Ayuda humanitaria

"Era lo que ella siempre había deseado: seguir ayudando a la infancia como había hecho en vida"

Fecha: 
Sáb, 13/09/2014 (Todo el día)
26/09/2014 | Actualizada a las 13:34h |

Post de Silvia Llorens, responsable de Herencias y Legados de UNICEF Comité Español.

Paloma es hermana de nuestra protagonista, Julia. Paloma nos cuenta que cuando Julia falleció, ella y su familia no se sorprendieron en absoluto al saber que había incluido a UNICEF en su testamento.

 
“Lo vimos cómo lo más normal. Reflejaba totalmente su forma de ser. Al morir fue totalmente coherente con su forma de vida. Era lo que ella siempre había deseado: seguir ayudando a la infancia como lo había hecho en vida”, dice Paloma. Julia dejó una parte de su herencia a UNICEF y sus hermanos siempre han estado orgullosos de ello.
 
Una parte importante de nuestro trabajo no sería posible sin las herencias que hemos recibido. Miles de vidas de niños en todo el mundo se han salvado gracias a la generosidad de muchas personas que dejaron una parte de su herencia a UNICEF
 
El 13 de septiembre celebramos el Día del Legado Solidario. Un día para dar las gracias a esas personas que ya no están con nosotros pero cuyo legado ha llegado mucho más allá de su vida. Un día para acercar esta otra forma de colaboración a las personas que no lo conocen. Para que se hagan una pregunta muy sencilla: si considerarían, después de garantizar la herencia a sus seres más queridos, dejar una parte a UNICEF para ayudar a seguir salvando la vida de miles de niños, incluso cuando ya no estén.
 

INCLUYE A UNICEF EN TU TESTAMENTO

Es muy sencillo. Y no hace falta que seas rico para incluir a UNICEF en tu testamento, como mucha gente piensa. Simplemente tienes que querer seguir ayudando en el futuro y, a la hora de hacer tu testamento, incluir a UNICEF indicando la parte que quieres dejar. 
 
Si quieres recibir más información solicita nuestra Guía de Herencias y Legados en el 902 31 41 31, a través de la dirección de correo electrónico herencias@unicef.es o completando el formulario en nuestra web.
 

EXPOSICIÓN EN VALENCIA SOBRE LEGADO SOLIDARIO

Por otra parte, invitamos a quienes estén en Valencia entre el13 y el 26 de octubre a visitar la exposición fotográfica sobre la campaña informativa sobre herencias y legados. En la muestra, que se alojará en la Plaza de los Pinazo, participan más de 25 organizaciones sociales españolas que muestran la importancia que tiene para todas ellas esta forma de contribución. 
 
Porque tu herencia nos ayudará a seguir trabajando en los 190 países donde estamos presentes, logrando mejoras en la supervivencia infantil, la educación y la protección de la vida de los niños, de las mujeres y de todo su entorno.
Relaciones

25 años de un compromiso conjunto por la infancia

Fecha: 
Vie, 11/04/2014 (Todo el día)
14/04/2014 | Actualizada a las 17:11h |

Post de Constan Dacosta, vicepresidente de UNICEF Comité País Vasco.

 
Bajo el título Aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), “25 años de un compromiso conjunto por la infancia, se celebró del 7 al 10 de abril el XV Seminario Internacional UNICEF, dentro del Máster en Cooperación Internacional Descentralizada: Paz y Desarrollo de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). 
 
Organizado conjuntamente por la UPV/EHU y UNICEF Comité País Vasco, este seminario se ha convertido ya en un clásico, elogiado por asistentes y promotores. Abierto al público, pero seguido mayoritariamente por universitarios, con una inscripción de 80 alumnos de grado y postgrado. 
 
El seminario buscaba evaluar en qué medida los programas derivados de la CDN han contribuido a mejorar las condiciones de la infancia en estos 25 años. Y lo hicimos no motivados por la complacencia, sino para perseverar en el uso de aquellas políticas exitosas y, sobre todo, para señalar cuáles son los retos futuros en relación a la infancia.
 
La intención de este XV Seminario era hacerse cargo de las desigualdades corregidas, reconocer los avances --sin olvidarse de poner énfasis en la tarea que aún falta-- y saber cómo UNICEF pretende transformar esa realidad y los objetivos y planes de acción que se propone.   
 
La ex presidenta de UNICEF Comité Español Consuelo Crespo y el asesor para Asuntos Internacionales Víctor Soler-Sala, dos actores destacados en los logros de UNICEF durante las últimas décadas y en el hecho de que UNICEF se haya ganado el liderazgo en la defensa de los derechos humanos y de la infancia, garantizan testimonio, conocimientos y autoridad para hablar de lo mejorado al amparo de la CDN.
 
Especialmente valiosas han sido sus propuestas y enunciados de los retos futuros a los que se enfrenta la defensa de los derechos de la infancia. Dos magníficas ponencias que suscitaron un rico debate.
 

POBREZA INFANTIL

Entender las causas de la actual crisis económica y social, y cómo ésta afecta a las familias y a la infancia, fue el contenido de la ponencia de Tomás Jiménez, exrepresentante del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) y profesor de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC).
 
Su “viaje de la crisis hasta llegar a las familias” ofrece un útil soporte conceptual para el diagnóstico de la situación, pero resulta especialmente valioso para corregir, para pelear por el cambio del statu quo y de la desigualdades actuales; para remover las indignas condiciones actuales y armar otras que nos lleven a un escenario donde las desigualdades no sean tan escandalosas e injustas.
 
Esta edición del seminario ha puesto su mirada, con más detenimiento que años atrás, en la infancia próxima, así como en exponer los programas que atienden sus derechos o necesidades. Los niveles de pobreza crecen y el número de los hogares españoles que la sufren también. Y ello tiene su impacto más directo y grave sobre la infancia, la población más vulnerable de las afectadas por la crisis. Esta cita de UNICEF no debía ignorar esta dura realidad.
 
La directora de la Oficina de la Infancia y la Adolescencia del Araterko, Elena Ayarza, expuso los valiosísimos estudios con que cuenta la Oficina del Ararteko para conocer el estado de situación y las condiciones de la infancia en el País Vasco, que son relativamente mejores que en otras latitudes pero que están en creciente empeoramiento en estos años a causa de la crisis.
 
Mientras, José Luis Madrazo, director de Infancia y Planificación Familiar del Gobierno Vasco, José Luis Madrazo, detalló los programas y medidas (asistenciales y de empoderamiento) que las Administraciones vascas están poniendo en marcha para la infancia y sus familias con objeto de corregir o resolver las situaciones de exclusión y reducir las desigualdades.
 

DESDE EL TERRENO

Las ponencias de Marta Arias, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español, e Iker de Urrutia, experto en Emergencias y presente en las de Haití, Camerún y República Centroafricana, recibieron calurosos elogios. Probablemente la razón es que las historias de vida y los testimonios desde el terreno sintonizan mejor que las estadísticas o los conceptos, aunque estos sean presentados de manera brillante. Ambos ponentes cargaron de entusiasmo y renovaron la vocación de algunos de estos alumnos universitarios en su futura cooperación internacional.
 
Siete ponencias a cargo de reputados expertos ofrecieron la visión actual sobre la situación de la infancia, señalando lo realizado y los retos pendientes, con una mirada menos complaciente sobre el inmenso camino avanzado en estos 25 años, y un repaso exigente sobre el camino restante: lograr erradicar estructuralmente las condiciones que provocan tantas desgracias, muertes y desigualdades evitables en la humanidad, y especialmente en la infancia. 
 
Con este mismo tono, positivo pero interesado por lo que aún queda pendiente, los alumnos hicieron sus valoraciones finales a través de una mesa redonda pro-activa con la que finalizó este XV Seminario Internacional. Una valoración de los alumnos que mostró su preocupación por las cuestiones prácticas y evidentes --procesos de intervención básicos en emergencias, seguridad jurídica en las intervenciones, etc.--, pero también por las deontológicas –-por ejemplo: cautelas éticas básicas a la financiación público-privada de los programas de cooperación--. 
 
En resumen, el seminario recogió unas propuestas académicamente muy apreciadas y socialmente movilizadoras, tal como ha sucedido en ediciones anteriores. ¡Ahora hay que preparar la edición XVI!
Relaciones

“Soy socio de UNICEF porque no podemos permitir que haya niños en situaciones infrahumanas”

Fecha: 
Mar, 25/02/2014 (Todo el día)
26/02/2014 | Actualizada a las 19:22h |

Post de J.C., socio de UNICEF Comité Español desde el 17 de enero.

 
Me he hecho socio de UNICEF Comité Español por dos motivos principales.
 
El primero lo resume muy bien la siguiente cita: "Para que el mal triunfe, lo único necesario es que los hombres buenos no hagan nada por evitarlo". 
 
Hoy en día, como ustedes sabrán mejor que nadie, el hambre, las enfermedades, los desastres naturales... son males que provocan que niños, familias enteras, vivan en situaciones infrahumanas.
 
Las personas que nos consideramos buenas, o pretendemos serlo, no podemos permitirlo, ya sea con donativos, como voluntarios, etc.
 
En ese sentido, hace unos meses que he sido padre, y ahora que sé qué se siente al serlo, me puedo hacer una ligera idea de lo que deben sufrir esos padres al ver cómo sus hijos se mueren de hambre o de enfermedades. Debe ser terrible el dolor y la impotencia que deben sufrir.
 
El segundo motivo tiene que ver con la fiabilidad y credibilidad que ustedes transmiten. Me han convencido para ser socio, y espero que algún día también pueda colaborar como voluntario en otras actividades.

J.C. es uno de los más de 282.000 socios con que cuenta UNICEF Comité Español. Los socios sois el corazón de UNICEF. Vosotros contribuís a cambiar la vida de millones de niños en todo el mundo. ¡Gracias a tod@s!

Relaciones

EMI 2014: datos y superpoderes

Fecha: 
Mar, 11/02/2014 (Todo el día)
11/02/2014 | Actualizada a las 16:25h |

Post de Blanca Carazo, Responsable de Proyectos de Cooperación de UNICEF Comité Español.

 
¿Alguna vez has pensado que te gustaría tener algún superpoder? Saber volar, leer la mente, teletransportarte, viajar en el tiempo, ser invisible… ¿Ser invisible? Sí, probablemente sea divertido durante un rato, pero al cabo de no mucho tiempo, ¿cómo te sentirías si nadie te viera, nadie se diera cuenta de tu existencia, nadie contara contigo? Ya no suena tan agradable, ¿no crees?
 
En UNICEF nos encantan las ilusiones y los sueños, y, sin embargo, o quizás por eso, nos proponemos que ningún niño, que ninguna niña, sea invisible. Porque creemos imprescindible que todos los niños cuenten. Solo así, contando con todos los niños, y, desde luego, teniendo especial cuidado en contar con los más vulnerables, podremos hacer que se cumplan todos sus derechos. 
 
Para que todos y cada uno de los 2.200 millones de niños que hay en el mundo cuenten, nos dedicamos a aprender sobre ellos, a saber de ellos, cómo viven, qué les preocupa y qué les mantiene sanos y felices, qué riesgos enfrentan y qué necesidades tienen. Por eso, desde hace 30 años preguntamos, investigamos, recogemos datos, los analizamos y los difundimos. 
 
Y esos datos, que pueden parecer números fríos y aburridas curvas estadísticas, se convierten, utilizándolos bien, en focos brillantes que denuncian injusticias, en llaves mágicas que abren puertas a la esperanza, o en mapas del tesoro que indican por dónde avanzar hacia un mundo mejor para los niños del mundo. 
 
Saber que 18.000 niños menores de 5 años mueren al día en el mundo por causas evitables, y también que esa cifra era mucho mayor hace unos años, nos da la fuerza para reclamar recursos y voluntades que aseguren vacunas, atención sanitaria y una alimentación adecuada para todos los niños.
 
Saber que en Níger sólo un 39% de los hogares en zonas rurales tienen acceso a agua potable, frente a un 100% de los hogares en zonas urbanas, nos indica la necesidad de programas que aseguren la cobertura en esas zonas rurales y a las familias más pobres.
 
Saber que en República Democrática del Congo, en 2010, solo un 28% de los niños fueron registrados al nacer, lo que significaba que el 72% restante no existía oficialmente y estaba privado de todos sus derechos y completamente desprotegido, llevó a la puesta en marcha de  un plan de acción. Dicho plan, con la participación de la comunidad, logró en un distrito, y en solo 6 meses, un aumento del 6% al 41% de niños registrados. 
 

MILLONES DE NIÑOS Y NIÑAS QUE CUENTAN

Muchos ejemplos como estos significan millones de niños y niñas que ya no son invisibles, millones de niños y niñas que cuentan. Los datos y las estadísticas son el primer paso, una varita mágica que, con los conjuros adecuados, puede permitir que Amina, refugiada siria, vaya a la escuela; que Ruth, en Costa de Marfil, no sea sometida a mutilación genital femenina; o que Antonio, en Guatemala, reciba los cuidados necesarios gracias a que su Gobierno ha aprobado un Plan de Lucha contra la Desnutrición Infantil.
 
Gracias a los datos, muchos niños y niñas dejan de ser invisibles. Lo que significa, claro, que además de iluminarnos con sus sonrisas, nos reclaman un mundo en el que estén a salvo y protegidos. Para lograrlo, habrá que seguir conjurando la pobreza, la injusticia y la desigualdad con firmeza, voluntad y perseverancia. Y con datos. 
 
UNICEF presentó recientemente su informe El Estado Mundial de la Infancia (EMI) de 2014 en cifras. Todos los niños y niñas cuentanRevelando las disparidades para impulsar los derechos de la niñez. En él se insta a realizar un mayor esfuerzo e impulsar la innovación para identificar y abordar las brechas que impiden que los niños más desfavorecidos de entre los 2.200 millones que hay en el mundo disfruten de sus derechos.
Relaciones

Una vacuna contra la pobreza

Fecha: 
Lun, 04/11/2013 (Todo el día)
04/11/2013 | Actualizada a las 13:12h |
Por Gonzalo Fanjul, investigador y autor del blog 3500 Millones

Post publicado por Gonzalo Fanjul en el blog 3500 Millones de El País

El pasado jueves hicimos público el trabajo que he estado realizando con el Comité español de UNICEF y el Instituto de Salud Global de Barcelona acerca del impacto de la ayuda española en Mozambique. Como en los dos estudios anteriores (Mauritania y Bolivia) el análisis se centra en políticas de salud (inmunización, en este caso) y en sus efectos sobre la mortalidad infantil. Los resultados del informe apuntalan la idea de una ayuda cuyos beneficios éticos y prácticos no pueden ser ignorados. 

Les sugiero algunas cifras para la reflexión:
  • 1,6 millones: el número de niños cuyas vidas han sido salvadas desde 1990 gracias a los avances de salud de Mozambique, de acuerdo con UNICEF. En solo 15 años, el tercer país más pobre del planeta ha reducido a la mitad las tasas de mortalidad de los menores de cinco años.
  • 70 por ciento: la cobertura de inmunización en rutinas básicas que incluyen el tétanos, el sarampión o la difteria alcanza ya a la mayor parte de los niños mozambiqueños. Las vacunas han jugado un papel central en este proceso, lo que las convierte en una de las pocas "balas de plata" del desarrollo en términos de coste-eficacia. La extensión de vacunas existentes como la del neumococo (contra algunas enfermedades respiratorias) y la del rotavirus (contra algunas formas de diarrea) podría suponer una nueva zancada en la lucha por la supervivencia infantil. Las del SIDA y la malaria, aún por llegar, podrían tener efectos tectónicos en los niveles de supervivencia.
  • 232 veces: las que multiplicó en 2008 el gasto en salud de España con respecto a Mozambique, cuya población supera ya los 21 millones de habitantes. El país afronta el reto de redistribuir adecuadamente los beneficios de una economía al alza (el PIB ha crecido el 45% desde 2008), pero en este momento resulta inconcebible sostener los programas sociales sin el apoyo de los donantes externos. Más del 40% del presupuesto del Gobierno para salud depende de la cooperación internacional.
  • 3 décadas: el tiempo que lleva la cooperación española en el país. A lo largo de estos años España ha llegado a convertirse en un referente de la comunidad de donantes. Solo en el ámbito de la salud, la ayuda española superó los 110 millones de dólares a lo largo de los diez últimos años, en una estrategia compleja que incluye el apoyo presupuestario al gobierno, la financiación de ONG, el impulso de iniciativas multilaterales y la cooperación científica.
  • 100.000 vidas: salvadas por las contribuciones de España a los programas de malaria del Fondo Mundial, de acuerdo con los cálculos de ISGlobal. Otros 39 millones de niños han escapado de una vida de discapacidad gracias a estos recursos. La financiación que la Cooperación Española concede al centro de investigaciones de Manhiça, en Mozambique, está a la cabeza del esfuerzo global por registrar la primera generación de vacunas contra la malaria. Un esfuerzo que genera en retornos económicos directos e indirectos para la ciencia española 1,71 euros por cada euro invertido. 
  • 33 empresas españolas: las que desembarcaron en Mozambique el pasado mes de octubre buscando oportunidades de negocio en una de las economías más dinámicas de África. Las empresas se apoyan en el prestigio y la legitimidad construidos por España a lo largo de muchos años de solidaridad y cooperación con las poblaciones pobres del país.
  • Un tercio: los recursos disponibles en 2013 para la cooperación con Mozambique, con respecto a lo que había en 2008.
Relaciones

Consulta médica bajo un árbol

Fecha: 
Jue, 31/10/2013 (Todo el día)
04/11/2013 | Actualizada a las 13:12h |
Por Diana Valcárcel Silvela, Coordinadora de Proyectos de Comunicación de UNICEF Comité Español

Por Diana Valcárcel Silvela, Coordinadora de Proyectos de Comunicación de UNICEF Comité Español

Post publicado en África no es un país

“Vacunas, vacunas”, decía por el megáfono Simão Obadias, jefe de una de las brigadas móviles de salud de la provincia de Gaza, en Mozambique. El mensaje de Simão era como la voz que clama en el desierto. En aquella aldea remota de Mozambique solo había árboles, un par de palhotas (construcción típica de la zona rural de Mozambique) y un campesino que se divisaba a lo lejos por el camino. Pocas señales más de vida. 

Las brigadas móviles están organizadas por el Ministerio de Salud con el apoyo de UNICEF para atender las necesidades básicas de la población que vive lejos de los hospitales y puestos de salud. Visitan las comunidades una vez al mes y los vecinos están avisados para ir ese día. No debía ser el caso hoy. Me acerco al grupo a preguntar pues después de varias llamadas de Simão no llega nadie. “Ha habido un poco de confusão”, comentan. Después de un par de llamadas de teléfono parece que las cosas se van arreglando. 
 
Hemos llegado hasta aquí desde Xai-Xai, la capital de la provincia de Gaza en una ambulancia del Ministerio de Salud y un coche de UNICEF. Además de Simão, que coordina y es agente de medicina preventiva, el equipo de la brigada está compuesto por una enfermera de salud materno-infantil, un practicante y un técnico de medicina. En la ambulancia han metido el material necesario en un par de cajas de cartón y las vacunas en una pequeña nevera azul. 
 
Parece que todo se empieza a poner en marcha. El equipo de la brigada saca las cajas de la ambulancia. Una de las enfermeras cuelga el peso en la rama de un árbol. Y como si se tratase de una película en fast forward empezaron a aparecer mujeres y niños, más mujeres y más niños. Dos vecinas trajeron una mesa y dos sillas de plástico y las colocaron bajo la sombra de una mangueira, el árbol del mango. Ya tenemos consulta médica.
 
Observo la pequeña nevera porque en este viaje hemos conocido el recorrido que hacen hasta el muslo o la boca de los bebés. Desde Zimpeto, el almacén central del país se distribuyen a los almacenes de las capitales de las once provincias. De ahí al hospital central de la ciudad que provee a los centros de salud. En este caso, para llegar hasta Chivandlene, hemos parado en el centro de salud más cercano, el de Olombe, a recoger la nevera azul con las dosis necesarias para aquel día.
 
“Esta cadena de frío”, nos explican los compañeros de UNICEF, “necesita que en cada paso se cumplan los requisitos, si no las vacunas se echan a perder”. En el país hay  Mozambique: las vacunas salvan vidasOlivia Alfredo Moiane, de 26 años con su hija Graça en los brazos. “Todos mis hijos están vacunados”, afirma. retos en este sentido; no todas las provincias tienen suficiente capacidad de almacenaje, el transporte se hace en avión porque hay pocas carreteras y se necesita a más personal cualificado para la gestión y administración de vacunas. 
 
La consulta ya está en pleno funcionamiento. Un gran grupo se agolpa en torno a la mesa esperando su turno. Olivia Alfredo Moiane ha venido hoy con su hija Graça, de un año y cuatro meses. Olivia está vacunada, y tanto Graça como sus otros dos hijos también. “Las vacunas evitan dolencias para mis hijos. Me informé en el hospital”.
 
Oír esto en un lugar remoto de Mozambique me hace comprobar que nuestro mandato, nuestra misión, se hace realidad en esta esquina del mundo: llegar a todos los niños, en todo el mundo, no importa si están en lugares remotos, no importa cuántas barreras haya en el camino. Hoy hemos tenido unas cuantas: un camino de baches de dos horas, la confusión sobre la fecha, el aparente desierto, asegurarnos que las vacunas llegan en buen estado, superar la confusão. Pero hay una certeza: los niños de Chivandlene que han acudido hoy a la consulta bajo el árbol del mango están inmunizados y protegidos de enfermedades que les podrían llevar a la muerte. ¿Es o no una victoria? 
 
En el caso de Mozambique, esta pequeña victoria no sería posible alcanzarla hoy por hoy sin la ayuda de los países donantes. Más del 40% del gasto en salud procede de la ayuda externa
Relaciones

“Aquí no se paga nada”. Mozambique a través de sus carteles

Fecha: 
Mié, 30/10/2013 (Todo el día)
21/11/2013 | Actualizada a las 12:32h |
Por Diana Valcárcel, Coordinadora de Proyectos de Comunicación de UNICEF Comité Español
Por Diana Valcárcel, Coordinadora de Proyectos de Comunicación de UNICEF Comité Español
 
 
Llevo muchos años fotografiando carteles durante mis viajes. Pintadas, reclamos, dibujos, carteles publicitarios. Tengo imágenes de ilustraciones de peluquerías en Haití, menús en Bolivia, prohibiciones en las paredes de las calles de Malí, declaraciones apasionadas de amor en Italia. 
 
Esta publicidad callejera me habla del país. Son las señales que sus gentes van dejando en un día de arrebato, por necesidades informativas, de expresión o de negocio. Siempre están llenas de genialidad y carácter.
 
Durante este viaje en Mozambique, además, mi reportaje alternativo se enriquece con la preciosa lengua de Camões, un regalo para el oído y para la vista. 
 
En un muro de una rotonda saliendo de Maputo leo: "A vida e uma festa" (la vida es una fiesta). Nos dice mucho sobre los mozambiqueños. Gente que festeja, que goza con su música, en sus comunidades, en sus playas y con el colorido de su país. Toda esta riqueza entra en choque con informes como el de Desarrollo Humano 2013 que indica que Mozambique es el cuarto país menos desarrollado del mundo. Las cifras están ahí y son realidades. Son más crudas que los carteles. Nos cuentan que saliendo de Maputo, una ciudad de costa muy agradable, la zona rural del país tiene carencias serias. Conocemos con UNICEF una aldea remota, Chivandlene, en la provincia de Gaza, el día de la semana en que las brigadas móviles de salud hacen visitas a domicilio. Y damos fe de esas carencias.
 
Seguimos nuestro viaje hacia Manhiça. El cartel más sugerente y esperanzador que encuentro en mi viaje es uno pegado en la pared del hospital de Manhiça: “Aquí no se paga nada”, en portugués y en shangana. El objetivo de nuestro viaje a este país del sureste de África es conocer, de la mano de UNICEF y de ISGlobal, los avances que se han hecho en materia de inmunización, uno de los factores fundamentales que contribuyen al descenso de la mortalidad infantil. En Mozambique entre 1990 y 2012 la tasa de mortalidad infantil de menores de cinco años se ha reducido un 61%, según Committing to Child Survival: A Promise Renewed. Progress Report 2013
 
Aquí no se paga nada: todos los niños tienen acceso gratuito al paquete de vacunas básicas en Mozambique. En una aldea de Gaza, observaba como un niño recibía Mozambique: La vida es una fiesta"A vida e uma festa" (la vida es una fiesta). Nos dice mucho sobre los mozambiqueños. Gente que festeja, que goza con su música, en sus comunidades, en sus playas y con el colorido de su país.  tres gotas en su boca (un alivio que esta vez no sea un pinchazo). Es la vacuna contra la polio. Tres gotas que salvan de dejar a un niño postrado en una silla de ruedas toda su vida. Entonces recuerdo a Kuní, una niña que conocí en Camboya hace 10 años, no corrió la misma suerte y depende de su silla de ruedas desde que intentó comenzar a caminar. 
 
España tiene con Mozambique una larga tradición de cooperación. Nuestro país a través de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) ha apoyado el sector salud principalmente a través del apoyo presupuestario sectorial. Hemos de destacar también los fondos que España aporta al Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM), que impulsa la estrategia nacional contra la malaria además del fortalecimiento del hospital de la ciudad y un sistema excepcional de recogida y procesamiento de datos de la población del lugar.
 
En el período 2006-2010, con un total de 267,3 millones de euros, Mozambique fue uno de los principales receptores de AOD de la región. En el Plan de Director de la Cooperación Española 2013-2016, sigue siendo un país prioritario. Sin embargo, de los más de 30 millones de euros previstos para 2011, se pasó a una previsión de 12,8 para 2012 (1).
 
Ahí les dejo los datos. No son tan sugerentes como los carteles, lo siento. Pero merecen una reflexión sobre la responsabilidad que todos tenemos de apoyar esta política pública. Los cambios o ajustes pueden tener un impacto también en la vida de los niños mozambiqueños o de otros países. Si queremos que nuestro país siga contribuyendo al camino hacia la deseada equidad mundial debemos estar muy atentos. 
 
En un colegio en un barrio de los alrededores de Maputo, Albassine, un grupo de niños se colocaba en fila delante del muro de la entrada donde decía As crianças são flores. Los niños son flores y ellos mismos tapaban las palabras haciéndolas humanas. 
 
La vida es una fiesta, aquí no se paga nada y los niños son flores. Ahí les dejo un pedacito de Mozambique a través de sus carteles.
Relaciones

Siria: cruzando la frontera a Irak

Fecha: 
Jue, 06/06/2013 (Todo el día)
18/09/2013 | Actualizada a las 13:48h |

Post de Wendy Bruere, Especialista en Comunicación de UNICEF.

Recientemente conocí a una madre de 19 años, a su llegada a la frontera en el norte de Irak, después de huir de Siria. Nawroz llegó a pie, bajo la lluvia, con su hija de cuatro meses en brazos. Me habló de un atentado en Damasco y del miedo que había pasado.

 
Para llegar a la frontera desde Domiz, a 60 kilómetros de distancia, viajé con dos coches blindados y un escolta policial. Nawroz abandonó Damasco en coche, pero el tramo final de su viaje fue una caminata de cinco kilómetros a través del desierto, de una montañosa tierra de nadie entre Siria e Irak. Había estado lloviendo durante cuatro días, me contaron.
 
Nawroz temblaba mientras hablaba con ella, su cabello oscuro goteaba y su delgada capa roja estaba empapada. Su marido, en la cola del mostrador de registro, tenía también su camiseta empapada. Pero su hija, Ava, se encontraba cálida y seca. Ella balbuceó, agarrando mis dedos con fuerza, mientras yo jugaba con ella. Milagrosamente, Nawroz había mantenido seca a Ava, envolviendo al bebé en capas y capas de ropa. Un compañero de trabajo me comentó en voz baja lo bien que Nawroz había cuidado de su bebé. "Y ella es sólo una niña".
 
Tenía un jersey conmigo. Se lo ofrecí a Nawroz, pero ella se negó, tomó mi mano y me sonrió. Su mano estaba helada y seguía temblando. Miré a mi compañero (un árabe parlante) en busca de ayuda. No quería avergonzar a Nawroz insistiendo -tampoco quería asumir que alguien tendría necesariamente que desear mi desaliñado jersey de segunda mano- pero odiaba tener que verla pasar tanto frío, pudiendo hacer algo al respecto.
 

UNA SITUACIÓN QUE NO DEJA DE REPETIRSE

Trabajando en respuestas de emergencia, especialmente en comunicación, veo una gran cantidad de dolor y sólo puedo ayudar de una manera indirecta ("Está bien, voy a escribir la historia, para dar a conocer lo necesaria que es la financiación que debe llegar, y así UNICEF pueda suministrar mejor X, Y o Z "), por lo que es fácil emocionarse cuando creo que hay algo inmediato que pueda hacer, por pequeño que sea. 
Ver video
 
Otras personas que conocí en la frontera hacían trayectos similares. Una niña de 10 años, también empapada, me dijo que había estado caminando durante dos horas y sufría cansancio y frío. Lina, de 22 años, llevaba a su bebé de 11 meses, y me contó que ella y su marido sólo tuvieron tiempo para coger unas bolsas de ropa de Siria. Selwa, embarazada de ocho meses, me narró, mientras esperaba bajo la lluvia para registrarse en el campamento de Domiz, que su viaje había sido "difícil".
 
Desde que me marché al puesto fronterizo, UNICEF ha terminado de construir allí un área cubierta, junto con las letrinas y las fuentes, para que los recién llegados tengan un techo y acceso a servicios básicos mientras esperan -a menudo durante muchas horas- para registrarse en Irak.
 
Con la enorme cantidad de ciudadanos sirios que llega a Irak y un incremento aún mayor del número de refugiados -en tan sólo los últimos seis meses, el número de refugiados en Irak se ha triplicado, pasando de 50.000 el pasado noviembre a más de 150.000, estos servicios básicos deben contribuir a que los recién llegados tengan un recibimiento algo más digno en Irak.
 
Entre ellos, podrían encontrarse los padres de Nawroz, quienes, según me contó, planeaban seguir sus pasos hasta Irak.
Relaciones

Transformar la sociedad… ¿yo?

Fecha: 
Jue, 04/04/2013 (Todo el día)
08/08/2013 | Actualizada a las 13:30h |

Post de Bárbara González del Río, del Departamento de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF España

Esta semana no quisimos faltar al encuentro “Disrupción positiva” de TEDxChange que tuvo lugar  en La Casa Encendida de Madrid. TEDxChange es una iniciativa de la Fundación Bill y Melinda Gates y el programa TEDx cuyo objetivo es difundir ideas innovadoras en materia de salud global  y desarrollo

Desde Seattle (Estados Unidos), Melinda Gates ofreció una retransmisión en directo a 65 países en la que escuchamos cinco historias de cambio real, cinco testimonios sobre el poder que tienen pequeños esfuerzos individuales dentro una comunidad y de cómo estos esfuerzos pueden traspasar fronteras.
 
Todas las presentaciones giraron en torno a historias transformadoras, personas que en un momento dado han cuestionado la realidad que les rodea, han creído que podían cambiarla y han provocado con su actitud un cambio a problemas que parecían no tener solución, como puede ser la pobreza.
 
Personas que un día se plantearon “¿qué puedo hacer yo para mejorar mi barrio, el de un amigo, o el de una persona que ni siquiera conozco y que vive a miles de kilómetros?”. Y que a partir de esa toma de conciencia se desafiaron a sí mismos y a los demás a pensar y a hacer las cosas de otra manera, a pensar que el cambio es posible.
 
En abstracto no es sencillo, pero si nos paramos a pensarlo seguro que cada uno damos con algo que realmente nos interesa, por lo que queremos luchar y por lo que creemos que merece la pena movilizar  nuestro entorno. ¡Seamos ambiciosos!
 
Desde lo más concreto o cercano hasta lo que pensamos que es inalcanzable. Lo único que cambian son las herramientas. No faltan problemas en el mundo, ni tampoco faltan ideas de cómo hacerlos frente; sólo hace falta conectar ambas cosas
 
En mi caso lo tengo claro: mi causa es la mortalidad infantil. ¡He apuntado alto! Pero sé que es posible, las cifras no mienten. En los últimos 21 años se ha conseguido reducir en un 41%.
 
Estamos siendo testigos de un progreso histórico, pero todavía queda mucho camino por recorrer. Y sé que puedo aportar mucho: mi tiempo, mi energía, mi capacidad de comunicar y de movilizar, mis impuestos y mi trabajo en UNICEF, entre otras muchas cosas.
 
Como dijo una de las ponentes, Halimatou Hima, una joven de Níger de 17 años que trabaja con niñas en el ámbito rural: “Los retos ya no son una excusa, son una oportunidad para buscar alternativas”. ¡Usa tu poder de transformar la sociedad!
Relaciones

La historia del hambre se puede cambiar

Fecha: 
Jue, 26/04/2012 (Todo el día)
26/04/2012 | Actualizada a las 17:13h |
Por Lorena Cobas, Responsable de Cooperación y Emergencias de UNICEF España

Post de Lorena Cobas, Responsable de Cooperación y Emergencias de UNICEF España

Después de un año de historias de hambre, de conflictos, de familias luchando por sobrevivir en el Cuerno de África, de las que pudimos ser testigos a través de la televisión y los medios de comunicación, tenemos que rendir homenaje a las historias de superación, de lucha y de supervivencia, que tienen caras y nombres.
Una respuesta humanitaria sin precedentes, un gran compromiso de los profesionales que allí trabajan, un gran apoyo de los donantes y una temporada favorable de lluvia nos han dejado historias de esperanza.

En Turkana, al norte de Kenia, una de las zonas más afectadas por la sequía y la desnutrición, Jimmy Loree (jefe de enfermería de la instalación de salud de Turkana) conduce 23 Km para llegar a Nakalale, un pueblo remoto y de difícil acceso. Se trata de un viaje relativamente corto, pero que ha marcado la diferencia entre la vida y la muerte de miles de niños de las poblaciones nómadas.  

“Estas poblaciones son muy pobres y si no nos acercamos a llevarles el tratamiento médico que necesitan, ellos no se habrían apartado de su camino en busca del agua, y hace meses que habrían muerto”.

A finales del 2011 las tasas de desnutrición aguda en esta región han bajado del 37% a un 13% (por debajo del umbral de la emergencia), lo que indica que llegar a las familias en su entorno y cultura marca una diferencia real.

En Etiopía, a Berida, una mujer muy delgada y con aspecto demacrado, ya sólo le quedan cinco cabezas de ganado de las 40 que tenía. La sequía ha ido matándolas poco a poco y las que aún tiene se están muriendo. Además, estaba preocupada por la salud de Firdoze, su hija menor, que sufría desnutrición aguda grave.

Gracias a Kalidan Yimam, esta historia cambió de rumbo. Kalidan es un trabajador de salud que hacía controles nutricionales casa por casa, y que enseguida se dio cuenta de la situación de esta niña, y la llevaron al puesto de salud. Allí comenzó el tratamiento terapeútico, sólo en dos semanas había ganado un kilo. “Tenía mucho miedo de que mi hija muriese. Kalkidan vino a vernos y mi hija sobrevivió. No se puede imaginar lo feliz que estoy”, dice Berida.

En Somalia, Binto llevó a su hija de dos años a una clínica infantil en Waberi porque tenía sarampión. “Después de recibir tratamiento con antibióticos y vitaminas se siente ya mucho mejor”. Lo más importante es que llevó a sus seis hijos a la clínica para que recibiesen la vacuna, porque no quiere que ninguno de sus hijos caiga enfermo. Hizo muy bien, porque el sarampión es mortal en un país como Somalia.

En el año 2011 hubo unos 18.000 niños que sufrieron esta y otras enfermedades prevenibles, pero que resultan mortales para la infancia. Bisharo, la hija de Binto se recuperó, y sus hermanos forman parte ya del más de un millón de niños inmunizados contra el sarampión para hacer frente a su destino.

Después de conocer estas historias, y del que puede que sea el mayor logro, la declaración del fin de la hambruna en seis zonas al sur de Somalia, es inevitable pensar que se puede hacer frente a este tipo de situaciones. Pero la crisis está lejos de terminar, aún hay más de 8 millones de personas que necesitan apoyo urgentemente, entre los que hay 320.000 niños con desnutrición aguda grave en Somalia. Estos son 8 millones de motivos, con cara y nombre, para seguir con nuestro compromiso con esta región del mundo.

Relaciones