Crisis de Siria: Adnan trabaja para mantener a su familia

Con trece años, Adnan tiene suerte de estar vivo. Es un superviviente de la violencia que ha asolado su ciudad natal: Homs, en Siria.

Hace casi dos años, fue disparado por un francotirador mientras jugaba frente a su casa. Fue herido en el brazo. Después del ataque, su familia decidió quedarse en Siria, pero como la escalada de violencia no cesaba, tuvieron que huir a Jordania.

Adnan y su familia han estado viviendo en el campamento de refugiados Baqa'a, a las afueras deAmman, durante los últimos 18 meses. Su padre fue capturado y torturado en Siria y no puede trabajar. Por eso Adnan ayuda a sus padres y a sus tres hermanos trabajando en una tienda local de reparación de electrodomésticos.

Adnan nos cuenta: "Yo trabajo para obtener el dinero para mi familia, para ayudarles, pero no me gusta.Me gusta estudiar. Cuando tengo algo de tiempo libre, voy a estudiar, ¿qué más puedo hacer? ". Después de perder dos años de escuela, Adnan ha vuelto recientemente a clase. "El primer año aquí en Jordania no me aceptaron, ya que no estaba inscrito cuando se inició el año escolar. Mi madre esperó al siguiente semestre y ahora estoy matriculado. Quieroestudiar en la universidad y convertirme eningeniero", explica.

Crisis de Siria: Adnan desea volver a casa

Este adolescente tiene un horario agotador. Va a la escuela por la mañana y trabaja por las tardes. Por lo generalregresa a su casa alrededor de lamedianoche, momento en que se alegra de que termine el día. "Me siento aliviado al final del día, cuando acabo de trabajar. Todo lo que quiero hacer es dormir. Cuando estábamosen Siria, nuestra situación era diferente. Yo solía estudiar y jugar. Aquí, estudio y trabajo ", argumenta Adnan.

Adnan sonríe ante la idea de tener más tiempo para jugar. "Me gustaría tener un montón de tiempo libre. Me gustaría estudiar y terminar todos mis deberes, entonces me gustaría jugarhasta que me aburrierra". Adnan solía ​​jugar en un Espacio Amigo de la Infancia de UNICEF, pero ahora rara vez tiene tiempo.

Ve a sus amigos en la escuela o durante  algún día libre. "A veces los viernes tengo tiempo para jugar al fútbol con mis amigos o voy a casa de mi amigo - él tiene ordenador, así que jugamos a juegos de carreras juntos". También le gustadibujar cuando tiene oportunidad. Adnan dejó Homs sólo con la ropa que llevaba puesta y los sueños de todo lo que dejaba atrás: "Ojalá pudiera volver a Siria, volver a mi hogar. Ese es mi deseo", concluye Adnan.

Es el mismo deseo que tienen los 1,2 millones de niños refugiados que han tenido que abandonar Siria