Líbano: Espacios Amigos de la Infancia para proteger a los niños sirios refugiados

08/08/2012 | Actualizada a las 12:11h | Emergencias
Los niños acuden a una clase en un Espacio Amigo de la Infancia en el norte de Líbano.

Hiba tiene 13 años y junto a su familia huyó a Hermel, Líbano, como consecuencia de la violencia en Siria. Ahora su sueño es seguir estudiando y algún día volver a Siria: “Quiero volver a casa, me encanta Siria”, dice. “Quiero estudiar francés para poder ir a la escuela. He perdido un año. No quiero perder otro”, afirma.

Hiba presenció cómo una bomba destruyó su clase en Siria, pero sigue siendo fuerte y mira hacia el futuro. “Lo único que deseo es volver a la escuela”.

Tanto Hiba como sus hermanos tuvieron que dejarlo todo cuando huyeron en marzo: su hermana Salma estaba en su primer año de universidad y su hermano Ahmad en su último año escolar. Todos dejaron sus estudios para escapar de la violencia en su país. Ahora, como refugiados en Líbano, Salma se queda en casa, Ahmad trabaja como artesano y Hiba y sus tres hermanos pequeños han encontrado un lugar seguro para poder disfrutar de su infancia mientras se preparan para volver a la escuela.

Espacios Amigos de la Infancia, espacios para la seguridad y la integración

La asociación Culturelle d’Hermel gestiona un Espacio Amigo por la Infancia en Hermel al que acuden más de 500 niños libaneses y sirios que recibe el apoyo de UNICEF: “Cuando los niños llegan al principio son introvertidos y no quieren interactuar. Pero al final, muchos niños están muy contentos y con ganas de más actividades”, afirma Danash Ramia, trabajador social del centro.

Los Espacios Amigos de la Infancia forman parte del compromiso de UNICEF de proveer apoyo psicosocial a los niños sirios refugiados en Líbano dentro la respuesta de emergencia en áreas de gran importancia como la protección y la educación.

La exposición a la violencia, la pérdida o separación de familiares y amigos y el desplazamiento puede tener un impacto importante en el bienestar psicológico y social de los niños. Estos espacios proporcionan un lugar seguro para los niños sirios para que puedan volver a su rutina, recuperando las ganas de jugar, estudiar y estar en contacto con otros niños.

“Nuestra responsabilidad es dar a estos niños una oportunidad de recuperar su derecho a una infancia segura sin violencia, discriminación ni abusos”, dice Isabella Castrogiovanni, Especialista en Protección de la Infancia de UNICEF.

“Al principio, mis hijos se sentaban en casa. No iban a ninguna parte. Luego escuchamos hablar de este centro que proporciona clases a los niños y un espacio para jugar. Así que empezaron a salir, conocer nuevos amigos y comenzaron a disfrutar sus días”, dice la madre de Hiba.

UNICEF apoya una red de 16 Espacios Amigos de la Infancia donde todos los niños, tanto refugiados como locales, tienen la posibilidad de jugar y sentirse seguros.

Cómo colaborar