Yemen: reducir el impacto del conflicto sobre los niños

07/09/2009 | Actualizada a las 16:28h | La infancia en datos
Niños y niñas desplazados en un campamento del norte de Yemen © Rocco Nuri/UNHCR

Desde hace 5 años, el Gobierno yemení se encuentra en un conflicto intermitente con grupos rebeldes. Durante el verano la violencia se ha recrudecido en las prefecturas de Sa'ada, Haajah y Aljouf, causando un gran impacto en cientos de familias, que han tenido que huir de sus hogares y refugiarse en centros de desplazados

UNICEF está trabajando para cubrir las imperiosas necesidades de agua, saneamiento e higiene entre las familias desplazadas y las personas que las acogen. Se estima que la mayor parte de la población desplazada son niños y niñas. Su acceso a servicios básicos es extremadamente limitado en las actuales condiciones. Necesitan refugio, alimentos, salud, saneamiento y agua para beber, pero las limitaciones de acceso impuestas a la ayuda humanitaria hacen la labor muy complicada.

"Los niños y niñas están sufriendo lo peor de este conflicto. Muchos tienen ahora que vivir en campamentos, escuelas o con familias de acogida y en muchos casos no es la primera vez", indica Sigrid Kaad, la Directora Regional de UNICEF para el Norte de África y Oriente Medio. "Con cada día que pasa las vidas y el bienestar de estos niños están cada vez en más peligro".

A pesar de los esfuerzos de UNICEF y de sus asociados, las víctimas más vulnerables de los combates se encuentran "en una situación muy mala", afirma Aboudou Karimou Adjibade, Representante de UNICEF en Yemen. Según el Representante, muchas de las personas desplazadas están viviendo en campamentos temporales a los que ha sido imposible llegar con suministros de socorro.

“Todas las partes en conflicto tienen que acatar la ley humanitaria internacional y permitir a las agencias de ayuda acceso inmediato, seguro y sin condiciones a los civiles inocentes afectados por las hostilidades", añade Sigrid Kaas. "Hemos visto una y otra vez en lugares como Darfur y Gaza que las restricciones al acceso humanitario tienen consecuencias nefastas para la población civil, especialmente los niños".

Adjibade añade además que "la comunidad internacional necesita unirse para ayudar a todos esos niños y niñas que apenas tienen acceso, si es que tienen alguno,  a alimentos, educación y protección".

Zonas seguras acogedoras para los niños A comienzos de esta semana, la Directora Ejecutiva de UNICEF, Ann M. Veneman, emitió una declaración en la que dijo que el organismo estaba preparado para prestar asistencia a la población civil.

Según Veneman, "para poder prestar la asistencia humanitaria que esas personas necesitan con urgencia, UNICEF debe contar con acceso inmediato y en condiciones de seguridad a la zona. Los niños y niñas no pueden ser las víctimas inocentes de este conflicto".

A las personas a las que es posible prestar asistencia en los campamentos ubicados fuera de la zona de conflicto, UNICEF ha ofrecido agua y saneamiento, y alimentos. Se ha distribuido un total de por lo menos 825 filtros de agua, 1.000 bidones, 500 botiquines de higiene y 300.000 pastillas de purificación de agua. Asimismo, se están colocando estratégicamente otros suministros en previsión de necesidades anticipadas.

En los campamentos de desplazados se han establecido centros de alimentación y zonas acogedoras para los niños y niñas.

Colabora aquí con el fondo de emergencias de UNICEF