derechos de la infancia

República Centroafricana: familias de acogida para niños que están solos

Fecha: 
Mar, 04/03/2014 (Todo el día)
05/03/2014 | Actualizada a las 14:24h |
Helene Sandbu Ryeng

Post de Helene Sandbu Ryeng, UNICEF República Centroafricana. 

La seguridad de una familia de acogida hace que los niños que han quedado separados de sus familiares sean capaces de reanudar su vida mientras UNICEF y sus aliados buscan a sus padres.

"Ellos mataron a mi madre. Mi padre huyó y yo estaba sola", dice Adéle * en voz baja. Cuando lo recuerda sus ojos se dirigen hacia el suelo mientras acaricia suavemente el colgante de oro en forma de cruz que lleva en el cuello.

Miembros del grupo armado Seleka llegaron a Ngbawele y comenzó una matanza en el pueblo. Todos corrieron para salvarse. En ese caos, esta niña de 14 años solo pudo distinguir algunas caras conocidas, las de algunas amigas.

"Decidimos ir a Bangui, donde iban las otras familias. Empezamos a caminar hasta que  llegamos al asentamiento de Boye Rabe", dice Adéle.

En el último año, cerca de medio millón de niños en toda la República Centroafricana se han visto desplazados debido a la violencia en el país. Algunos de ellos se esconden en la selva, prácticamente sin acceso a ayuda humanitaria, mientras que otros se encuentran en campamentos para personas desplazadas.

Algunos de estos niños son menores no acompañados y separados de sus padres, igual que Adéle.

En casos como éste UNICEF y sus aliados trabajan para localizar a los padres u otros miembros de la familia. El objetivo es la reunificación. Desde diciembre de 2013, 190 niños han sido reunidos con sus familias en Bangui. Pero el caso de Adéle es difícil.

ADÉLE REANUDA SU vida con una familia de acogida

Cuando las perspectivas de encontrar a la familia son bajas, UNICEF y sus aliados tratan de encontrar una familia de acogida mientras continúan buscando familiares. 

No hay pistas sobre el paradero del padre de Adéle. "No saben dónde está", dice la ella en voz baja. La búsqueda puede llevar tiempo, por eso Adéle está viviendo con una familia de acogida.

"Estoy feliz aquí. Estoy a salvo y soy un miembro de pleno derecho de la familia. Me tratan como a su propia hija y hermana", cuenta. Pese a vivir con los malos recuerdos y la pérdida de la familia, Adéle trata de seguir adelante.

Ha vuelto a estudiar en una escuela apoyada por UNICEF. Antes ayudaba a su familia en el campo después de clase. Ahora quiere aprender un oficio: "Quiero aprender a coser y hacer ropa".

No sabe aún que seguramente su deseo se haga realidad. En este momento los aliados de UNICEF buscan un aprendiz de sastre.

Pero es muy incierto si el sueño de estar con su padre de nuevo se hará realidad. 

*El nombre de Adéle es ficticio para proteger su identidad.

Relaciones

Crisis de Siria: "Vimos cómo las bombas destrozaban nuestra casa"

Fecha: 
Lun, 03/03/2014 (Todo el día)
03/03/2014 | Actualizada a las 11:15h |
Nicky Jansen

Post de Nicky Jansen, de UNICEF en Países Bajos. 

Hace cinco meses Rand, de 8 años, sus cuatro hermanos y hermanas, sus padres y sus abuelos huyeron de Siria. Llegaron a Turquía, donde empezaron a vivir en una pequeña tienda de campaña en un campamento de refugiados.

Tienen sus necesidades básicas cubiertas: la comida, el agua, la vivienda y la escuela. Pero el traslado ha sido difícil para Rand.

"Me siento feliz de estar a salvo, pero en comparación con nuestra casa en Idlib, me parece una prisión", cuenta la niña.

A Rand le encanta ir a la escuela del campo, apoyada por UNICEF, y ya ha aprendido algunas palabras en inglés.

Está tratando de formarse, porque tiene grandes planes para el futuro: "quiero ser médico". "Cuando lo sea voy a volver a Siria, porque hay muchos heridos. Tenemos que ayudar a todos", explica.

Rand todavía puede recordar cada minuto de su escapada de Siria. "Escuchamos llegar a los aviones; estábamos muy asustados".

"Salimos corriendo de casa, ni siquiera pude coger nada. Cuando miré hacia atrás vi que las bombas destruían nuestra casa", continúa Rand. "Aquí no hay bombas. Me siento feliz de estar a salvo, a pesar de que no tenemos mucho".

CRISIS de SIRIA: firma por el fin de la violencia contra los niños

Desde el inicio del conflicto de Siria, más de 2,6 millones de personas han huido a los países vecinos. Ya hay más de 1,2 millones de niños sirios refugiados, como Rand y sus hermanos.

Ellos y los niños sirios que se han quedado dentro del país llevan 3 años sufriendo una violencia atroz. Por ello UNICEF y otras organizaciones se han unido para pedir a quienes tienen el poder de acabar con este horror que termine el conflicto. 

Los niños de Siria no deben soportar ni un solo día más de sufrimiento. Si quieres unirte a esta petición, déjanos tu firma aquí

Relaciones

Crisis de Siria: Adnan trabaja para mantener a su familia

Fecha: 
Jue, 20/02/2014 (Todo el día)
28/02/2014 | Actualizada a las 09:21h |
Fatima Azzeh

Con trece años, Adnan tiene suerte de estar vivo. Es un superviviente de la violencia que ha asolado su ciudad natal: Homs, en Siria.

Hace casi dos años, fue disparado por un francotirador mientras jugaba frente a su casa. Fue herido en el brazo. Después del ataque, su familia decidió quedarse en Siria, pero como la escalada de violencia no cesaba, tuvieron que huir a Jordania.

Adnan y su familia han estado viviendo en el campamento de refugiados Baqa'a, a las afueras de Amman, durante los últimos 18 meses. Su padre fue capturado y torturado en Siria y no puede trabajar. Por eso Adnan ayuda a sus padres y a sus tres hermanos trabajando en una tienda local de reparación de electrodomésticos.

Adnan nos cuenta: "Yo trabajo para obtener el dinero para mi familia, para ayudarles, pero no me gusta. Me gusta estudiar. Cuando tengo algo de tiempo libre, voy a estudiar, ¿qué más puedo hacer? ".

Después de perder dos años de escuela, Adnan ha vuelto recientemente a clase. "El primer año aquí en Jordania no me aceptaron, ya que no estaba inscrito cuando se inició el año escolar. Mi madre esperó al siguiente semestre y ahora estoy matriculado. Quiero estudiar en la universidad y convertirme en ingeniero", explica.

Crisis de Siria: Adnan desea volver a casa

Este adolescente tiene un horario agotador. Va a la escuela por la mañana y trabaja por las tardes. Por lo general regresa a su casa alrededor de la medianoche, momento en que se alegra de que termine el día. "Me siento aliviado al final del día, cuando acabo de trabajar. Todo lo que quiero hacer es dormir. Cuando estábamos en Siria, nuestra situación era diferente. Yo solía estudiar y jugar. Aquí, estudio y trabajo ", argumenta Adnan.

Adnan sonríe ante la idea de tener más tiempo para jugar. "Me gustaría tener un montón de tiempo libre. Me gustaría estudiar y terminar todos mis deberes, entonces me gustaría jugar hasta que me aburrierra". Adnan solía ​​jugar en un Espacio Amigo de la Infancia de UNICEF, pero ahora rara vez tiene tiempo.

Ve a sus amigos en la escuela o durante  algún día libre. "A veces los viernes tengo tiempo para jugar al fútbol con mis amigos o voy a casa de mi amigo - él tiene ordenador, así que jugamos a juegos de carreras juntos". También le gusta dibujar cuando tiene oportunidad.

Adnan dejó Homs sólo con la ropa que llevaba puesta y los sueños de todo lo que dejaba atrás: "Ojalá pudiera volver a Siria, volver a mi hogar. Ese es mi deseo", concluye Adnan.

Es el mismo deseo que tienen los 1,2 millones de niños refugiados que han tenido que abandonar Siria

Relaciones

II Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia: alianzas y personas

Fecha: 
Mié, 27/11/2013 (Todo el día)
27/11/2013 | Actualizada a las 18:15h |

Post de Marta Arias, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español.

 
Ha sido un día y medio intenso. Un total de 328 personas de todos los rincones de España (junto con participantes venidos desde México, Chile y Portugal); 109 municipios representados; una docena de organizaciones sociales y una preocupación común: cómo hacer que los municipios sean espacios donde niños y niñas vean plenamente respetados sus derechos. Cómo impulsar, en medio de este contexto complejo, alianzas de todo tipo para atender en particular las necesidades de la infancia más vulnerable
 
Se trataba del II Congreso Internacional del Programa Ciudades Amigas de la Infancia, una iniciativa impulsada por UNICEF Comité Español a la que se han sumado desde sus orígenes aliados de tanto peso como el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y la Universidad Autónoma de Madrid (a través del Instituto Universitario de Necesidades y Derechos de la Infancia y la Adolescencia, IUNDIA).
 
Es un proyecto del que forman parte ya oficialmente 62 municipios de toda España (los que tienen el sello que les reconoce formalmente como Ciudades Amigas de la Infancia), a los que se suman otros muchos más que han sido reconocidos por sus buenas prácticas, así como todos aquellos que se están preparando para optar a la acreditación el próximo año.
 
En definitiva, un grupo cada vez más amplio de municipios que han comprendido que apostar por sus ciudadanos más jóvenes no sólo redunda en el beneficio de los niños, sino que convierte a las ciudades en un espacio mejor para todos.
 
Hemos compartido experiencias, preocupaciones y proyectos. Arrancamos con la inspiración del filósofo y pedagogo José Antonio Marina, quien nos recordaba, parafraseando el proverbio africano, que “para respetar y proteger a un niño, también hace falta la tribu entera”.
 
En otras palabras, Liliana Ortiz desde México corroboraba en su experiencia la misma idea: no sólo los gobiernos, también las familias y la sociedad civil en su conjunto (incluido el sector privado), deben asumir el reto y la responsabilidad de proteger los derechos de todos los niños y niñas, implicándose desde su ámbito de actuación para hacerlos realidad.
 
Hemos hablado, sobre todo, de personas y alianzas. Personas que marcan la diferencia, por su compromiso, su entusiasmo y su capacidad de afrontar cualquier reto. Cuando estas personas se encuentran en los puestos de máxima responsabilidad (alcaldes y alcaldesas en este caso) todo es posible. Pero, por muy comprometidos que estén, por mucho poder que tengan, ellos solos no pueden.
 

LAS ADMINISTRACIONES, EN UNA POSICIÓN DE LIDERAZGO

En una situación como la actual, resulta cada vez más difícil para los municipios dar respuesta a todas las necesidades que afrontan sus ciudadanos. Por eso las alianzas son imprescindibles. Partiendo, eso sí, de los roles y responsabilidades de cada uno. Y con las administraciones en una posición inequívoca de liderazgo, recuperando su capacidad de movilizar a los vecinos a favor de un objetivo común.
 
Eso es precisamente lo que desde UNICEF Comité Español queremos plantear con nuestro proyecto ALIA: Alianzas Locales por la Infancia y la Adolescencia. Con él pretendemos apoyar a las Ciudades Amigas de la Infancia en su afán por movilizar a todos los actores del municipio para mejorar la situación de los niños más vulnerables. Si somos capaces de mantener el espíritu y el entusiasmo de estos dos días, lo lograremos seguro.
 
Toda la información sobre el Congreso, celebrado el 25 y 26 de noviembre en CaixaForum Madrid, está disponible en www.congresocai.wordpress.com 
Relaciones

La infancia, un poco más protegida

Fecha: 
Mié, 29/02/2012 (Todo el día)
29/02/2012 | Actualizada a las 11:11h |
Post publicado por Marta Arias en el blog 3500 Millones de El País

Por  Marta Arias, Directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF España. Post publicado en el blog 3500 Millones de ElPaís.com: 'La infancia, un poco más protegida'

Inmersos como andamos en tantas tribulaciones, a veces pasan desapercibidas algunas noticias que nos traen un poco de aire fresco: el pasado día 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a un procedimiento de comunicaciones.

Dado su nombre poco amigable, podría parecer un nuevo trámite burocrático de los organismos internacionales, pero nada más lejos de la realidad. Se trata de un paso de gigante para que los derechos de los niños se igualen a los de los adultos: el nuevo protocolo permite presentar denuncias individuales o colectivas por violaciones específicas de estos derechos.

Incluso permite al órgano de vigilancia (el Comité de los Derechos del Niño) actuar de oficio en casos graves, pudiendo realizar recomendaciones urgentes a los países sin tener que esperar como hasta ahora un largo proceso de informes periódicos que en teoría se produce cada cinco años y en la práctica se alarga mucho más allá.

Hasta el momento, la Convención sobre los Derechos del Niño contaba ya con dos Protocolos Facultativos, pero se referían a aspectos muy concretos (niños soldado y prostitución infantil). Este nuevo instrumento va mucho más allá y atiende cualquier situación que pueda afectar a cualquier niño, en cualquier país del mundo.

Aunque todavía está por redactar el reglamento que regule este tercer Protocolo, uno de sus principios es que los niños y niñas puedan, acompañados por adultos o por asociaciones, presentar sus quejas, mediante un proceso adaptado para ellos. Se promueven así dos de los principios básicos de la Convención: la participación infantil y el interés superior del niño.

En la práctica, esto podría suponer por ejemplo que se podrán presentar denuncias ante el Comité en casos de ataques masivos contra población civil que estén afectando a menores de edad. Pero también, sin irnos a situaciones tan extremas, se podría recurrir al Comité en un país en el que la justicia sistemáticamente niegue el derecho de los niños a ser escuchados en los procesos que les afecten (el caso más claro es el de la decisión de la custodia en los procesos de divorcio).

El nuevo protocolo se abre a la firma de los Estados mañana 28 de febrero y todo apunta a que el gobierno español será uno de los primeros en hacerlo, después de que el Consejo de Ministros diese su autorización el pasado viernes. De hecho, España fue uno de los 40 estados que impulsaron la redacción de este tercer protocolo, por lo que es de esperar que pasemos en breve a estar en la lista de las diez ratificaciones necesarias para su entrada en vigor.

Así lo reclaman las entidades agrupadas en la Plataforma de Organizaciones de Infancia, algunas de las cuales han estado particularmente activas en este proceso y sin duda perseguirán en sede parlamentaria su ratificación.

Obviamente, el día a día de los millones de niños que cada día ven vulnerados sus derechos no va a cambiar de la noche a la mañana. Pero contar con esta herramienta supone un gran paso, no solo (que también) en lo simbólico, sino por las posibilidades prácticas que se abren y que esperemos pronto se empiecen a  hacer realidad.

Relaciones

Los retos de la infancia en Honduras

Fecha: 
Lun, 27/06/2011 (Todo el día)
12/07/2011 | Actualizada a las 13:12h |
Laia Ruich, Responsable de Comunicación de UNICEF Comité Cataluña

Por Laia Ruich, Responsable de Comunicación de UNICEF Comité Cataluña

La capital de Honduras, Tegucigalpa, nos recibe con un calor y una humedad que se pega a la piel y de la que es difícil desprenderse. 

Tegucigalpa es una  capital caótica . En cada esquina, niños y adultos venden productos, arreglan carros, o regentan pulperías (pequeños colmados). Un urbanismo desordenado lleno de calles y callecitas le llevan a uno a tardar medio año hasta saber moverse por la ciudad sin perderse. Eso me dice Héctor Espinal, Especialista de Comunicación de UNICEF Honduras, que nos acompaña en la visita.

En la Casa de las Naciones Unidas, donde UNICEF tiene su oficina junto a nueve agencias más como el PNUD, la FAO, la OIM o ONUSIDA,  nos recibe con mucho afecto el Representante Interino de la Oficina, Tad Palac, y la Representante Adjunta, Mariko Kagoshima. Nos cuentan brevemente en qué situación se encuentra la infancia en este pequeño país centroamericano.

Varios factores políticos, económicos y sociales hacen de Honduras un país débil. Un país donde la criminalidad es muy alta, y donde los derechos de los niños son vulnerados continuamente. Un país, a la vez, que tiene muchas ganas de demostrar su valía, y UNICEF trabaja buscando fórmulas para dar una oportunidad a sus niños.

Los representantes de la oficina nos presentan el nuevo programa de país para los próximos 5 años, firmado por UNICEF y el Gobierno de la República de Honduras. Se concentra en dos áreas: la educación y la protección de la niñez; y el seguimiento y la evaluación de los derechos de la infancia.

“Entre el 60 y 70 por ciento de la población hondureña es pobre, la mayoría de la población es vulnerable. Y a esto se le debe añadir la debilidad institucional”, nos cuenta Mariko Kagoshima. “La mortalidad infantil, la mortalidad materna, la desnutrición crónica en menores de cinco años, la mala calidad de la educación, el abandono escolar en la adolescencia, y sobre todo los altos niveles de delincuencia del país… ésta es la situación de partida con la que trabajamos”, añade la Representante Adjunta.

UNICEF lucha para cambiar la vida de estos niños aliándose con los socios locales: el gobierno y las municipalidades. UNICEF y sus aliados dan apoyo a proyectos como Fútbol para la vida, donde el deporte se utiliza como un medio para la prevención de violencia comunitaria, el VIH/SIDA y embarazos no deseados. Y precisamente éste es el proyecto que visitaremos durante las próximas horas de nuestra visita en Honduras. 

Relaciones

Infancia y derechos en Nicaragua

Fecha: 
Mié, 13/05/2009 (Todo el día)
15/04/2011 | Actualizada a las 08:22h |
Juan Antonio Torres

Me llamo Juan Antonio Torres, trabajo en la oficina de UNICEF en Managua, Nicaragua, desde finales de 2007.

UNICEF apoya al gobierno de Nicaragua garantizando el cumplimiento de los derechos de la niñez y la adolescencia contemplados en la Convención sobre los Derechos de la Niñez a través de la coordinación de esfuerzos entre los distintos sectores que conforman la oficina, incidiendo en Salud, VIH, Educación, Comunicación, Políticas Públicas, Desarrollo Local, Agua y Saneamiento, y Protección de derechos de la Infancia. Mi actividad se concentra en el área de protección de derechos de la infancia y más concretamente en lo referente a violencia intrafamiliar, explotación sexual comercial, abuso y trata de niños, niñas y adolescentes.  El papel de UNICEF es determinante en lo referente a esta temática, ayudando a establecer las condiciones que previenen este tipo de delitos, así como brindando asistencia técnica y fortaleciendo las capacidades de los principales actores, tanto a nivel gubernamental como no gubernamental, que trabajan directamente con las víctimas. A pesar de que Nicaragua está haciendo grandes avances en lo referente al cumplimiento de los derechos de la niñez, queda todavía mucho camino por recorrer. Aún existe un gran número de casos de violencia hacia la infancia en todas sus manifestaciones. Según el Banco Mundial, Nicaragua se sitúa en el segundo lugar con mayor índice de violencia intrafamiliar de la región latinoamericana. Las principales causas hunden sus raíces en factores estructurales como son la pobreza y la desigualdad. Es por esta razón que día a día trabajamos en aras de un futuro mejor para los niños y niñas de todo el mundo y es por esto que puedo afirmar que trabajar por el cumplimiento de los derechos de la  niñez es la mejor decisión que he tomado en toda mi vida.

Relaciones