Protección de la infancia

Post-2015: nuevos pasos

Fecha: 
Lun, 15/09/2014 (Todo el día)
16/09/2014 | Actualizada a las 17:12h |
Sara Collantes, responsable de Políticas de Infancia y Desarrollo de UNICEF Comité Español

Cada vez estamos más cerca de saber qué va a contener el documento que negociarán los gobiernos del mundo durante 2015 y que establecerá la hoja de ruta para alcanzar el desarrollo sostenible.

Hay que recordar que, a partir de ahora, difícilmente volveremos a escuchar en los grandes foros estas dos palabras por separado.

El impulso al desarrollo que tantos rincones del mundo necesita, será siempre sostenible o no habrá apoyo al desarrollo que valga.

Al menos en el papel, claro, porque si hay un área en el que la teoría pueda distar mucho de la práctica, es este.

No olvidemos que estamos hablando de integrar la dimensión económica, social y ambiental del desarrollo, y que esto supone un desarrollo económico suficiente que tenga el bienestar del ser humano y del planeta en su centro.

El planeta pone límite al crecimiento y al consumo 

Esto significa que no nos vale crecer por crecer, sino que el planeta pone límites al crecimiento y al consumo. Es más, los indicadores macroeconómicos no valdrán para nada si no comprobamos que están contribuyendo a que más niños vayan a la escuela, más familias lleguen a fin de mes o más niñas puedan vivir tranquilas de sufrir algún tipo de agresión o discriminación en su día a día.

No hay otra medicina que esta ya para el mundo y para cada país en concreto, incluido el nuestro. Eso cada vez está más claro.

Este verano hemos conocido un informe que tendrá mucho que decir en esa nueva hoja de ruta hacia el desarrollo sostenible que será aprobada en la Asamblea General de la ONU en septiembre del año próximo: el informe del Grupo Abierto de Trabajo sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Un grupo que ha sido muy innovador en cuanto a su forma de trabajo y la manera en la que se han tomado las decisiones.

POST 2015: 17 objetivos de Desarrollo Sostenible

Este informe es un punto de partida verdaderamente ambicioso. Ha propuesto 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y ha abordado una extensísima lista de temas para :ue todos vivamos mejor: salud, educación, reducción de las desigualdades, recursos naturales y cambio climático, energía, paz y seguridad, no-corrupción…y un largo etcétera.

Desde el punto de vista de la infancia, ha supuesto la confirmación de que será muy difícil alcanzar el desarrollo sostenible, si no ponemos a los niños y niñas en el centro.

El desarrollo sostenible es fundamental para que podamos conseguir que todos los niños, en cualquier parte del mundo disfruten de sus derechos. Y en sentido contrario: no podemos soñar con alcanzar el desarrollo sostenible mientras miles de niños sigan muriendo cada día por causas que podemos evitar.

Por eso, esperamos que este informe no se descafeíne demasiado durante el largo proceso de negociaciones entre gobiernos que empezará en breve. Se espera que Ban Ki Moon dé el pistoletazo de salida con otro informe a finales del mes de noviembre.

El gobierno español ultima la posición que defenderá en las negociaciones

Durante más de un año se han sucedido una serie de reuniones y grupos de trabajo para discutir qué visión tiene España del desarrollo sostenible y qué prioridades va a defender durante las negociaciones con otros países previas a la definición final de la nueva agenda.

Ayer tuvo lugar la última gran cita que se celebró en una sala del Congreso de los Diputados, y en la que estuvimos, junto con representantes de organizaciones internacionales y de la sociedad civil, diputados y senadores, investigadores, además de multitud de expertos y técnicos de la cooperación al desarrollo.

España va a mantener una postura muy alineada con el informe del Grupo de Trabajo Abierto antes mencionado, si bien, acertadamente hace un ejercicio de síntesis en el número de objetivos. Entre los aspectos que se van a priorizar y abanderar, destacan aspectos como la lucha para reducir las desigualdades de todo tipo y el empoderamiento de las mujeres y de las niñas. Un ángulo de trabajo muy acertado.

post 2015: reducir desigualdades 

Sin embargo, echamos en falta más presencia de representantes de otros sectores, como educación, salud, empleo, economía o medio ambiente. Tengamos en cuenta que esta será una agenda muy amplia que nos impondrá deberes también a nosotros en todos estos ámbitos, por eso es fundamental que estén implicados todos los actores desde el comienzo. Si no, llegará la hora de aterrizar estos objetivos en concreto y nadie los sentirá como propios…

Por nuestra parte, recordamos la necesidad de fortalecer mucho más la perspectiva de derechos humanos durante las negociaciones, de mantener todas las cuestiones cruciales para la infancia que ya se han incorporado y de asumir más expresamente que estamos hablando de una agenda universal que exigirá el esfuerzo de todos los países del mundo –también de los más ricos- para encaminarse en la senda del desarrollo sostenible.

Post de Sara Collantes, responsable de Políticas de Infancia y Desarrollo de UNICEF Comité Español

Relaciones

Cumbre de la Niña: el matrimonio antes de los 18 años arruina la infancia de 700 millones de niñas

Fecha: 
Mié, 23/07/2014 (Todo el día)
25/07/2014 | Actualizada a las 11:36h |
Sara Collantes Mateos, responsable de Políticas de Infancia y Desarrollo UNICEF Comité Español
Post de Sara Collantes Mateos, responsable de Políticas de Infancia y Desarrollo UNICEF Comité Español
 
Este post fue publicado originalmente en Euractiv.es el 22 de julio de 2014 
 
Ayer se celebró en Londres la Cumbre de la Niña.
 
Un gran número de organizaciones, responsables políticos, expertos y activistas se dieron cita para dos cosas: dar a conocer la tremenda realidad que tienen que afrontar cada día millones de niñas en el mundo, solo por ser niñas, y lanzar una llamada a la acción.
 
Gloria Tia, de 17 años, vive en Ghana. Se ha escapado tres veces para evitar casarse a la fuerza. La primera con 10 años, la edad que tienen en España las niñas que hacen la Primera Comunión. Es fuerte esto.
 

Matrimonio infantil: Níger a la cabeza en incidencia

Aunque el matrimonio infantil también afecta a los niños, las niñas tienen un riesgo mucho mayor. 700 millones de mujeres en el mundo se casaron antes de los 18 años. 250 millones (más de 1 de cada 3) lo hicieron antes de los 15. África Subsahariana y Sur de Asia se llevan la palma y Níger está a la cabeza, con una incidencia del matrimonio infantil del 77%. Una cifra para resaltar en negrita. En Centro América y Caribe también hay muchos casos. El porcentaje en Nicaragua y República Dominicana supera el 40%.
 
En este terreno, hay que hablar muy claro y sin eufemismos. Obligar a una niña a casarse antes de los 18 es una violación de sus derechos fundamentales y tiene consecuencias de por vida. Con todas las letras.
 
Como pasa con el trabajo a edades tempranas, el matrimonio es un auténtico “destruye infancias”. Las niñas cambian el rincón de juegos por la cocina, los libros por los bebés, su príncipe azul por un señor mayor desconocido y sus sueños de futuro por un embarazo no deseado
 
De repente un buen día tienen que despedirse de sus compañeros de clase para casarse con hombres que podrían ser sus padres o sus abuelos. Dicen adiós a la luz y las oportunidades de futuro para encerrarse entre cuatro paredes y comenzar una vida sin aire, aisladas del mundo y asumiendo tareas propias de la edad adulta.

Las niñas casadas suelen tener una carga pesada de responsabilidad domésticas a la par que no tienen poco o nada que decir en las decisiones familiares y personales.
 
En los países más pobres, se juegan incluso la misma vida. Las complicaciones derivadas del embarazo y del parto antes de que el cuerpo alcance la madurez, constituyen la causa principal de fallecimiento de niñas entre 15 y 19 años, les arroja en las garras de la fístula obstétrica y comprometen su estado nutricional y su desarrollo. Si se casan a corta edad, tienen también un riesgo mayor de ser víctimas de violencia doméstica y de contagiarse de VIH.
 
Sus bebés tampoco lo tienen mucho más fácil para sobrevivir y crecer con normalidad. Muchos no pesan ni dos kilos y medio cuando nacen.
 
 

matrimonio infantil: ¿hay padres que quieren esto para sus hijas?

 
Aquí hacen falta matices. Es verdad que en la mayoría de los casos los padres son los malos de la película, ¿pero 700 millones de padres “malvados”? Con estas cifras estamos obligados a preguntarnos qué hay detrás de todo esto. 
 
Hay razones de todo tipo. Hasta hay padres que lo hacen para proteger a sus hijas de repetidas agresiones sexuales en los conflictos. Pero la gran mayoría tienen que ver con la pobreza y la falta de acceso a la educación de las niñas y sus familias. La probabilidad de que las niñas con escasa educación o sin ella se casen es hasta seis veces mayor que en el caso de las niñas que reciben educación secundaria. La escolarización favorece que las niñas sean vistas como niñas y las integra en un espacio de relaciones en el que se expresan y aprenden a cuestionar normas sociales
 
La única herencia que reciben de sus familias muchos niños del mundo es la pobreza y las niñas son una pieza esencial para conseguir que esto deje de ser así. Está demostrado que las mujeres que han sido niñas cuando tenían que serlo y tuvieron la oportunidad de ir a la escuela, alimentan y cuidan adecuadamente a sus familias, valoran que sus hijos se eduquen y están preparadas para participar plenamente en la vida social, social y política de sus comunidades y países. 
 
Gloria Tia vive ahora en un internado. Gracias a su coraje y a los apoyos recibidos por organizaciones locales y UNICEF no ha renunciado a su sueño de estudiar y llegar a ser matrona. Es adolescente, pero tiene muy claro que terminará el colegio porque quiere  contribuir a cambiar las cosas en su pueblo. Prosperidad, educación, igualdad, oportunidades. Solo así podremos evitar que a las niñas se les siga arrancando de cuajo su infancia.
 
La historia de Gloria no es la única. Las cosas están cambiando, aunque no en todos los países. Cada vez hay más leyes que prohíben el matrimonio infantil y campañas de sensibilización dirigidas a padres y comunidades. La tasa de escolarización ha crecido y los incentivos económicos a las familias para que no se vean “obligados a casar a la niña” están arrojando resultados muy positivos. Pero no basta. Hay que seguir compartiendo soluciones, fortaleciendo relaciones y definiendo una estrategia global con suficientes recursos para acabar con esta práctica en todo el mundo y para siempre.
 
Yo tuve una infancia feliz, por eso la añoro a veces. Hay quienes no la añorarán jamás y quienes todavía están a tiempo de no perderla. Es tarea de todos
Relaciones

Cumbre de la Niña: unidos contra la Mutilación Genital Femenina

Fecha: 
Mar, 22/07/2014 (Todo el día)
29/07/2014 | Actualizada a las 11:28h |
Sara Collantes Mateos, responsable de Políticas de Infancia y Desarrollo UNICEF Comité Español

Post de Sara Collantes Mateos, responsable de Políticas de Infancia y Desarrollo UNICEF Comité Español

“La única forma que tengo de compensar las cosas que hice es convirtiéndome en activista y animando a todas las mujeres a unirse para acabar con esta práctica”. Sadjo ‘Kobaie’ Nyabaly, practicante tradicional de mutilación genital femenina en Gambia.

Está claro que ante la Mutilación Genital Femenina, no nos podemos quedar parados. Ni siquiera cuando nos invade la impotencia o la vergüenza. Hay que actuar.

Cumbre de la Niña: en Somalia 98 de cada 100 niñas mutiladas

Por eso hoy se celebra en Londres la “Cumbre de la Niña” organizada por el gobierno británico y UNICEF. Expertos y responsables políticos de todo el mundo discutirán cómo acabar con ella y con el matrimonio infantil. Dos auténticas lacras capaces de engullir la infancia - y en ocasiones también la vida - de millones de niñas en el mundo. Tenemos esperanza en que esta cumbre sirva para triplicar los esfuerzos, porque hacen falta.

En el caso de la mutilación genital de las niñas, la tendencia demográfica no juega en nuestro favor. Aunque la práctica esté disminuyendo, en 2050, 500 millones más de niñas y mujeres estarán viviendo en los 29 países de África y Oriente Medio donde se concentra. En países como Somalia, en el que 98 de cada 100 niñas son sometidas a este horror de tradición, el número de víctimas será prácticamente el doble. Pasaremos a nivel mundial de 133 a 325 millones de niñas y mujeres malviviendo con sus genitales mutilados. De verdad que esto no puede esperar.

La mutilación genital no sólo tiene que ver con corte y manipulación de tejidos corporales. Es un daño tan profundo, que lo invade todo. Es un daño que llega para quedarse.

Más allá del extremo dolor físico y psicológico que origina, las niñas que han sufrido la mutilación de sus genitales están en grave peligro de hemorragias, infección (también de VIH) infertilidad, enfermedades debilitantes, e incluso de muerte. Esta tradición ancestral hace añicos la infancia, pisotea los derechos de las niñas a la salud y a la supervivencia, y compromete el bienestar en la vida adulta.

Y mucho más, frena en seco el progreso. Una sociedad que permite esto no conseguirá jamás ser próspera. Sea esto o sea cualquier otra forma de violencia o discriminación contra las niñas y mujeres.

Leyendo los últimos informes de UNICEF sobre este tema, me sorprende mucho que en la mayoría de países, un altísimo número de personas de los dos sexos piensan que esta práctica tiene que acabarse. ¿Qué pasa entonces?

Cumbre de la Niña: cada año 3.600.000 niñas, sometidas a esta práctica

Entre otras cosas, pasa que la gente no comparte lo que piensa. La opinión se queda en el foro interno y nada más. Pocos lo van contando por ahí e implicándose en su erradicación. Y, mientras tanto, cada año, 3.600.000 niñas más continúan pasando por la peor pesadilla, la mayoría antes de cumplir los 5 años.

Hay muchas razones detrás y los padres suelen estar convencidos de que están haciendo lo mejor para sus hijas y sus familias. De otra manera, sería imposible comprender la resistencia al dolor de una madre en semejante escenario del horror. Hay miedo a ser rechazado socialmente, interés por preservar la virginidad, creencias religiosas o visión equivocada sobre la higiene… También se asocia a veces con ritos de pertenencia a la comunidad y paso a la edad adulta.

Todas y cada una de las razones son injustificables y ninguna debe prevalecer frente al respeto escrupuloso por la salud, la integridad, la vida y el derecho a ser feliz y desarrollarse de las niñas y mujeres. Se trata de un daño profundo, permanente y absolutamente innecesario.

Cumbre de la Niña: leyes tajantes contra esta práctica

Nos contó Meaza Garedu, una chica etíope de 14 años, que la operación le hizo mucho daño, le traumatizó y le llevó a no confiar en sus propios padres. Pero no se quedó ahí. Meaza se dedica ahora a sensibilizar en su comunidad sobre el sinsentido y consecuencias de esta práctica. Nos relataba emocionada cómo consiguió que una chica de su pueblo no la sufriera gracias a una conversación que ella mantuvo con sus padres.

El rol que juegan de las mujeres y niñas afectadas sensibilizando a las comunidades está siendo fundamental. Pero no basta. Hay que actuar en muchos frentes, por ejemplo, mejorando el acceso y la calidad de la educación para conseguir que los niños y niñas sean el motor que traiga el cambio definitivo. También es necesario que se adopten leyes tajantes contra esta práctica y, como están diciendo en la Cumbre, que nos impliquemos todos en programas e iniciativas globales que luchan contra la Mutilación genital realizada a las mujeres y contra la lamentable inercia social a pisotear a las niñas sus derechos.

Relaciones

¿Conoces el impacto que tiene tu empresa en los niños?

Fecha: 
Jue, 10/07/2014 (Todo el día)
11/07/2014 | Actualizada a las 16:54h |
Blanca Martínez, responsable de RSC y Derechos del Niño

Post de Blanca Martínez, responsable de RSC y Derechos del Niño en UNICEF Comité Español

Durante décadas el sector privado ha venido realizando importantes donaciones económicas y otras contribuciones que han cambiado la vida de millones de niños alrededor del mundo. Cada día se construyen escuelas, se forman profesores y se vacuna a niños gracias, en parte, a la solidaridad de las empresas.

 
Sin embargo, las empresas tienen responsabilidades hacia los niños que van más allá de la financiación de proyectos educativos o de salud; es igualmente necesario que las empresas cuiden que sus colaboradores tengan ingresos justos y descanso suficiente para atender las necesidades materiales y afectivas de sus hijos; que sus productos y servicios no causen daños en los niños, o que su actividad no afecte al medio ambiente.
 
Cualquier empresa interactúa a diario con los niños como consumidores de sus productos y servicios, hijos de sus empleados o miembros importantes de las comunidades donde operan. Para algunas, además, existe un riesgo real de trabajo infantil en sus fábricas o campos de cultivo. Las empresas deben evitar causar daños sobre los niños durante estas interacciones. 
 
En suma, los niños son un grupo de interés prioritario para todas las empresas. Sin embargo, cuando uno lee los informes de sostenibilidad de las empresas comprende que la infancia continúa ausente en la mayoría de políticas y estrategias de responsabilidad corporativa. Es imprescindible situar a los niños en el centro de estas conversaciones.
 

Nuevas Guías de Responsabilidad Social y Derechos del Niño de UNICEF

En 2012, UNICEF, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas y Save the Children presentaron los Derechos del Niño y Principios Empresariales, un nuevo marco de trabajo global para introducir la perspectiva de los derechos del niño en la responsabilidad social empresarial (RSE). 
 
Los Principios enfatizan la importancia de que todas las empresas adopten políticas y procesos apropiados, en línea con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, para prevenir y mitigar sus impactos sobre los derechos del niño. Esto incluye un compromiso político, la evaluación de impactos; la integración y acción, el seguimiento y el reporte, en el ámbito de los derechos del niño. 
 
UNICEF ha elaborado un conjunto de Guías prácticas de RSE destinadas a acompañar a las empresas en cada una de estas cuatro fases del proceso.
 
Sobre el papel está escrito el camino. Ahora depende de las empresas dar cada uno de los pasos necesarios para garantizar a todos los niños y niñas el respeto de sus derechos. Más que un acto de voluntad, es una responsabilidad de todos.
Relaciones

Objetivos de Desarrollo del Milenio: ¡nos quedan 17 meses!

Fecha: 
Mar, 08/07/2014 (Todo el día)
08/07/2014 | Actualizada a las 17:13h |
Sara Collantes, responsable de Políticas de infancia y desarrollo

Post de Sara Collantes, responsable de Políticas de infancia y desarrollo.

Ayer se presentó el penúltimo informe de seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Y digo penúltimo, porque 2015 es el plazo máximo que se fijó para su cumplimiento.

Así que, el año que viene, estaremos haciendo juntos el balance final de este esfuerzo colectivo sin precedentes en la lucha contra la pobreza

El informe sigue dándonos buenas noticias. Hemos avanzado en un montón de áreas, aunque no en todas.

La pobreza extrema (las personas que viven con poco más de un dólar al día) se ha reducido a la mitad; el acceso a agua potable es ya una realidad para 2.300 millones de personas más en el mundo (digo bien, 2.300.000.000 de personas que gracias al esfuerzo de todos pueden beber ahora agua sin poner en riesgo sus vidas); casi hemos conseguido que en las escuelas haya el mismo número de niñas que de niños; y también hemos reducido a casi la mitad los fallecimientos que se producen de niños menores de cinco años. Y muchas cosas más. Lo cuentan todo en el informe.

Objetivos de Desarollo del Milenio: recta final para una historia de éxito

La tarea no está acabada y, por eso, habrá quienes sientan la tentación de dar por fracasado esto de los ODM porque nos queda menos de año y medio por delante para conseguir otras tantas cosas, como reducir en un 75% el número de mujeres que mueren por causas relacionadas con la maternidad, y vamos por el 50%. ¿En 17 meses? Pues sí, en 17 meses. Si quisiéramos, podríamos. Eso también lo dice el informe.

Por lo que cuentan, este sentimiento de querer tirar la toalla ahora es más común de lo que nos gustaría que fuese. Quizás por esa tendencia que tenemos muchos a jugar en la vida siempre al “todo o nada” (a mí al menos me pasa, menos mal que me doy cuenta a tiempo muchas veces…).

En la presentación de ayer en Madrid, Erthasin Cousin, la directora del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas que andaba de visita por España, nos pedía casi por favor que utilizáramos nuestra voz para decir bien claro a los cuatro vientos que los ODM son una historia de éxito.  “Os lo pueden contar las madres que antes no tenían alimentos que ofrecer a sus hijos y ahora sí. Los niños que ahora van a la escuela y no necesitan trabajar para sobrevivir. Las familias que ahora tienen mosquiteras para proteger a sus hijos de la malaria”. “Estamos hablando de millones de personas a las que les ha cambiado la vida. Millones”.

ODM: ¿cómo avanzar después de 2015?

Queda tiempo para avanzar por el tablero y ganarle unas cuentas fichas más a la pobreza en esta recta final hasta 2015. Y debemos hacerlo. Sobre todo porque sabemos cómo conseguirlo. Tremenda responsabilidad, ¿no?

El “momentum” que han creado los ODM no puede esfumarse así como así. Todo lo contrario. Debe lanzarnos a redactar juntos una hoja de ruta nueva, más perfeccionada, que parta de lo que hemos aprendido desde el año 2000.

Y así ha sido. En estos últimos años, el mundo se ha enfrascado en una enorme conversación global para debatir cómo seguir avanzando en estos objetivos y también en otros a los que todavía no les hemos echado demasiada cuenta, como la salud de nuestro planeta.

Este proceso de reflexión llamado del “Post-2015”, está ya arrojando pistas de por dónde pueden ir los tiros. Posiblemente habrá unos “objetivos de desarrollo sostenible” que sustituirán a los actuales ODM. La idea que se está considerando es seguir trabajando en las áreas de los ODM (pobreza, hambre, educación, igualdad de género, salud, etc.), y añadir nuevas cuestiones que son fundamentales para el desarrollo sostenible y quedaron en su día fuera, como la reducción de las desigualdades, los problemas ambientales o el respeto a los derechos humanos. Y lo más importante: se quiere que esta vez la agenda sea UNIVERSAL. Habrá deberes para todos, para los países del Sur, para también para los del Norte, y estos deberes se adaptarán a las circunstancias concretas de cada país.

Decía la señora Cousin que cuando nos veamos todos en un mismo barco, nos implicaremos más. Y lucharemos no sólo para solucionar nuestros problemas (en nuestro caso, la pobreza infantil y el paro por ejemplo), sino también los retos globales, los que nos afectan a todos, los que tenemos cerca y los que nos quedan más lejos.

¿No os dan ganas ya de empezar? ¡Queda poco! Se definirá todo en septiembre de 2015, pero antes, habrá avances. Os iremos contando.

Relaciones

Niños en conflictos armados: "Nos obligaban a matar"

Fecha: 
Jue, 03/07/2014 (Todo el día)
03/07/2014 | Actualizada a las 17:08h |
Post de Ferso Dohou Pascal y Manuel Moreno
Post de Ferso Dohou Pascal y Manuel Moreno, especialistas de UNICEF en protección infantil
 
Esta semana el Secretario General de Naciones Unidas ha presentado el último informe sobre niños y conflictos armados, en el que alerta de que los niños son víctimas de asesinatosmutilaciones y agresiones sexuales, además de ser reclutados como soldados en la mayoría de los conflictos armados en todo el mundo
 
Esta es la historia de Ibrahim, un niño involucrado en el conflicto armado de Chad.
 
Mientras se sienta en un tronco de árbol, mirando al suelo, Ibrahim* recuerda que un grupo rebelde en el norte de Chad lo reclutó hace tres años. Su voz es monótona, como si su experiencia la hubiera vivido otra persona, no él. 
 
"Cuando el grupo rebelde llegó, entraron a nuestra escuela", dice. "Los rebeldes nos intimidaban. Nos golpearon y nos dijeron que nos uniéramos a ellos. Dijeron que así nuestras familias estarían protegidas".  
 
Él y sus compañeros fueron llevados a la base de los rebeldes en las montañas. Fue entonces cuando su infancia fue robada - él ya no era un niño, sino un instrumento de guerra. 
 

NIÑOS EN CONFLICTOS ARMADOS: NO HAY ESCAPE 

"Durante tres meses, nosotros [los jóvenes reclutas] aprendimos a manejar las armas y la forma de saludar a nuestro jefe. También nos enseñaron cómo desmontar y reparar morteros y a disparar con precisión sobre los objetivos", dice Ibrahim. 
 
"Tuvimos que hacer un montón de disparos", recuerda. "Nos obligaban a matar sin miedo y a violar a las niñas y las mujeres, para demostrar que éramos muy fuertes." 
 
Explica que se les ordenó cortar los pechos o los oídos de aquellas que se resistían a ser violadas. La mayor parte del tiempo, y sobre todo durante estos incidentes violentos, él y sus amigos estaban drogados. Los que intentaron escapar fueron asesinados o torturados - a veces delante de otros niños, para disuadirlos de hacer lo mismo. 
 

NIÑOS EN CONFLICTOS ARMADOS: EL RECHAZO DE LA FAMILIA 

En un movimiento desesperado, Ibrahim logró escapar y regresar al pueblo de su familia. Pero cuando llegó allí, no encontró lo que él esperaba. 
 
© UNICEF/NYHQ2010-1152/Asselin
"Un día me escapé a ver a mis padres porque estaba cansado de esta vida. Cuando mis padres me vieron venir huyeron ", dice. "Nadie me quería en el pueblo." 
 
El rechazo por parte de su familia le hizo volver con los rebeldes. Pasó dos años luchando antes de que un acuerdo de paz condujo a una amnistía general para los movimientos rebeldes y les llevó a su integración en el ejército nacional. 
 
Un proceso de verificación de la edad fue llevado a cabo por el Gobierno, pero Ibrahim se vio obligado a mentir para permanecer en el ejército. 
 
"Muchos de mis amigos de mi edad fueron puestos en libertad", dice. "Pero el día antes de la verificación de la edad, mi jefe me mandó decir que tenía 18 años. Me dijo que era mejor que los otros en el manejo de las armas, y que no quería perderme." 
 
En el día de la verificación de la edad, trató de esconderse, pero su comandante dio con él. "Me obligó a decir, una y otra vez mientras me interrogaban en varias ocasiones, que mi edad era de 18 años," dice Ibrahim. "Sin embargo, yo sólo tenía 17 años." 
 

LIBERAR A LOS NIÑOS SOLDADO: UN LARGO PROCESO 

Conseguir liberar a los niños puede ser difícil, ya que a menudo no tienen una prueba oficial de edad. Y su liberación es sólo el comienzo de un largo proceso. En primer lugar, se les envía a un centro temporal, donde reciben una evaluación psicológica y asesoramiento. Allí son formados en habilidades ocupacionales antes de reunirse con sus familias y reintegrarse en sus comunidades.
 
En 2011 el Gobierno de Chad firmó un plan de acción para poner fin al reclutamiento y utilización de niños soldado por las fuerzas armadas, pero en 2013 el Informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre los niños y los conflictos armados mostró que el ejército nacional sigue reclutando y utilizando niños. 
 

EL RECLUTAMIENTO DE NIÑOS ES MORALMENTE INACEPTABLE 

"El reclutamiento de niños es moralmente inaceptable y está prohibido por el derecho internacional", dice Bruno Maes, Representante de UNICEF Chad. "UNICEF seguirá apoyando el compromiso del Gobierno para poner fin a estas violaciones y para evitar que suceda en el futuro." 
 
Trabajando con diferentes actores sociales y políticos, UNICEF apoya a los niños liberados de los grupos armados con un paquete de servicios que incluye el cuidado de la salud, apoyo psicosocial, la búsqueda de familiares y la reunificación, y el retorno a la escuela. 
 
"Cuando ayudamos a un ex niño soldado a superar una experiencia tan terrible, y el niño se reintegra a la sociedad, hacemos algo más que reparar una infancia robada", dice Maes. "Nos sentamos las bases para un país próspero." 
 
"Estoy deseando volver a la escuela. Pero mis jefes nunca me lo han permitido. Hoy tengo 18 años y me doy cuenta de que me estoy perdiendo algo ", dice Ibrahim. "Volver a la escuela me permitiría aprender a expresarme en francés y también a leer y escribir." 
 
* Nombre cambiado 
 
Nota: En el último informe del Secretario General sobre niños y conflictos armadosChad ya no está entre los países donde los grupos armados reclutan o utilizan niños en los conflictos.
Relaciones

Día de Internet: la infancia, entre la protección y la participación

Fecha: 
Sáb, 17/05/2014 (Todo el día)
17/05/2014 | Actualizada a las 09:27h |
Blanca Martínez Delgado, responsable RSC y Derechos del Niño, UNICEF Comité Epañol

Post de Blanca Martínez Delgado, responsable RSC y Derechos del Niño en UNICEF Comité Epañol.

“Mamá, necesito un móvil con acceso a Internet”, apela una niña de 12 años a su madre. “¡Ni hablar! ¿Pero tú sabes las cosas tan terribles que ocurren en Internet?”, contesta la madre. “¡Pero lo necesito! En mi clase han creado un grupo de Whatsapp donde se ayudan con los deberes e intercambian ideas para los trabajos. También quedan, opinan, se divierten…”

Esta conversación inventada refleja el dilema al que muchas familias, profesores, empresas y gobiernos se enfrenten a la hora de definir su posición ante la infancia en Internet.

La respuesta debe mantener un equilibrio entre el derecho a la participación y la protección. Expandir el acceso a Internet para todos los niños es esencial para garantizar algunos de sus derechos fundamentales.

Sin embargo, esta estrategia debe ir acompañada de un mayor esfuerzo colectivo por construir un Internet más seguro para la infancia.

No cabe duda de que Internet se ha convertido en una parte integral de nuestras vidas. Ha introducido nuevos modelos de trabajo, nuevos hábitos de ocio e incluso nuevos medios de movilización política.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) estima que, a finales de 2014, habrá cerca de 3.000 millones de usuarios de Internet en todo el mundo, dos tercios de los cuales procederán de países en desarrollo.

Esto convierte a la red en uno de los instrumentos más poderosos del siglo XXI para facilitar el acceso a la información y la participación de los ciudadanos en la construcción de sociedades más democráticas.

Internet como herramienta para defender los derechos de los niños

Y la infancia no es un colectivo ajeno a este fenómeno.

A finales de este año, casi la mitad de los hogares del mundo (un 44%) dispondrá de acceso a Internet, según datos de la UIT. Para los niños y adolescentes de esos hogares Internet forma parte de su integración en la sociedad, de su educación y de su vida cotidiana.

A través de la conexión a la red, de los teléfonos móviles y de otros dispositivos electrónicos los niños acceden a unos niveles de comunicación, información, cultura y entretenimiento que no podíamos ni soñar hace veinte años.

Para muchos niños en todo el mundo, Internet es una herramienta clave a la hora de ejercer su derecho al acceso a la información, a la libre expresión y asociación y a ser consultados y a dar su opinión en los asuntos que les afecta. También constituye una vía para disfrutar del ocio,  la diversión y el juego o para mejorar su educación.

Por tanto, ampliar el acceso a Internet para todos los niños, sin ningún tipo de discriminación ni exclusión, se convierte en una estrategia fundamental para la defensa de los derechos del niño.

Pero junto a las enormes oportunidades que brinda Internet, también existen importantes riesgos.

La publicación de imágenes de abuso sexual infantil, la exposición a contenidos adultos o violentos, el ciberacoso y otros tipos de acoso en la red, suponen importantes peligros para la infancia. Peligros que, en un mundo virtual, sortean muchas de las medidas de protección que sí funcionan en el mundo real.

En este contexto, es fundamental que las familias, los educadores, los gobiernos y las empresas se comprometan a ejercer su responsabilidad con la  construcción de un Internet más seguro para los niños

Relaciones

Ley de Protección Jurídica del Menor: los niños serán más tenidos en cuenta con la reforma

Fecha: 
Sáb, 26/04/2014 (Todo el día)
26/04/2014 | Actualizada a las 12:22h |
Gabriel González Bueno, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español
Gabriel González Bueno, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español
 
La reforma de la Ley de Protección Jurídica del Menor de 1996 que recogen los dos anteproyectos de ley aprobados por el Consejo de Ministros es una buena noticia. 
 
La que hace 18 años fue una moderna ley que incorporó a la legislación española gran parte de los principios y contenidos de la Convención sobre los Derechos del Niño necesitaba reformas.
 
Algunos problemas surgidos en su aplicación práctica, los avances en la interpretación y aplicación de los derechos de los niños y niñas y los cambios sociales y familiares acontecidos en este periodo aconsejaban estos cambios, algunos de gran calado.
 
De los muchos ámbitos que abarca la ley, desde UNICEF Comité Español y a la espera de conocer el texto definitivo de los anteproyectos, querríamos destacar algunos.
 
Los cambios propuestos por el Comité de los Derechos del Niños de Naciones Unidas en relación al interés superior del niño y el derecho de los menores de edad a ser escuchados que se incorporan en ellos pueden mejorar muchas cosas. 
 
El interés superior dejará de ser algo indefinido para ser una decisión que se tomará basada en criterios formales y que deberá ser analizado en cada caso, para cada niño.

El derecho de los niños a ser oidos y que su opinión se tenga en cuenta

El derecho de los niños a ser oídos y tenidos en cuenta en las decisiones que les afecten se refuerza también en la reforma, dejando de ser el trámite que en muchas ocasiones se convertía y potenciando la opinión de los niños en ese progresivo camino hacia una ciudadanía más completa y una mayor participación en su propia vida.
 
Los niños serán más y mejor escuchados y su interés será tenido en cuenta de manera más rigurosa.
 
De los muchos ámbitos que comprende la reforma, quizás destacar sólo tres más. El primero es la apuesta decidida por priorizar el acogimiento familiar frente al residencial de los niños tutelados por la administración. Una apuesta que hará que muchos menores que pasan demasiado tiempo fuera de un ambiente familiar (y en especial los más pequeños) puedan volver a estar en él.  
 
El segundo tiene que ver con el incremento de la protección de los niños víctimas de violencia, desde la obligación de los ciudadanos y las autoridades de denunciar los delitos contra los niños de los que se tenga conocimiento, pasando por el alejamiento de los agresores, y hasta la protección efectiva de los que son víctimas directa o indirectas de la violencia de género.
 
Y el tercero es la voluntad de la reforma de mejorar la coordinación y de aclarar responsabilidades de las administraciones respecto a la infancia, en temas tan importantes como, por ejemplo la adopción internacional o la información compartida.  
 
Confiemos en que, con el necesario consenso y las posibles mejoras tras su paso por el Parlamento, y también con el debido apoyo económico y social, esta reforma se convierta en un gran paso adelante para los derechos de los niños y niñas que viven en nuestro país.
 
Relaciones

Ruanda: 20 años después del genocidio

Fecha: 
Lun, 07/04/2014 (Todo el día)
07/04/2014 | Actualizada a las 15:59h |
Lorena Cobas, responsable de Emergencias de UNICEF Comité Español

Por Lorena Cobas, responsable de Emergencias de UNICEF Comité Español.

Definición de genocidio según la RAE: exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad.

Es una definición que puede parecer fría. Si no te paras a pensarla, puede incluso parecer algo sin mucho sentido. ¿Pero ocurre lo mismo si la vemos a través del ejemplo de un país concreto?

Hoy hace 20 años que empezó en Ruanda el mayor genocidio de la historia.

Se cumplen 20 años del episodio más oscuro de ese país, y también de toda la comunidad internacional.

La noche del 6 de abril  de 1994 la vida de todos los ruandeses cambió repentinamente. Esa noche las personas dejaron de ser vecinos, compañeros de clase o del trabajo, tenderos… para convertirse en amigos o enemigos según su origen étnico.

Ruanda: 800.000 tutsis asesinados

Ser un niño, en este contexto, significaba que, de repente, el amiguito con el que jugabas en el patio o en el parque se convertía en un enemigo al que batir o del que huir. O que los vecinos que te cuidaban de vez en cuando, ahora querían matar a tu padre, y ya no te daban ni protección ni seguridad.

Esa terrible noche, tras el asesinato del presidente, las palabras más importantes en la vida de cualquier persona pasaron a ser hutu y tutsi. Según el grupo al que pertenecieras, así se escribiría tu historia durante los siguientes meses y años.

En solo 4 meses, el conflicto tuvo como resultado unos 800.000 tutsis asesinados a manos de los hutus.

Además, se utilizaron todas las armas posibles para atacar al enemigo, como violaciones en masa y mutilaciones. Un ejemplo claro de exterminio de un grupo social según la definición de la RAE.

Y los que no murieron protagonizaron uno de los mayores éxodos de refugiados de la historia hacia países como República Democrática del Congo, Tanzania o Burundi.

Este conflicto dejó heridas abiertas en todos los ruandeses, fueran hutu o tutsi. El sufrimiento y el dolor de lo vivido es algo que les acompaña desde entonces.

Hoy, 20 años después, nos unimos al recuerdo de las víctimas de este genocidio. Porque merecen ser honradas, y porque queremos que no se repita.

RUANDA, EN LA SENDA DE LOS ODM

Hoy, 20 años después, necesitamos pensar en Ruanda como un país libre de violencia. Ha habido avances, Ruanda está en camino de cumplir casi todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Hoy, 20 años después, los niños y jóvenes están en el corazón del desarrollo, en palabras de Laurence Umohoza, de 16 años y vicepresidente del Foro Nacional de la Infancia: “cuando recordamos las vidas de los niños que se perdieron, los que somos niños hoy debemos aprovechar la oportunidad de ir a la escuela, ser conscientes de nuestros valores y contribuir a construir una Ruanda mejor”.

Hoy miramos a otros países y otros pueblos que están viviendo agresiones por su origen, raza o religión, y también queremos tenerlos presentes. Porque dentro de 20 años podemos estar recordándolos como hoy hacemos con Ruanda.

República Centroafricana, Sudán del Sur, Siria… Queremos que estos conflictos acaben, y que la violencia y el dolor que están causando se pueda superar.

Relaciones

Educación inclusiva en Vietnam: su derecho, nuestra responsabilidad

Fecha: 
Mié, 02/04/2014 (Todo el día)
02/04/2014 | Actualizada a las 14:49h |
Sandra Bisin, UNICEF en Vietnam

Post de Sandra Bisin, UNICEF en Vietnam.

Son las 9 de la mañana y  Nguyen Van Quy, de cuatro años, está sentado en una mesa frente a su profesor favorito, Nguyen Xuan Viet. Sobre la mesa hay seis cartas donde están escritas diferentes partes del cuerpo: "NARIZ", "BOCA", "OJO".

"¿Dónde está la nariz?", le pregunta Viet. Quy echa un vistazo rápido a las tarjetas, pone una gran sonrisa y señala con el dedo una de ellas. "¡Bien hecho! ¡Choca esos cinco!”. Viet y Quy aplauden, la cara de Quy muestra una sonrisa de orgullo.

Quy fue diagnosticado de autismo cuando nació. Su apariencia es como la de cualquier otro niño.

Hace más de un año le remitieron al Centro de Recursos de Educación Inclusiva de Da Nang y fue inscrito en un jardín de infancia que proporcionaba educación especial. Allí, junto a doce niños con discapacidad intelectual, asiste a clases adaptadas a sus necesidades específicas. Pero hay esperanza de que pronto pueda unirse a una escuela inclusiva y seguir clases de educación regular con un grupo mixto de niños.

"Quy ha hecho enormes progresos en un tiempo muy corto. Hace tres meses era otra historia. Sus habilidades lingüísticas eran muy limitadas: no era capaz de hacer frases completas o reconocer nombres y números. Ahora no sólo puede leer las palabras, sino que también las puede asociar con objetos de la vida real”, dice Viet.

Viet se graduó hace siete años por  la Facultad de Educación Especial en Ho Chi Minh. Se reúne con Quy cuatro veces por semana en sesiones individuales de 45 minutos. Ha desarrollado un plan de aprendizaje individual para Quy con el fin de seguir el progreso del niño. También se reúne con los padres de Quy una vez al mes para hablar sobre su desarrollo.

"Quy solo tiene cuatro años y, viendo el ritmo de su desarrollo, estoy seguro de que dentro de dos años será capaz de unirse a la educación regular", añade Viet.

Conceptos erróneos sobre los niños con discapacidad

Según datos del gobierno de Vietnam, hay alrededor de 1,3 millones de niños con discapacidad en el país. Estos niños se enfrentan a retos importantes en su vida diaria, como la discriminación, el acceso limitado a la atención sanitaria básica y otros servicios públicos.

A menudo hay una falta de comprensión hacia estos niños con necesidades especiales.

"Existe un estigma y conceptos erróneos hacia  los niños con discapacidad y esto dar lugar a su marginación dentro de la propia familia, en la comunidad, en la escuela y en la sociedad en general. Como resultado, es probable que muchos no asistan al colegio y que, entre los más vulnerables, se den casos de negligencia, abusos y explotación ", dice Mitsue Uemura, Jefe del departamento de educación de UNICEF en Vietnam.  

Un estudio llevado a cabo por el gobierno vietnamita  y UNICEF hace unos años, puso de manifiesto que más de la mitad de los niños con discapacidad no tienen acceso a la educación. También reveló que la gran mayoría de los niños con discapacidad en Vietnam no terminan la educación primaria. Otros informes muestran que sólo el seis por ciento de los niños con discapacidad completan la educación secundaria superior.

Educación inclusiva: su derecho, nuestra responsabilidad

"En Vietnam, los niños con discapacidad deben tener acceso a una educación primaria y secundaria inclusiva y de calidad en condiciones de igualdad con el resto de niños en las comunidades en las que viven. Es obligación del gobierno garantizar que dispongan de este derecho y es nuestra responsabilidad dar apoyo a esto", añade Mitsue Uemura. 

En los últimos años, UNICEF ha promovido la educación inclusiva para niños con discapacidad mediante la prestación de apoyo técnico al Plan de Acción Nacional de Vietnam para la Educación de Niños con Discapacidades, y al desarrollo y la aplicación de la ley para las personas con discapacidad. Como resultado, los niños que fueron inicialmente orientados hacia la educación especial tendrán ahora más oportunidades de unirse a la educación regular y, por ende, de integrarse en su comunidad.  

En 2010 UNICEF ayudó a elaborar manuales con equipos de expertos para apoyar a profesionales a identificar la discapacidad infantil, promover la intervención temprana, la atención y los servicios de protección, y la prestación de la educación inclusiva para niños con discapacidad.

Además, más de 850 maestros y administradores escolares de todo el país fueron capacitados en educación inclusiva y ahora han mejorado sus conocimientos y habilidades en la materia. A través de esta formación pudieron conocer los diferentes tipos de discapacidades y cómo trabajar con estos niños para hacer frente a sus necesidades individuales en las escuelas y en las aulas.

Las investigaciones demuestran que la educación inclusiva conduce a mejores resultados de aprendizaje para todos los niños, no solo para los que tienen discapacidad. Además promueve la tolerancia y permite la cohesión social, ya que genera igualdad de participación en la sociedad.

Relaciones