Crisis de Siria: Kafa echa de menos su casa

Post de Melanie Sharpe, de UNICEF Canadá.

 

Kafa, una adolescente siria de 13 años, ha estado viviendo durante un año y medio en elcampamento de refugiados del Parque Rey Abdalá, en el norte de Jordania.

Cuando la lucha se intensificó en su ciudad natal, Deraa, ella y su familia hicieron un camino de cuatro horas a pie, de Siria a Jordania, donde fueron trasladados al campamento de refugiados.

"Un día que hubo un montón de bombas, mi madre vino a la escuela y me dijo que ya no era segura", comenta Kafa.

El padre de Kafa murió cuando ella era un bebé y su madre ha regresado a Siria. Kafa vive con su hermano mayor, de 17 años, su esposa y la hija pequeña de ambos. Su tía, tío y primos también viven en el campamento, junto a otros 1.200 refugiados, la mitad de ellosniños.

CRISIS DE SIRIA: Los #NIÑOSDESIRIA quieren volver a casa

Kafa y su primo pasan las mañanas en un Espacio Amigo de la Infancia construido por UNICEF y Save the Children.Juegan con otros niños y reciben apoyo psicosocial.

Kafa está en séptimo curso, un grado menos del que le correspondería, puesto que ha perdido un año por el conflicto. Las tareas diarias de Kafa incluyensacar agua limpia para la familia y hacer té para todos. Se queja de que sus días en el campamento son todos iguales: "Somos como prisioneros, el campamento es como una prisión", se lamenta.

"Me levanto muy temprano, me lavo la cara, voy al centro, vuelvo a mi caravana para hacer las tareas y, a veces, voy a la escuela.Yo solía ir a la escuela en Deraa. Aquí, a veces voy, pero a veces no", dice.

"Si alguien me dice que esta es una buena vida, le diré que venga a  vivir aquí. Pienso en todos los que viven en un campamento y rezo por ellos. No somos felices aquí y queremos volver a casa".

CADA DÍA SON MÁS LAS FAMILIAS SIRIAS DESPLAZADAS

Ya hay más de 1,2 millones de niños sirios refugiados y esta cifra sube cada día. Los campamentos están superpoblados, con acceso insuficiente a agua potable, baños y duchas. Por ejemplo, en el campamento de Za´atari (Jordania), el segundo más grande del mundo, viven casi 60.000 niños sirios. 

Desde el inicio del conflicto en Siria, más de 2,4 millones de personas han huido a los países vecinos (Jordania, Líbano, Irak,  Turquía y Egipto), buscando un lugar seguro para ellos y sus familias. El constante flujo de refugiados hace que las necesidades en las ciudades que los reciben aumenten cada día.