Crisis de Siria: el fútbol ayuda a los niños a reducir el trauma

Post de Ayberk Yurtsever, UNICEF

Jugar al fútbol es para los niños sirios un aliciente que les ayuda a superar los traumas de la guerra

Mientras la campana todavía resuena en los pasillos de la escuela del campamento de Islahiye, construido recientemente por UNICEF y la Presidencia de Desastres y Emergencias (AFAD), un grupo de niños sirios se reúne con entusiasmo en elcampo de fútbol, fuera de la cercana Casa Amiga de la Infancia. Han dejado las mochilas azul-cian de UNICEF por los postes o tras las redes, y eligen los equipos. En cuestión de segundos, el balón está en juego.

A pesar de que estamos en enero, los jugadores no sienten nada de frío, gracias al sol y a la energía que consumen corriendo. El sol todavía está alto en el cielo, y las sombras de los niños caen bruscamente sobre el suelo.

Tras el partido, hay tiempo para charlar. EkremAcuz tiene diez años y estudia quinto grado. Su padre es el director adjunto de la escuela y su madre trabaja allí como profesora. Sin aliento, nos cuenta que juega al fútbol aquí con sus amigos todos los díasdespués de las clases.

Tanto el portero como el delantero responden sin vacilar cuando se les pregunta sobre su futbolista favorito: "Messi", considerado por muchos como el mejor jugador del mundo. Lionel Messi, Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, es, sin duda, el favorito de los niños sirios. Pero Ekrem, de mayor quiere ser doctor, no futbolista. 

CRISIS DE SIRIA: LA MAGIA DEL FÚTBOL SE APODERA DE LOS NIÑOS 

A menudo se puede ver a los niños jugando al fútbol aquí - no sólo en el campo, sino también cerca de las alambradas que lo rodean-. Las alambradas sirven como medio de seguridad, como secadoras de ropa para las madres y como postes para los niños. Para ellos, el lugar y la hora no importan mucho. Lo importante es conseguir un par de amigos y tener un balón para jugar.

La magia del fútbol se apodera de los niños sirios que viven en los campamentos en Turquía, casi todos los días, como lo hace con los niños de todo el mundo. La diferencia es que aquí, en cierta medida, ayuda a sobrellevar los traumas de la guerra de sus jugadores.

Desde el momento en que los niños llegan a la escuela en el campamento, esperan impacientes la hora del próximo partido.