La ‘temporada del hambre’ en el Sahel pone en peligro la vida de más de un millón de niños

Madrid | 16/06/2012 | Actualizada a las 05:37h | emergencias

Con el aumento de las temperaturas y tras casi un año sin lluvia, lo que ha provocado la pérdida de hasta el 80% de las cosechas en muchas regiones del Sahel, se agrava la crisis nutricional en los nueve países africanos que se incluyen en esa franja desértica. Durante los cuatro primeros meses del año casi 250.000 niños menores de cinco años han recibido tratamiento contra la desnutrición aguda grave, como parte del trabajo de UNICEF, pero aún hay más de un millón de niños en peligro de muerte.

Según UNICEF, la situación continuará agravándose hasta finales de año, ya que se están acabando todos los alimentos que las familias guardaban de la cosecha anterior. Es lo que se conoce como ‘la temporada del hambre’.

Además, las familias no pueden comprar comida porque en algunas zonas deben pagar por el maíz o el trigo el doble que hace cuatro meses.

Coincidiendo con la celebración del Día del Niño Africano, que se conmemora hoy, UNICEF España vuelve a dar la alarma sobre la situación extrema que están viviendo en la región del Sahel unos 18 millones de personas, de las cuales los más vulnerables son los niños.

Junto a esta situación de máxima vulnerabilidad por la falta de alimentos, el conflicto en Malí ha obligado a 170.000 personas a huir de sus hogares hacia tres países vecinos, y otras 167.000 personas se han visto obligadas a desplazarse a otras partes del país. Esta circunstancia ha creado necesidades de acción humanitaria que se suman a la crisis nutricional.

UNICEF trabaja en todos los frentes abiertos en el Sahel para evitar que la situación sea aún más complicada. Aparte del tratamiento contra la desnutrición que ya han recibido 250.000 niños, más de seis millones han sido vacunados contra el sarampión y más de nueve millones han recibido mosquiteras tratadas con insecticida para reducir el riesgo de malaria.

Estas medidas deben intensificarse antes de la temporada de lluvias para evitar brotes de cólera y otras enfermedades endémicas en la zona.

Para miles de familias del Sahel, el alimento suministrado en los centros de nutrición es lo único que pueden dar a sus hijos. En Malí, una de las miles de madres afectadas, Mariam Dianopo, no sabe cómo va a alimentar a sus cinco hijos. Tiene sólo un pequeño cuenco de arroz y debe conseguir que dure varios días.

"Tengo verdaderas dificultades para alimentar a mi familia este año, los graneros están vacíos" dice. No llueve desde el año pasado y los campos de arroz se han convertido en desiertos de arena.

Como su hija pesa menos de lo normal, Mariam ha tenido que llevar a su hija Kadia, de 10 meses, a uno de los 5.200 centros de salud apoyados por UNICEF. Allí recibe una ración del alimento terapéutico que le aportará todos los nutrientes necesarios para que se recupere en un plazo máximo de seis semanas si no aparecen otras complicaciones.

Las mayores tasas de mortalidad infantil se dan en África Subsahariana

En 2010, murieron en todo el mundo 7,6 millones de niños menores de cinco años por causas que se pueden evitar. Aunque se ha avanzado mucho en las últimas décadas (en 1990 murieron más de 12 millones), África Subsahariana es la región que ha registrado un menor progreso.

Las mayores tasas de mortalidad infantil se encuentran todavía en África subsahariana, donde 1 de cada 8 niños muere antes de cumplir los cinco años.

Tenemos las herramientas, los tratamientos y la tecnología para salvar millones de vidas cada año, y no hay excusa para no usarlos", aseguró hace unos días el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, con motivo del foro sobre supervivencia infantil celebrado en Washington.

En ese sentido, Lake subrayó que UNICEF centra su trabajo en hacer frente a “las principales causas de la mortalidad infantil como la diarrea, la neumonía y la malaria” ampliando la cobertura de los tratamientos con mayor impacto y menor costo.

Actualmente cerca del 90% de las muertes por neumonía y diarrea se producen en África subsahariana y en Asia meridional. Para prevenir y tratar estas enfermedades, UNICEF trabaja para incrementar la cobertura de vacunas; fomentar la lactancia materna y el lavado de manos con jabón; ampliar el acceso al agua potable y al saneamiento, la distribución de sales de rehidratación oral a los niños con diarrea y el suministro de antibióticos a los niños con neumonía bacteriana.


Día del Niño Africano

El Día del Niño Africano conmemora una marcha de 1976 en Soweto, Sudáfrica, cuando miles de escolares africanos salieron a las calles para protestar por la escasa calidad de su educación y para exigir su derecho a recibir enseñanza en su propio idioma. Cientos de niños fueron abatidos, y en las dos semanas de protestas que siguieron, más de cien personas murieron y más de un millar resultaron heridas. Para honrar la memoria de los asesinados y el valor de todos los que se manifestaron, el Día del Niño Africano se celebra cada 16 de junio desde 1991.

Contacto: 

Dailo Allí, Jefe de Prensa UNICEF España, Tel: 609 160 051 / 91 378 95 55, dailo.alli@unicef.es

Información adicional: 

UNICEF trabaja en más de 190 países y territorios para tratar de garantizar a los niños y las niñas  el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF, que es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.

Lugar: 
Madrid