Día del Niño Africano: una inyección de esperanza

Conocí a este bebé hace un par de semanas en Bagadadji, una comunidad rural al sur de Senegal. Tenía solo un día de vida, así que todavía no le habían puesto un nombre. La tradición establece que el nombre de los niños se elija siete días después de su nacimiento.

El recién nacido se desperazaba moviendo sus diminutas manos. También abría y cerraba su boca, como saboreando el aire del mundo exterior. Y los ojos, esos ojos negros que pudimos ver un par de veces que decidió abrirlos. 

Esta mañana, cuando me he sentado frente al ordenador, me he acordado de este y todos los niños a los que conocí en Senegal. Hoy se celebra el Día Internacional del Niño Africano, un día señalado en el calendario para recordar la difícil situación a la que se enfrentan los niños en África.

DÍA DEL NIÑO AFRICANO: ENFERMEDADES, CONFLICTOS Y HAMBRE

Durante los últimos doces meses, el continente africano ha estado en nuestras mentes por una terrible enfermedad que se ha llevado más de 11.000 vidas humanas: el ébolaÁfrica occidental se recupera poco a poco de este grave brote, pero todavía queda trabajo por hacer.

No podemos descansar hasta que Sierra Leona, el único país donde se siguen dando casos del virus, sea declarado libre de ébola. Además, existen más de 16.000 niños que han quedado huérfanos en los países afectados, a los que hay que ofrecer una protección integral, ya que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad.

Los conflictos armados y el hambre son otras de las cargas que soportan los niños en África. Se calcula que 3 de cada 10 niños africanos viven en zonas frágiles y afectadas por conflictos. En Sudán del Sur, las consecuencias de la guerra se agravan con la hambruna, que amenaza a más de 250.000 niños del país más joven de mundo.

DÍA DEL NIÑO AFRICANO: SENEGAL, EJEMPLO DE QUE TODO ES POSIBLE

La situación de los niños africanos sigue siendo muy complicada. Sin embargo, lo que he podido ver en Senegal confirma que todo es posible. El trabajo y el esfuerzo constantes son causa importante de que este país haya reducido la tasa de mortalidad infantil a la mitad en los últimos diez años

Los compañeros de la oficina de UNICEF en Senegal luchan cada día por proteger los derechos de los niños senegaleses desde un punto de vista integral y sostenible en el tiempo. Médicosautoridadesprofesores... Todos reciben formación y apoyo para poner a los niños en el centro de la vida social, política y económica.

Por lo que vi y conocí, ahora sé que aquel pequeño bebé de Bagadadji fue registrado al nacer, el primer paso para evitar que, cuando crezca, se convierta en una persona invisible y sin derechos.

También estoy segura de que podrá recibir las vacunas que le protegerán de peligrosas enfermedades y de que se hará todo lo posible para que vaya al colegio, donde podrá desarrollar plenamente sus capacidades

Todavía queda un largo camino por recorrer en Senegal. Más largo todavía es el camino en el resto de África. Sin embargo, conocer este país ha sido toda una inyección de esperanza.

Con tu ayuda, con la de todos, podemos seguir transformando la vida de los niños de este apasionante continente.

Post escrito por Lara Aparicio, storyteller en UNICEF Comité Español