#ELVIAJEDESUVIDA: LOS RIESGOS SE AGUDIZAN SI LOS NIÑOS VIAJAN SOLOS

los niños viajan solos y provocan, en muchas ocasiones, que pierdan su infancia y comprometan su futuro, como es el caso de las niñas que acaban casándose con adultos para poder continuar su viaje o sentirse protegidas frente a la violencia.

Ante esta situación, desde UNICEF pedimos a los gobiernos que en los acuerdos y planes de actuación en esta crisis de refugiados, la mayor que ha visto Europa desde la Segunda Guerra Mundial, se tenga en cuenta la Convención sobre los Derechos de los Niños y, en especial, el principio del interés superior del niño. Porque un niño refugiado no es diferente de cualquier otro niño. Verse obligado a realizar este peligroso viaje, a cruzar frontera tras frontera, no puede implicar que pierda sus derechos.

#ELVIAJEDESUVIDA: AMPLIAMOS NUESTRA RESPUESTA EN EL SUR DE ITALIA

Dada la reactivación de la ruta a través de Libia en las últimas semanas, en UNICEF estamos fortaleciendo nuestro trabajo en Italia para supervisar las llegadas de estos niños, así como en los centros de acogida en las regiones del sur de Italia: CalabriaCampania y Sicilia. Además, seguimos con nuestro trabajo para mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas en sus países de origen: NigeriaGambiaSomaliaCosta de Marfil o Eritrea.

Además, el cierre de la ruta hacia el centro de Europa a través de los Balcanes y el acuerdo de la Unión Europea con Turquía han provocado que más de 54.000 personas queden bloqueadas en Grecia sin poder avanzar ni retroceder, a la espera de que se decida sobre su futuro. De ellos, aproximadamente 23.000 tienen menos de 18 años y muchos no saben cuándo podrán reunirse con sus familiares.

Esta circunstancia nos ha llevado a replantear el trabajo que veníamos realizando en el marco de esta crisis. No es lo mismo dar una asistencia de urgencia a familias y niños que estaban de paso en Eslovenia o Croacia solo horas o días, que abordar las necesidades de niños y niñas que van a quedarse en Grecia o en otro país de manera indefinida o por un período largo de tiempo.

#ELVIAJEDESUVIDA: ¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO EN GRECIA?

Precisamente en el país heleno estamos apoyando la puesta en marcha de campañas de vacunación en los campamentos de refugiados y diseñando actividades educativas que ayuden a los niños a incorporarse al sistema educativo griego en el plazo más breve posible. Hay niños que llevan meses, e incluso años, sin ir a la escuela.

También estamos recorriendo el país para identificar a niños en riesgo, solos, y garantizarles una protección adecuada. El objetivo final es fortalecer el sistema de protección de la infancia en Grecia, que está desbordado. Este colapso ha provocado que todavía haya niños detenidos en centros cerrados, algo que es absolutamente inaceptable.

Además, en Serbia, Croacia, Eslovenia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia seguimos dando apoyo psicológico y realizando acciones de nutrición, educación y protección de la infancia en los Espacios Seguros para la Infancia y en los puntos para madres y bebés. Entre marzo y abril, más de 8.500 niños recibieron apoyo psicosocial y realizaron actividades educativas en 9 puntos diferentes de la ruta. 

Sara Collantes, especialista en políticas de infancia de UNICEF Comité Español