Los niños deben ser prioridad para el crecimiento de Sudán del Sur

05/07/2012 | Actualizada a las 16:06h | Mundo

Un padre junto a sus hijos en un Espacio Amigo de la Infancia apoyado por UNICEF en Sudán del Sur.

A casi un año del aniversario de la independencia de Sudán del Sur, UNICEF hace un llamamiento para que los derechos y el bienestar de los niños se conviertan en una prioridad urgente. Con la mitad de la población menor de 18 años, una mayor inversión en la infancia es vital para lograr el crecimiento y la estabilidad del país.

Sudán del Sur se enfrenta a múltiples crisis, desde la grave inseguridad alimentara, las medidas de austeridad lanzadas por el Gobierno y la afluencia continua de refugiados, hasta la amenaza constante de que se produzca un conflicto. Ante esta situación, hay más necesidad que nunca de proteger los derechos de los niños.

“La fundación de un Sudán del Sur próspero y pacífico solo puede ser lo suficientemente fuerte si invertimos en los ciudadanos más jóvenes del país. Tienen que ser prioridad de todos, para que la próxima generación pueda tener su papel en la construcción de este país”, afirma Yasmin Ali Haque, Representante de UNICEF en Sudán del Sur.

El país heredó algunos de los peores indicadores sociales: una elevada tasa de mortalidad maternal e infantil, altas tasas de analfabetismo y desnutrición y una infraestructura muy limitada, lo que lo convierte en uno de los países más peligrosos para nacer.

Los niños deben ser prioridad

El 70% de los niños entre los 6 y los 17 años de edad nunca ha asistido a la escuela y tan solo el 10% acaba la escuela primaria, una de las tasas de escolarización más bajas del mundo. Las niñas están en situación de desigualdad en acceso a educación y son más vulnerables a prácticas sociales perjudiciales como el matrimonio y el embarazo infantiles. Solo el 13% de los niños tiene acceso a servicios de higiene y saneamiento adecuados.

El pasado año el Gobierno, junto a UNICEF y otros aliados, ha trabajado para construir una estructura dentro del sector social, priorizar la capacitación e iniciar el proceso de revertir las tendencias negativas de desarrollo de los niños.

UNICEF trabaja en educación, agua y saneamiento, salud y protección

El trabajo que se viene realizando ya ha conseguido importantes logros para la infancia, fundamentales para el futuro de la nación, en áreas en las que UNICEF se ha implicado muy directamente: se han desarrollado marcos estratégicos en educación, agua y saneamiento y justicia para los niños. Con la firma de un acuerdo histórico, el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán se ha comprometido a no reclutar niños.

UNICEF está proporcionando nuevas fuentes de agua, rehabilitando las antiguas y estableciendo un sistema de datos centralizado para compartir información. En cinco años, ha habido un aumento del 40% en el acceso a fuentes mejoradas de agua potable.

Además, el año pasado se intensificaron los esfuerzos para asegurar que los niños de las escuelas más desfavorecidas disfrutan de un ambiente de aprendizaje adecuado y para asegurar que los niños permanezcan protegidos de enfermedades prevenibles.

Los temas pendientes entre Sudán y Sudán del Sur siguen afectando a los niños. Desde finales de 2010, más de 400.000 personas procedentes de Sudán del Sur han retornado a su país. UNICEF está participando activamente en las actividades de reintegración y apoya un Memorando de Entendimiento entre los dos países sobre protección de niños separados de sus familias y no acompañados procedentes de Sudán del Sur identificados en Sudán.

“Los niños siguen siendo los más afectados en muchos frentes y hemos tenido que mantener una respuesta continua a la situación humanitaria causada por el conflicto y el desplazamiento”, afirma Haque. “Los niños de este país merecen un futuro mejor y es necesario que esté disponible una inversión a largo plazo que se traduzca en beneficios reales para ellos”.