Zimbabue: recorrer 6 kilómetros en busca de agua es cosa del pasado

05/03/2012 | Actualizada a las 15:17h | Mundo
Una niña lleva dos recipientes llenos de agua potable proporcionada por UNICEF, en el suburbio de Budiriro, a las afueras de Harare, la capital.

El 18% de la población de Zimbabue no tiene acceso a sistemas de agua potable, y el 56% no tiene acceso a instalaciones adecuadas de saneamiento. Durante más de tres años, la ciudad minera de Shurugwi ha tenido grandes dificultades para garantizar el abastecimiento de agua potable para su población.

La ciudad solo ha podido garantizar menos de la mitad del agua que necesita la comunidad, debido a la ausencia de tratamientos químicos del agua y los bajos ingresos derivados de la prestación de servicios, entre otros factores.

Emily Butau se embarcaba cada día en un largo viaje para recoger agua para su familia. Después de enviar a sus tres hijos a la escuela, comenzaba su tarea: “Diariamente, me unía a otras mujeres de esta comunidad pare recorrer 6 kilómetros en busca de agua”, cuenta Butau.

“Ni siquiera tenía tiempo de trabajar para complementar el sueldo de mi marido, ya que me pasaba el día recogiendo agua para mi familia”, añade. Además, ni siquiera el agua que recogía procedía siempre de fuentes seguras, y sus hijos sufrían frecuentemente diarrea.

Invertir en agua es invertir en salud de los niños

Afortunadamente para Butau y los otros residentes, la situación ahora está cambiando. En 2011, UNICEF, con el apoyo de sus aliados, llevaron a cabo una renovación masiva dirigida a la rehabilitación del sistema de abastecimiento de agua en Shurugwi.

Una inversión de aproximadamente 1 millón de dólares ha permitido la instalación de nuevas bombas de agua en dos fuentes de agua. Los fondos también han ayudado a renovar los clarificadores, filtros de arena y equipos de dosificación de productos químicos en la planta de tratamiento de agua de Mhanzimdaka. También se instaló una técnica para potabilizar el agua que llega a la comunidad.

Esto ha aumentando un 70% la cantidad de agua tratada en la ciudad. Butau dijo que desde diciembre de 2011, ha habido una mejora en la cantidad y la calidad del agua que llega a sus hogares.

“El objetivo de la inversión en obras hidráulicas es proteger a la población del cólera y otras enfermedades  procedentes del agua, como pasó en  2008 y 2009”, afirmó el Representante de UNICEF en Zimbabue, Peter Salama.

Sistemas mejorados de agua

Con más de tres años sin una fuente segura de agua, los habitantes de Shurugwi se negaron a pagar sus facturas de agua. El ayuntamiento se centra ahora en alentar el pago de facturas para mantener el sistema de agua mejorado.

“El pago de las facturas de agua es nuestra principal fuente de ingresos para el ayuntamiento, pero ahora solo estamos recaudando el 20%”, afirma el Secretario de la ciudad, Solomon Siziba. “Estamos trabajando para restaurar la confianza de los residentes, la confianza en nuestros servicios para obtener una fuente de ingresos y continuar con el suministro de agua potable a los residentes”.

“El agua se ve y sabe limpia estos días”, afirma Butau, quien está feliz porque el agua es segura para la salud de sus hijos.