25 años de Derechos de Infancia: ¿El mundo es un lugar mejor para los niños?

En el marco del 25 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, lanzamos varias preguntas: ¿Un niño nacido hoy tiene mejores perspectivas de vida que uno nacido en 1989? ¿La CDN ha tenido un impacto positivo en la vida de todos los niños en todos los lugares? ¿Los Derechos de los Niños se han cumplido con la misma intensidad para todos?

Los datos demuestran que el mundo es un lugar mejor que hace 25 años y se han dado importantes progresos en áreas clave para la infancia. Sin embargo, los avances no han sido iguales para todos los niños y niñas del planeta. Sus oportunidades siguen dependiendo de su género, de su etnia o de la riqueza de sus países, barrios o familias.

En todas las regiones, la CDN ha inspirado cambios en las leyes para proteger a los niños y ha ofrecido un marco para hacer políticas concretas. Es el tratado más ratificado de la historia y ha proporcionado un mandato y una hoja de ruta para concretar los derechos de infancia en programas. Les ha reconocido como independientes, propietarios y defensores de su derecho a la salud, protección, educación, participación y ocio. También ha facilitado un mejor entendimiento de lo que significa la pobreza infantil, sus diferentes dimensiones y su impacto en su desarrollo y el de sus países.

La mortalidad infantil se ha reducido a la mitad

El número de niños que muere antes de su quinto cumpleaños es hoy la mitad que en 1989. La matriculación en la escuela primaria es casi universal en todos los países y muchas más escuelas tienen el mismo número de niñas y niños matriculados en primaria. Casi 2.300 millones de personas han accedido a fuentes de agua potable entre 1990 y 2012 y la polio es hoy una enfermedad prácticamente erradicada. Las nuevas infecciones por VIH/SIDA entre los niños han caído casi un 60% desde 1990 y alrededor de 10.000 comunidades han declarado su compromiso para abandonar la Mutilación Genital Femenina.

Además, en estos 25 años de CDN, los ODM han sido impulsores del avance en los derechos de los niños. Se han registrado progresos en todos los objetivos y alcanzado tres metas antes del plazo: la reducción a la mitad de la pobreza extrema en Asia oriental, suroriental y meridional, el Cáucaso, América Latina y el Caribe; el acceso al agua potable; y la mejora de las condiciones de vida en los suburbios urbanos. Quedan muchas metas no alcanzadas y cuestiones sin respuesta como las desigualdades y la degradación ambiental, siendo una gran responsabilidad saber que podemos conseguirlo y no poner todos los recursos.

¿Qué pasa con los niños dejados atrás?

El 25 aniversario de la CDN es también una oportunidad única para celebrar los avances pero, por encima de todo, para saber quiénes son los niños dejados atrás.

Los niños dejados atrás están en muchos lugares, viven en diferentes regiones y están en todos los países. Son los niños de grupos minoritarios, los niños con discapacidad, los que viven en áreas rurales o en hogares pobres. Pueden estar en países desgarrados por los conflictos como Siria, donde los niños soportan años de violencia y desplazamientos, República Centroafricana, Sudán del Sur, Irak o Gaza, donde los conflictos violentos y ataques indiscriminados ponen en peligro a muchos niños.

Este es el preámbulo de una larga lista de niños dejados atrás. No podemos hablar del respeto universal de estos derechos hasta que los avances sean iguales para todos los niños en todos los lugares.

Muchos niños en África Subsahariana siguen muriendo cada día por causas evitables y 2,8 millones de bebés en el mundo mueren en su primer mes de vida. Más de 30 millones de niñas aún no van a la escuela primaria y se estima que 1 millón y medio se casa en matrimonios forzados. No podemos hablar de respeto universal cuando los niños son arrancados de sus familias, reclutados por grupos armados y obligados a luchar y morir. Cuando las decisiones que se aplican profundizan las desigualdades y empeorando las vidas de los más vulnerables.

Tenemos la responsabilidad de buscar nuevas formas para llegar a ellos e impulsar el cambio con la innovación. Estas fórmulas, algunas inspiradas por niños, ya están consiguiendo cambios reales en la vida de la infancia en muchos lugares del mundo. El informe Estado Mundial de la Infancia 2014 – Reimaginar el futuro: Innovación para todos los niños y niñas recoge las innovaciones y convoca a los gobiernos, expertos del desarrollo, empresas, activistas y comunidades locales a que colaboren en el objetivo de generar nuevas ideas para dar respuesta a algunos de los problemas más urgentes que amenazan a la infancia. ¿Te sumas al cambio?

Post de Ianire Molero, Técnica de Sensibilización y Políticas de Infancia UNICEF Comité Español