educación

Crisis de Siria: "hemos venido a contar nuestra historia. Somos víctimas"

Fecha: 
Jue, 27/03/2014 (Todo el día)
27/03/2014 | Actualizada a las 15:29h |
Toby Fricker, UNICEF Jordania

Post de Toby Fricker, en UNICEF Jordania.

 
“Somos los niños de Siria, no nos olvidéis”. Sus voces llenan la tienda de campaña con una energía que te golpea como el viento del desierto que cruza el campo de refugiados de Za’atari. 
 
Farah*, de 11 años, es de Dera’a, en el sur de Siria. Ella interpreta el papel principal en una obra de teatro que se centra en el derecho a la educación. Los niños que actúan están en uno de los 14 centros para familias y niños distribuidos a lo largo de Za’atari, que alberga a unas 90.000 personas. La mitad son niños.
 
Los centros proporcionan apoyo psicosocial a niños de entre 5 y 18 años. 
 
Hay guerra y destrucción por todas partes”, continúa la obra. “Vuestros sueños no se perderán. Sin educación y aprendizaje no lograréis la paz”, es la respuesta. 
 
Estas palabras de esperanza no siempre han estado ahí. “Los primeros días hablaban y dibujaban sangre y matanzas. Pero después de un tiempo empezaron a dibujar flores”, explica Mohamed Alzzeh, de Save the Children. Esta organización aliada gestiona el centro con apoyo de UNICEF y fondos de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO, por sus siglas en inglés). 
 
Las actividades incluyen teatro, pintura y costura, entre otras, y están diseñadas para animar a los niños a expresar su creatividad y sentimientos. “Los niños se centran en algo, trabajan en equipo y desarrollan sus papeles”, dice Alzzeh. 
 
La interacción es especialmente importante, ya que los jóvenes usan a menudo la retirada como mecanismo de defensa tras las horribles experiencias que han sufrido en Siria. Muchos no han visto a sus amigos desde que dejaron el país, y establecer nuevas relaciones es esencial para reconstruir su confianza
 

Tiempo para sanar y tiempo para aprender

Cuando Farah llegó con su famlia a Jordania hace 10 meses, le daba miedo hacer cualquier cosa. “Al principio tenía tanto miedo que ni siquiera iba al colegio”, dice. Pero tras pasar tiempo en el centro, Farah empezó a abrirse. “Ahora está dispuesta a aprender y a ver nuevas cosas”, dice su padre, Abdul*.
 
Su mayor alivio es que sus cinco hijas están a salvo y participan en actividades infantiles normales de nuevo, como ir al colegio. “Nunca pensé que tendríamos que dejar nuestra casa o nuestra ciudad, pero nos atacaban. Mis hijas estaban en riesgo de ser secuestradas o violadas, así que tuvimos que irnos”. Abdul admite que vivir en Za’atari está muy alejado de llevar una vida normal y se enfrentan a muchos retos, pero al menos se han librado del conflicto violento
 
El futuro será mucho mejor”, proclama Farah en la obra, como si fuera un hombre de Estado anunciándolo a su país. “Es nuestro derecho a tener educación y vivir en paz, como cualquier niño del mundo”, finaliza la obra. 
 
Con fondos de ECHO y otros donantes, más de 150.000 niños y adolescentes han recibido apoyo psicosocial desde enero de 2013. Este trabajo de protección es esencial para proporcionar a los jóvenes la oportunidad de recuperar su Infancia y evitar una generación perdida 
 
*Los nombres han sido cambiados para proteger las identidades. 
Relaciones

La infancia perdida de República Centroafricana

Fecha: 
Jue, 20/02/2014 (Todo el día)
21/02/2014 | Actualizada a las 12:18h |
Pablo de Pascual, del equipo de UNICEF en República Centroafricana

Este post ha sido publicado en el blog 3500 Millones de El País 

François destaca entre la multitud de niños que se encuentran en uno de los mayores campos de desplazados de la capital de la República Centroafricana.

 
Este niño de 10 años lleva un gran coche de juguete que ha construido en dos días con materiales reciclados –madera, goma, latas y flores de plástico–. Es el único juguete que vemos durante nuestra visita.

François vive en el suelo de la iglesia más grande de la ciudad desde el 5 de diciembre, fecha en la que estalló la violencia en Bangui y casi dos tercios de los residentes tuvieron que huir a uno de los 65 campos de desplazados improvisados.

Nos cuenta qué es lo que más echa de menos de su antigua vida: sus hermanos y su hermana, que huyeron a la selva de las afueras de la ciudad; sus mejores amigos y profesores, que se dispersaron por diferentes campos de desplazados; y su escuela.

“Echo de menos aprender”, dice antes de describir el estado en el que se encuentra su colegio. “Se llevaron el tejado, ya no hay puertas y han robado todo lo que había dentro”.

En el último año los colegios de la República Centroafricana han sido saqueados, ocupados por grupos armados o personas desplazadas y dañados por balas y proyectiles.Todas las escuelas están cerradas en Bangui desde el 5 de diciembre.

Los niños como François llevan dos meses sin ir a clase, algunos incluso más, ya que la inseguridad ha provocado el cierre de muchas escuelas. UNICEF está trabajando para atajar esta situación, construyendo aulas temporales en los principales campos de desplazados para más de 20.000 niños de 3 a 18 años.

Regresar a la escuela es fundamental  para los niños atrapados en medio de un conflicto. Les permite recuperar una sensación de normalidad y estabilidad, y tener un espacio seguro para aprender, lejos de peligros como ser reclutados por fuerzas y grupos armados, el trabajo infantil, la explotación sexual y otras formas de abuso. Además, si no se recupera la educación al principio de una crisis, una generación entera puede quedar anulada para contribuir en la recuperación de su sociedad.

Los adolescentes corren mayor riesgo de dejar el colegio después de un conflicto. Niños como Benoit, a quien conocemos en una de las aulas temporales. Tiene 16 años y dejó de ir a clase hace 5 meses, cuando las fuerzas rebeldes se instalaron cerca de su casa. Debido a su edad, las probabilidades de ser reclutado por un grupo armado son mucho mayores.

Benoit, de 16 años, dejó de ir al colegio hace 5 meses debido a que los rebeldes se instalaron cerca de su casa. Por su edad, es más vulnerable al riesgo de ser reclutado por un grupo armado. “Uno de los grupos se llevó a un amigo”, cuenta. “Tenía miedo de salir de casa para ir al colegio”.

Benoit nos dice que está muy emocionado por volver a clase, aunque sea debajo de un toldo de lona en el campo de desplazados.

“Siento que estoy olvidando cosas”, afirma. “Quiero continuar estudiando y llegar a ser una persona responsable en este país”.

Las aulas temporales no son el único lugar donde los estudiantes pueden ponerse al día tras varios meses sin ir a la escuela. También son lugares seguros donde pueden expresar sus sentimientos sobre lo que han visto y donde los profesores pueden ayudarles a sobrellevarlo. Anne, una maestra experimentada lo tiene claro: “Me gustaría asegurarme de que no actúan con violencia y venganza, sino con honestidad y amabilidad. Un país sin educación no tiene futuro”.

 

Relaciones

Los niños República Democrática del Congo y el derecho a la educación

Fecha: 
Lun, 22/07/2013 (Todo el día)
07/08/2013 | Actualizada a las 13:40h |
Sonia López - UNICEF Comité País Vasco

Por Sonia López - UNICEF Comité País Vasco

"¡Mundele, mundele!"* Los niños de una escuela a las afueras de Kinshasa nos reciben con la alegría de quien deja traslucir la esperanza de disponer de una escuela con paredes, en la que poder cobijarse los días de lluvia propios del clima tropical.

 
República Democrática del Congo no es un lugar fácil en el que crecer. En el segundo país más pobre del mundo, el 43 % de la población adulta no está alfabetizada y el 45% del total de niños y niñas que se matriculan en educación primaria acaban abandonando la escuela. Además, muchas familias no pueden hacer frente a las cuotas escolares. 

UNICEF trabaja mano a mano con el gobierno para cambiar esta realidad. Desarrolla diferentes programas en el país, encaminados a alcanzar la educación universal mediante la eliminación progresiva de las cuotas escolares. Una medida imprescindible para el más del 70% de la población congoleña que vive por debajo del umbral de pobreza.

La estrategia de actuación de UNICEF en República Democrática del Congo pretende, además, reforzar el sistema educativo. Para ello contribuye a la dotación en escuelas de infraestructas, mobiliario y material escolar;  la formación y actualización del personal docente; la creación de comités de padres y madres que se involucren en el proyecto educativo y participen en la co-gestión de las escuelas; la rehabilitación de los centros educativos situados en las áreas más desfavorecidas; y la búsqueda del apoyo institucional para el registro y recogida de datos que nos ayuden a tener un diagnóstico de situación realista y nos permitan seguir avanzando en los objetivos marcados. 

En la actualidad, el 12% de las escuelas del país forma parte de este programa y los resultados ya son visibles. Durante el primer año de su puesta en marcha, en las escuelas seleccionadas se consiguió aumentar en un 32% el número de niños y niñas matriculados, y situar la tasa de deserción por debajo del 10%.

Unos resultados que nos alientan a seguir en este camino; que evidencian la necesidad de mantener los esfuerzos destinados a la República Democrática del Congo para conseguir, de este modo, que los resultados sean sostenibles en el tiempo y permitan consolidar los avances educativos en el país.

¡Mundele, mundele!* Los 600 niños de una escuela a las afueras de Kinshasa nos despiden desde ese espacio abierto en el que comparten profesor y aprendizajes. Una foto pone el punto y aparte a nuestra visita y se erige, más que en un recuerdo, en una motivación para seguir luchando por el derecho a la educación de todos los niños y niñas.

 *persona blanca en lingala 
Relaciones

Persiguiendo el sueño de Malala

Fecha: 
Jue, 18/07/2013 (Todo el día)
UNICEF

Post de Rodrigo Riaza, Representante de UNICEF Comité Español en el Malala Day

Tras mi participación en Malala Day me ha quedado clara una cosa: Si Malala no es capaz de impulsar este movimiento, no sé quién podrá.

Fue emocionante presenciar cómo alguien tan joven podía desprender tanta pasión por una causa. Su historia de superación, tras haber sido disparada por los talibanes, llegó a los corazones de todos los jóvenes presentes en la Asamblea. Sus 20 minutos de discurso brillaron, motivando el constante aplauso de los allí presentes. Su discurso prometía ser el cenit del evento. Y definitivamente lo fue. 

 
Llegué a Nueva York sin saber con certeza qué me iba a encontrar. El primer día conocí a mis 10 compañeros de UNICEF de todo el mundo, y con ellos, sus respectivas experiencias. Escuché en persona la motivación de algunos de los delegados, que incluían historias de violencia y sufrimiento, provocadas sencillamente por luchar en nombre del derecho a la educación para sí mismos y para sus comunidades.
 
Esta supuso la primera muestra, que fue seguida por otros 500 jóvenes de todo el mundo, cada uno con su propia motivación personal. Motivaciones como la lucha por la educación de los inmigrantes, los derechos de las mujeres o los de los indígenas australianos, y cada uno de ellos con sus propias visiones y estrategias para luchar por una causa que consideraban justa. Fue una fusión de inspiración e ideas realmente única. 
 
El objetivo del Malala Day era demostrar que los jóvenes tenemos mucho que decir acerca de la educación infantil y de los 57 millones de niñas y niños que siguen sin poder disfrutar del colegio. Además, teníamos la obligación  de hacernos escuchar y de transmitir la importancia de llegar a los Objetivos de Desarrollo del Milenio al resto del mundo.
 
Me voy con la sensación de que durante estos dos días ese objetivo se ha cumplido. El mundo ha escuchado a Malala y al resto de los jóvenes. No obstante, ahora viene la parte verdaderamente difícil. Es ahora cuando debemos encontrar los caminos para progresar en la causa de conseguir una educación digna para todos
 
Debemos, pues, hallar la forma de estar junto a Malala y aportar cada uno nuestro granito de arena en pos de este objetivo. 
Relaciones

República Dominicana: "¡Todo se puede, en equipo se puede!"

Fecha: 
Mar, 04/06/2013 (Todo el día)
04/06/2013 | Actualizada a las 16:22h |
Post de Claudia Bogdanov, de Alianzas Corporativas de UNICEF España
 
A finales de mayo tuve el privilegio de viajar a Santo Domingo para visitar un proyecto de educación apoyado por Orange. Hace unos días que he vuelto a Madrid, y aún está latente, como si la tuviera delante, la sonrisa de Wascar, un niño de 11 años con ciertas limitaciones motrices causadas por una parálisis cerebral.
 
En República Dominicana, los niños con alguna discapacidad que viven en las zonas rurales o urbano-marginales son los más invisibles. Por miedo o vergüenza, muchas familias retienen a sus hijos en casa.
 
Sin embargo, Wascar se niega a quedarse en casa. Cada mañana a las 06:00 horas, Wascar despierta a su hermano Arturo, de 18 años, para que lo lleve en bicicleta a la escuela donde le esperan sus amigos (entre ellos Carolyn) y sus profesoras.
 
Como nos comenta Angela Peña, Directora de la Escuela José Reyes, ubicada en una de las zonas más “calientes” de Santo Domingo, en su centro se acepta a todos los niños sin excepción. Para que Wascar y otros niños asistan a la escuela y no se queden en sus hogares, lo más importante es el trabajo en equipo con las familias, los profesores, y los otros niños y niñas: “Todo se puede, ¡en equipo se puede!”. 
 
De eso trata el programa integral de Educación Inclusiva que UNICEF tiene en República Dominicana. Se pueden construir mejores escuelas, y dotar a los centros de más libros y más juguetes.
 
Sin embargo, como nos explica la Oficial de Educación de UNICEF, Lissette Nuñez, lo más importante (y sostenible a largo plazo) es apoyar a los docentes para motivarlos y que tengan herramientas para responder mejor a las necesidades de cada niño. Así, niños como Wascar puedan estar totalmente integrados en el aula. Todos los profesores que conocimos estaban inmensamente agradecidos por esta formación.
 
Durante los tres días que estuve en Santo Domingo, vi cómo UNICEF está apoyando a centros para niños menores de cinco años, edad fundamental para el desarrollo de un niño o una niña; a los padres, a las madres, especialmente las madres solteras; a los docentes de 7 centros de atención especial…
 
Se trata de un verdadero trabajo en equipo para conseguir que esas sonrisas contagiosas, esos sueños que los niños han compartido con nosotros de que quieren convertirse en abogados, profesores, escritores, jefes de empresa, saloneras (peluqueras), actrices de telenovela, etc., sean algún día una realidad. 
 
La frase de Josefina, una de las profesoras de la escuela de Wascar, se me queda grabada: “Cada uno aporta su grano de arena, no nos dejéis solos” 
 
 
Conscientes de la importancia de la educación para que todos los niños tengan la oportunidad de disfrutar de una vida mejor, Orange se unió en 2012 a UNICEF España para apoyar la iniciativa Construye su futuro, cuyo objetivo es la escolarización y la calidad de la enseñanza de más de 220.000 niños que viven en zonas fronterizas y barrios marginales de República Dominicana.
Relaciones

Vivir con albinismo: discriminación y superstición

Fecha: 
Lun, 03/06/2013 (Todo el día)
07/08/2013 | Actualizada a las 13:20h |

Post de Michael Hosea, promotor de los derechos de los jóvenes con discapacidad, especialmente los que tienen albinismo, a través de la red Leonard Cheshire Disability Young Voices.

Nací en Mwanza, la segunda ciudad más grande de la República Unida de Tanzania. Soy el hijo mayor y vivo con mis hermanos y mis progenitores en Dodoma, la capital.  En mi familia somos seis hijos, y tengo una hermana y un hermano que también son albinos.

 
Los inconvenientes que acarrea mi situación dificultan mucho mi vida. Debo cuidarme siempre del sol, vestirme con ropa pesada y utilizar mangas largas. También debo usar gafas de sol para proteger los ojos. Por otra parte, tengo problemas en la escuela. Hay ocasiones en las que no puedo ver la pizarra y siempre me tengo que sentar a la sombra.
 
En este país no hay suficiente tecnología para mejorar la visión, como gafas, lupas y equipos informáticos especiales, por lo que los niños albinos afrontan enormes dificultades para terminar el ciclo de estudios y encontrar trabajo. Como mi familia es pobre, conseguir el dinero para los gastos de escolaridad también es complicado. 
 
El trato que nos da la gente dificulta aún más nuestra vida. Existe mucha discriminación contra las personas albinas y, a veces, echo de menos la compañía de amigos. Hay gente con creencias horribles sobre nosotros; por ejemplo, que no somos humanos y no moriremos nunca, o que el albinismo es una maldición de los dioses y que quien nos toque quedará maldito.
 
Lo peor de todo es que quienes practican la brujería nos persiguen y matan para utilizar nuestro cabello, nuestros órganos y partes del cuerpo en encantamientos y pociones. Durante siglos, algunos han creído que si acuden a un médico con partes del cuerpo de una persona albina se volverán ricos y prósperos.
 
Aunque es ilegal matar a los albinos, sigue ocurriendo a causa de la codicia. Pero todo se basa en mentiras, pues hay gente que ha hecho estas cosas terribles y sus vidas no han cambiado.
 
Hace pocos meses, y gracias a un amigo de mi padre, mis hermanos y yo nos libramos de ser asesinados para fines de brujería. Ese hombre vino a nuestra casa para advertir a mi padre que sus tres hijos albinos estaban en peligro, y le suplicó que nos fuéramos de Mwanza. 
 
Si bien esto era difícil, pues la situación económica de mis progenitores no era buena, empaquetamos todo lo que teníamos y nos fuimos a las tres de la mañana. Viajamos más de 500 kilómetros hasta llegar a Dodoma, y dos días después recibimos la noticia de que unos hombres habían irrumpido en nuestra casa en Mwanza, buscándonos para matarnos.
 
Cuando esos individuos se percataron de que habíamos escapado, irrumpieron en la casa de nuestro vecino. Él era el representante de las personas albinas de nuestra localidad y había trabajado arduamente para ayudarnos y promover los derechos de los albinos en nuestra comunidad. Le cortaron los genitales y los brazos y lo dejaron allí para que muriera.
 
Más tarde recibimos una llamada telefónica de otro vecino, que nos relató lo que había sucedido. Esa noticia me impactó de tal modo que lloré mucho, pero ¿qué podía hacer yo? Así son las cosas.
 

EDUCACIÓN CONTRA LA DISCRIMINACIÓN

No comprendo por qué hay personas que hacen esto a otros seres humanos. Yo creo que la educación es la clave para detener los asesinatos, los abusos y la discriminación. Es importante que todos –incluyendo a los miembros de mi familia extensa– sepan que nosotros somos personas iguales a ellos. Todos somos iguales.
 
Para escapar de las penalidades de la vida, me gusta cantar y escribir canciones. Acabo de componer una canción sobre los albinos y nuestra lucha.  Mi sueño es poder grabar mi música en un estudio algún día y difundir mi mensaje. Rezo para que llegue el día en que todos los habitantes del mundo entiendan que los albinos no somos distintos de ellos. 
 
Todos somos seres humanos y merecemos ser tratados con amor y respeto.
Relaciones

República Dominicana: 'Si no vives para servir, no sirves para vivir'

Fecha: 
Mié, 29/05/2013 (Todo el día)
03/06/2013 | Actualizada a las 13:18h |
Post de Jesús Guijarro, Responsable de Responsabilidad Social Corporativa de Orange España. Ha estado en República Dominicana conociendo el trabajo de UNICEF en educación. Nos cuenta sus impresiones del primer día de viaje.
 
Como primer día, ha sido fantástico. Hemos comenzado la jornada temprano, repasando las cifras de la realidad de los niños de República Dominicana: una tasa de mortalidad de niños menores de cinco años de 32 por cada 1.000 nacidos vivos; un 22% de tasa de abandono en educación primaria; sólo 1 de cada 3 niños, y 1 de cada 2 niñas, asiste a educación secundaria…
 
Con estas cifras, la Representante de UNICEF República Dominicana, la española María Jesús Conde, afirma que, "con el apoyo de Orange, estamos ayudando a incluir a los niños en el sistema educativo y consiguiendo una educación de calidad". La pregunta es: ¿cómo?
 
En una visita al Centro Especial de Atención a la Diversidad (CAD), la Directora de Educación Especial del Ministerio de Educación, Cristina Amiama, nos explica la falta de recursos docentes y la importancia de la capacitación de profesionales que puedan poner en práctica políticas inclusivas en los colegios.
 
Si bien es cierto que es importante construir centros y dotar de materiales educativos a los niños, mucho más importante es tener docentes que den sentido a esos centros y que sepan utilizar esos materiales para enseñárselo a los niños.
 
Por ello, según Cristina Amiama, el apoyo de aliados como Orange “aporta sostenibilidad y perdurabilidad al proyecto, puesto que un profesor convenientemente capacitado podrá formar a los niños aun cuando los medios y recursos sean escasos, especialmente cuando se trata de alumnos con discapacidad y/o barreras de aprendizaje en aulas superpobladas (más de 50 niños por clase)".
 
Y por la tarde, lo más interesante. ¡Qué vitalidad, qué alegría, qué simpatía! Tuvimos la gran suerte de estar en la Escuela Urbana Marginal Gegrorio Luperón. De su coordinadora, Mercedes Mora, es la frase que da título a este post: "Si no vives para servir, no sirves para vivir".
 
El trayecto hasta la llegada al centro nos ha dado un baño de realismo: chabolas, marginalidad, pobreza... Sin embargo, la escuela, dentro de ese entorno aparecía como un rayo de esperanza. Cientos de niños nos han regalado sonrisas y, lo que es más importante, ilusiones y sueños.
 
Unos quieren ser doctores, otros fiscales, abogados, modelos, presentadores de televisión… Aquí tiene mucho que ver Jatnna Tavárez, famosa presentadora de televisión y Embajadora de UNICEF República Dominicana, que nos ha acompañado.
 
Cada niño, una sonrisa, una ilusión, un sueño, que desde Orange estamos comprometidos ayudarles a alcanzar.
 
 
 Conscientes de la importancia de la educación para que todos los niños tengan la oportunidad de disfrutar de una vida mejor, Orange se unió en 2012 a UNICEF España para apoyar la iniciativa Construye su futuro, cuyo objetivo es la escolarización y la calidad de la enseñanza de más de 220.000 niños que viven en zonas fronterizas y barrios marginales de República Dominicana.
Relaciones

Recomendación de la Comisión Europea: invertir en los niños, romper el círculo de la desigualdad

Fecha: 
Lun, 25/02/2013 (Todo el día)
19/09/2013 | Actualizada a las 11:37h |

Post de Gabriel González-Bueno, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España

El día 20 de febrero la Comisión Europea hizo pública su Recomendación a los Estados sobre la pobreza infantil: Invertir en los niños: romper el ciclo de la desigualdad (PDF).

Esta Recomendación supone un marco europeo para el desarrollo de políticas nacionales de lucha contra la pobreza infantil y promoción del bienestar de los niños, en un momento en que las cifras de pobreza y exclusión infantil está creciendo en muchos de los países europeos, muchas veces por encima de las del resto de la población.

El propio documento reconoce el fuerte impacto que la crisis está teniendo en los niños y sus familias, un impacto que UNICEF España recogió en su informe sobre La Infancia en España 2012-2013.

Para UNICEF España es una satisfacción que la Comisión adopte en la Recomendación un enfoque basado en los derechos del niño, que promueva la igualdad de oportunidades y que proponga un balance equilibrado entre políticas universales y otras enfocadas a los colectivos infantiles más vulnerables.
 
La Recomendación establece tres pilares estratégicos para el desarrollo de políticas:
  • El acceso de las familias y los niños a recursos adecuados: apoyando el acceso al trabajo a los padres y madres, y garantizando un nivel de vida adecuado a los niños mediante ayudas económicas, desgravación de impuestos y ayudas a la vivienda.
  • El acceso a servicios de calidad: promoviendo la atención desde la primera infancia, garantizando la igualdad de oportunidades en el sistema educativo, el acceso en condiciones a los sistemas de salud, a una vivienda y un entorno adecuado, y mejorando los sistemas de protección de la infancia. 
  • El derecho de los niños a participar: mediante el apoyo a la participación de niños en la vida cultural, deportiva y el derecho al juego, y estableciendo mecanismos de participación en las decisiones que afectan a sus vidas.

Un objetivo para reducir la pobreza infantil

Igual de importante que las estrategias son los mecanismos para implementarlas y evaluarlas: elevar el nivel de importancia de estas políticas, la coordinación y la cooperación entre sectores (salud, educación, protección…)  y administraciones, mejorar el análisis, y valorar los impactos que las políticas de respuesta a la crisis están teniendo en los niños.
 
Para UNICEF España esta Recomendación es de un especial valor en nuestra tarea de promover políticas nacionales de lucha contra la pobreza infantil. También es especialmente importante la propuesta que se plantea en el documento de que los Estados establezcan objetivos específicos de reducción de la pobreza infantil, algo que UNICEF viene proponiendo desde 2010.
   
 
 ¿Qué implicaciones tiene una Recomendación de la Comisión Europea?
 
Una Recomendación de la UE es un acto legislativo que suele proceder de la iniciativa de una institución comunitaria. Es una invitación para actuar de una determinada manera, que no impone obligaciones legales, pero es un instrumento muy útil para que los Estados dirijan su interés hacia determinados temas, enfoquen su intervención y se generen políticas comunes para afrontarlos.
    Relaciones

    Situar a los niños en el centro de las propuestas de los partidos políticos de Cataluña

    Fecha: 
    Mié, 31/10/2012 (Todo el día)
    02/11/2012 | Actualizada a las 17:14h |
    Por Sílvia Ayala, Responsable de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF Comité Cataluña

    Por Sílvia Ayala, Responsable de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF Comité Cataluña

    Con motivo de las próximas elecciones al Parlamento de Cataluña, UNICEF Comité Cataluña ha planteado diez propuestas a los partidos políticos con representación parlamentaria para que las incorporen a sus programas electorales.

    Se trata de retos y recomendaciones en materia de infancia distribuidas en cinco ámbitos: pobreza infantil, inversión en infancia, participación y promoción, educación y salud, y cooperación al desarrollo

    De estas diez propuestas, destacan dos de especial importancia, dado que se refieren a la infancia más vulnerable en Cataluña y en todo el mundo. La primera propuesta pasa por incrementar las medidas para reducir la pobreza infantil en Cataluña mediante la elaboración y desarrollo de un plan de lucha contra la pobreza infantil, iniciativa que se enmarca en el actual contexto económico y social.
     
    Desde UNICEF vemos más pertinente que nunca situar a los niños en la agenda política, ya que por primera vez la pobreza tiene rostro de niño. En Cataluña, 1 de cada 4 niños vive por debajo del umbral de la pobreza.
     
    La segunda propuesta destacada es incorporar a la infancia como una prioridad de la cooperación, manteniendo los compromisos con la Ayuda Oficial al Desarrollo.
     
    En este sentido, la Convención sobre los Derechos del Niño contempla la importancia de estimular la cooperación internacional como instrumento para mejorar la situación de los derechos de la infancia en el mundo. Además, el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas ha recomendado conservar el presupuesto de cooperación al desarrollo.
     
    El resto de propuestas se refieren a asegurar la inversión en infancia, el desarrollo normativo y la dotación presupuestaria de la legislación catalana en materia de infancia; la incorporación de la perspectiva de los niños en la toma de decisiones, y la garantía y acceso equitativo a los derechos básicos como la educación y la salud.
     
    Estas elecciones tienen lugar en un momento muy especial, atendiendo a los preocupantes índices, datos e informaciones a nivel político, económico y social, que obliga a los partidos políticos a afrontar importantes retos.
     
    Uno de los desafíos más importantes y urgentes es situar a la infancia como prioridad en las políticas públicas, en todas sus dimensiones. Esto convierte el ejercicio de incidencia política en un trabajo clave y fundamental en la defensa de los derechos de la infancia. 
    Relaciones

    Niños, FC Barcelona y UNICEF = derechos de infancia+ deporte+ valores

    Fecha: 
    Vie, 11/05/2012 (Todo el día)
    11/05/2012 | Actualizada a las 14:16h |
    Post de Raquel Fernández, Directora de Comunicación de UNICEF España

    Por Raquel Fernández, Directora de Comunicación de UNICEF España

    El acto celebrado ayer en el Camp Nou sirvió para, una vez más, poner de relieve los objetivos de la alianza que el Club y UNICEF mantienen desde 2006. Desde ese año, la Fundación FC Barcelona contribuye con 1,5 millones de euros anuales a los programas de UNICEF en distintos países.

    Un grupo de niños del Centro de Infantil y Primaria Pegaso de Barcelona; el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake; el Vicepresidente de la Fundació FCB, Ramón Pont; y el futbolista Marc Bartra, se unieron en un simpático debate protagonizado por los niños, que habían preparado una serie de preguntas para ellos.

    Querían saber muchas cosas. “¿Por qué el FCB colabora con UNICEF?”. Ramón Pont se encargó de explicarlo, señalando que el trabajo de UNICEF por el desarrollo de la infancia y sus derechos “encaja exactamente con lo que persigue el Barça a través de su fundación, y por lo tanto estamos alineados”.

    ¿Cómo imagina el mundo sin UNICEF?

    A Anthony Lake le preguntaron cómo imaginaba el mundo sin UNICEF. Hubo dos respuestas. La primera de ellas, sobre la buena noticia que supondría un mundo sin UNICEF porque significaría “que los derechos de la infancia se cumplen para todos los niños” y entonces no haría falta el trabajo de UNICEF.

    En su segunda respuesta Lake señaló que, en el mundo de hoy en día, no sería una buena noticia que UNICEF no existiera porque hay muchos niños que él ha conocido en sus viajes que, sin el trabajo de UNICEF, no habrían podido curarse de enfermedades, tener una buena salud y nutrición o ir a la escuela.

    Para Marc Bartra, después de las imprescindibles preguntas sobre la emoción del fútbol: “¿Si no fueras jugador del FCB te gustaría colaborar con UNICEF?”. El futbolista FCB contó a los niños que no es algo incompatible y destacó que “por la camiseta que llevamos creo que UNICEF está orgulloso de que un club como el nuestro lleve el logotipo, y nosotros estamos orgullosos de representarlo”. Anthony Lake indicó que “todo el equipo de UNICEF está encantado con su alianza con el FC Barcelona”.

    A través de esta alianza, FCB contribuye cada año con 1,5 millones de euros al trabajo de UNICEF, con el objetivo de llegar a millones de niños de 16.000 escuelas de Brasil, China, Ghana y Sudáfrica. Gracias a esta colaboración se prevé dar formación a más de 5.000 profesores y entrenadores, así como integrar el deporte y los valores deportivos en los programas educativos. Las escuelas también recibirán materiales deportivos y contarán con mejores infraestructuras para programas de educación física, deporte y juego.

    Relaciones