Millones de niños en la encrucijada: crisis en Siria, Filipinas o Sudán del Sur

13/08/2012 | Actualizada a las 17:03h | Emergencias

Millones de niños y adolescentes están sufriendo los efectos de las situaciones de emergencia y conflictos que se están registrando simultáneamente en distintas partes del mundo, como Siria, Sudán del Sur, Filipinas o Colombia. Estas crisis tienen efectos devastadores en la infancia y las mujeres, en particular en las familias más vulnerables. La misión de UNICEF pasa por garantizar los derechos de los niños a la supervivencia, la protección y la educación, especialmente de los más pobres.

 

SIRIA

En Siria, la situación de seguridad en Damasco y sus alrededores continúa siendo inestable, y las operaciones militares prosiguen en Alepo. Según la OCHA, hay dos millones de desplazados por el conflicto, de los que un millón se encuentran dentro del país. Más de la mitad de quienes han huido a los países vecinos (Jordania, Líbano, Turquía e Irak) son niños y adolescentes que sufren la interrupción de las clases, un acceso limitado a los servicios básicos y ansiedad causada por haber sido testigos de la violencia y el desplazamiento. En los últimos días, UNICEF y sus aliados han realizado las siguientes acciones:
 
  • En la zona rural de Damasco, se ha proporcionado ayuda humanitaria a 6.000 desplazados internos: 1.000 kits de higiene, 1.000 kits de comida para niños, 500 kits de higiene para bebés, 100 estufas y cuatro kits recreativos.
  • En Líbano, se ha garantizado el acceso a agua potable a 8.495 familias, beneficiando a 29.732 niños y mujeres a través de 14.866 por camiones cisterna.
  • En Turquía, en el sur y sureste del país, se han construido cinco nuevos campamentos de refugiados con una capacidad total para 50.000 personas.
  • En la frontera entre Siria e Irak, en Al Qaim, se ha establecido un nuevo campamento, donde hay 3.715 refugiados sirios desde el 7 de agosto.
 

SUDÁN DEL SUR

En Sudán del Sur, más de 161.000 niños y sus familias se han visto obligados a huir por los enfrentamientos entre grupos insurgentes y el Ejército de Sudán en el sur del país. Los refugiados se encuentran en una zona escarpada y con acceso limitado a los servicios básicos. 
 
UNICEF, en colaboración con ACNUR, está apoyando la respuesta a las necesidades de los refugiados, mediante la distribución de suministros, garantizando la vacunación y  tratamiento de los niños con desnutrición aguda grave, abasteciendo agua potable y servicios de saneamiento, promocionando prácticas adecuadas de higiene y asegurando el acceso a la educación y la protección. En este sentido, la violencia desatada en Kordofán del Sur ha provocado la separación de numerosas familias. UNICEF ha identificado hasta la fecha a un total de 2.210 niños separados o no acompañados.
 

FILIPINAS

En Filipinas, UNICEF sigue muy de cerca la situación de alrededor de 769.000 personas, de las que unas 323.000 son niños, que han resultado desplazadas de Manila y 16 provincias por las lluvias monzónicas caídas desde principios de agosto. Asimismo, hay más de 39.000 desplazados, entre ellos 16.5000 niños, en Mindanao después de que una facción disidente del Frente Moro de Liberación Islámica (MILF, por sus siglas en inglés) atacase varios puestos militares del Gobierno.
 
UNICEF está siguiendo muy de cerca la situación a pesar de que aún no ha recibido una petición formal de ayuda por parte del Gobierno filipino y sus aliados. A la espera, tiene preparados suministros de emergencia para unas 10.000 familias por valor de más de un millón de dólares.
 

COLOMBIA

En Colombia, las lluvias torrenciales y las consecuentes inundaciones han agravado aún más la situación de vulnerabilidad causada por el conflicto armado en el departamento de Putumayo, en el suroeste del país, causando una crisis humanitaria que afecta a unas 16.500 familias: unas 74.000 personas, de las que 29.600 son niños.
 
Las principales amenazas para la infancia son: una mayor exposición a los riesgos asociados con las minas terrestres y los artefactos explosivos sin detonar que han removido las aguas, y la aparición de brotes de enfermedades debido a la mala calidad del agua y de servicios de saneamiento inadecuados. Además, en esta situación los niños están más expuestos al reclutamiento, el abuso y la explotación sexual por parte de los grupos armados. 
 
UNICEF ha hecho un llamamiento por valor de 2,45 millones de dólares (cerca de 2 millones de euros) para desarrollar intervenciones clave en las áreas de protección, educación, agua, higiene y saneamiento, y nutrición, especialmente en las zonas afectadas durante los próximos seis meses.
 

IRÁN

UNICEF también está pendiente de Irán, donde dos terremotos sacudieron el noreste del país el pasado sábado, causando unos 300 muertos y 2.000 heridos. Unas 17.000 personas necesitan ayuda humanitaria. La Organización Nacional de Gestión de Desastres y la Media Luna Roja Iraní han enviado ayuda y equipos de búsqueda y salvamento a la zona afectada. Por el momento, las autoridades nacionales no han declarado la situación de emergencia y no han solicitado ayuda internacional.
Cómo colaborar