Día Mundial del Agua

Agua e infancia: 5 razones que el corazón sí entiende

Fecha: 
Jue, 27/03/2014 (Todo el día)
27/03/2014 | Actualizada a las 14:11h |
Blanca Carazo, responsable de proyectos de cooperación

Post de Blanca Carazo, responsable de proyectos de cooperación de UNICEF Comité Español.

 
Para un grupo de escolares en China, el agua es VIDA, y lo mismo dice Omar, de Jordania. Desde UNICEF en Uganda dicen que el agua es tiempo libre, y para una niña de Ghana el agua es transporte. Isabelle, de República Democrática del Congo, dice el agua es una piedra preciosa, una joya. Y para Luba, desde Rusia, el agua es RISA
 
Juego, dignidad, igualdad, transporte, necesidad, educación, escasez, un derecho, seguridad, FELICIDAD, salud…
 
Todo esto y mucho más significa el agua, según las respuestas a la iniciativa #WaterIs (#elaguaes), la pregunta que UNICEF lanzaba la semana pasada en las redes sociales con motivo del Día Mundial del Agua 2014.
 
Desde UNICEF tenemos muy claro lo importante que es asegurar el acceso a agua potable para todos los niños del mundo y para sus familias, y por eso es una de las prioridades de nuestro trabajo. 
 
Aquí van (sólo) 5 razones por las que los niños y niñas necesitan y merecen tener agua para beber, asearse, jugar y ser felices.
 
  1. Porque tener agua potable para beber y lavarse las manos es un requisito indispensable para crecer con salud, y la mejor vacuna contra la diarrea y otras enfermedades que, en pleno siglo XXI, causan cada día la muerte de 1.400 niños menores de 5 años. 
  2. Porque contar con fuentes de agua en sus escuelas logra que muchos niños y niñas estén accediendo a la educación en lugar de emplear su tiempo en buscar agua.
  3. Porque la equidad sólo será posible si las mujeres y las niñas disponen de tiempo para generar ingresos, estudiar y jugar en vez de, como ocurre ahora, asumir el 71% del trabajo para conseguir agua para sus familias; y si la falta de agua segura deja de suponer un riesgo y menos oportunidades para los niños que viven en zonas rurales o barrios pobres.
  4. Porque el acceso al agua  y al saneamiento es un derecho humano reconocido por la ONU en el año 2010. Por tanto, es obligación de todos garantizar que se cumple para todos los niños y niñas.
  5. Porque todos queremos ver a nuestros niños crecer sanos y felices, y que el agua sea para ellos un motivo de juego y diversión. No debe ser un trabajo que les haga caminar 6 km al día, ni un riesgo de contraer enfermedades.  El agua es felicidad, dicen estos niños.
Además de entender (con la cabeza) que el agua es vital para los niños, me gusta conectar con el placer (y quizás las protestas) de un bebé que recibe un baño, sea en un campo de refugiados en Jordania o en un apartamento de Valencia; de  unos niños acalorados que, en Etiopia o en Cádiz, se toman despreocupados un gran vaso de agua después de jugar.
 
Me gusta conectar con el asombro de una pequeña que, en el altiplano de Bolivia o en una aldea de Malí, ve por primera vez cómo accionando una bomba manual brota un chorro de agua de la fuente que acaba de instalarse en su escuela.
 
Y eso está ocurriendo, ahora, en muchas partes del mundo. 
 
Y para que siga ocurriendo y podamos llevar a cero esa cifra, aún demasiado alta, de 768 millones de personas que aún no disponen de agua segura, vamos a seguir trabajando. En especial identificando y atendiendo a los niños y las familias más vulnerables, que viven en zonas más aisladas o que sufren las consecuencias de conflictos o desastres naturales.
 
Poniendo la cabeza y el corazón y, desde luego, contando con el apoyo de todos.
Relaciones

Agua e infancia: el cambio posible

Fecha: 
Sáb, 23/03/2013 (Todo el día)
19/09/2013 | Actualizada a las 11:31h |

Post de Blanca Carazo, Responsable de Proyectos de Cooperación de UNICEF España.

UNICEF España, según dice el enunciado de nuestra Visión, "trabaja para conseguir cambios reales en la vida de los niños”. Garantizar el acceso a agua limpia y a un saneamiento adecuado es una manera sencilla y muy efectiva de cambiar la vida de muchos niños y de muchas familias, multiplicando sus posibilidades de tener un desarrollo pleno y saludable.

Imaginemos por un momento que, hoy, solo por un día, no tuviéramos agua ni en casa ni en nuestro lugar de trabajo. Y que tampoco funcionaran los baños. Resultaría, como mínimo, bastante incómodo, ¿no? Probablemente nos negaríamos a ir a trabajar, y nos iríamos a casa de algún vecino o amigo donde pudiéramos darnos una ducha y hacer nuestras necesidades. ¿Y si, llevando el juego un poco más lejos, suponemos que esto se prolonga en el tiempo, y afecta también a todos nuestros vecinos? Ciertamente sería un cambio en nuestras vidas. Un cambio, en este caso, nada deseable.

Afortunadamente, era sólo un supuesto. Y, afortunadamente, para los 2.000 millones de personas que, entre 1990 y 2010, han podido contar con fuentes de agua potable, y para los 1.800 millones de personas que, en el mismo periodo, han accedido a sistemas de saneamiento (baños y letrinas en buenas condiciones), el cambio ha sido al revés. ¿Te lo puedes imaginar?
 
Este año, el Día del Agua está dedicado a la cooperación en materia del agua, a todas las iniciativas y todos los actores que hacen posible cambiar tantas vidas, destinando recursos a construir infraestructuras, promover hábitos saludables y capacitar a comunidades, municipios y gobiernos para crear y mantener los sistemas necesarios para que se cumpla el Derecho Humano al Agua y el Saneamiento
 
Ahora queda llegar más lejos, avanzando hacia la cobertura universal, para dotar de agua potable a los 780 millones de personas que aún no cuentan con una fuente apropiada, y de baños a los 1.500 millones que no tienen acceso a un saneamiento correcto. Y llegar así a todas partes, a los más vulnerables, para que nadie, ningún niño, se quede atrás.
 

EL EJEMPLO DE GUINEA BISSAU

Como en Guinea Bissau, donde UNICEF, con el apoyo de instituciones públicas y empresas españolas, desarrolla un programa de Acceso al agua potable, el saneamiento y  la educación en higiene en las escuelas de la región de Tombali.
 
Los pozos equipados con bombas manuales y bombas solares proporcionan agua limpia a alumnos, profesores y padres y los Comités de Agua de las comunidades han aprendido a mantenerlos en buenas condiciones y hacer reparaciones sencillas. Los nuevos bloques de letrinas, separados para niños y niñas, ofrecen la privacidad y limpieza necesaria para todos, evitando así que muchas niñas abandonen la escuela al llegar a la pubertad, por falta de un lugar adecuado donde cambiarse cuando tienen la menstruación.
 
Los niños y niñas, organizados en Clubs de Higiene, conocen y difunden hábitos de higiene que previenen enfermedades, como el lavado de manos. En las comunidades, en torno a la escuela, se plantean programas para erradicar la defecación al aire libre. Y los Ministerios de Salud y Educación se involucran para, poco a poco, replicar el modelo en todas las escuelas y en todas las comunidades de Guinea Bissau
 
Cambios posibles. Cambios reales que construyen un mundo mejor para nuestros niños. Que es, sin duda, un mundo mejor para todos. 
Relaciones
Iniciativas: 

“Cada gota de agua potable es una gota de vida”

Fecha: 
Vie, 23/03/2012 (Todo el día)
23/03/2012 | Actualizada a las 09:50h |
Post de Blanca Carazo, Responsable de Proyectos de Cooperación de UNICEF España

Post de Blanca Carazo, Responsable de Proyectos de Cooperación de UNICEF España

Este año 2012 el lema del Día Mundial del Agua ha sido "Agua y seguridad alimentaria". A pocos meses de que la crisis nutricional sacudiera el Cuerno de África, y con toda una serie de acciones en marcha para prevenir y paliar el impacto en los más pequeños de la sequía en el Sahel, este lema tiene todo el sentido del mundo.

Existe seguridad alimentaria cuando las personas tienen acceso físico y económico a alimentos suficientes, nutritivos y seguros que cubran sus necesidades para llevar una vida activa y saludable. Y está demostrado que tener acceso al agua reduce el riesgo de sufrir desnutrición.

Este vínculo entre disponibilidad de agua y vulnerabilidad ante la desnutrición es aún más fuerte en zonas donde la población depende de la agricultura para alimentarse y como fuente de ingresos.

Por eso, si bien no se puede evitar la sequía, sí se pueden desarrollar programas que faciliten a más personas, y a más niños, el acceso al agua, y, de esa forma, aumentar sus capacidades para enfrentar situaciones adversas (eso tan raro llamado resiliencia).

Por eso, en Malí, en Níger, en Chad, en Burkina; ante la situación de crisis nutricional, UNICEF, al mismo tiempo que refuerza el sistema de salud para atender los casos de desnutrición, continúa desarrollando sus programas de Agua, Saneamiento e Higiene. Porque un niño que tiene agua potable es un niño más sano y menos vulnerable a la desnutrición. Porque, aunque sea un tópico, cada gota de agua segura es una gota de vida

Relaciones

Motivos para celebrar

Fecha: 
Jue, 22/03/2012 (Todo el día)
22/03/2012 | Actualizada a las 12:29h |
Por Blanca Carazo, Responsable de Proyectos de Cooperación de UNICEF España

Post de Blanca Carazo, Responsable de Proyectos de Cooperación de UNICEF España

Hoy, 22 de marzo, celebramos el Día Mundial del Agua. Me pregunto ¿qué podemos "celebrar”?  Y se me ocurren muchos motivos de celebración.

Merece la pena celebrar que cada vez que en una comunidad de la India se ha instalado una red de agua, un niño ha descubierto el milagro de abrir un grifo y ver salir ese líquido incoloro que puede salvar vidas.  

Merece la pena celebrar que cada vez que una comunidad de Níger ha puesto en marcha por primera vez la bomba de un nuevo pozo, una niña ha cambiado dos horas de camino para recoger agua de un arroyo por un pupitre en la escuela, y la amenaza del cólera se ha alejado de muchas familias.

Merece la pena celebrar que cada vez que se ha inaugurado un punto de agua y unos bloques de letrinas en una escuela de Sudán, una niña ha encontrado la intimidad necesaria para no abandonar los estudios.

Hace poco supimos que se ha alcanzado la “meta del agua” de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, es decir, que se ha reducido a la mitad la proporción de personas sin acceso a una fuente mejorada de agua potable (¡antes del 2015!).

Este año 2.000 millones de personas más que en 1990 tienen ahora acceso a agua. Y ése  es un gran motivo para celebrar. Y es también un motivo para seguir trabajando desde UNICEF, para que el derecho al agua sea una realidad para todos los niños y niñas; sobre todo para los 783 millones de personas que aún no lo tienen.

Relaciones