Somalia: una historia de recuperación, un año después de la hambruna

19/07/2012 | Actualizada a las 08:29h | Emergencias
Las mujeres hacen cola en el punto de distribución de alimentos en Mogadiscio, Somalia.

Hace un año que Naciones Unidas declaró hambruna en varias regiones del sur de Somalia, en el momento de mayor gravedad de la crisis nutricional del Cuerno de África. Gracias a la ayuda internacional, la hambruna acabó en febrero de 2012 y se salvaron muchas vidas en la región. No obstante, 8 millones de personas en Somalia, Kenia y Etiopía siguen necesitando ayuda humanitaria.

El hijo de Amina, Ismail Mohamed, de cuatro años, sufrió desnutrición aguda grave el pasado año. Ahora ya está completamente recuperado y su madre cuenta cómo se sintió con la recuperación: “sentí esperanza de nuevo en mi corazón”. “Ahora soy muy feliz”.

La familia de Amina vivía en Lower Shabelle, una de las regiones más afectadas por la sequía y la hambruna. “Todos los animales murieron, no nos quedó nada”, cuenta su marido Mohamed Ibrahim. “Tuvimos que irnos, porque nuestro hijo cayó gravemente enfermo”, añade.

“Cuando llegamos a Mogadiscio, Ismail estaba muy enfermo. Su cuerpo se comenzó a hinchar y su piel a caer”, añade su madre. Además, estaba tan débil que contrajo sarampión y cólera. Su cuerpo se hinchó tanto que no podía abrir los ojos.  

El tratamiento inmediato salvó la vida de Ismail

Sus padres lo llevaron a un centro de nutrición gestionado por la ONG somalí SAACID, apoyado por UNICEF. Allí, se enteraron que Ismail tenía desnutrición aguda grave y que requería tratamiento urgente.

“Cuando lo trajeron, la tasa de inflamación- denominada edema- era muy alta”, dijo Abdullahi Mohamed, un enfermero de la ONG SAACID, que fue la primera persona en tratar a Ismail en el centro. “No podíamos hacer mucho por él entonces”.

A Ismail lo enviaron a un hospital gestionado por Médicos Sin Fronteras Bélgica, donde lo admitieron dos semanas hasta que la hinchazón desapareció: “Luego lo llevamos a nuestro centro de nutrición, bajo un programa terapéutico”, dijo Mohamed.

Más de 445.000 niños tratados de desnutrición aguda

La respuesta humanitaria masiva ha sido esencial para salvar las vidas de los niños como Ismail. Durante el pasado año, UNICEF trató más de 455.000

Ver video
© UNICEF
Somalia. La historia de Ismail, una historia de recuperación.
niños de desnutrición aguda en Somalia, de los que 225.000 sufrían desnutrición grave- la gran mayoría en las regiones central y meridional.

Sin embargo, la situación en muchas áreas de Somalia sigue siendo frágil. Se estima que 2,5 millones de personas- la mitad de ellos niños- necesitan ayuda.  
“Aunque la necesidad no es tan alta como la de hace un año, todavía hay quieres sufren como Ismail”, dijo Mohamed. “Todavía vemos niños como él en nuestros centros de nutrición”.

UNICEF también está trabajando para aumentar la resistencia de los grupos más vulnerables fortaleciendo los servicios básicos de la comunidad. Esto, a largo plazo, es el único modo de reducir el riesgo causado por crisis como la sequía y la inseguridad alimentaria.