Ayuda refugiados: descubre el viaje de un niño sirio hasta Alemania

¿Cómo se enfrenta un niño refugiado sirio al peligroso viaje que le separa de un futuro a salvo en Europa? La imaginación de Nawwar, un niño sirio de 7 años, le ayudó a sobrellevar el trayecto en lancha que le llevó hasta Grecia.

Para este pequeño, un grupo de amistosos osos polares que flotaban en un trozo de hielo, los protegieron a él y a su familia mientras cruzaban el mar. "Vimos osos polares cuando estábamos en la barca", dice Nawwar sin dudarlo. "Fue la mejor parte del viaje".

En el último año, cientos de niños han muerto ahogados mientras hacían el mismo trayecto. Muchos de ellos eran bebés o niños muy pequeños. Nawwar y su familia están entre los afortunados que llegaron sanos y salvos.

AYUDA REFUGIADOS: "LA PARTE MÁS DIFÍCIL FUE DORMIR SOBRE LAS PIEDRAS"

"La parte más difícil fue tener que dormir sobre las piedras y tener que escalar montañas", cuenta Nawwar. "Fue un viaje realmente duro"

El viaje de Nawwar de momento ha terminado en Berlín, donde vive desde hace 3 meses. Allí asiste al colegio Nelson Mandela, una escuela internacional de la UNESCO que se define como unas "Naciones Unidas en miniatura" y que acoge a estudiantes muy diversos. Los alumnos proceden de más de 60 países y las clases se imparten de forma bilingüe en inglés y alemán.

"En Siria ni siquiera podía ir al colegio", dice Nawwar.

En su vuelta a las aulas ha estado acompañado por otro niño de 7 años, Alec, que es el traductor al alemán de Nawwar. Los dos niños tardaron poco tiempo en hacerse muy amigos.

AYUDA REFUGIADOS: UNA HISTORIA DE INTEGRACIÓN

"Alec es un buen amigo. Juego mucho con él", dice Nawwar. "Jugamos a LEGO y al Minecraft".

Alec se llena de orgullo cuando habla de su nuevo amigo.

"Es muy interesante todo lo que ha vivido", cuenta Alec. "Empezó en Siria, pasó por Turquía, luego Grecia y luego Alemania. Y ya sabe mucho alemán. Es realmente increíble".

Como muchos sirios, Nawwar aprendió a hablar inglés desde que era muy pequeño. Aunque tuvo que dejar de ir a clase debido a la guerraAlec está muy impresionado por las habilidades de su amigo.

"Es uno de los mejores lectores de clase", dice Alec. "Además, ya ha hecho muchos amigos y probablemente haga muchos más este año. Todo el mundo está feliz de que esté aquí".

Post por Thomas Nybo, comunicación en UNICEF