COP26: 10 acciones para que las empresas actúen ante la emergencia climática

Las empresas y organizaciones tienen la oportunidad de mitigar riesgos y promover soluciones para frenar el impacto del cambio climático en los niños, niñas y adolescentes.

Crisis climática. COP26.

12/11/2021

Hoy concluye en Glasgow la COP26, una cita de suma importancia que nos tiene que movilizar a todos para luchar de manera decidida contra la grave crisis climática.

Durante las últimas dos semanas, UNICEF ha estado presente en la Conferencia para poner en el centro de las decisiones los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes y dar voz a los jóvenes. Porque la crisis climática es ya una crisis de los derechos de la infancia.

Según el Índice de Riesgo Climático de la Infancia que dimos a conocer el pasado agosto, el 99% de los niños, niñas y adolescentes del mundo están expuestos a al menos una amenaza ambiental por una combinación de los fenómenos climáticos extremos (escasez de agua, enfermedades transmitidas por vectores, contaminación del aire o intoxicación por plomo); y casi la mitad vive en uno de los 33 países considerados “de muy alto riesgo” por los efectos del cambio climático en sus vidas. Esta es la primera vez que una generación mundial está creciendo en un mundo mucho más peligroso e incierto debido a un clima cambiante y un medio ambiente degradado.

Durante la celebración de la COP26 ha quedado patente, una vez más, la necesidad urgente de aunar fuerzas entre actores para frenar los graves efectos de la crisis climática y sus impactos negativos en la infancia.

Las empresas tienen un rol fundamental

Las empresas son un actor muy relevante en una transición justa; la lucha contra el cambio climático no solo reduce riesgos, sino que también presenta oportunidades para crecer y responder a sus grupos de interés: clientes, empleados, inversores, reguladores, sociedad civil y jóvenes, que también están impulsando a las empresas a esta transición justa. 

Es necesario que las empresas den un paso al frente para encontrar una salida a la crisis climática justa desde un punto de vista intergeneracional e inclusivo, comprometiéndose en la transformación sostenible de sus modelos de negocio y de su cadena de valor.

En el proceso de rediseñar la forma en que operan ante el nuevo escenario climático, tienen la oportunidad, así como el deber, de tener en cuenta el impacto de su actividad y contribuir a reducir los efectos que esta crisis climática sin precedentes está generando en la infancia de todo el planeta, ayudando a generar soluciones duraderas. 

10 acciones para desarrollar por parte de las  empresas y organizaciones 

1. Incrementar la inversión en proyectos que pongan el foco en la necesaria adaptación climática de servicios clave para la infancia, incluidos los sistemas de agua, saneamiento e higiene, salud, nutrición y educación.

2. Reducir urgentemente las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 45% para 2030 con el fin de contener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados.

3. Utilizar la experiencia y los activos de las empresas (conocimiento, infraestructura, productos) para desarrollar, mediante soluciones innovadoras, proyectos multiactor que aborden los efectos del cambio climático en niñas, niños y adolescentes.

4. Apoyar la formación de los niños, niñas y adolescentes en el ámbito de la educación climática y la sostenibilidad. Este aprendizaje es fundamental para que los jóvenes estén preparados para impulsar la acción climática y la integración de la sostenibilidad, pero además tiene el potencial de abrir oportunidades laborales a medida que se avanza hacia una economía más sostenible e inclusiva.

5. Promover la participación de los jóvenes en todas las negociaciones y decisiones climáticas locales, nacionales e internacionales, así como en conferencias y espacios de discusión sobre la crisis climática, incluidos los de empresa.

6. Asegurar que la recuperación económica tras la pandemia sea justa, ecológica, sostenible e inclusiva.

7. Incluir la perspectiva de la infancia y la adolescencia en los criterios ESG (Environmental, social and governance) para identificar y abordar los posibles impactos negativos desde la perspectiva intergeneracional. Además, es pertinente y urgente que cada empresa mida sus consumos y emisiones para ser más eficiente y reducir su propia huella ambiental, tomando las medidas oportunas.

8. Trabajar juntos en alianzas público-privadas y unir esfuerzos con otros actores clave para responder con eficacia a la emergencia climática y apoyar la adaptación de los territorios para que sean más resilientes al clima.

9. Abogar para que los gobiernos desarrollen y mejoren políticas que promuevan la acción climática e implementen programas que mejoren la resiliencia de los servicios sociales.

10. Apoyar proyectos centrados en la crisis climática y cocrear, alineando así el propósito empresarial con proyectos centrados en construir un medio ambiente seguro y saludable para la infancia. Juntos podemos desarrollar alianzas estratégicas de valor compartido, alineadas con la Agenda 2030, promover políticas sostenibles e involucrar, dar voz y empoderar a los niños y jóvenes como defensores y agentes de cambio de un planeta sostenible.

Es el momento de la acción

Al adoptar prácticas que protegen el planeta y tomar en consideración los derechos de la infancia y juventud y apoyar la adaptación al nuevo escenario climático, las empresas pueden reducir la vulnerabilidad de los niños y niñas al riesgo climático y ayudarles a prepararse para el futuro.

Además, empresas y organizaciones pueden movilizar recursos financieros, invertir en nuevas tecnologías, ser inclusivos en la contratación de trabajadores y ejercer influencia positiva a través de sus operaciones, cadenas de suministro y redes.

Los niños y jóvenes han demostrado su profunda frustración por la injusticia intergeneracional que representa el cambio climático, pero también están asumiendo el liderazgo, aportando ideas e innovaciones. No podemos permanecer indiferentes ante los niños, niñas y jóvenes que exigen una acción climática urgente.

Marta Contreras 

Responsable de RSC de UNICEF España

¿Quieres ayudar a los niños
que más sufren el cambio climático?

Elige la cantidad y duración de tu colaboración.

Únete