UNICEF

Un día en la vida del personal de UNICEF en Haití

Fecha: 
Vie, 12/02/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 10:55h |
UNICEF España

Richard Alleyne, de UNICEF Estados Unidos, nos explica cómo es un día en la vida del personal del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia que está trabajando sobre el terreno en la emergencia de Haití La presencia de UNICEF en Haití se remonta al año 1949. Pese a que el terremoto del 12 de enero ha afectado de manera significativa la capacidad del organismo de las Naciones Unidas de dar respuesta a las necesidades de la población, el personal de UNICEF se ha adaptado a las difíciles condiciones que imperan en el terreno. El trabajo que ha realizado el personal de UNICEF ha tenido una importancia fundamental en lo que respecta a garantizar que los suministros de socorro lleguen a los niños y niñas necesitados y, en muchos casos, sirvan para salvarles la vida. Debido al terremoto, Haití se encuentra en una situación de emergencia que afecta principalmente a los niños, ya que casi un 40% de la población del país tiene menos de 14 años y muchos niños aún corren graves peligros.

 

Oficinas destruidas El 12 de enero, el terremoto provocó daños considerables a los dos edificios donde funcionaban las oficinas de UNICEF en Puerto Príncipe, la capital de Haití, lo que obligó al persona a mudarse a la base logística de las fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, conocidas por la sigla MINUSTAH. "Pese a que comprendimos que necesitábamos pasar rápidamente a la acción para dar respuesta a las necesidades del pueblo haitiano", afirmó Guido Cornale, Representante de UNICEF en Haití, "mi preocupación inmediata se refirió al bienestar del personal local de UNICEF, que es de nacionalidad haitiana. Se trata de personas que en muchos casos -al igual que gran parte de la comunidad local- perdieron sus hogares y sus seres queridos como consecuencia del terremoto". Los integrantes del personal de UNICEF comenzaron a trabajar desde el campamento provisional con muy pocos recursos al día siguiente del terremoto. Las primeras reuniones de coordinación de las labores de socorro se llevaron a cabo al aire libre, con los participantes sentados sobre bloques de construcción de cemento. "Un par de días después de instalarnos allí conseguimos piezas de lonas con las que, por lo menos, pudimos protegernos de los rayos del sol", explicó Roseline Araman, Directora de Operaciones de la Oficina de UNICEF en Haití. "Nuestro primer paso consistió en activar nuestros teléfonos por satélite, ya que todo el sistema de telecomunicaciones del país había dejado de funcionar". Elementos para el personal y suministros de socorro La base logística de MINUSTAH, que se encuentra al lado del aeropuerto de Puerto Príncipe, es un vasto campo abierto que está cubierto de contenedores, remolques, barracas y tiendas de campaña. Se trata del sitio donde los "cascos azules" de las Naciones Unidas llevan a cabo actividades de entrenamiento militar táctico. Sobrevuelan constantemente el sitio aviones de carga, mientras en el terreno, a lo largo de los caminos de tierra de las inmediaciones, se producen constantes embotellamientos de tránsito debido a la intensa circulación de camiones pesados, vehículos para todo terreno y montacargas. El campamento de UNICEF está ubicado entre el centro de coordinación de las operaciones sobre el terreno y el vehículo remolque donde funciona la oficina de seguridad antiincendios de la base. UNICEF recibió su primera tienda de campaña de gran capacidad una semana después de producirse el terremoto. Al mismo tiempo comenzaron a llegar a Haití elementos para el personal de la organización y suministros de socorro provenientes del depósito regional de UNICEF en la Ciudad de Panamá. Gran parte de los suministros de socorro llegó a Haití a través de la vecina República Dominicana. Veinte días después del terremoto, el campamento de UNICEF contaba con dos tiendas de campaña de grandes dimensiones en las que vivían los integrantes de la organización y realizaban las labores de planificación y ejecución de diversas operaciones, como las referidas al suministro de agua y saneamiento, a la protección de la infancia, a la salud, a la nutrición y a la educación.
 

Despliegue de personal internacional Con el fin de suplementar y reforzar las labores de respuesta de emergencia iniciadas por el personal de la Oficina de Haití, UNICEF asignó personal de Nueva York, Ginebra, Copenhague y Ciudad de Panamá. Por ejemplo: * Un equipo logístico se encarga en el campamento de UNICEF de coordinar el almacenamiento y la distribución de los alimentos, las tiendas de campañas, las mantas y otros artículos de primera necesidad que requiere el personal para sus operaciones cotidianas. * La instalación de una antena de satélite que hizo posible establecer telecomunicaciones esenciales con el resto del mundo. * La institución de un sistema de reserva de vehículos de UNICEF -con sus respectivos conductores- que ha facilitado en gran medida las operaciones en esta situación de emergencia, en la que es necesario despachar de manera rápida y oportuna equipos de evaluación a diversos puntos de Puerto Príncipe y zonas aledañas a la capital. Ayuda a los niños de Haití Todos los días, a las siete de la mañana, todo el personal de UNICEF participa en una reunión de información sobre la seguridad en que también se comparte información sobre las medidas más recientes que se han tomado en cada sector. Esos datos actualizados se compilan e incorporan en un informe de situación diario que se difunde al personal de UNICEF de todo el mundo, así como a organizaciones no gubernamentales y organismos aliados en Haití. Esos informes actualizados resultan esenciales para dar continuidad a la estrategia de respuesta sectorial y para garantizar la asignación de fondos adecuados a las diversas actividades orientadas a satisfacer las necesidades de la población damnificada. El centro de operaciones de UNICEF se encuentra ahora en instalaciones mucho más amplias en el vecindario de Tabarre, en Puerto Príncipe. En ese sitio se están levantando 10 tiendas de campaña de gran capacidad en las que se almacenarán los suministros. También se están erigiendo cuatro grandes edificios prefabricados donde vivirá y trabajará el personal de UNICEF que presta ayuda a los niños y niñas haitianos.

Relaciones

Haciendo balance

Fecha: 
Jue, 11/02/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 10:57h |
UNICEF España

Chris Tidey es Responsable de Prensa de UNICEF Canadá. Desde Puerto Príncipe, escribe un Blog para la página web del diario ABC Cuando mi estancia en Haití va tocando a su fin, cada vez pienso más en qué es lo que sucederá aquí durante las próximas semanas y meses. Va a cumplirse el primer mes del terremoto y han pasado ya muchas cosas desde entonces.

 La ayuda está fluyendo y está empezando la reconstrucción en las comunidades, aunque va muy despacio.

Pienso que la destrucción que he visto en Puerto Príncipe, tanto en coste de vidas humanas como en casas derrumbadas, vivirá siempre conmigo. Me pregunto constantemente lo que era Haití antes del terremoto. ¿A qué se parecía aquel hotel, restaurante o casa cuando aún estaba en pie? ¿Cómo era la vida para la gente que ahora vive en campamentos antes de que el desastre les dejara a la intemperie? Muy pocas veces he escuchado conversaciones de los haitianos sobre cómo era la vida antes del 12 de enero. Las charlas con la gente que más ha sufrido este desastre miran, invariablemente, hacia el futuro. La gente no quiere hablar de lo que era, sino de lo que será. La gente no está interesada en sus casas derrumbadas, sino en la vida de sus hijos y sus posibilidades de llevar una vida feliz. Se trata de una fuerza colectiva que jamás había visto antes. Me he visto intimidado por este carácter todos y cada uno de los días que llevo aquí.

Relaciones

Una cometa, millones de ilusiones

Fecha: 
Mar, 09/02/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 10:59h |
UNICEF España

Chris Tidey es Responsable de Prensa de UNICEF Canadá. Desde Puerto Príncipe, escribe un Blog para la página web del diario ABC

Hoy visité la amplia zona de Campo de Marte, en Puerto Príncipe, un área que ahora da cobijo a unas 15.000 personas que viven en improvisados refugios hechos de chapa, chatarra y sábanas. Me desplacé hasta allí para ver varias de las iniciativas de ayuda puestas en marcha por UNICEF, como los servicios de agua potable y nutrición para las madres y sus hijos. Mientras jugaba con mi cámara de fotos tomando distintos ángulos, algo captó mi atención a muy corta distancia. Estaba flotando a unos metros por encima de las azoteas y parecía un pedazo de ruinas suspendido en el aire. Me acerqué para observarlo mejor y vi una delgada línea de cuerda que salía del interior del objeto y estaba en las manos de un joven que estaba de pie sobre el piso. El misterioso objeto era… ¡una cometa! Me aproximé un poco más y pude ver que la cometa estaba hecha de palos y un trozo de plástico tomado de una bolsa de basura. ¡Era maravillosa! Y allí estaba este niño quien, en medio de la muerte y la desesperación, había encontrado los materiales necesarios, entre la basura y los escombros urbanos que le rodeaban, para construir algo completamente nuevo, algo completamente alegre y motivador. Era realmente asombroso contemplar toda la escena y espero que sea también un signo de las buenas cosas que le esperan a Haití.

Relaciones

Un avance muy bienvenido

Fecha: 
Lun, 08/02/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 11:21h |
UNICEF España

Chris Tidey es Responsable de Prensa de UNICEF Canadá. Desde Puerto Príncipe, escribe un Blog para la página web del diario ABC La campaña de inmunización infantil de UNICEF ha comenzado esta semana con el objetivo de vacunar a unos 500.000 niños de sarampión, difteria, tétanos, rubeola y tosferina.

 Con ella se prevendrá la propagación de enfermedades que representan una seria amenaza para la vida de los niños, una preocupación prioritaria sobre todo para los menores que viven en campamentos temporales atestados de gente.

Ayer fui pronto al estadio de fútbol Sylvio Cator, en Puerto Príncipe, para presenciar la campaña de inmunización a pleno rendimiento. Miles de niños y niñas fueron vacunados a lo largo del día, lo que significa un avance muy bienvenido. Este estadio también está siendo usado como un campamento temporal. Así, la mayor parte del campo de fútbol está repleto de tiendas de campaña y refugios. La yuxtaposición entre la campaña de inmunización en uno de los fondos del terreno de juego y las complicadas condiciones de vida del campamento en el otro, nos sirven de duro recordatorio de que aún hay mucho trabajo por hacer.

Relaciones

Experiencias de ida y vuelta: de Guatemala a Bilbao

Fecha: 
Jue, 04/02/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 11:31h |
UNICEF España

Maite Elola estuvo trabajando como cooperante de UNICEF en Guatelama durante 15 meses, de septiembre de 2008 a diciembre de 2009

 

Regresé a Bilbao cuando la ciudad ya estaba iluminada por las luces navideñas; desde ese momento comenzó una nueva etapa de readaptación tras 15 meses trabajando en UNICEF Guatemala. Un retorno agridulce a lo que para mí era la cotidianeidad que tras esta intensa experiencia siento extraña. La vuelta a la normalidad después de convivir con la incertidumbre y el caos de Ciudad de Guatemala, que desde la distancia se me antoja bucólica, me resulta sumamente complicada. Guatemala es un país de contrastes donde destaca por encima de todo la desigualdad. El  contraste entre las sonrisas afables y estampas dolorosamente punzantes, paisajes extraordinarios, grandes casas en buenas colonias y barriadas indescriptibles, sin acceso a agua potable y suelos sin pavimentar. Por no hablar del área rural, donde el cambio climático hace estragos y la falta de servicios básicos es patente a todos los niveles, afectando a la población más vulnerable: niños, niñas, adolescentes y mujeres.

 

No existe el grado medio a ningún nivel. En sus calles se mezclan los vendedores del sector informal y pequeños comedores a precios populares y las grandes superficies y cadenas de comida rápida. Ni si quiera existe equilibrio entre los propios ciudadanos, conviven sin mezclarse dando lugar a una jerarquía que utiliza a sus propios compatriotas, la mayoría indígena, como mano de obra barata. Siempre violencia Sin embargo, todo el pueblo guatemalteco, y los que hemos tenido la suerte de convivir entre ellos, tenemos algo en común: una total exposición a la violencia.

Una violencia creciente que da lugar a experiencias de vida crueles, marcadas por el dolor y por un grado de impotencia que confluye en la consideración general de que esta situación es normal. Por eso regresar a Bilbao, volver a caminar por las calles sin mirar hacia atrás, subir a un autobús sin estar rodeada de personas armadas, tener garantías de que los tuyos están a salvo, tiene, obviamente, un lado positivo. Con todo, echo de menos a cada una de las personas que he conocido, cada profesional de la cooperación para el desarrollo que creen que Guatemala es un país lleno de posibilidades y luchan cada día por que ese día llegue. Cada lugar que he conocido con los sentidos bien abiertos para no perderme ninguna de las sensaciones que transmitían o cada sabor de las comidas tradicionales que he podido compartir. Añoro a mis cuates, su energía y carisma, el amor con el que me han tratado sus familias, y el orgullo de todos ellos por su país. El rechazo absoluto a una violencia que les afecta diariamente y sus disculpas cuando te sorprende a ti, apenados de que esa situación te afecte y te saque de un zarpazo de tu sueño. Volver no es sencillo, son muchas vivencias y experiencias, algunas de ellas muy duras, dejando atrás personas maravillosas, pero que te hacen apreciar la suerte de haber podido aprender de ellos otra forma de entender el mundo. Un mundo que no es justo pero por el que luchan y se crecen, mientras nuestra comodidad y día a día nos hace lamentarnos con ligereza, sin reflexionar sobre lo afortunados que somos por disfrutar de un estado del bienestar y calidad de vida que otras personas, millones en el mundo, no llegan ni a acariciar con los dedos.
Relaciones

Espacios seguros para la infancia

Fecha: 
Jue, 04/02/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 11:34h |
UNICEF España

Chris Tidey es Responsable de Prensa de UNICEF Canadá. Desde Puerto Príncipe, escribe un Blog para la página web del diario ABC En los últimos días se ha producido un significativo incremento en la atención de los medios de comunicación y en la preocupación de la opinión pública, por el potencial tráfico y explotación de niños en Haití que han quedado huérfanos o se han visto separados de sus familias.

Con unos 400.000 huérfanos en Haití antes del terremoto, sólo podemos suponer que este número y el riesgo de abusos y explotación han aumentado desde el 12 de enero. Aunque los riesgos para los niños y niñas huérfanos y no acompañados en Haití son altos, hay mucha gente y organizaciones como UNICEF sobre el terreno que están haciendo todo lo que está en su mano para mantener a salvo a esta infancia vulnerable. UNICEF y nuestros aliados trabajan incansablemente para encontrar a estos niños, registrarlos y conducirlos hasta espacios seguros mientras trabajamos para que se puedan reunir con sus familiares. La seguridad y la protección de estos niños tienen una extrema importancia. Esta semana visité un orfanato apoyado por UNICEF en Puerto Príncipe. Lo que vi fue a un grupo de niños que, incluso sin el cuidado de sus padres, tenían un ambiente familiar y seguro que podría llamarse casa. Podemos mantener a salvo a estos niños del camino del dolor, pero la situación en Haití requiere de una vigilancia y acción continuadas para afrontar una amenaza creciente a su bienestar.

Relaciones

Silvia Gaya

Fecha: 
Mié, 03/02/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 11:38h |
UNICEF España

Chris Tidey es Responsable de Prensa de UNICEF Canadá. Desde Puerto Príncipe, escribe un Blog para la página web del diario ABC

Desde que llegue a Puerto Príncipe he tenido la oportunidad de trabajar con la Especialista en Agua y Saneamiento de UNICEF, Silvia Gaya. Originaria de España, Silvia ha estado trabajando con UNICEF de forma internacional desde hace más de ocho años.

Trabajando con Silvia he visto cómo UNICEF está colaborando con otros aliados para proporcionar a cientos de miles de haitianos afectados por el terremoto agua potable y saneamiento, componentes esenciales para el bienestar y la supervivencia de los niños. Silvia y UNICEF trabajan en equipo con ONG’s, el gobierno y el sector privado para continuar y ampliar la producción y distribución de agua potable a las familias y los niños más vulnerables. Sus esfuerzos ya están dando frutos. Solo en los últimos dos días, el número de gente en Puerto Príncipe y alrededores que tiene acceso a agua potable ha crecido de 300.000 a más de 440.000 por día. Esto son buenas noticias. La rápida expansión de nuestros esfuerzos es realmente lo que se necesita para asegurar el bienestar de los niños en Haití, cuya supervivencia todavía pende de un hilo.

Relaciones

Silvia Gaya: UNICEF llevará agua potable a medio millón de haitianos en unos días

Fecha: 
Jue, 28/01/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 12:11h |
Ildefonso González

“El agua es fundamental para prevenir una segunda ola de desastre en Haití. UNICEF pretende llevar agua potable a medio millón de personas en los próximos días”. Son palabras pronunciadas esta semana por la española Silvia Gaya, especialista en agua y saneamiento de UNICEF.

"Lo que hacemos cada día es intentar dar apoyo al Gobierno para organizar el transporte de agua. Ellos bombean el agua en depósitos para distribuirla por la ciudad. Tratan el agua con cloro y la introducen en camiones para traerla hasta aquí. Hay un depósito y un sistema de distribución donde la gente consigue el agua –un mínimo de cinco litros por persona y día--“, explica desde Canapé Vert (a las afueras de Puerto Príncipe), donde centenares de haitianos se congregan todos los días para recoger agua potable. El saneamiento adecuado es otro eslabón crucial para mantener a raya las enfermedades, sobre todo en asentamientos como el de Carrefour –epicentro del terremoto--, donde UNICEF y sus aliados están construyendo letrinas para las más de 10.000 personas que están allí. "Esta gente no tiene las necesidades básicas cubiertas aquí. Por supuesto, UNICEF apoya el suministro de agua limpia,  pero sigue siendo muy importante insistir en el tema del saneamiento porque la gente está conviviendo en un espacio muy pequeño y el saneamiento es un problema muy grande para ellos”, añade. En este sentido, Richard Alleyne, de UNICEF Estados Unidos, recuerda que antes del seísmo del pasado 12 de septiembre, sólo en torno a un 50% de los haitianos tenían acceso a agua potable, lo que les hace más vulnerables a contraer enfermedades relacionadas con el agua.

Relaciones

Charlie y la fábrica de solidaridad: la historia del niño inglés que ha recaudado 200.000 euros para UNICEF en Haití

Fecha: 
Jue, 28/01/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 12:13h |
Ildefonso González

No ha sido un filántropo multimillonario, sino un inocente y normal niño de siete años, el que ha “donado” una cifra de dinero astronómica para las víctimas del violento terremoto que afectó Haití hace ya más de dos semanas. El londinense Charlie Simpson ha conseguido recaudar hasta el momento, nada más y nada menos, que más de 200.000 euros para las tareas de ayuda que el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) está desarrollando en el país caribeño.

¿Cómo lo ha hecho? Muy fácil. Charlie se abrió un perfil en www.justgiving.com, un portal especializado en la obtención de donativos, con el nombre de “Recaudación de Fondos de Charlie para la Página de Haití”. A cambio, Charlie recorrió el célebre South Park de Londres a lomos de su pequeña bicicleta azul, a juego con los colores de la camiseta de UNICEF. Ocurrió el pasado domingo 24 y Charlie estuvo acompañado durante sus “solidarios” ocho kilómetros por sus familiares, que le llevaron galletas a modo de avituallamiento. Antes de su paseo en bici, Charlie había escrito en su espacio de JustGiving: "Quiero hacer una marcha en bici por Haití, porque hubo un gran terremoto y un montón de personas han perdido la vida. Quiero hacer algo de dinero para comprar alimentos, agua y tiendas de campaña para todos en Haití". Al día siguiente, Charlie dijo que tenía las piernas un poco “doloridas”, pero que había sido “divertido”. Igual o más divertida tuvo que ser la recepción que la esposa del primer ministro británico, Sarah Brown, le hizo poco después en exclusiva, para él y su familia, en el número 10 de Downing Street. Un 35.000% más de lo esperado Charlie esperaba recaudar 500 libras (unos 580 euros) y, a mediodía del 28 de enero, llevaba más de 173.000 libras (más de 200.000 euros). Esta diferencia representa casi un 35.000% más de lo esperado. Las donaciones, la mayoría de entre 5 y 100 libras, proceden de lugares tan lejanos como Nueva Zelanda o Hong Kong. "No nos podemos creer la increíble respuesta del público en Reino Unido", aseguró Dan Simpson, padre de Charlie. "Charlie está muy agradecido a la gente por patrocinarle y está encantado de que su paseo en bicicleta haya significado que UNICEF pueda ayudar a tantos niños en Haití. Gracias a todos los que se han tomado el tiempo de donar y gracias por todos los mensajes de apoyo, que realmente quieren decir mucho", agregó. Por su parte, Michael Newsome, Responsable de Captación de Fondos de UNICEF Reino Unido, valoró: "Todos en UNICEF estamos absolutamente asombrados con la cantidad que Charlie ha recogido. Sus donaciones van a significar que vamos a poder ayudar a miles de niños vulnerables en Haití. Nos gustaría animar a otras personas inspiradas por Charlie a intentar recaudar fondos para ayudar al trabajo vital de UNICEF con los niños en Haití".

Relaciones

Mensaje de Silvia Abascal, Embajadora de UNICEF España, ante la emergencia humanitaria de Haití

Fecha: 
Lun, 25/01/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 12:15h |
UNICEF España

La actriz Silvia Abascal, Embajadora de UNICEF España desde 2003, se ha unido a los numerosos personajes públicos que lanzan un mensaje a sus seguidores para que se solidaricen con la infancia de Haití.

 

"A lo largo de estas semanas estamos siendo testigos del sufrimiento de un país. Haití necesita nuestra ayuda y colaboración. Sabiendo que en un país como Haití los niños representan el 50% de su población, podemos imaginar el presente y la situación actual de su infancia. UNICEF trabaja por la protección y supervivencia de los niños. En la medida que cada uno pueda, toda ayuda formará parte del hoy y mañana de Haití. Gracias por estar presente".
Relaciones