Operaciones de emergencia en el Cuerno de África

21/07/2011 | Actualizada a las 13:12h | Emergencias

El 15 de julio, Peter, un enfermero, (en camisa blanca), mide el brazo de un niño durante una revisión nutricional que lleva a cabo UNICEF en la aldea de Longelop, cerca de la ciudad de Lodwar, capital del distrito de Turkana, en la provincia del Valle del Rift. En esta zona, predominantemente de pastores, muchas familias se ven obligadas a vender su ganado para comprar alimentos, cada día más caros.

Casi 720.000 niños corren el riesgo de morir si no reciben asistencia urgente en el Cuerno de África. En total, se estima que hay 2,23 millones de niños con desnutrición aguda en Etiopía, Kenia y Somalia.

“Estamos preparando nuestros equipos de logística para suministrar un número sin precedentes de suministros terapéuticos y suplementos alimenticios en todo el Cuerno”, aseguró Shanelle Hall, Directora de la División de Suministros de UNICEF. 

“Si queremos salvar vidas, necesitamos actuar ahora para traer cantidades importantes de medicinas, vacunas, suministros nutricionales a la región tan pronto como sea posible y luego suministrarlos a los niños que más lo necesitan”, añadió. 

Los suministros almacenados en la región ya han sido utilizados para apoyar a los niños de las comunidades remotas afectadas por la sequía, así como a los niños que se encuentran en campamentos de refugiados y de desplazados internos, dijo Hall. UNICEF trabaja con sus aliados en el terreno para ver cómo se pueden ampliar las operaciones actuales y crear oportunidades como los días dedicados a la salud infantil que se celebran asiduamente en muchas partes de la región. 

“UNICEF está usando todos los medios posibles para llegar a cada niño. Pero no basta sólo con el compromiso de mantener a los niños y sus familias con vida”, afirmó

Elhadj As Sy, Director Regional de UNICEF para el Este y Sur de África. “Cada vida cuenta y no podemos permitirnos perder más vidas en esta crisis.”

Respuesta de UNICEF

Halima Osman, de 8 años, junto a sus hermanos y su madre en el campamento de refugiados Dagahaley en la Provincia Nororiental, cerca de la frontera entre Kenia y Somalia. El campamento es uno de los tres que conforman los campamentos de Dadaab. 

En lo que llevamos de mes, UNICEF ha suministrado por avión, con camiones y barcos, 1.300 toneladas de suministros vitales a algunas de las áreas más azotadas del sur de Somalia, incluyendo suministros terapéuticos para tratar a más de 66.000 niños desnutridos.

En los siguientes meses, UNICEF ampliará los centros de nutrición para llegar a 240.000 niños y extender sus tareas para llegar a más niños y sus familias. Desde Etiopía, UNICEF ha entregado materiales de emergencia por valor de 1,2 millones de dólares a la región somalí, y UNICEF Kenia ha proporcionado a sus aliados 1,4 millones de dólares en materiales dirigidos a los niños que se encuentran en campamentos y en las áreas afectadas por la sequía.

Además, se han distribuido por avión mosquiteras tratadas con insecticidas para prevenir la malaria y medicinas, incluyendo vacunas, para apoyar campañas masivas de vacunación en las próximas semanas, con el fin de prevenir un brote de la enfermedad. Para ampliar la provisión de agua potable y el acceso a servicios de saneamiento, se van a perforar y rehabilitar pozos y aumentará el transporte de agua así como las actividades de promoción de higiene.

Necesidad de fondos

“Apreciamos la generosidad de la comunidad internacional y aquellas contribuciones que han marcado la diferencia. Pero necesitamos de manera urgente más fondos para suplir las enormes necesidades que hay. Cada minuto que pasa sin apoyo vital representa la diferencia entre la vida y la muerte” añadió Sy.

UNICEF estima que necesitará 100 millones de dólares durante los próximos seis meses para aumentar de manera importante las operaciones de prevención y asistencia de emergencia a los niños que viven en las zonas afectadas por la sequía.