Educación inclusiva en Vietnam: su derecho, nuestra responsabilidad

Post de Sandra Bisin, UNICEF en Vietnam.

Son las 9 de la mañana y  Nguyen Van Quy, de cuatro años, está sentado en una mesa frente a suprofesor favorito, Nguyen Xuan Viet. Sobre la mesa hay seis cartas donde están escritas diferentes partes del cuerpo: "NARIZ", "BOCA", "OJO".

"¿Dónde está la nariz?", le pregunta Viet. Quy echa un vistazo rápido a las tarjetas, pone una gran sonrisa y señala con el dedo una de ellas. "¡Bien hecho! ¡Choca esos cinco!”. Viet y Quy aplauden, la cara de Quy muestra una sonrisa de orgullo.

Quy fue diagnosticado deautismo cuando nació. Su apariencia es como la de cualquier otro niño.

Hace más de un año le remitieron al Centro de Recursos de Educación Inclusiva de Da Nang y fue inscrito en un jardín de infancia que proporcionaba educación especial. Allí, junto a doce niños con discapacidad intelectual, asiste a clases adaptadas a sus necesidades específicas. Pero hay esperanza de que pronto pueda unirse a unaescuela inclusiva y seguir clases deeducación regular con un grupo mixto de niños.

"Quy ha hecho enormes progresos en un tiempo muy corto. Hace tres meses era otra historia. Sus habilidades lingüísticas eran muy limitadas: no era capaz de hacer frases completas o reconocer nombres y números. Ahora no sólopuede leer las palabras, sino que también las puede asociar con objetos de la vida real”, dice Viet.

Viet se graduó hace siete años por  la Facultad de Educación Especial en Ho Chi Minh. Se reúne con Quy cuatro veces por semana en sesiones individuales de 45 minutos. Ha desarrollado un plan de aprendizaje individualpara Quy con el fin de seguir el progreso del niño. También se reúne con los padres de Quy una vez al mes para hablar sobre su desarrollo.

"Quy solo tiene cuatro años y, viendo el ritmo de sudesarrollo, estoy seguro de que dentro de dos años será capaz de unirse a la educación regular", añade Viet.

Conceptos erróneos sobre los niños con discapacidad

Según datos del gobierno de Vietnam, hay alrededor de 1,3 millones de niños con discapacidad en el país. Estos niños se enfrentan aretos importantes en su vida diaria, como ladiscriminación, el acceso limitado a la atención sanitaria básica y otros servicios públicos.

A menudo hay una falta de comprensión hacia estos niños con necesidades especiales.

"Existe un estigma y conceptos erróneos hacia  los niños con discapacidad y esto dar lugar a sumarginación dentro de la propia familia, en la comunidad, en la escuela y en la sociedad en general. Como resultado, es probable que muchos no asistan al colegio y que, entre los más vulnerables, se den casos de negligencia, abusos y explotación ", dice Mitsue Uemura, Jefe del departamento de educación de UNICEF en Vietnam.  

Un estudio llevado a cabo por elgobierno vietnamita  y UNICEF hace unos años, puso de manifiesto que más de la mitad de los niños con discapacidad no tienen acceso a la educación. También reveló que la gran mayoría de los niños con discapacidad en Vietnam no terminan la educación primaria. Otros informes muestran que sólo el seis por ciento de los niños con discapacidad completan la educación secundaria superior.

Educación inclusiva: su derecho, nuestra responsabilidad

"En Vietnam, los niños con discapacidad deben tener acceso a una educación primaria y secundaria inclusiva y de calidad en condiciones de igualdad con el resto de niños en las comunidades en las que viven. Es obligación del gobierno garantizar que dispongan de este derecho y es nuestra responsabilidad dar apoyo a esto", añade Mitsue Uemura. 

En los últimos años, UNICEF ha promovido la educación inclusiva para niños con discapacidad mediante la prestación de apoyo técnico al Plan de Acción Nacional de Vietnam para la Educación de Niños con Discapacidades, y al desarrollo y la aplicación de la ley para las personas con discapacidad. Como resultado, los niños que fueron inicialmente orientados hacia la educación especial tendrán ahora más oportunidades de unirse a la educación regular y, por ende, de integrarse en su comunidad.  

En 2010 UNICEF ayudó a elaborar manuales con equipos de expertos para apoyar a profesionales a identificar la discapacidad infantil, promover la intervención temprana, la atención y los servicios de protección, y la prestación de la educación inclusiva para niños con discapacidad.

Además, más de 850 maestros y administradores escolares de todo el país fueroncapacitados en educación inclusiva y ahora han mejorado sus conocimientos y habilidades en la materia. A través de esta formación pudieron conocer los diferentes tipos de discapacidades y cómo trabajar con estos niños para hacer frente a sus necesidades individuales en las escuelas y en las aulas.

Las investigaciones demuestran que la educación inclusiva conduce a mejores resultados de aprendizaje para todos los niños, no solo para los que tienen discapacidad. Además promueve la tolerancia y permite la cohesión social, ya que genera igualdad de participación en la sociedad.