Pau Gasol

Recordando a Haheen

Fecha: 
Lun, 28/10/2013 (Todo el día)
28/10/2013 | Actualizada a las 16:28h |
Pau Gasol, embajador de UNICEF Comité Español
 
 
Haheen es una niña siria que aún no ha cumplido los dos años, la más pequeña de la familia Abdallah. Huyeron de su casa en las afueras de Damasco a finales del año pasado después de que un grupo de personas destrozara su tienda, el negocio familiar que les servía de medio de vida, y les amenazara. No saben por qué, solo saben que tuvieron mucho miedo. Los padres vieron que la vida de sus cinco hijos corría un peligro real, y los niños sintieron que crecía un terror que ya tenían dentro por el sonido repetido de las bombas.
Les conocí este verano en un viaje al Kurdistán iraquí como embajador de UNICEF y no puedo olvidar que ya hay más de un millón de niños en la misma situación que Haheen. Alcanzaron una frontera como pudieron, en coche primero y a pie después, y se convirtieron en refugiados en otro país. Haheen no sabe lo que esto significa, mira alrededor y escucha atenta a lo que me cuenta su familia.
 
Su padre, Abdallah, lucha para conseguir que sus tres hijos y dos hijas crean que las cosas más terribles que vieron en sus últimos meses en Siria eran pesadillas. Solo quiere trabajar y que sus niños tengan salud, tranquilidad y una escuela a la que ir. Sus hijos mayores hablan de la escuela como de un sueño, se les ilumina la cara con el recuerdo de ir clase, pero aquí aún no han podido empezar el curso.
 
Entraron en Irak por Dohuk, donde ya no había sitio en el campo de refugiados... Miles de sirios salen cada día de su país, los campos se quedan superpoblados rápidamente y no es nada fácil ampliar porque tiene que haber unos servicios mínimos para que todas estas personas tengan sus necesidades cubiertas. El campo que visité este verano, Domiz, en un año ya había triplicado su capacidad, pero muchas familias que no tenían sitio al llegar se fueron instalando en la ciudad, en comunidades que han cedido bloques de apartamentos para alquilar a bajo precio.
 
Haheen y su familia comparten vivienda con otra familia de refugiados, se las arreglan con algo de ayuda para las necesidades más básicas y las organizaciones humanitarias están intentando llegar a todas estas personas, pero no es fácil. Me explican que hay cientos de miles de personas en esta situación en los distintos países que están acogiendo a refugiados, que es lento y difícil saber dónde está cada una de estas personas y que, cuando se les localiza, hay que ir puerta a puerta averiguando cuáles son las necesidades, encontrar la forma de ayudarles y, además, tener recursos para poder hacerlo.
 
Leo titulares de que sigue y sigue aumentando el número de refugiados y me imagino a las miles de familias que, como la de Haheen, se encuentran ahora sin nada, dependiendo de la ayuda humanitaria y con una dolorosa incertidumbre sobre el futuro de sus hijos. Ojalá un día vivamos en un mundo en el que todas las niñas como Haheen tengan la seguridad de que crecerán con salud y yendo a la escuela cada día por un camino sin guerras.
 
Relaciones

Los niños refugiados de Siria

Fecha: 
Mié, 28/08/2013 (Todo el día)
28/08/2013 | Actualizada a las 18:35h |
Por Pau Gasol, embajador de UNICEF Comité Español

Por Pau Gasol, embajador de UNICEF Comité Español

Post publicado en el blog 3500 Millones de El País

A finales de julio estuve en el norte de Irak conociendo la realidad de los niños de Siria que ahora viven como refugiados en otro país. Tras esta experiencia, pocas situaciones se me antojan tan duras para un niño como sufrir una guerra en su país: ver morir a personas a las que quieren, vivir la violencia, el terror de bombas en su escuela o en su barrio, huir en medio de la noche con nada más que lo que la familia pueda cargar sobre sus hombros o un coche, entrar en otro país en busca de auxilio y depender de la ayuda humanitaria para poder seguir viviendo.

 
Esto es lo que han sufrido los niños que conocí en Irak. En muchos de ellos, la mirada y el gesto hablan sin palabras y con mucha claridad del dolor que les persigue. Cuentan que una bomba cercana o un ataque a la puerta de casa llevó a la familia a escapar y, si les preguntas qué quieren para el futuro, esto es lo que dicen: “que acabe la guerra y que podamos volver a nuestra escuela”.
 
De hecho, hay niños que no quieren ir a las aulas del campo de refugiados, porque lo que quieren es volver a SU escuela. Mientras, sus padres, armados de fortaleza y de amor por sus hijos, luchan por una estabilidad que garantice que tienen para comer, crecer sanos e ir a la escuela, que es lo que tenían antes de la guerra.   
 
El campo de refugiados que visité, Domiz, según me explicaron, se levantó en la primavera de 2012 con la previsión de acoger a 15.000 personas, pero ahora hay más de 45.000 dependiendo de la ayuda humanitaria en este campo y se están abriendo nuevos campamentos. Fuera de ellos hay miles de sirios que se establecen en ciudades, como la familia Abdallah, con la que estuve en Dohuk. No tienen medio de vida y las organizaciones humanitarias no pueden llegar a todos ellos porque no saben dónde están la mayoría de estas familias.
 
En las últimas semanas he seguido las noticias que hablan de una gran oleada de refugiados llegando a Irak, y de una guerra que sigue adelante. He escuchado a los máximos responsables de UNICEF y de ACNUR decir que es una vergüenza que ya haya un millón de niños de Siria que viven como refugiados.
 
Las necesidades son tan grandes que las agencias humanitarias de las Naciones Unidas han hecho el mayor llamamiento de su historia. Hay más de cuatro millones de niños afectados, dentro y fuera de Siria. Me pregunto cuál será su futuro…de aquellos que ya cumplen más de dos años de guerra dentro de su país, de los que se convertirán en adultos en un campo de refugiados, y de aquellos a los que la ayuda humanitaria no está llegando.
 
Es devastador lo que sigue ocurriendo en Siria, alguien tiene que proteger a su gente y a sus niños. Este conflicto debe acabar. Y aún cuando termine, ¿qué futuro espera a los niños que han sufrido esta guerra? ¿Podrán regresar a su país? ¿Seguirán como refugiados en otros países? ¿Olvidarán alguna vez el terror y las carencias que han vivido?
Relaciones

Un día cualquiera

Fecha: 
Jue, 01/08/2013 (Todo el día)
09/08/2013 | Actualizada a las 10:25h |
Raquel Fernández, Directora de Comunicación de UNICEF Comité Español

Por Raquel Fernández, Directora de Comunicación de UNICEF Comité Español

La familia Abdallah tenía una tienda en los alrededores de Damasco hasta que hace 10 meses la guerra llamó a su puerta. Entró, rompió sus vidas y les dejó empapados en miedo. 
 
Sus días discurrían como los nuestros: negocio familiar como medio de vida, los niños iban a la escuela, tenían un hogar, amigos, y un servicio de salud que cubría sus necesidades. “Antes de la guerra, Siria era un lugar muy bueno, pero con la guerra fue muy duro, destruyeron nuestra tienda y nos fuimos”, le contaba Sulimán, de 10 años, a Pau Gasol durante su viaje a Irak como embajador de UNICEF
 
Hicieron el camino a ratos en coche y a ratos a pie hasta llegar a la frontera con el norte de Irak, en la región del Kurdistán. Los padres y cinco niños. Llegaron al campo de refugiados de Domiz, en Dohuk, y se encontraron con que no había sitio…el campo se levantó en la primavera de 2012 para acoger a 15.000 personas y su población ya se ha triplicado. 
 
La alternativa fue buscar una vivienda en bloques de apartamentos. Dos familias -8 niños- comparten piso, sin trabajo, pagando un alquiler y con poca ayuda. Como ellos, hay cien mil refugiados sirios en Dohuk, difíciles de localizar por las agencias de ayuda humanitaria para garantizar que sus necesidades están cubiertas y que los niños pueden ir a la escuela.  
Ver video
Sulimán no sabe todo esto, no sabe que él es uno de los 4 millones de niños sirios que sufren las consecuencias de una guerra, y no sabe que las organizaciones humanitarias tenemos grandes dificultades para conseguir llegar a cada uno de ellos porque no hay recursos suficientes. El mundo no habla de esta grave crisis de refugiados, el mundo habla del conflicto. 
 
Pero lo que tampoco sabe Sulimán es que la visita de ese señor tan alto que ha estado en su casa iraquí está haciendo que una parte del mundo mire a los ojos a esos millones de niños como él, que han tenido que huir asustados, dejando atrás su vida y que solo quieren “que acabe la guerra, volver a mi casa y que mis hermanos y yo podamos volver a nuestra escuela”. Mientras, necesitan nuestra ayuda.
 
Para más información sobre el trabajo de UNICEF en la crisis de Siria pincha aquí.
 
Para contribuir a este trabajo, puedes enviar un sms con la palabra UNICEF al 28028 o donar aquí
Relaciones
Embajadores: 

Pau Gasol: un campeón dentro y fuera de la cancha

Fecha: 
Vie, 06/05/2011 (Todo el día)
06/05/2011 | Actualizada a las 14:06h |
Caryl M. Stern, Presidente de UNICEF USA

Pau Gasol asistió a un acto organizado por UNICEF Estados Unidos en Los Ángeles, en el que pudo hablar de su compromiso con UNICEF y el trabajo que nuestra organización lleva a cabo.

Por Caryl M. Stern, Presidente de UNICEF Estados Unidos y CEO

Recientemente tuve el placer de encontrarme con los aliados de Los Ángeles en un evento organizado por una nueva representante del Consejo, Marisa Zanuck. Fue una alegría poder compartir experiencias y puntos de vista que nos unen en el trabajo por los niños; y tuvimos la suerte de poder contar con la presencia de un invitado muy especial, el jugador de la NBA Los Angeles Lakers y el Embajador de UNICEF España, Pau Gasol.

Pau es Embajador de UNICEF España desde 2003. Desde entonces, ha sido un aliado inquebrantable en nuestra misión de salvar las vidas de los niños. Ha visitado los programas de UNICEF en Sudáfrica, Angola y Etiopía; ha apoyado el trabajo de UNICEF en las emergencias; y en 2010 lideró la campaña Kimbo de UNICEF España.

Kimbo fue una campaña sobre supervivencia infantil, que trataba de concienciar sobre cómo una pequeña aportación puede cambiar la vida de millones de niños. En la historia, Pau va a África para transmitir su fuerza a los que más lo necesitan. Es una historia sobre un mundo mejor para los niños- una misión que Pau ha hecho suya, y una responsabilidad que lleva con gusto.

Pau respondió a las preguntas de los invitados y habló sobre su experiencia al ver de primera mano la situación de los niños en los países que ha visitado. Habló apasionadamente sobre cómo tenemos que seguir trabajando por los derechos de los niños y qué podemos hacer para apoyar a UNICEF y sus aliados, con el objetivo de que todos los niños tengan acceso a derechos básicos como salud y educación.  

Un campeón dentro y fuera de la cancha, la dedicación de Pau, la compasión y la generosidad son una fuente de inspiración. No podríamos estar más agradecidos a Pau, así como a nuestros amigos de la NBA por su apoyo a los niños del mundo.

Post original en el blog de UNICEF Estados Unidos



 

Relaciones
Iniciativas: 
Embajadores: 

Pau Gasol, Premio al Deportista Solidario

Fecha: 
Jue, 16/12/2010 (Todo el día)
11/04/2011 | Actualizada a las 13:28h |
UNICEF España

Por Cristina Ribes, Responsable de Alianzas en Comunicación de UNICEF España Ayer fue un día especial. Nuestro querido Pau, Pau Gasol, recibió el Premio al Deportista Solidario que concede la Fundacion SOS, Día Universal de la Infancia.

Sus compromisos profesionales le impidieron acudir personalmente al acto de entrega del Premio en el Auditorio del Comité Olímpico Español. En su nombre, lo recogió su padre, Agustí Gasol, quien leyó emocionado unas palabras que Pau le había enviado minutos antes por email desde Los Ángeles, destacando que “los verdaderos ganadores de este premio son los niños”. Nuestro Embajador ha cosechado increíbles éxitos deportivos que le han catapultado a la élite del deporte profesional, y, desde sus comienzos, ha manifestado un firme compromiso con la infancia. Paso a paso, ha querido conocer otras realidades, comprender las causas que provocan las injusticias, profundizar en la labor que realiza UNICEF y contribuir a conseguir cambios reales en la vida de la infancia. 2010 ha sido un año muy especial para Pau. Su compromiso con la infancia, con UNICEF y con otras muchas organizaciones hace que siempre encuentre un hueco para implicarse realmente en decenas de acciones concretas. Poco después de ganar su segundo anillo, nos acompañó a Etiopía para poner en marcha "El Proyecto de PAU". Además, ha sido el motor de KIMBO, nuestra campaña estrella, logrando a día de hoy que más de 30.000 personas se hayan puesto en la piel de Kimbo. Y nosotros, una vez más, queremos darle las GRACIAS a Pau. Por su compromiso, y por alzar siempre la voz para que los derechos de la infancia sean una realidad en cada uno de los rincones del planeta.

Relaciones
Iniciativas: 
Embajadores: 

Menos mal que existe UNICEF

Fecha: 
Mié, 13/10/2010 (Todo el día)
11/04/2011 | Actualizada a las 13:04h |
Raquel Fernández

Por Raquel Fernández, Directora de Comunicación de UNICEF España. Desde que se emitió ‘El proyecto de Pau’ en laSexta nos han llegado muchos comentarios. Pasa el tiempo y el más recordado es uno, y lo hizo un niño. Él no podía entender que los niños de Etiopía tuvieran tantas dificultades para ir a la escuela, para tener comida o agua potable. Los niños del reportaje –niños como él, pero que habían nacido en otro país- tenían una vida muy diferente a la suya y, sobre todo, en unas condiciones que a él se le hacían inimaginables.

 Pero tuvo una conclusión: "Menos mal que existe UNICEF”, dijo. Cuando decimos que UNICEF trabaja en más de 150 países en desarrollo, en todos esos puntos del mundo hay miles de personas que dedican todas las horas del día a conseguir un paso más –un día pequeño, otro grande- en la vida de un niño, o de miles, o de millones. El personal de UNICEF trabaja para cambiar la vida de los niños de ahora y de las generaciones futuras. Trabaja para que todos los niños del mundo tengan acceso a sus derechos básicos, algún día. Hacen su trabajo con los gobiernos, que son quienes pueden  poner en marcha políticas de infancia y servicios de salud o de educación que lleguen a todos los niños de cada país. Hacen su trabajo con otras agencias de Naciones Unidas y con ONGs internacionales y locales. Y trabajan con las comunidades y las familias de los niños. Es decir, trabajan con todos los agentes de cada país que pueden propiciar cambios –un día grandes, otro pequeños. Pau Gasol camina en la misma dirección. Ahora por los niños de Etiopía. Todos podemos hacerlo.

Relaciones
Iniciativas: 
Embajadores: 

Pau Gasol en Etiopía con UNICEF

Fecha: 
Vie, 16/07/2010 (Todo el día)
11/04/2011 | Actualizada a las 14:17h |
Ara Yoo

Por Ara Yoo, Responsable de Cooperación UNICEF España. Estamos en Etiopía con Pau Gasol, Embajador de UNICEF España, conociendo el trabajo de UNICEF en la región del sur, donde viven 50 de los 82 grupos étnicos del país. Aquí ha conocido niños y pueblos, y ha visto varios proyectos de educación y nutrición.

Esta semana coincide con el 25 aniversario de We are the World, aquella canción que cambió el mundo y que logró recaudar fondos para combatir el hambre en Etiopía. A pesar de que todavía hay muchos niños que sufren de malnutrición, el progreso ha sido muy importante. Pau visitó el programa de Nutrición con Apoyo de la Comunidad. A través de este programa, la propia comunidad trabaja en prevenir, identificar y tratar los casos de niños que sufren de malnutrición. Con el apoyo de dos trabajadoras de salud por comunidad, se hace un seguimiento muy de cerca del crecimiento de los niños menores de 2 años. También se organizan discusiones con los miembros de la comunidad, madres y padres, para dar información sobre nutrición, higiene, lactancia, y el cuidado general del niño. Pau se ha dado cuenta de que prevenir la malnutrición es mucho más eficaz y mucho más barato que tratarla. Previene que los niños sufran retrasos y un estancamiento en el desarrollo que les perjudica para el resto de sus vidas. Pau se ha reído mucho con los niños y también ha bailado. Se ha puesto a la misma altura que los niños, ha mirado a través de sus ojos y se ha puesto en su piel. Un gran embajador

Relaciones
Iniciativas: 
Embajadores: 

Apoyo de Pau Gasol en la emergencia de Haití

Fecha: 
Sáb, 16/01/2010 (Todo el día)
14/04/2011 | Actualizada a las 13:20h |
admin

Esta mañana Pau Gasol, Embajador de UNICEF España, ha hecho un llamamiento de ayuda para la emergencia de Haití desde su blog oficial:

“Estamos todos conmocionados y muy tristes al ver la devastación ocasionada por el terremoto en Haití, y nuestros corazones están con esos niños y familias que están sufriendo en estos momentos. Por favor, únete a mí y a toda la familia de la NBA para apoyar los esfuerzos de UNICEF frente a las consecuencias de esta catástrofe."

  Además, Pau Gasol y otros jugadores de la NBA han grabado para NBA Cares mensajes de apoyo para la emergencia de Haití. Además del apoyo a la emergencia con estos anuncios de servicio público (PSA, public service announcement), los dueños y jugadores de equipos de la NBA anunciaron ayer viernes una contribución conjunta de un millón de dólares a UNICEF para ayudar a las víctimas del terremoto. 

Relaciones
Embajadores: