Emergencias

#elviajedesuvida: no es lugar para niños

Fecha: 
Vie, 20/05/2016 (Todo el día)
Actualizado el 22/05/2016 a las 22:10 |
Blanca Carazo, responsable de cooperación y emergencias de UNICEF Comité Español
En Siria, tras más de 5 años de guerra, las bombas siguen cayendo, destrozando hogares, escuelas y hospitales. ¿Se puede vivir bajo la amenaza de que la próxima bomba caiga sobre tu cabeza o la de tu familia?

En Etiopía, la grave sequía vinculada al fenómeno de El Niño está poniendo en peligro la vida de 6 millones de niños. ¿Se puede vivir sin saber si mañana podrás alimentar a tus hijos?

En NigeriaCamerúnChad o Níger, grupos radicales como Boko Haram amenazan la vida y la libertad de miles de niños y niñas, que son víctimas de secuestros, sufren ataques, o son obligados a perpetrar atentados suicidas. ¿Se puede vivir con el miedo a que a tu hija le roben la infancia?
 
En Sudán del Sur, más de 2 años de guerra incruenta expulsan a las familias de sus tierras de cultivo y sitúan al país al borde de la hambruna. ¿Se puede vivir sin medios de vida y temiendo que en cualquier momento tu aldea pueda ser quemada y saqueada?
 
¿Se puede vivir así, entre el miedo, la violencia, el hambre? ¿Se puede vivir así, sin esperanzas, sin futuro, sin nada?
 
No se puede.
 
Y cuando no se puede, huir es la única salida. Una salida difícil, dolorosa, arriesgada.
 

#ELVIAJEDESUVIDA: 250 MILLONES DE NIÑOS VIVEN EN PAÍSES EN CONFLICTO

Ninguno de estos lugares, como muchos otros en todo el mundo, es lugar para niños. Por eso sus familias, o a veces ellos solos, hacen lo único que pueden hacer, lo que cualquiera de nosotros haríamos: buscar refugioprotecciónun lugar seguro; iniciar un viaje incierto, peligroso, no deseado para salvar sus vidas. Huyen a otras zonas dentro de sus países (desplazados internos) o cruzan fronteras en busca de una oportunidad (refugiados).
 
Todos los niños del mundo tienen derecho a crecer y desarrollarse en un entorno pacífico y protector. Sin embargo, cerca de 250 millones de niños viven en países en conflicto y muchos más viven en zonas propensas a inundacionessequíasciclones y otros desastres naturales. Esto explica que el número de refugiados y desplazados internos no deje de crecer, rozando los 60 millones de personas, de los cuales la inmensa mayoría (el 86%) están en países en desarrollo.
 

#ELVIAJEDESUVIDA: EL DERECHO INTERNACIONAL LOS AMPARA

No quieren irse. No quieren dejar sus casas, sus amigos, sus medios de vida. No quieren. Se ven obligados a hacerlo. Y el derecho internacional los ampara. O debería hacerlo.
 
Como nos interpela Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF, hemos de hacer todo lo posible para que ese viaje nunca comience: “Si abordamos las razones por las que tantas familias sienten la necesidad de abandonar sus hogares con sus hijos, resolviendo los conflictos, afrontando el cambio climático, aumentando las oportunidades, podemos hacer de 2016 un año de esperanza, y no de desesperación, para millones de personas”.
 
Y cuando no lo logramos, hemos de asegurar que el viaje sea lo más seguro posible. Que al horror que lo motiva y al dolor de las pérdidas, no se sigan sumando más muerte, más dolor y más rechazo, sino que esos niños, esas familias, reciben el apoyo, respeto y protección que merecen.
 
Post por Blanca Carazo, responsable de cooperación y emergencias de UNICEF Comité Español
 
Relaciones

Sequía en Etiopía: la falta de agua lleva a las familias al límite

Fecha: 
Mié, 11/05/2016 (Todo el día)
Actualizado el 13/05/2016 a las 11:12 |
Kun Li, especialista de comunicación de UNICEF Somalia

Tres años hace ya que la lluvia le falla a Hawa Ali, una pastora de Etiopía. Antes de que sus animales sucumbieran a la sed, el hambre y las enfermedades, decidió unirse a otras familias de su pueblo y trasladarse hacia la vecina Somalilandia

Con los burros cargando a los niños, Hawa y sus compañeros de viaje, todos de etnia somalí, anduvieron durante 30 días hasta llegar a Lughaya, un pueblo costero de la región de Awdal en Somalilandia

Durante el camino, muchos animales murieron. Llegó un momento en el que no quedaban burros sobre los que llevar a los niños. Fue entonces cuando decidieron parar. Vinieron hasta aquí porque pensabana que habría pasto y ayuda. Pero no encontraron ninguna de las dos cosas: Somalilandia también está asolada por la sequía.

Cuando conocí a Hawa estaba sentada en una llanura llena de piedras. No había ningún refugio, ni rastro de comida o de un pedacito de sombra para protegerse del sol abrasador. No había hombres es su grupo. Estaba rodeada por 20 personas, todas mujeres y niños.

SEQUÍA EN ETIOPÍA: "LOS NIÑOS ESTÁN SUFRIENDO"

"Los hombres se han ido a buscar pasto para los animales que nos quedan", me contaba Hawa con sus 70 años de edad. "Nos hemos quedado aquí a la espera de ayuda, pero nos ha llegado muy poca. La situación no es buena aquí. No tenemos comida, ni agua, ni refugio. Hace frío por las noches. Los niños están sufriendo".

"Llevamos 3 años soportando la sequía. Cada vez es peor. Hemos tenido que dejar todo lo que teníamos", añadía Hawo Rayab, una madre de 35 años, mientras intentaba darle el pecho a su bebé, que no dejaba de llorar. "Nos dijeron que habría pasto al otro lado de la frontera. Pero cuando llegamos aquí no encontramos nada".

La sequía que asola Etiopía y el norte de Somalia (especialmente Somalilandia y Putlandia) es el resultado de cuatro temporadas consecutivas de escasas lluvias, cuyas consencuencias han sido amplificadas por El Niño. Los granjeros y los pastores se llevan la peor parte, y representan hasta tres cuartas partes de la población de Somalilandia y Putlandia. Las malas cosechas y la escasez de agua y pasto han llevado al límite a familias y comunidades.

SEQUÍA EN ETIOPÍA: "NUESTRAS VIDAS ESTÁN EN PELIGRO"

Con los burros cargando a los niños, Hawa y sus compañeros de viaje, todos de etUna madre administra leche terapéutica con una jeringuilla a su hijo en un centro de tratamiento contra la desnutrición en Hargeisa, la capital de Somalilandia. Mohamed Omar solía tener muchas cabras. Pero cuando le conocimos junto a su familia en Habasweyne ya solo le quedaban dos. Ambos animales estaban tumandos en el suelo y no mostraban ningún interés en los granos de maíz a su alrededor. Estaban demasiado débiles para comer.

"Es la primera vez, en mis 80 años de vida, que veo una sequía tan grave. Ha matado muchos animales y ha provocado mucha hambre. Nuestras vidas están en peligro", decía Mohamed.

Otra grave consecuencia de la sequía es el aumento de la desnutrición infantil. Alrededor de 100.000 niños menores de 5 años sufren desnutrición aguda en Somalilandia y Putlandia

La ONU está movilizanfo recursos para que organismos como UNICEF proporcionen ayuda a 1,7 millones de personas afectadas por la sequía en el norte de Somalia. Entre ellas, 385.000 necesitan ayuda urgente.

SEQUÍA EN ETIOPÍA: "QUIERO IR A CASA"

Antes de separarme de Hawa y el resto de niños y mujeres refugiados, conocí a la pequeña Raaho. Nos contó que había hecho el viaje en burro hasta Somalilandia. "No teníamos suficiente comida en casa, por eso nos fuimos", me contaba la niña de 4 años. "Tenía muchos amigos en casa. Mohamed, Aya, Omar, Fatuma... Siempre jugábamos juntos. Quiero ir a casa".

Lo que me contó me hizo recordar que llevaba conmigo una especia de mochila con forma de oso de peluche. Mis hijos solían jugar con ella cuando eran pequeños. Fui a buscarla entre mi equipaje y se la entregué. Estaba feliz y enseguida se la colgó a la espalda. "Ojalá le sirva como almohada y le dé un poco de calor mientras duerme al aire libre", pensé mientras me despedía de RaahoHawa y el resto.

Y ojalá la ayuda llegue pronto para que Raaho pueda volver a su casa y jugar con sus amigos.

Post por Kun Li, especialista de comunicación de UNICEF Somalia

 
Relaciones

Ayuda refugiados: descubre el viaje de un niño sirio hasta Alemania

Fecha: 
Mié, 04/05/2016 (Todo el día)
Actualizado el 05/05/2016 a las 13:01 |
Thomas Nybo, comunicación en UNICEF

¿Cómo se enfrenta un niño refugiado sirio al peligroso viaje que le separa de un futuro a salvo en Europa? La imaginación de Nawwar, un niño sirio de 7 años, le ayudó a sobrellevar el trayecto en lancha que le llevó hasta Grecia.

Para este pequeño, un grupo de amistosos osos polares que flotaban en un trozo de hielo, los protegieron a él y a su familia mientras cruzaban el mar. "Vimos osos polares cuando estábamos en la barca", dice Nawwar sin dudarlo. "Fue la mejor parte del viaje".

En el último año, cientos de niños han muerto ahogados mientras hacían el mismo trayecto. Muchos de ellos eran bebés o niños muy pequeños. Nawwar y su familia están entre los afortunados que llegaron sanos y salvos.

AYUDA REFUGIADOS: "LA PARTE MÁS DIFÍCIL FUE DORMIR SOBRE LAS PIEDRAS"

"La parte más difícil fue tener que dormir sobre las piedras y tener que escalar montañas", cuenta Nawwar. "Fue un viaje realmente duro"

El viaje de Nawwar de momento ha terminado en Berlín, donde vive desde hace 3 meses. Allí asiste al colegio Nelson Mandela, una escuela internacional de la UNESCO que se define como unas "Naciones Unidas en miniatura" y que acoge a estudiantes muy diversos. Los alumnos proceden de más de 60 países y las clases se imparten de forma bilingüe en inglés y alemán.

"En Siria ni siquiera podía ir al colegio", dice Nawwar.

En su vuelta a las aulas ha estado acompañado por otro niño de 7 años, Alec, que es el traductor al alemán de Nawwar. Los dos niños tardaron poco tiempo en hacerse muy amigos.

AYUDA REFUGIADOS: UNA HISTORIA DE INTEGRACIÓN

"Alec es un buen amigo. Juego mucho con él", dice Nawwar. "Jugamos a LEGO y al Minecraft".

Alec se llena de orgullo cuando habla de su nuevo amigo.

"Es muy interesante todo lo que ha vivido", cuenta Alec. "Empezó en Siria, pasó por Turquía, luego Grecia y luego Alemania. Y ya sabe mucho alemán. Es realmente increíble".

Como muchos sirios, Nawwar aprendió a hablar inglés desde que era muy pequeño. Aunque tuvo que dejar de ir a clase debido a la guerraAlec está muy impresionado por las habilidades de su amigo.

"Es uno de los mejores lectores de clase", dice Alec. "Además, ya ha hecho muchos amigos y probablemente haga muchos más este año. Todo el mundo está feliz de que esté aquí".

Post por Thomas Nybo, comunicación en UNICEF

Relaciones

Vacunación entre las balas

Fecha: 
Vie, 29/04/2016 (Todo el día)
Actualizado el 02/05/2016 a las 09:48 |
Robin Nandy, jefe de vacunación de UNICEF

En los lugares en guerra, los niños no están recibiendo las vacunas que necesitan para proteger sus vidas.

Cualquier persona que vea la televisión o utilice un smartphone tiene acceso a miles de imágenes que muestran la destrucción que los conflictos armados provocan en todo el mundo. Podemos ver los detalles de la guerra y cómo amenaza la vida de millones de niños.

Sin embargo, los conflictos también tienen un impacto directo en cosas menos visibles. Aunque no está tan presente en las noticias, la guerra también destruye los servicios de salud, nutrición, agua, saneamiento e higiene

El acceso a la vacunación esencial es una de las consecuencias más habituales de la interrupción de los servicios e infraestructuras. El resultado de esto es que, durante los conflictos, millones de niños no reciben las vacunas que necesitan para mantenerse sanos y tener una oportunidad justa en la vida. 

SEMANA DE LA VACUNACIÓN: 18,7 MILLONES DE BEBÉS NO ESTÁN VACUNADOS

La Semana Mundial de la Vacunación, que se extiende desde el 24 hasta el 30 de abril, es la oportunidad perfecta para hablar de todos aquellos niños que viven en lugares en conflicto y que no están siendo vacunados.

En todo el mundo, 18,7 millones de bebés no reciben el lote completo de vacunas que les protegerían de enfermedades muy peligrosas. Alrededor de 1,5 millones de ellos morirán antes de cumplir los 5 años por enfermedades que se podrían evitar con vacunas.

Todos los niños, sin importar dónde vivan o cuáles sean sus circunstancias, tienen derecho a sobrevivir y prosperar. Los niños en situación de conflicto tienen altas probabilidades de ver cómo se les niega ese derecho. Alrededor de dos tercios de los niños sin vacunar en el mundo viven en zonas en las que hay guerra.

Entre los casos más graves se encuentra Sudán del Sur, que tiene la tasa de vacunación infantil más baja del mundo: solo el 39% de los niños están vacunados. Especialmente preocupante es la situación en Siria, donde después de 5 años de conflicto, la tasa de vacunación infantil ha caído del 80% al 43% y ha habido un rebrote de polio.

SEMANA DE LA VACUNACIÓN: MÉDICOS Y ENFERMEROS SE JUEGAN LA VIDA

Pero los niños en conflicto no se enfrentan solo a la ausencia de vacunas, sino que, si caen enfermos, no pueden recibir la atención que necesitan. En estas condiciones, los niños tienen más probabilidades de sufrir complicaciones incluso de morir a causa de enfermedades que podrían prevenirse y tratarse en un entorno sin guerra.

Por ejemplo, en algunos campos de refugiados, hasta un 30% de los niños con sarampión ha muerto. En tiempos de paz, solo una pequeña parte de los niños afectados por esta enfermedad están en riesgo de morir.

También tenemos que recordar a los médicos y enfermeros que arriesgan sus vidas para poder vacunar a los niños en este escenario de violencia y guerra. Muchos de ellos son objetivo deliberado de las partes en conflicto y han llegado a perder la vida por este motivo. Una gran parte del trabajo que hacemos en UNICEF es asegurar que pueden desarrollar su labor sin poner en peligro su integridad física.

SEMANA DE LA VACUNACIÓN: 3 MILLONES DE VIDAS SALVADAS AL AÑO

La vacunación es capaz de salvar hasta 3 millones de vidas al año. Desde 1990, las vacunas han sido una de las principales causas de la reducción de la mortalidad infantil. Sin embargo, 1 de cada 5 niños en el mundo, normalmente, los más vulnerables, no reciben las vacunas que necesitan para sobrevivir.

Los niños que viven en países en guerra se ven empujados a una espiral de deprivación que les roba la salud y, por extensión, su futuro. Las vacunas puede ayudar a romper este círculo vicioso y, además, refuerzan los sistemas de salud allí donde llegan.

Con la financiación necesaria y el compromiso internacional de proteger a los trabajadores sanitarios, los programas de vacunación pueden salvar vidas en guerras y conflictos, así como ayudar a reconstruir los sistemas que protejerán a los niños en el futuro.

Post por Robin Nandy, jefe de vacunación de UNICEF

Relaciones

Terremoto en Ecuador: "Espero que nos ayuden, sobre todo a los niños"

Fecha: 
Mié, 27/04/2016 (Todo el día)
Actualizado el 02/05/2016 a las 09:49 |
Diego Brom, técnico de comunicación en UNICEF

Micaela Chila tiene 12 años y vive en Pedernales, epicentro del terremoto que sufrió Ecuador el pasado sábado 16 de abril. Micaela nos cuenta que necesitan ayuda, especialmente los niños.

La niña acudió con su familia este sábado al estadio Maximino Puertas, en Pedernales, para buscar algo de apoyo de las organizaciones que trabajan en el lugar. Allí recibieron comidaagua y atención psicológica por parte de los profesionales del Ministerio de Salud.

Micaela cuenta que el seísmo del 16 de abril fue “terrible" y que lo vivió "con mucho miedo”. Se salvó porque, junto con sus hermanos, se metió debajo de una mesa en su casa. Gracias a esto no sufrieron lesiones.

TERREMOTO EN ECUADOR: "LOS TEMBLORES SON TERRIBLES"

Después del terremoto, su hermana vio que el mar se había alejado de la playa, por lo que su familia decidió abandonar el lugar, por temor a que llegase un tsunami. Ahora, todos se encuentran en casa de una familia que les han prestado una cabaña para que se refugien.

“Estamos bien, pero falta comida y otras cosas. Espero que nos ayuden, sobre todo a los niños”, dice.

“Estos temblores son terribles. La réplica de ayer la viví muy mal. Donde estábamos parecía que se iba a caer”, comenta.

A pesar de toda esta situación, Micaela espera “que ahora haya calma y tranquilidad para toda la gente” y poder volver pronto a la escuela, porque no quiere perder el año.

TERREMOTO EN ECUADOR: 120.000 NIÑOS NO PUEDEN IR A CLASE

En UNICEF calculamos que más de 280 escuelas están gravemente afectadas por el terremoto, lo que supone que 120.000 niños no pueden ir a clase hasta que se facilite una alternativa.

Desde que las autoridades ecuatorianas declararon el estado de emergencia, desde UNICEF hemos enviado equipos a las zonas más afectadas y hemos entregado suministros de ayuda humanitaria para los niños afectados por el terremoto.

Desde UNICEF pedimos a la comunidad internacional que done para apoyar la respuesta a esta emergencia. 

Si quieres, tú también puedes ayudar a los niños afectados por el terremoto en Ecuador

Post por Diego Brom, técnico de comunicación en UNICEF

Relaciones

Ayuda a Ecuador: ¿qué puedo hacer?

Fecha: 
Lun, 18/04/2016 (Todo el día)
Actualizado el 20/04/2016 a las 09:35 |
Lara Aparicio, storyteller de UNICEF Comité Español

Un terremoto como el de Ecuador lo arrasa todo a su paso. A la pérdida de vidas humanas, más de 400 en este caso, y los heridos, más de 2.500, se unen los destrozos en viviendas, escuelas y hospitales, que producen el desconcierto, el caos y la falta de servicios básicos a miles de personas.

Las imágenes de destrucción y dolor se suceden en las redes sociales, las pantallas de nuestros televisores y las portadas de nuestros periódicos. Y, entonces, a muchos de vosotros os surge la pregunta: ¿cómo puedo ayudar? 

AYUDA ECUADOR: LAS NECESIDADES SON ENORMES 

La destrucción ha sido muy fuerte en 6 provincias de Ecuador. Las necesidades de la población son enormes. Muchas infraestructuras han sido dañadas. El sistema de salud está en situación emergencia y en algunos lugares se ha interrumpido el servicio de agua y electricidad.

En estos momentos, Ecuador vive con la esperanza de encontrar supervivientes bajo los escombros. Por eso, las primeras 72 horas son vitales en una emergencia. 

Ecuador necesita ayuda internacional. Gobiernos de otros países y organizaciones ya se han puesto en marcha. En UNICEF centramos nuestra respuesta en ayudar y proteger a niños y familias.

Vosotros desde donde estéis también podéis sumaros para ayudar a Ecuador, a través de la opción que prefiráis: 

  1. Desde tu telefóno, enviando un SMS solidario con la palabra UNICEF al 38080, estarás donando 4 euros que se convierten en ayuda humanitaria directa.
  2. Haciendo un donativo a través de nuestra página web o de nuestras cuentas bancarias en:
  • Caixabank  ES39 2100 5731 70 0200005001
  • Santander  ES51 0030 8301 77 0000304271
  • ING DIRECT ES98 1465 0100 95 6000000000

​También podéis utilizar vuestras redes sociales, Facebook, Twitter o Instagram para que todo el mundo sepa lo que está ocurriendo en esta emergencia y cuáles son las necesidades de la población ecuatoriana. Cuanto más lejos llegue el mensaje, más ayuda llegará. 

Ayuda Ecuador: la sociedad española se vuelca

La sociedad española se vuelca en este tipo de catástrofes. Así lo demostró hace ya casi un año, cuando un terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter destrozó Nepal, dejando cerca de 10.000 muertos.

Un país que sufre un seísmo de estas características queda sumido en el caos. Es importante recordar que las autoridades y las organizaciones humanitarias deben ser el punto focal de toda la ayuda que va llegando. De esta forma, los resultados de esa ayuda serán mucho más eficaces. 

Vuestra ayuda, tu ayuda, es muy importante hoy.

Relaciones

Refugiados: ¿qué sabemos de ellos?

Fecha: 
Lun, 11/04/2016 (Todo el día)
Actualizado el 12/04/2016 a las 08:58 |
Jessica Dinen, contenidos digitales en UNICEF US Fund

Hace 5 años que comenzó el conflicto en Siria, y no pasa casi ningún día sin que los periódicos informen sobre la terrible situación de las personas que han tenido que huir de sus países a causa de la violencia

Estos grandes grupos de desplazados arrojan luz sobre una fotografía mucho mayor: en el mundo, existen más de 60 millones de personas que se han visto obligadas a dejar sus casas, una cifra que no se había vuelto a alcanzar desde la II Guerra Mundial. Entre ellas, 20 millones son refugiados

¿Qué sabemos de ellos? "Parece que algunas personas piensan que migrantes refugiados son en su mayoría hombres que vienen a quitar trabajo", dice Chris Tidey, especialista de comunicación en emergencias de UNICEF. "Eso es un mito".

  • Sabemos que más de la mitad de todos los refugiados en el mundo son mujeres y niños.
  • Sabemos que la mayoría de estas personas huyen de guerras en países como AfganistánIrak Siria.
  • Sabemos que muchos acaban en EgiptoJordaniaLíbanoTurquía o en el norte de África. Una pequeña parte (1 millón el año pasado) están en Europa. Ahora, con las fronteras europeas cerradas y el acceso restringido, muchos migrantes están atrapados en asentamientos temporales, con miedo a regresar y sin poder avanzar. 
  • Sabemos que 15.000 niños de Siria se enfrentan a un futuro incierto ellos solos. Han cruzado las fronteras de sus países de origen sin su familia y han quedado separados de todo y todos lo que conocían. 
  • Sabemos que son muchas las infancias que están marcadas por el sufrimiento. Desde UNICEF lanzamos un informe el pasado mes de marzo en el que se señalaba que casi 90 millones de niños menores de 7 años han pasado toda su vida en zonas de conflicto. Esto implica que solo conocen la guerra y el horror.
  • Pero también sabemos que muchos de estos niños, ya sean desplazadosmigrantes refugiados, tienen una gran fortaleza interior. A pesar de todo lo que han tenido que pasar, siguen intentando construir su futuro. 

REFUGIADOS SIRIOS: "NO OLVIDÉIS QUE SOMOS NIÑOS COMO VOSOTROS"

Es el caso de Saja, una niña de 12 años que perdió una pierna durante un bombardeo en Siria. Ahora juega al fútbol con sus muletas en un campo de desplazados en Alepo. Sueña con convertirse en entrenadora algún día. 

O de Moheb, que también vive desplazado en Alepo y que quiere ser abogado. Se pone a estudiar cuando todos se van a dormir, en un momento de paz tranquilidad que espera que su país también recupere algún día. 

En el campo de Osmaniye Cevdetiye, en TurquíaEjri recuerda el día en el que, hace cuatro años, tuvo que salir de su casa, dejando todo, amigos incluidos. Cuando le preguntan si tiene un mensaje para los niños del mundo, Erji dice: "Por favor, no olvidéis que somos niños como vosotros. Una vez tuvimos una vida normal, como la vuestra. Intentad entendernos".

Post escrito por Jessica Dinen, contenidos digitales en UNICEF US Fund

Relaciones

#elviajedesuvida: ¿qué sintieron los protagonistas de esta cámara oculta?

Fecha: 
Jue, 31/03/2016 (Todo el día)
Actualizado el 01/04/2016 a las 10:10 |
Lara Aparicio, storyteller de UNICEF Comité Español

Imagina que, durante una tarde de compras, entras en una tienda y, de repente, empiezan a caer sobre ti muchos globos y confeti de colores. "¡Por ser el cliente 1 millón te regalamos el viaje de tu vida!", te dice un chico que lleva un micro en la mano y varias cámaras detrás. 

Como en todos los grandes premios, recibes un cheque enorme con el que te hacen una foto en la que no puedes salir más sonriente. Luego, te llevan a una pantalla para enseñarte los destinos del viaje por toda Europa que te ha tocado.

Hasta aquí todo suena bien. Pero todo cambia cuando las fotos que ves en la pantalla poco a poco empiezan a reflejar una realidad muy distinta a la de un viaje de placer: niños que caminan cargados con mochilas por las vías del tren, familias esperando a que abran vallas que parecen cerradas para siempre, tiendas de campaña instaladas en cualquier sitio... En definitiva, las desgarradoras imágenes más repetidas durante esta crisis de refugiados.

#ELVIAJEDESUVIDA: UN TORBELLINO DE EMOCIONES

Este torbellino de emociones fue lo que vivieron los protagonistas de la cámara oculta que organizamos para nuestra última acción de sensibilización: #elviajedesuvida, con el objetivo de contar, de una forma diferente, la situación de las personas refugiadas y migrantes.

A todos ellas les queremos agradecer lo bien que reaccionaron, la empatía que mostraron y, sobre todo, que nos permitieran compartir con todos vosotros sus caras de sorpresa y dolor ante las fotos que estaban viendo.

Tan solo unas semanas después de grabar este vídeo, que ya está recorriendo todos los rincones de la red, hemos contactado con algunos de sus protagonistas para que nos cuenten cómo se sintieron en ese momento.

"Cuando comencé a ver las imágenes pensé que podría contener la emoción, pero me derrumbé. No me esperaba reaccionar así". Son las palabras de Nuria, a la que todavía se le saltan las lágrimas mientras hablo con ella por teléfono. 

Daniel, uno de los niños que aparece en el vídeo, lo tiene claro: "Despues de ver los detalles del viaje, me pareció muy arriesgado y ya no me apetecia ir". Su madre, que le acompañaba durante la cámara oculta, añade que se siente "afortunada por el hecho de que mis hijos no tengan que hacer un viaje tan traumatizante".

#ELVIAJEDESUVIDA: "MAMÁ, ¿ESTO PASA DE VERDAD?"

Algo parecido nos cuenta Irene que, además, añade que no se sintió enagañada en ningún momento. "La broma me parece absolutamente necesaria en este caso porque sirve para concienciar". Al salir de la tienda, su hija, que iba con ella, le preguntó: "Mamá, ¿esto pasa de verdad?".

A Mena no ha hecho falta ni llamarla. Unos días después de la cámara oculta, ella misma comentaba en Facebook que había vivido "una de las experiencias más vitales de los últimos años ante unos desconocidos".  "Me temblaba la voz, sentía que se me encogía el estómago y que el corazón latía con tristeza, casi apagándose...", añadía en su post.

Y es que la situación de los niños refugiados y migrantes en Europa solo produce dolor cada vez que vemos este tipo de imágenes. Datos como que cada día mueren 2 niños ahogados en el Mediterráneo nos sacuden las conciencias.

No podemos olvidar la sensación que nos deja ver este vídeo, como tampoco la olvidarán sus protagonistas. Tenemos que aprovechar ese recuerdo para seguir pidiendo que se protejan los derechos de los niños refugiados y migrantes por encima de todo.

Como dice María José, otra de las protagonistas de este vídeo viral: "Su dolor es nuestro dolor, no podemos obviarlo ni mirar para otro lado". ¡Nos necesitan!

Post escrito por Lara Aparicio, storyteller de UNICEF Comité Español

Relaciones

Crisis de Siria: sueños de paz

Fecha: 
Jue, 17/03/2016 (Todo el día)
Actualizado el 18/03/2016 a las 22:04 |
Blanca Carazo, responsable de programas de UNICEF Comité Español

“No es demasiado tarde para los niños de Siria. Siguen manteniendo la esperanza de una vida con dignidad y posibilidades. Siguen acariciando sueños de paz y tienen la oportunidad de cumplirlos”. Son palabras de Peter Salama, el Director Regional de UNICEF para Oriente Medio y el Centro de África.

Cinco años. Cinco largos años de guerra, violencia y privaciones afectando a 8,4 millones de niños. Cinco largos años de ataques en hogares, escuelas, parques, hospitales.

Cinco largos años de destrucción huida, de miedo sinrazón. Cinco años en los que muchos niños han tenido que crecer demasiado deprisa, abandonar la escuelahuir de sus hogarestrabajar para mantener a su familia…

Cinco años. Toda una vida para 3,7 millones de niños sirios nacidos desde el inicio del conflicto. Niños que no han conocido un país en paz, solo la guerra y la pobreza. Niños que, sin embargo, también ríen, juegan, caminan, crecen, en una milagrosa muestra de que, a veces, la vida es más fuerte que la muerte, la esperanza sobrevive a pesar del dolor, y hay luces que siguen brillando entre las tinieblas.

Pese a todo, los niños y niñas sirios siguen resistiendo, siguen ilusionándose ante una oportunidad de aprender, siguen guardando sus canicas como un ancla contra el olvido, siguen regalándonos sonrisas, siguen soñando con una vida en paz.

Siguen tratando de ser niños. Vulnerables pero tan fuertesindefensos pero tan obstinados, aferrándose a la vida, incluso entre el dolor, el rechazo y los escombros.

CRISIS DE SIRIA: SI ELLOS NO SE RINDEN, ¿CÓMO PODRÍAMOS HACERLO NOSOTROS?

Y si ellos no se rinden, ¿cómo podríamos hacerlo nosotros?. ¿Cómo dejar de reclamar corredores humanitarios, de poner vacunas, de suministrar agua, de llevar medicamentos, de montar escuelas? ¿Cómo dejar de denunciar los ataques a escuelas, de luchar contra el trabajo infantil, contra el reclutamiento de niños, contra el matrimonio precoz? ¿Cómo dejar de soñar, también, con un futuro en paz?

Por eso desde UNICEF seguimos trabajando en Siria, en Irak, en Líbano, en Jordania… A menudo es frustrante, hay zonas asediadas a las que no podemos acceder, escasean los suministros, asistimos impotentes a políticas incomprensibles, nos duelen los ataques indiscriminados a escuelas hospitales, recogemos testimonios estremecedores. Y sin embargo UNICEF sigue allí, seguimos allí, inspirados por la resistencia de estos niños que aún sueñan con ser maestrosmédicos futbolistas en un país en paz, y que merecen una oportunidad para lograrlo.

Seguimos ofreciendo a esos niños, a quienes la violencia les ha arrebatado tanto, espacios educativos donde aprender a leer y escribir, pero también a convivir en paz y a compartir temores e ilusiones.

Seguimos llevando agua, ofreciendo apoyo psicológico, rehabilitando y construyendo escuelas, suministrando vacunas.

Seguimos mejorando la vida de los niños de Siria, seguimos trabajando por sus derechos, por ayudarlos a crecer sanos y protegidos.

CRISIS DE SIRIA: MÁS DE 600 COMPAÑEROS DE UNICEF TRABAJAN EN LA ZONA

Más de 600 personas forman los equipos de UNICEF en la zona, dedicados a paliar el sufrimiento de los niños sirios. 160 compañeros en Siria y el resto en JordaniaIrakLíbano Turquía. Otras muchas lo hacen en los países europeos donde llegan las familias sirias huyendo del horror. Y con todos ellos, haciendo posible esa respuesta, cada una de las personas, empresas o instituciones que, con su apoyo a UNICEF, muestran su compromiso con la paz y con los niños sirios.

Gracias a esa red de solidaridad hemos logrado:

  • Dar acceso a agua para 7,9 millones de personas en 2015, mediante rehabilitación de sistemas de agua y saneamiento o reparto de agua en camiones.  
  • Paliar los efectos del invierno en niños y mujeres distribuyendo mantas, ropa de invierno y aportaciones en metálico, llegando, por ejemplo, a 36.634 niños en Siria16.956 refugiados en Irak y más de 90.000 refugiados en Líbano. En los próximos días se enviarán más ropas de abrigo a 50.000 niños a Siria.
  • Llevar suministros básicos para 32.500 personas a las ciudades sitiadas de Zabadani, Madaya, Foah y Kafraya en el mes de enero de 2016.
  • Enviar a 6 clínicas en la región de Daraa medicamentos y productos sanitarios para atender a 35.000 personas.
  • Que 30.501 niños puedan acceder a educación formal en el Kurdistán iraquí16.500 niños en Homs asistan a clases de refuerzo de árabe, matemáticas, inglés y ciencias, y casi 13.000 niños en Alepo reciban material escolar; todo ello dentro de la campaña “No a una generación perdida” que UNICEF desarrolla desde 2013.

Son solo algunos ejemplos de lo que entre todos hemos conseguido.

Y seguimos.

CRISIS DE SIRIA: NO TENEMOS DERECHO A RENDIRNOS

Ojalá no hiciera falta seguir ni un día más, ojalá ese sueño de paz se haga realidad muy pronto, pero mientras los niños de Siria nos necesiten seguiremos allí, con ellos, estén donde estén.

Porque no tenemos derecho a rendirnos y sí la obligación de seguir trabajando por ofrecer un futuro a todos los niños afectados por este conflicto. Se lo merecen. Se lo debemos. 

Post de Blanca Carazo, responsable de programas de UNICEF Comité Español

Relaciones

Crisis de Siria: un regreso con pena y esperanza

Fecha: 
Mar, 15/03/2016 (Todo el día)
Actualizado el 17/03/2016 a las 22:57 |
Carmelo Angulo, presidente de UNICEF Comité Español

Dejo Amán junto a Diana, directora de Comunicación de UNICEF Comité Español. Con pena, ya que hemos visto mucho dolor, pero con esperanza, dado que hay mucha gente luchando para sobrevivir y muchas instancias apoyándolos dentro y fuera de Jordania. Nos impacta el fastuoso aeropuerto y la moderna autopista que nos lleva hasta allí. 

Ayer por la tarde di una vuelta por el centro de esta capital bulliciosa y llena de tiendas de ropazapateríasjoyerías y otros comercios donde no vi mucha gente comprando ya que los precios son altos y el turismo todavía reducido. Pero la ciudad crece y el país está dispuesto a afrontar sus grandes retos. El crecimiento se mantendrá en torno al 3,5% anual, y la gran apuesta del país es el enorme esfuerzo en un sistema educativo que mantiene a 200.000 estudiantes extranjeros de ochenta y cinco nacionalidades; a lo que hay que unir los servicios puestos en marcha para atender a los refugiados cuyo coste alcanza los 300 millones de euros. La ayuda internacional en este sector, según The Jordan Times, cubre solo el 25% de la educación formal y el 38% de la dedicada a los refugiados.

Empapado estos días de la realidad de los refugiados, no me cabe duda de que la agenda de actuación debe pasar por dos pilares fundamentales. Por una parte, integrar progresivamente en el mercado laboral a los trabajadores migrantes, para lo que el gobierno jordano, con legitimidad, está pidiendo apoyo internacional –ya lo hizo en la Conferencia de Donantes de Londres del pasado mes de febrero–. El tema no está exento de complejidades técnicas pero parece que hay voluntad de avanzar.

CRISIS DE SIRIA: EN LOS CAMPOS DE REFUGIADOS, LA PALABRA MÁS ESCUCHADA ES "EDUCACIÓN"

Por otro lado, es también necesario abordar la reforma que permita incorporar al sistema educativo a los niños y jóvenes sirios, casi un 15% del total de la población de Jordania, según el último censo del 2015. En los campos de refugiados, y en especial en Zaatari, las palabras más escuchadas a los padres son “educación y educación”. Compruebo que su espíritu de resistencia y su coraje es lo que mantiene vivas las aspiraciones de sus hijos.

Es un orgullo ver cómo UNICEF, con sus profesionales, se bate el cuero en varias áreas del campo: en las docenas de escuelas formales y en las 10 Escuelas Makani que brindan a los niños más vulnerables oportunidades en materia de desarrollo autónomo con servicios de educación sustitutivaapoyo psicosocial y capacitación para la vida, y que van a llegar pronto a 280 en todo el país; también en la gestión del agua, tan fundamental para la supervivencia y la salud de las familias. 

En este sentido, me impresiona cómo el equipo de UNICEF puede repartir cada día 3,4 millones de litros de agua y llegar a todos los rincones del inmenso campo. Y me llama la atención la buena gestión del campo, y la relativa estabilidad y tranquilidad de sus "calles". Cabe felicitar por el trabajo de coordinación a ACNUR, con Hovig Etyenmezan al frente, con las más de cuarenta organizaciones nacionales e internacionales que trabajan y aportan su ayuda. A los que nos ha tocado hacer esa tarea como Coordinadores Residentes de Naciones Unidas sabemos lo complejo de este trabajo.

CRISIS DE SIRIA: BECAS PARA ESTUDIANTES REFUGIADOS

Me queda la duda de saber qué va a pasar, como planteaba el propio Hovig Etyenmezan con acierto en el programa Hora 25 de la Cadena Ser ­–conducido como siempre con maestría por Àngels Barceló–, con los jóvenes que terminan sus estudios de secundaria y que ambicionan pasar a la universidad. Jordania ya ofrece algunas becas, pero deberíamos reaccionar rápido desde el sector universitario y desde aquellos ámbitos empresariales con alianzas en el mundo universitario, para estudiar la puesta en marcha de una gran pasarela y un programa de acogida y becas para estudiantes sirios, fundamentalmente dirigidos a carreras técnicas que tienen mucha demanda. 

Me consta que se está trabajando en esa línea; y me alegra que la Universidad Camilo José Cela, en la que dirijo el Instituto para la Cooperación y el Desarrollo Humano, haya sido pionera en su compromiso con diez becas para estudiantes refugiados. Creo que con muy bajo coste y a través de cursos online en inglés y árabe se podría hacer un trabajo rápido y fecundo. ¿Alguien ha pensado en abrir una universidad escuela técnica para los campamentos o en los propios campamentos? Seguro que ha habido algunas tentativas.

Me voy de Zaatari y de Jordania con la sensación de generosidad de este país y sus gentes con los refugiados, algo que no se ve generalmente en Europa si exceptuamos la compleja y mal entendida apuesta de la canciller Angela Merkel. Hay que colaborar con Jordania, por su significado y su estabilidad en esta región tan convulsa y porque puede ser un ejemplo para el mundo en la integración de los refugiados.

CRISIS DE SIRIA: NO permitamos que se pierda una generación de niños sirios

No olvidemos nunca a los más de 5 millones de refugiados sirios mientras persiste este conflicto. Tienen derecho a una vida digna, a insertarse plenamente en los países de acogida o, si se pudiera, a volver a lo que quede de sus casas y entornos. Apelemos a la generosidad de los padres fundadores de Europa, al espíritu de la Carta Europea de los Derechos Humanos de 1951 y a la Declaración Universal de 1948 que la precedió. Ésta, en su artículo 29, señala que "todas las personas tenemos deberes con la comunidad". Y también ellos son comunidad. No permitamos que se pierda una generación de 10 millones de niños y niñas de aquel país por la guerra. No solo pierde Siria, sino Oriente Medio y el mundo; pierde en talentocreatividad derechos humanos. Esta guerra tiene rostro de infancia. Pero, porque nacieron y vivieron en la guerra, ellos pueden ser los que traigan la paz y el progreso a su país.

Antes de terminar quiero enviar nuestro más cálido agradecimiento al sincero y contundente compromiso de la Cadena SER, de Àngels Barceló y de su magnífico equipo. Somos una verdadera alianza en esta materia y su trabajo nos permite llevar a todos los rincones la realidad de este conflicto. Un conflicto y un problema global que afecta a tres continentes

Ahora es necesario que la tregua se estabilice, que el proceso de paz arranque, que se hagan concesiones por las partes y comience la reconciliación, que se distribuyan rápida y equitativamente los 10.000 millones de euros comprometidos en la Conferencia de Londres, y que Europa flexibilice sus miedos restricciones. Nada más y nada menos. Y si los adultos no saben cómo hacerlo que les pregunten a los 8,4 millones de niños directamente afectados. A lo mejor encuentran respuestas pragmáticas y espontáneas fuera de los conciliábulos misteriosos de los pasillos de la política. El medio y largo plazo de una generación, aunque no cotiza en Bolsa, pide paso desesperadamente.

No dejes de ocuparte y movilizarte por Siria. Convoca a tus amigos y personas cercanas. Apoya a UNICEF a través de nuestra página web o llamando al 902 314 131.

Mil gracias desde el aire entre Amán y Madrid.

Post por Carmelo Angulo, presidente de UNICEF Comité Español

Relaciones