armas

Crisis de Siria: mantener a los niños protegidos de las armas

Fecha: 
Vie, 04/04/2014 (Todo el día)
04/04/2014 | Actualizada a las 12:41h |
Kumar M Tiku, UNICEF en Siria

Por  Kumar M Tiku, UNICEF en Siria. 

“Manteneos siempre atentos a cualquier señal o indicio que sugiera la presencia de explosivos en vuestro vecindario”, dice Nahid, profesora de gimnasia en una escuela de Damasco (Siria).

Un grupo de 20 alumnas escucha atentamente mientras Nahid describe los explosivos y munición sin explotar de los que los niños tienen que ser conscientes para permanecer seguros.

Nahid pertenece al primer grupo de profesores de cuatro provincias sirias que completó el curso de UNICEF sobre educación en riesgos. “Estos niños están expuestos a explosivos y bombardeos todo el rato”, declara Nahid.

UNICEF, en colaboración con el Ministerio de Educación y aliados no gubernamentales ha desarrollado un programa de educación en riesgos y apoyo psicosocial, que llega a 200.000 niños en colegios, clubes escolares y espacios amigos de la infancia.

El objetivo es proporcionar formación en riesgos a los niños a través del sistema escolar, estableciendo un grupo de formadores a nivel nacional y provincial. El apoyo cubre la formación de los profesores, el desarrollo de materiales educativos –incluyendo un kit del profesor- y la ejecución de actividades para proporcionar apoyo psicosocial en los espacios amigos de la infancia.

Rihab, profesora, dice que está feliz por que su colegio sea uno de los primeros en Damasco que ha empezado estas clases especiales. El barrio donde se encuentra sufre bombardeos frecuentemente. Por lo menos dos veces por semana, los morteros caen en la zona. “Justo ayer, un mortero cayó frente a la escuela en horas de clase”, dice Rihab.  

Durante un periodo de 6 meses, cada uno de los 55 formadores será responsable de capacitar a 300 profesores.

Como parte de la campaña, UNICEF trabajará con otras ONG para difundir los materiales (posters y folletos con los riesgos de los explosivos remanentes de guerra) entre los niños y las comunidades de más difícil acceso.

En un país devastado por un conflicto intenso durante los últimos 3 años, los niños están constantemente expuestos a los horrores de la guerra. Nahid dice que aunque las autoridades han puesto señales de “peligro” en varios lugares importantes de Damasco para ayudar a los ciudadanos a identificar posibles riesgos como artillería sin explotar, no hay una verdadera conciencia de lo que estas señales significan.

Mediante el uso de materiales como diapositivas y fotos pegadas en las paredes del aula, los estudiantes reciben un “tour visual” de los explosivos que deben evitar.

Manal, una estudiante de secundaria, encontró información para comprender cómo mantener seguros a otros y a ella misma. “Una de las cosas que aprendí fue cómo identificar un objeto sospechoso”, cuenta. “Entonces debía poner una señal al lado del objeto para alertar a los demás de que no lo tocaran, antes de informar a las autoridades y pedirles ayuda”.

*Los nombres de los estudiantes han sido cambiados para proteger su identidad. 

Relaciones

Tratado de armas: más que un chaleco antibalas para los niños

Fecha: 
Jue, 19/07/2012 (Todo el día)
24/07/2012 | Actualizada a las 11:06h |
Por Sara Collantes, Responsable de Seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de UNICEF España

Por Sara Collantes, Responsable de Seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de UNICEF España

Establecer límites al comercio de armas es una medida urgente si queremos evitar violaciones sistemáticas de derechos de la infancia. Es una asignatura pendiente, por eso asistimos esperanzados a la negociación que se está llevando a cabo este mes en la sede de Naciones Unidas en Nueva York sobre la firma de un Tratado sobre Comercio de Armas, que controlará el suministro de armas, municiones y armamento a nivel internacional.

La infancia, junto con otras poblaciones vulnerables, es la que más sufre por la proliferación de armas, sobre todo las ligeras y pequeñas. La violencia armada pone en grave peligro la vida de los niños y el respeto de sus derechos fundamentales. Muchos niños son asesinados o sufren lesiones irreversibles derivadas del empleo de todo tipo de armas, que cada vez son más accesibles.

Otro gran número de niños se ven obligados a desplazarse masivamente dentro y fuera de sus fronteras por culpa de enfrentamientos y conflictos armados o a renunciar a derechos tan fundamentales como ir a la escuela, acercarse a buscar agua o acudir al médico. Las armas y su comercio ilícito están también detrás de numerosos episodios de abuso y explotación, en los que los niños son reclutados por grupos para participar en conflictos o ajustes de cuentas o engañados y obligados a transportar y transferir pistolas, rifles o balas.

El negocio de armas mueve 6.000 millones de euros al año

Las líneas básicas de este Tratado están ahora encima de la mesa, aunque no está siendo fácil llegar a un acuerdo. Hay numerosos intereses económicos en juego. Solamente el negocio de  armas ligeras y sus municiones, mueve alrededor de 6.000 millones de euros al año. También hay cuestiones que se quieren obviar por algunos países y hay muchos interrogantes sobre si se aplicarán en la práctica los compromisos asumidos.

UNICEF, otras agencias de Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales están haciendo llamamientos en favor de este Tratado, valorando los avances, pero llamando la atención también sobre los aspectos que no pueden quedarse fuera, como las armas ligeras (revólveres, pistolas, escopetas…) y las municiones para todas las armas (cartuchos, balas…).

Además, también se insiste en que se controle la transferencia de armas cuando haya riesgo de violaciones serias de derechos, que todos los aspectos estén regulados y se cubra el proceso completo: tránsito, transbordo, préstamos, arrendamientos, intermediación y todas las actividades relacionadas.

Esperamos que se logre un acuerdo y que pasen a la historia cifras tan espeluznantes como las de Nyanga, en Sudáfrica, donde un niño de 15 años tiene una posibilidad de 1/20 de recibir un disparo antes de cumplir los 35.

 

Relaciones