Crisis en Siria: UNICEF intensifica su trabajo

05/09/2012 | Actualizada a las 10:07h | Emergencias
Niños y mujeres intentan cruzar la frontera del país para refugiarse en la vecina Turquía.

UNICEF está trabajando para cubrir las necesidades sanitarias y nutricionales de alrededor 1,3 millones de niños afectados por la crisis en Siria, incluyendo los que están en el país y  los que han huido a países vecinos. Como parte de este trabajo que se realiza a nivel regional, miles de niños sirios están siendo monitorizados para prevenir nuevos casos de desnutrición.

El seguimiento nutricional se está llevando a cabo en el campamento de refugiados de Za’atari, en el norte de Jordania, de manera paralela a una campaña de vacunación semanal. UNICEF y el Ministerio de Sanidad, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y agencias aliadas, también lanzarán a gran escala una campaña de vacunación contra la polio y el sarampión que pretende llegar a más de 100.000 niños en Za’atari, centros de tránsito cercanos y comunidades del norte de Jordania que alojen refugiados.

“Los niños son más vulnerables a brotes de enfermedades y a la desnutrición”

“El conflicto ha interrumpido los servicios sanitarios en toda Siria, por lo que la mayoría de los niños refugiados y sus familias no han tenido acceso a vacunaciones rutinarias ni a otros servicios sanitarios básicos” afirma Mahendra Sheth, Responsable Regional de Salud de UNICEF en Oriente Medio. “Este trabajo es vital porque durante una crisis los niños son más vulnerables a brotes de enfermedades y a la desnutrición, especialmente los niños que viven en campamentos como el de Za’atari.”
 
En medio de unas condiciones extremadamente difíciles, UNICEF y sus aliados locales también están apoyando a las familias alojadas en escuelas de Damasco, suministrándoles atención médica. Se van a preparar ocho equipos médicos móviles para llegar a unas 175.000 personas en muchas de las zonas más afectadas por el conflicto actual en Aleppo, Damasco, Dara’a, Hama y Homs. Se van a intensificar también los controles rápidos que tienen como objetivo monitorizar la situación nutricional de los niños que viven en Damasco y en zonas rurales de esa ciudad.
 
También se está vacunando y monitorizando el estado nutricional de niños menores de cinco años en Líbano, donde hay 40.000 refugiados, e Irak, donde se encuentran unos 15.000.
 
“Están aumentando las necesidades sanitarias y nutricionales de los niños sirios que se encuentran en toda la región, por lo que debemos actuar ahora para asegurarnos de que reciben protección”, afirma la Directora Regional de UNICEF para Oriente Medio y el Norte de África, Maria Calivis.
 
UNICEF ha solicitado a la comunidad internacional más fondos para los programas de emergencia relacionados con el acceso a agua, saneamiento, educación, salud y nutrición, con los se está apoyando a decenas de miles de niños sirios y sus familias, tanto en Siria como en países vecinos.  

Cómo colaborar