Pobreza infantil

Pocas gafas de infancia

Fecha: 
Vie, 28/03/2014 (Todo el día)
28/03/2014 | Actualizada a las 16:21h |
Maria Truñó, responsable de políticas de infancia de UNICEF Comité de Cataluña

Post de Maria Truñó, responsable de políticas de infancia de UNICEF Comité de Cataluña.

 
No es habitual que un Parlamento dedique una sesión extraordinaria a la pobreza y las desigualdades, y por eso el celebrado el 11 de marzo en Cataluña tenía una lectura agridulce: por un lado, ha llegado demasiado lejos el empeoramiento de la vida de tantísimos ciudadanos que van quedando fuera de juego, entre ellos, muchos niños y niñas que vamos dejando atrás. Cada vez más personas y más atrás.
 
Y por otro lado, la exclusión social está en el centro de la agenda política y eso genera expectativas: van a ponerse manos a la obra para alcanzar acuerdos amplios sobre líneas rojas de protección social, sobre medidas de choque para paliar las severas situaciones de pobreza y exclusión, y sobre actuaciones estratégicas para garantizar el derecho a un nivel de vida adecuado.
 
Con ese tono de fondo y con la mirada puesta en luchar contra la pobreza infantil a través de garantía de ingresos (trabajo, ayudas e impuestos), servicios asequibles y de calidad (educación, salud, vivienda y protección social) y participación comunitaria y social, hablamos con los siete grupos parlamentarios para compartir el análisis y las propuestas de UNICEF Comité Cataluña, junto a otras entidades y plataformas sociales y de infancia de Cataluña.
 
No podíamos desaprovechar la oportunidad de ofrecer a los diputados esas “gafas de infancia” que tanta falta hacen a la hora de observar la realidad y tomar decisiones políticas. Se las ofrecimos para que cuando hablaran de cifras desagregaran por edad y vieran que cerca de uno de cada tres* ciudadanos menores de 18 años viven en hogares por debajo el umbral de la pobreza en Cataluña.
 
Para que cuando hablaran de prestaciones como la renta mínima de inserción,  tomaran en consideración los niños y niñas que hay detrás de ese adulto a quien se da o retira la ayuda.
 
Se las ofrecimos para que vieran que la alimentación de mala calidad es sólo un síntoma de la  pobreza infantil y que las becas comedor (aunque son necesarias y su mejora es positiva), no garantizan rentas de suficiencia a las familias con hijos, que es la actuación estratégica que hay que abordar.
 
A pesar de que los datos de pobreza monetaria nos dibujan un rostro de niño y de que el impacto reductor de la pobreza en los niños a través de transferencias públicas es  realmente bajo en Cataluña y España, la infancia sigue sin la visibilidad que merece.
 
En la retórica parlamentaria algunos diputados en el Pleno sacaron las gafas del bolsillo y sí, en algunos momentos leyeron la realidad a través de esas lentes, pero seguimos sin incorporar esa mirada de manera transversal y sistemática.
 

Conclusiones: la lucha contra la pobreza infantil debe ser una prioridad

Y ¿qué dicen las resoluciones? No hay un antes y un después del Pleno en cuanto a acuerdos amplios, valientes y estratégicos que prioricen la lucha contra la pobreza infantil como objetivo político más allá de las siglas de partido. Dicho esto, recogemos cinco resoluciones sobre el tema que, aunque aún insuficientes para generar compromisos medibles, podrían suponer un tímido avance en el derecho a un nivel de vida adecuado de los niños, reconocido tanto por la Convención sobre los Derechos del Niño como por la Ley de Infancia de Cataluña (2010):
  • Asegurar un aumento anual del gasto público dedicado a infancia con el objetivo de acercarnos, lo antes posible, a la media europea (que era de 2,27% del PIB en 2009).
  • Ampliar para el presupuesto de 2015 el límite de renta para las ayudas a las familias con hijo a cargo con ingresos inferiores a los 16.000 euros anuales, con la posibilidad de seguir incrementándolo en siguientes ejercicios. 
  • Mejorar la gestión de ayudas de comedor dirigidas a los niños para el curso 2014-2015 garantizando una partida presupuestaria con suficiencia económica para dar cobertura a todos los niños en situación de mayor vulnerabilidad. Y aprobar, antes de seis meses, la nueva cartera de servicios sociales para incluir el derecho a la alimentación. 
  • Incrementar el apoyo a los entes locales para ayudas de urgencia social a las familias vulnerables en función de la evolución de las necesidades en libros, ropa o actividades de ocio. Definir  e impulsar nuevos instrumentos para evitar que ningún niño, por motivos económicos, sea privado de actividades de ocio. 
  • Crear, antes de fin de 2014, el Fondo Social de Vivienda, procedente de inmuebles no ocupados de entidades financieras no intervenidas y la SAREB, para alquiler social con prioridad a las unidades familiares con hijos, gente mayor y personas con discapacidad. 
Desde UNICEF Comité Cataluña seguimos trabajando, junto con otras entidades, para que la lucha contra la pobreza infantil sea una prioridad política con medidas concretas que generen cambios reales en la vida de los niños de aquí y de cualquier lugar del mundo. 
 

* Los últimos datos disponibles sitúan la pobreza infantil en Cataluña en menores de 18 años en un 30,9%. Fuente: elaboración propia a partir de la ECV 2012, INE.

 

Relaciones

Los derechos de la infancia en entredicho

Fecha: 
Lun, 10/03/2014 (Todo el día)
13/03/2014 | Actualizada a las 10:16h |
Post de Guiomar Todó, Coordinadora de UNICEF Comité Catalunya

Por Guiomar Todó, Coordinadora de UNICEF Comité Catalunya

Con motivo de la sesión parlamentaria que tiene lugar hoy en Cataluña sobre pobreza infantil, publicamos este artículo que publicó La Vanguardia en septiembre del año pasado.

Una chica indígena de Guatemala con desnutrición crónica, un bebé en el Sahel con desnutrición aguda o un niño en un hogar catalán que come peor porque en casa
ya no hay trabajo, prestaciones o rentas mínimas.

Cualquiera de estos tres niños tiene el mismo derecho a un nivel de vida adecuado para su desarrollo y eso preocupa a UNICEF: no retroceder en la Convención sobre los Derechos del Niño.

Pero son realidades distintas. Cuando el Síndic de Greuges habla de malnutrición infantil en Catalunya está hablando sobre todo de una manifestación de la pobreza y cómo eso pone en entredicho sus derechos.

La pobreza tiene rostro de niño porque allí donde ha impactado más la crisis y las políticas de ajuste de las diferentes administraciones es en las familias con niños. En Catalunya ya había pobreza en la época de vacas gordas, y ahora se está extendiendo e intensificando: hay más ciudadanos menores de 18 años que viven en familias por debajo del umbral de pobreza (del 20,4% en 2007 a un 27,7% en 2011*) y, además, cada vez son más pobres.

A la pérdida del trabajo y el endeudamiento, hay que sumar la supresión y reducción de la cuantía y cobertura de becas y prestaciones, menos presupuesto para guarderías y una fiscalidad poco amigable con las familias con hijos. Eso afecta a las necesidades básicas, y en muchas casas la cesta de la compra es cada vez más pequeña y con menos alimentos frescos.

A pesar de que las familias son las primeras responsables de proporcionar las condiciones de vida necesarias para el desarrollo de sus hijos, los gobiernos tienen la obligación de garantizarles el apoyo, especialmente en alimentación, ropa y vivienda.

Las familias necesitan ingresos para cuidar a los hijos

Lo reivindica UNICEF y lo acaba de recomendar la CE: hay que invertir para asegurar recursos adecuados a las familias, servicios asequibles y de calidad y la participación social de los niños. No podemos centrarnos sólo en las becas para comidas porque, pese a ser muy importantes y que haya que ampliarlas, no van a la raíz del problema: las familias necesitan ingresos para cuidar a los hijos.

Ahora que toca repensarnos como sociedad, hace falta que nos miremos con ojos de niño y nos inspiremos en su enorme potencial de cambio para dar ya, con urgencia, pasos valientes para priorizar sus derechos.

 

*Los datos que aparecen en este artículo pertenecen al 2011. Los últimos datos disponibles situan la pobreza infantil en Cataluña en menores de 18 años en un 30,9%. Fuente: elaboración propia a partir de la ECV 2012, INE.

Relaciones

Lo que las cifras esconden

Fecha: 
Lun, 08/04/2013 (Todo el día)
08/08/2013 | Actualizada a las 13:32h |
Post de Armando Bello, Técnico de Investigación en UNICEF España

Post de Armando Bello, Técnico de Investigación en UNICEF España

Hace poco UNICEF España presentaba los resultados de una encuesta realizada a una amplia muestra de niños y niñas, en la que los propios niños nos contaban sobre su vida, sus opiniones, percepciones y aspiraciones, en definitiva sobre su bienestar. 

Uno de los primeros hallazgos de este estudio ha resultado ser un agradable descubrimiento o incluso una sorpresa para algunos (aunque no para otros): la mayoría de los niños y niñas en España están muy satisfechos con sus vidas. Esta es, sin duda, una buena noticia, de las que podemos alegrarnos e incluso sentirnos (moderadamente) orgullosos. 

Sin embargo, al profundizar más en los  datos en seguida nos damos cuenta de que también esconden otra realidad, que en ningún caso nos puede llevar a sentirnos orgullosos. No todos los niños gozan de este nivel tan alto de bienestar subjetivo, ¡ni mucho menos! Hay niños y niñas que se quedan sistemáticamente excluidos o “al margen” de los altos niveles de bienestar
 
Entre ellos, y de una manera muy evidente, están los niños nacidos en el extranjero, puesto que muestran niveles de bienestar subjetivo significativamente más bajos que los que han nacidos en nuestro país, prácticamente en todos los ámbitos de su vida.
 
Hoy en día hay más de 800 mil niños (cerca del 10% del total) nacidos fuera de España viviendo en nuestro país y las estadísticas y los estudios nos cuentan que ellos y sus familias se enfrentan a menudo a situaciones de mayor riesgo social y vulnerabilidad. Este nuevo estudio añade una pieza más a este desalentador panorama, al incorporar el punto de vista de los propios niños. No estamos hablando (afortunadamente) de malestar ni de niveles extremadamente bajos de bienestar, pero sí de una brecha importante.
 
Esta brecha es muy visible en lo que respecta a las posesiones materiales y a la casa donde viven. Los niños de origen extranjero también se declaran menos satisfechos en aspectos que tienen a que ver con la escuela, la organización de su tiempo, la satisfacción personal, las relaciones interpersonales o la salud. La única excepción se da en cuanto a la satisfacción con la zona donde viven, debido sobre todo a que los niños de origen extranjero valoran de manera más positiva que el resto algunos servicios e infraestructuras (bibliotecas, policía local o transporte público).
 
La distancia entre los niños nacidos dentro o fuera de España se hace incluso más evidente si analizamos las diferencias por género. Estas diferencias no son significativas entre el total de los niños y las niñas encuestadas, pero sí lo son entre los niños de origen extranjero. En este caso, (y contrariamente a lo que pasa entre los niños españoles) el bienestar de las niñas  es claramente inferior al de los niños.    
 
Nos queda mucho por analizar sobre estas diferencias y sus causas, pero sin duda estos datos nos enfrentan, una vez más, a una realidad que no podemos ignorar ni aceptar, en gran medida también porque viola uno de los principios fundamentales de la Convención sobre los Derechos del Niño: todos los niños deben disfrutar de sus  derechos sin discriminación de ningún tipo, incluido el origen o nacionalidad (Art. 2 CDN).
 
También evidencian que el objetivo común de maximización del bienestar infantil pasa necesariamente por reducir las desigualdades y apostar por cubrir las brechas existentes, de manera que no nos dejemos a nadie atrás, ni mucho menos al 10% de los niños y las niñas que viven en nuestro país, cuya única “culpa” parecería ser haber nacido en otro. 
Relaciones

El Gobierno aprueba el II Plan Nacional de Infancia

Fecha: 
Vie, 05/04/2013 (Todo el día)
19/09/2013 | Actualizada a las 11:28h |

Post de Gabriel González-Bueno, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España.

Tras más de dos años de preparación, el Consejo de Ministros ha aprobado el segundo Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia (PENIA).

Es una excelente noticia porque el Plan permite coordinar esfuerzos y visibilizar la importancia de los niños como parte esencial de nuestra sociedad.

El nuevo Plan contiene ocho objetivos y más de un centenar de medidas destinadas a garantizar y promover los derechos de los niños y el bienestar infantil en nuestro país.

El PENIA recoge en su contenido los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño, y será con seguridad una herramienta útil para avanzar en los objetivos propuestos. Uno de sus valores más importantes es el de promover la coordinación y la cooperación de todas las administraciones públicas (central, autonómicas y locales) en ámbitos tan importantes para la infancia como la salud, la educación, la participación infantil, la protección de los niños o la intervención en situación de riesgo o exclusión social.
 

El impacto de las leyes y las políticas en los niños

El proceso de elaboración, aunque algo dilatado, ha permitido también mejorar y afinar la definición de las medidas y contiene un primer objetivo que, a nuestro juicio, es muy importante para la consecución de todos los demás: el de promover el conocimiento de la situación de la infancia y la adolescencia, el impacto de las políticas en ellos y la sensibilización sobre sus derechos.
 
Entre otras cosas, damos la bienvenida a las medidas que elevan la edad de matrimonio y de revisión de la edad de consentimiento sexual. Medidas que recogen algunas las recomendaciones que el Comité de los Derechos del Niños le hizo a España en 2007 y 2010.
 
El Plan recoge además una medida por la que UNICEF España ha venido abogando desde hace tiempo: que todos los proyectos de ley y reglamentos incorporen un informe de impacto en la infancia, a semejanza del Informe de Impacto de Género.
 
Tal vez, en el ‘debe’ del nuevo PENIA cabe destacar que se echa en falta un enfoque más centrado en la protección de los niños del impacto que la crisis está teniendo en ellos y sus familias, ya que el contexto económico y presupuestario condiciona el éxito de muchos de los objetivos de este Plan.
 
El Gobierno se ha comprometido a recoger este tema de manera más específica en el próximo Plan Nacional de Inclusión Social, cuya elaboración y aprobación consideramos que debe ser una de las prioridades más inmediatas para atender a la infancia más vulnerable.
 
Eso no es obstáculo para que en UNICEF España reiteremos nuestro compromiso como organización en el desarrollo de este Plan en los próximos años, un Plan en el que hemos sido partícipes junto con otras plataformas y organizaciones sociales.
 
Se trata de una herramienta que supone un paso más para hacer de España un país mejor para todos los niños y niñas; por tanto, debe ser ampliamente difundido y conocido entre todos aquellos que trabajan con y para la infancia.
Relaciones

Recomendación de la Comisión Europea: invertir en los niños, romper el círculo de la desigualdad

Fecha: 
Lun, 25/02/2013 (Todo el día)
19/09/2013 | Actualizada a las 11:37h |

Post de Gabriel González-Bueno, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España

El día 20 de febrero la Comisión Europea hizo pública su Recomendación a los Estados sobre la pobreza infantil: Invertir en los niños: romper el ciclo de la desigualdad (PDF).

Esta Recomendación supone un marco europeo para el desarrollo de políticas nacionales de lucha contra la pobreza infantil y promoción del bienestar de los niños, en un momento en que las cifras de pobreza y exclusión infantil está creciendo en muchos de los países europeos, muchas veces por encima de las del resto de la población.

El propio documento reconoce el fuerte impacto que la crisis está teniendo en los niños y sus familias, un impacto que UNICEF España recogió en su informe sobre La Infancia en España 2012-2013.

Para UNICEF España es una satisfacción que la Comisión adopte en la Recomendación un enfoque basado en los derechos del niño, que promueva la igualdad de oportunidades y que proponga un balance equilibrado entre políticas universales y otras enfocadas a los colectivos infantiles más vulnerables.
 
La Recomendación establece tres pilares estratégicos para el desarrollo de políticas:
  • El acceso de las familias y los niños a recursos adecuados: apoyando el acceso al trabajo a los padres y madres, y garantizando un nivel de vida adecuado a los niños mediante ayudas económicas, desgravación de impuestos y ayudas a la vivienda.
  • El acceso a servicios de calidad: promoviendo la atención desde la primera infancia, garantizando la igualdad de oportunidades en el sistema educativo, el acceso en condiciones a los sistemas de salud, a una vivienda y un entorno adecuado, y mejorando los sistemas de protección de la infancia. 
  • El derecho de los niños a participar: mediante el apoyo a la participación de niños en la vida cultural, deportiva y el derecho al juego, y estableciendo mecanismos de participación en las decisiones que afectan a sus vidas.

Un objetivo para reducir la pobreza infantil

Igual de importante que las estrategias son los mecanismos para implementarlas y evaluarlas: elevar el nivel de importancia de estas políticas, la coordinación y la cooperación entre sectores (salud, educación, protección…)  y administraciones, mejorar el análisis, y valorar los impactos que las políticas de respuesta a la crisis están teniendo en los niños.
 
Para UNICEF España esta Recomendación es de un especial valor en nuestra tarea de promover políticas nacionales de lucha contra la pobreza infantil. También es especialmente importante la propuesta que se plantea en el documento de que los Estados establezcan objetivos específicos de reducción de la pobreza infantil, algo que UNICEF viene proponiendo desde 2010.
   
 
 ¿Qué implicaciones tiene una Recomendación de la Comisión Europea?
 
Una Recomendación de la UE es un acto legislativo que suele proceder de la iniciativa de una institución comunitaria. Es una invitación para actuar de una determinada manera, que no impone obligaciones legales, pero es un instrumento muy útil para que los Estados dirijan su interés hacia determinados temas, enfoquen su intervención y se generen políticas comunes para afrontarlos.
    Relaciones

    Nuevas iniciativas en la lucha contra la pobreza infantil en España

    Fecha: 
    Lun, 18/06/2012 (Todo el día)
    21/06/2012 | Actualizada a las 12:17h |
    Por Gabriel González-Bueno Uribe, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España

    Por Gabriel González-Bueno Uribe, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España

    El día 21 de mayo UNICEF España hizo público su informe La infancia en España 2012-2013 incidiendo en el especial impacto que la crisis económica está teniendo en los niños y sus familias. Uno de los resultados más llamativos del estudio es que la pobreza infantil ha crecido en un 10%, convirtiendo a los menores de 18 años en el grupo de edad con mayor riesgo de pobreza, por primera vez en nuestra historia reciente.

    Desde esa fecha, y en relación más o menos directa con los contenidos del informe, varias iniciativas, documentos y acciones han puesto el foco de la acción legislativa y de gobierno en la vulnerabilidad de los niños. Desde UNICEF damos especial valor a tres de ellas:

    Proposición no de Ley en el Congreso contra la pobreza infantil consensuada por los grupos parlamentarios. El 19 de junio se debate en el Pleno de Congreso de los Diputados una proposición presentada conjuntamente por los principales grupos parlamentarios: PP, PSOE, CiU, Izquierda Plural, UPyD, EAJ-PNV y el Grupo Mixto. En dicha proposición se insta al Gobierno a impulsar y definir, a través del Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social (PNAIN) 2013/2015, una hoja de ruta “que articule una estrategia de protección a la familia e infancia, promoviendo medidas y metas para reducir la pobreza infantil y en favor de la inclusión social”.

    La Comisión Europea recomienda a España que luche contra la Pobreza Infantil. En el reciente informe del 30 de mayo en el que se evalúa el programa de Estabilidad de Estabilidad y el Programa Nacional de Reformas 2012, la Comisión expresa su preocupación por el incremento de la pobreza en España y destaca la “alarmante” cifra de pobreza infantil que afecta al 26,2% de los niños en nuestro país.

    En dicho documento, que es parte del proceso de revisión de la Estrategia 2020 de la Unión Europea para el crecimiento y la sostenibilidad, la Comisión recomienda que se tomen medidas contra la pobreza y que se mejoren específicamente las ayudas a los niños. En el documento de trabajo que acompaña estas recomendaciones se remarca que no sólo no han habido avances en el objetivo de pobreza y exclusión social en España sino que ha empeorado las situación, y pone el foco de atención en el incremento de 2,5 puntos porcentuales de la pobreza infantil entre 2009 y 2010, y en el alto riesgo de pobreza en hogares con niños en los que sólo una persona trabaja.

    Jornada sobre Planes de acción para los niños en tiempos de crisis. UNICEF, con la colaboración de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad organiza el 22 de junio en Madrid la jornada Planes de acción para los niños en tiempos de crisis. Este evento contará con la presencia del Secretario de Estado, D. Juan Manuel Moreno y de la Directora General de Servicios para la Familia y la Infancia, Dª Salomé Adroher. El objetivo de esta jornada es ofrecer un espacio de reflexión conjunta del Gobierno con las organizaciones y plataformas sociales sobre qué medidas concretas son necesarias (y realistas) para avanzar en esta dirección y poner de manera efectiva a los niños y sus familias en el corazón de la agenda política.

    Relaciones

    Lo que las ciudades ocultan

    Fecha: 
    Mié, 07/03/2012 (Todo el día)
    07/03/2012 | Actualizada a las 13:29h |
    Por Gabriel González-Bueno Uribe, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España

    Por Gabriel González-Bueno Uribe, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España

    En los años 40, en Madrid, se contempló la ejecución y desarrollo del Paseo de la Castellana como un gran eje representativo de la capitalidad, que fuese reflejo de la importancia de la ciudad. A medida que se fueron produciendo las sucesivas ampliaciones durante las décadas siguientes, el desarrollo de esta vía se encontró con barrios de chabolas e infraviviendas que habían crecido en torno a Madrid, como el poblado de la Ventilla.

    Como solución a este problema que “afeaba” la entrada a Madrid desde el Norte, se construyeron a ambos lados del paseo altos edificios que ocultaban los poblados que estaban detrás.

    La publicación de UNICEF Estado Mundial de la Infancia 2012 Niñas y niños en un mundo urbano incide especialmente sobre eso, sobre cómo la pobreza, la exclusión social y la vulneración de derechos pueden estar escondidas tras edificios suntuosos, a sólo unos metros de distancia de la gran ciudad.

    La ciudad es un entorno activo, dinámico, que facilita el encuentro entre las personas y las ideas, y que genera oportunidades de todo tipo. “El aire de la ciudad te hace libre” decían en la Alemania medieval. Pero también es un entorno muy capaz de ocultar la pobreza y la miseria, detrás de una fachada de desarrollo o de indicadores positivos que no responden a la realidad de muchos de sus habitantes, especialmente a la de los niños.

    Los pobres de las ciudades pagan 50 veces más por un litro de agua

    Aunque resulte relativamente anecdótico, dentro del contenido del informe hay dos datos que llaman poderosamente la atención. Uno de ellos es que “no es inusual que los pobres de las ciudades paguen hasta 50 veces más por un litro de agua que sus vecinos más prósperos, que sí tienen acceso a la tubería central”; es decir, no es sólo que los más pobres no tengan un acceso al agua potable, si no que, con muchos menos ingresos, este bien esencial les cuesta muchísimo más que a sus vecinos más ricos.

    El segundo es que las barreras y obstáculos legales, burocráticos o económicos que limitan el acceso a los servicios de salud puedan provocar que niños y niñas a sólo unas pocas calles de distancia de un hospital no puedan acudir a él  para recibir tratamiento médico. Como ejemplo, en Bangladesh, la tasa de mortalidad infantil es un 44% más alta en los poblados de chabolas que en el medio rural.

    Desvelar los que las ciudades ocultan, y hacer visible la desigualdad y la inequidad de la población infantil en el entorno urbano es lo que el EMI 2012 pretende. La ciudad es un espacio geográfico y urbanístico, pero sobre todo es un espacio social.

    Conseguir que este espacio sea un entorno propicio para los derechos de los niños debe ser un compromiso político y ciudadano. Un compromiso de la ciudad con los niños, que UNICEF España promueve con su programa Ciudades Amigas de la Infancia.

    Relaciones

    España: la infancia en el espejo

    22/04/2013 | Actualizada a las 17:32h |
    Post de Gabriel González-Bueno, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España

    Post de Gabriel González-Bueno, Responsable de Políticas de Infancia de UNICEF España

    El reciente informe de UNICEF sobre el bienestar infantil en los países ricos pone a nuestro país frente al espejo de sus indicadores sobre la infancia. Y este espejo  nos devuelve una imagen en la que no salimos demasiado bien parados respecto a la comparación con otros países de nuestro entorno geográfico y económico.

    España aparece en el puesto 19 de los 29 países ricos analizados según cinco dimensiones (salud, educación, pobreza, conductas y vivienda) y basadas en 26 indicadores que se valoran conjuntamente. Si nos acercamos algo más al espejo vemos cómo la posición de España, bastante positiva en salud, seguridad, vivienda y medio ambiente, es, sin embargo, muy alarmante en cuanto al bienestar material y la educación, dos dimensiones en las que estamos mucho más cerca del final de la tabla (24 y 26 de 29 respectivamente).

    Los altos niveles de pobreza relativa y de intensidad de la pobreza infantil en un caso, y el abandono escolar y los malos resultados en capacidades educativas (según el informe PISA) en otro nos sitúan en esos puestos.
     
    Algunos pueden pensar que este espejo, como los que en Luces de Bohemia se reflejaban Max Estrella, puede dar una imagen más o menos deformada de la realidad: el mismo informe reconoce que hay pocos indicadores internacionalmente comparables sobre temas clave del bienestar de los niños (como salud mental o maltrato o abuso infantil). 
     
    Pero los datos de esta comparación no son banales, entre otras cosas porque el Report Card 11 no contiene información sobre los peores años de la recesión económica, a partir de 2010 cuando muchos países empezaron a aplicar severas medidas de austeridad en el gasto público. Y esta disminución de la inversión social (también en los niños) no presagia nada bueno para los indicadores de los años sucesivos
     
    De hecho, en España la pobreza infantil creció aún más en 2011 en amplitud, intensidad y duración, pero lo más importante es que el impacto en muchos indicadores de los utilizados será más visible dentro de unos pocos años, cuando ya sea tarde para actuar sobre dimensiones clave del desarrollo de una parte importante de nuestra infancia.
     
    Y en estos tiempos de “fatalismo político”, en los que la reducción del gasto público se asume como inevitable,  el informe viene a insistir en que sí, en que otras políticas son posibles y necesarias, y que esas políticas cambian y mejoran la vida y las expectativas de las personas, de los niños y niñas y pueden cambiar el futuro de las naciones. 
     
    ¿Cómo queremos salir en el espejo dentro de unos años más? 
     
     
    Toda la información en: http://www.unicef.es/pobrezainfantil
    Relaciones

    Presentación del Primer Informe sobre Infancia en España 2010-2011: uno de cada cuatro niños en España es pobre

    Fecha: 
    Mar, 16/11/2010 (Todo el día)
    11/04/2011 | Actualizada a las 13:32h |
    UNICEF España

    Por Rocío Castrillo, Comunicación UNICEF España. Más de dos millones de niños en España están en riesgo de pobreza. La primera vez que escuché este dato me eché a temblar. He vuelto a oírlo hoy en la presentación del primer informe sobre la 'Infancia en España 2010-2011', un trabajo del área de Sensibilización de UNICEF España, y me ocurrió algo parecido.

    Como madre, no puedo evitar estremecerme cada vez que alguien me recuerda que uno de cada cuatro niños en España es pobre, y han sido unas cuantas en los últimos días. Pero esta cifra, ¿qué significa realmente?  La respuesta nos la dio Marta Arias, directora de Sensibilización. “Ser un niño pobre en un país desarrollado como España no quiere decir que ese niño pase hambre, pero sí puede estar malnutrido”. Y nos contó que, aunque los niños vayan a la escuela y tengan atención sanitaria básica, si sus padres son pobres no podrán comprarles libros o arreglarles los dientes.

    Garantizar el cumplimiento de los derechos de la infancia es el primer objetivo de UNICEF. Por eso pedimos al Estado español que duplique las inversiones en Infancia.  El informe demuestra que la crisis afecta a los niños más que a nadie y, como dijo nuestra Directora Ejecutiva, Paloma Escudero, en la presentación, “es necesario situar a la infancia en el corazón de la política”.

    Paloma nos puso ejemplos que demuestran que la situación puede cambiar cuando de verdad se trabaja para hacerlo, como ha ocurrido con los pensionistas, los discapacitados o las mujeres. Por eso pidió un Pacto por la Infancia que aglutine a todos los partidos políticos. Para dar un paso de gigante en la lucha contra la pobreza infantil en España y, usando sus propias palabras, “para que los niños no sean invisibles en la agenda política”.

    Relaciones

    Reconstruir mejor en Haití

    Fecha: 
    Mar, 11/05/2010 (Todo el día)
    13/04/2011 | Actualizada a las 15:18h |
    UNICEF España

    Por Jezabel Escartín, cooperante vasca en República Dominicana, que en los días posteriores al terremoto en Haití, acudió a la frontera junto a UNICEF Una reflexión sobre Haití. Ésa es la solicitud. Realmente no sé por donde empezar, así que he decidido reflexionar sobre uno de esos conceptos que yo no había oído nunca,  pero que de repente se han hecho tan habituales. “Build back better”. Parece algo lógico o incluso obvio, pero no debe serlo tanto y desde luego no tan fácil.

    ¿Qué significa, reconstruir mejor? Autoridades, donantes y agencias de cooperación han repetido a lo largo de estos meses, que podemos reconstruir un mejor Haití. Supongo que, como en todo, hay una teoría y una práctica. En Haití existían y existen niveles extremos de pobreza y desigualdad; esa es la realidad de la que partimos, aquella que hay que mejorar. Esto puede llevar a múltiples interpretaciones, pero todo indica que el futuro de Haití ya ha sido más o menos “esculpido”. Al menos, a lo que a grandes decisiones sobre reconstrucción y recuperación se refiere. La comunidad internacional se ha comprometido a acompañar al pueblo haitiano, al Gobierno y otras instituciones en este proceso. Un proceso que ellos deben liderar, pero eso implica que cada haitiano debería disponer de la información necesaria para poder tomar decisiones. Decisiones que le ayuden a “reconstruir y recuperar también su vida”, tanto pública como privada.

     Todo el mundo parece estar de acuerdo en el hecho de que “reconstruir mejor” significa minimizar riesgos ante las posibles consecuencias de futuros desastres naturales. La época de lluvias ya ha comenzado, por lo que esto supone un gran desafío. Son muchos los factores sociales y económicos que influyen en estos llamados "desastres naturales". La vulnerabilidad de Haití tiene mucho que ver -entre otros aspectos- con una sucesión de gobiernos corruptos y un poder político y económico centralizado. Con anterioridad al terremoto, el 80% de la población vivía con menos de 2 dólares al día, estando el 90% de la población en áreas rurales. Reconstruir mejor pasa necesariamente por un proceso de descentralización y participación, en el que las mujeres -tradicionalmente excluidas- jueguen un importante papel, ya que solo así  se podrá superar una sociedad con altos niveles de desigualdad y altos índices de violencia contra la mujer. Igualmente, es una gran oportunidad para que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes participen y generen nuevos espacios de liderazgo, porque si hay un “nuevo” Haití ¡ese es su Haití! En definitiva, "buiding back better" significa oportunidad. "Building back better" significa desafío…el desafío de convertir un concepto en oportunidad.

    Relaciones